Una “ex­tran­je­ra” con mu­chos atri­bu­tos

Prue­ba de ma­ne­jo. Im­por­ta­da de Tai­lan­dia, es la úni­ca pick up me­dia­na que no se fa­bri­ca en la re­gión. Aun­que la tie­ne di­fí­cil por­que sus ri­va­les es­tán muy afian­za­das, da­rá pe­lea con su ex­ce­len­cia me­cá­ni­ca, ca­li­dad y di­se­ño.

Clarín - Autos - - TAPA - Her­nán Oli­ve­ri ho­li­ve­[email protected]­rin.com

Siem­pre es bueno te­ner no­ti­cias de vie­jos co­no­ci­dos, so­bre to­do des­pués de mu­cho tiem­po. Tras un lar­go pe­río­do sin no­ve­da­des, Mitsubishi vol­vió al rue­do con la quin­ta ge­ne­ra­ción de su pick up L200, un modelo que siem­pre cau­ti­vó a los aman­tes del off road por su me­cá­ni­ca con­fia­ble, ca­pa­ci­da­des to­do­te­rreno y su di­se­ño de van­guar­dia.

A me­dia­dos de los 90, la L200 fue una de las pro­ta­go­nis­tas de su seg­men­to. Sin em­bar­go fue per­dien­do te­rreno por su con­di­ción de im­por­ta­da y por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y es­té­ti­cos de las ca­mio­ne­tas fa­bri­ca­das en el país y en la Re­gión que, ade­más, no pa­gan aran­cel.

La lle­ga­da de la L200 bra­si­le­ña le dio un res­pi­ro a Al­fa­car (im­por­ta­dor ofi­cial de la mar­ca que es­tá cum­plien­do 25 años en el país), aun­que pa­ra ese en­ton­ces la bre­cha con sus com­pe­ti­do­res se ha­bía am­plia­do. Y si bien es una ca­mio­ne­ta con­fia­ble y ro­bus­ta, en los úl­ti­mos años siem­pre co­rrió de atrás a sus ri­va­les, al me­nos en ven­tas.

Los cam­bios po­lí­ti­cos que fa­ci­li­ta­ron la reaper­tu­ra de las im­por­ta­cio­nes le per­mi­tie­ron a Al­fa­car dar el sal­to que ve­nía pos­ter­gan­do: lan­zar la quin­ta ge­ne­ra­ción de su fa­mo­sa pick up, que lle­ga desde Tai­lan­dia, y ac­tua­li­zar así su ga­ma. Va­le acla­rar que es­ta nue­va pick up con­vi­vi­rá con la ge­ne­ra­ción an­te­rior pro­ve­nien­te de Bra­sil. Pa­ra es­to, la em­pre­sa dia­gra­mó una es­tra­te­gia dual en la que po­si­cio­na a la nue­va L200 co­mo to­pe de la ga­ma, y al modelo an­te­rior, co­mo op­ción más ac­ce­si­ble. Es­te úl­ti­mo dis­po­ni­ble en ver­sio­nes GLS (US$ 37.500) y CR (US$ 42.900 -ma­nual- y US$ 44.500 -au­to­má­ti­ca-) y con una mo­to­ri­za­ción tur­bo­dié­sel 3.2 li­tros de 170 ca­ba­llos de fuer­za.

La nue­va L200 DI-D, en cam­bio, es­tá equi­pa­da con un mo­tor más com­pri­mi­do, pe­ro que en­tre­ga ma­yor po­ten­cia y tor­que. Se tra­ta de un nue­vo pro­pul­sor tur­bo­dié­sel de 2.4 li­tros que desa­rro­lla 181 ca­ba­llos de fuer­za y un tor­que má­xi­mo de 430 Nm a 2.500 rpm; acom­pa­ña­do por una ca­ja ma­nual de 6 ve­lo­ci­da­des o una au­to­má­ti­ca de 5 mar­chas.

La ver­sión pro­ba­da por Cla­rín Au­tos fue la Po­wer-High AT, que tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de te­ner le­vas en el vo­lan­te que per­mi­ten pa­sar de mar­chas sin la ne­ce­si­dad de qui­tar las ma­nos del vo­lan­te.

