Con el con­fort co­mo su prin­ci­pal alia­do

Tan­to por su am­plio es­pa­cio in­te­rior co­mo por la sua­vi­dad de su marcha, es­te mo­de­lo se ubi­ca co­mo uno de los más con­for­ta­bles de la ca­te­go­ría. Lle­ga en una úni­ca ver­sión, con mo­tor naf­te­ro y ca­ja au­to­má­ti­ca, que cues­ta 347.000 pe­sos.

Clarín - Autos - - AUTOS | PRUEBA DE MANEJO - Ga­briel Sil­vei­ra gsil­vei­[email protected]­rin.com

La lle­ga­da del Ya­ris a nues­tro mer­ca­do co­men­zó a so­nar a prin­ci­pios de es­te si­glo. Po­co tiem­po des­pués de co­men­zar a fa­bri­car en Zá­ra­te, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la pick up Hi­lux, en 1997, los eje­cu­ti­vos de To­yo­ta Ar­gen­ti­na re­pe­tían que pa­ra 2015 que­rían al­can­zar una par­ti­ci­pa­ción del 10 % en las ven­tas lo­ca­les. Cla­ro que pa­ra lo­grar­lo sa­bían que de­be­rían con­tar con un mo­de­lo que com­pi­tie­ra en los seg­men­tos más po­pu­la­res. El nom­bre que so­nó fue el del Ya­ris, pe­ro su arri­bo no se pro­du­jo re­cién has­ta aho­ra y lue­go de que el Etios se con­vir­tie­ra en el au­to po­pu­lar del fa­bri­can­te ja­po­nés y que la ca­mio­ne­ta Hi­lux sea el vehícu­lo más ven­di­do de la Ar­gen­ti­na, pe­ro esas son otras his­to­rias.

El Ya­ris que so­na­ba en aquel en­ton­ces era el mo­de­lo que muy bien acep­ta­do fue por el con­su­mi­dor eu­ro­peo. Pe­ro el que lle­gó aho­ra a nues­tro mer­ca­do vie­ne im­por­ta­do de Tailandia y es un mo­de­lo des­ti­na­do a paí­ses en vías de desa­rro­llo. Si se lo com­pa­ra con el del Vie­jo Con­ti­nen­te, el “nues­tro” tie­ne un ta­ma­ño su­pe­rior y un es­ti­lo de di­se­ño di­fe­ren­te. En lo úni­co que coin­ci­den es en la ar­qui­tec­tu­ra de cin­co puer­tas.

Sus 4.115 mm de lar­go lo ubi­can entre los más gran­des de los au­tos chi­cos, por en­ci­ma del Ford Fies­ta (4.056), del Peu­geot 208 (3.975) y del Fiat Pun­to (4.065). So­lo es igua­la­do por el Chevrolet So­nic (4.115). Pe­ro el va­lor que se­rá va­lo­ra­do de es­te To­yo­ta es su dis­tan­cia entre ejes (2.550), fun­da­men­tal pa­ra lo­grar dos atri­bu­tos que se des­ta­can en es­te mo­de­lo: el es­pa­cio in­te­rior y el con­fort de marcha.

Pa­ra el con­duc­tor hay una bue­na po­si­ción de ma­ne­jo (po­dría ser me­jor aún si con­ta­ra con re­gu­la­ción en pro­fun­di­dad de la columna de di­rec­ción) y un buen es­pa­cio dis­po­ni­ble, in­clu­si­ve pa­ra per­so­nas de has­ta 1,85 me­tros de al­tu­ra. Sí se la­men­ta que el es­pa­cio de la con­so­la cen­tral pa­ra de­jar ob­je­tos no sea pro­fun­do y hay que ter­mi­nar usan­do el por­ta­ma­pas de la puer­ta o en un pe­que­ño ca­jon­ci­to des­li­zan­te a la iz­quier­da del vo­lan­te. Ima­gi­ne la in­co­mo­di­dad si en unos de esos lu­ga­res se co­lo­ca el te­lé­fono ce­lu­lar o un re­pro­duc­tor de MP3 y se lo co­nec­ta con el ca­ble al puer­to USB del equi­po mul­ti­me­dia, ubi­ca­do en la con­so­la cen­tral. El es­pa­cio pa­ra pier­nas y ca­be­za en las pla­zas tra­se­ras es de lo me­jor de la ca­te­go­ría (ayu­da mu­cho su pi­so plano), pe­ro tie­ne li­mi­ta­cio­nes a lo an­cho: co­mo su­ce­de has­ta con au­tos de ca­te­go­rías su­pe­rio­res, no es có­mo pa­ra tres adul­tos en un via­je lar­go. Su baúl tam­bién es am­plio (326 dm3), y eso que la rue­da de au­xi­lio es ho­mo­gé­nea y con llan­ta de alea­ción.