El nue­vo mo­tor tie­ne el block de alu­mi­nio, lo que re­du­ce su pe­so 30 ki­los y be­ne­fi­cia la au­to­no­mía. Jun­to con la trans­mi­sión ha­cen una bue­na du­pla por­que la “cha­ta” tie­ne buen con­fort de mar­cha, em­pu­ja cuan­do se la ne­ce­si­ta y ade­más tie­ne muy bue­nos va­lo­res de con­su­mo de com­bus­ti­ble. La ca­ja, a pe­sar de ser de 5 mar­chas no le que­da chi­ca; aun­que po­dría me­jo­rar aún más su con­fort y per­for­man­ce si in­cor­po­ra­ra otra más mo­der­na y con más ve­lo­ci­da­des (den­tro de su ca­te­go­ría nin­gu­na ba­ja de las 6 mar­chas, lle­gan­do has­ta 8 en el ca­so de la VW Ama­rok).

La con­fi­gu­ra­ción de las sus­pen­sio­nes (de­lan­te­ra in­de­pen­dien­te y tra­se­ra de eje rí­gi­do) tam­bién ayu­da a que sea con­for­ta­ble, aun­que en la ciu­dad es per­ci­ben sal­tos del eje tra­se­ro.

La nue­va L200 tie­ne dos ti­pos de trac­ción, am­bos con re­duc­to­ra. El co­rres­pon­dien­te a la ver­sión au­to­má­ti­ca es el más avan­za­do (Su­per Se­lect 4WD-II), y se ope­ra con un man­do gi­ra­to­rio ubi­ca­do en el tú­nel de trans­mi­sión. Tie­ne cua­tro po­si­cio­nes: 2H (trac­ción tra­se­ra), 4H (trac­ción a las cua­tro rue­das), 4HLc (trac­ción a las cua­tro rue­das y blo­queo del di­fe­ren­cial cen­tral) y 4LLc (trac­ción a las cua­tro rue­das, blo­queo del di­fe­ren­cial cen­tral y ac­ti­va­ción de la re­duc­to­ra). El cam­bio en­tre 2H y 4H se pue­de ha­cer en mar­cha has­ta una ve­lo- ci­dad má­xi­ma de 100 km/h. Pa­ra se­lec­cio­nar los otros mo­dos hay que de­te­ner el vehícu­lo y pi­sar el em­bra­gue. El di­fe­ren­cial cen­tral es de ti­po Tor­sen y tie­ne un re­par­to de par de 40/60 (ade­lan­te/atrás).

La L200 tie­ne un sis­te­ma de aper­tu­ra y cie­rre de puer­tas sin lla­ve; lo mis­mo pa­ra en­cen­der y de­te­ner el mo­tor. El ha­bi­tácu­lo es con­for­ta­ble y ape­nas más es­pa­cio­so que su an­te- ce­sor. Las bu­ta­cas de la pla­za tra­se­ra tie­nen una in­cli­na­ción de 25° gra­cias al di­se­ño que la mar­ca de­no­mi­na “JLi­ne”, y que tie­ne que ver con la se­pa­ra­ción de la ca­bi­na y la ca­ja de car­ga. La par­te tra­se­ra de la ca­bi­na, en lu­gar de ter­mi­nar en lí­nea rec­ta, co­mo ocu­rre en el res­to de las pick ups, en la L200 lo hace de ma­ne­ra cur­va (con for­ma de le­tra J, de ahí su nom­bre).

Por el la­do del equi­pa­mien­to, lo más des­ta­ca­do es el cli­ma­ti­za­dor bi zo­na y el sis­te­ma mul­ti­me­dia re­pre­sen­ta­do por un equi­po Ken­wood con pan­ta­lla tác­til de 6.1” que in­clu­ye GPS (Gar­min), lec­tor de DVD, CD, Mp3, USB y Blue­tooth. Allí, ade­más, se pro­yec­tan las imá­ge­nes to­ma­das por la cá­ma­ra de vi­sión tra­se­ra; ele­men­to vi­tal al mo­men­to de es­ta­cio­nar. Su con­tra es que pa­ra se­lec­cio­nar la fun­ción desea­da (Me­nu, Tel, NAV) hay que pul­sar bo­to­nes muy pe­que­ños, y es fá­cil errar­le.

La L200 Po­wer-High tie­ne un pre­cio de US$ 53.900 (unos 870.000 pe­sos), el más ele­va­do de su ca­te­go­ría por su ca­rác­ter de im­por­ta­do. Lo bueno es que por fin es­tá aquí. La mar­ca la ne­ce­si­ta­ba y sus clien­tes tam­bién.

Ro­da­do. Vie­ne con llan­tas de 17 pul­ga­das y neu­má­ti­cos 245/70 R17. Una gran vir­tud: tie­ne el me­jor ra­dio de gi­ro de la ca­te­go­ría: 5,9 me­tros.

Es­ti­lo. Ya desde ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, la L200 se dis­tin­gue de las pick ups ri­va­les por su ori­gi­nal di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.