El di­se­ño in­te­rior es so­brio, con una ca­li­dad pro­me­dio bue­na, si se lo com­pa­ra con el res­to de la ca­te­go­ría, y so­lo se la­men­ta que to­das plan-

chas y re­cu­bri­mien­tos sean de plás­ti­cos rí­gi­dos. Lo úni­co que se ale­ja de esa so­brie­dad del in­te­rior es la pla­ta­for­ma “flo­tan­te” en don­de se ubi­ca la cen­tral mul­ti­me­dia. Con pan­ta­lla tác­til de 7 pul­ga­das, re­pro­du­ce CD, MP3 y tie­ne puer­to USB, en­tra­da Mi­cro HDMI, lec­tor pa­ra tar­je­ta SD y co­ne­xión blue­tooth. La in­ter­faz es ami­ga­ble y la res­pues­ta es ve­loz al tac­to. Aun­que es­té ca­si en desuso, es in­có­mo­da la car­ga de dis­cos com­pac­tos (la pan­ta­lla se des­li­za pa­ra ha­cer­lo pe­ro pa­ra vol­ver a po­ner­la en su lu­gar hay que pre­sio­nar un bo­tón que es­tá fue­ra del al­can­ce vi­sual del con­duc­tor). No tie­ne na­ve­ga­dor sa­te­li­tal y so­lo se pue­de usar la na­ve­ga­ción a tra­vés del ce­lu­lar si nues­tro te­lé­fono cuen­ta con sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid.

Su equi­pa­mien­to tie­ne otros fal­tan­tes. No tie­ne con­trol de es­ta­bi­li­dad (ESP), con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro y la asis­ten­cia al es­ta­cio­na­mien­to só­lo es so­no­ra, sin cá­ma­ra de marcha atrás, un ele­men­to que el Etios más equi­pa­do (y más ba­ra­to que el Ya­ris) sí ofre­ce.

Es­te To­yo­ta es­ta­rá dis­po­ni­ble en una so­la ver­sión, al me­nos por aho­ra, que lle­va un mo­tor naf­te­ro de 1.5 li­tros de 107 ca­ba­llos de fuer­za y se com­bi­na con una ca­ja au­to­má­ti­ca CVT (de relaciones con­ti­nua­men­te va­ria­bles). No es el más po­ten­te de la ca­te­go­ría y su tor­que (mo­men­to de fuer­za má­xi­ma del mo­tor) de 140 Nm se lo en­cuen­tra re­cién a las 4.200 vuel­tas. Pe­ro to­do esa des­ven­ta­ja lo so­lu­cio­na con la ca­ja, que fun­cio­na de ma­ra­vi­llas en es­te Ya­ris. Hay que acos­tum­brar­se a su ace­le­ra­ción, ya que da la sen­sa­ción de es­tar ace­le­ran­do un ci­clo­mo­tor, por no te­ner “ba­ches” en el pa­so de mar­chas. Pe­ro se ga­na ve­lo­ci­dad fá­cil­men­te y es un buen alia­do del con­su­mo. Si que­re­mos pa­sar de mo­do ma­nual, el sis­te­ma fi­ja 7 relaciones. La sus­pen­sión es ro­bus­ta y fil­tra bien las irre­gu­la­ri­da­des. En ru­ta va fir­me, pe­ro su orien­ta­ción ha­cia el con­fort de marcha ha­ce que la in­cli­na­ción de la ca­rro­ce­ría.

Su pre­cio de 347 mil pe­sos es al­to por los fal­tan­tes de equi­pa­mien­to y en re­fe­ren­cia a la com­pe­ten­cia. Pe­ro el Ya­ris tie­ne sus vir­tu­des y la repu­tación de ca­li­dad y con­fia­bi­li­dad de la mar­ca ja­po­ne­saw

En ru­ta. En to­do mo­men­to se prio­ri­za el con­fort de marcha y el re­sul­ta­do que ter­mi­na ofre­cien­do es más que sa­tis­fac­to­rio.

Ori­gen. Se im­por­ta de Tailandia y no es el mis­mo Ya­ris de Eu­ro­pa.

Despeje. La “luz” entre rue­da y gu­ra­da­ba­rro no ayu­da a su fi­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.