Su­ma de­por­ti­vi­dad e in­ter­ac­ción con los smartp­ho­nes

Re­co­no­ci­do por su es­ti­lo, su ca­rro­ce­ría se­gu­ra y la efi­cien­cia del mo­tor 1 li­tro, agre­ga po­ten­cia y un nue­vo dis­po­si­ti­vo mul­ti­me­dia pa­ra me­jo­rar la co­nec­ti­vi­dad.

Clarín - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Víc­tor Rus­so vrus­[email protected]­rin.com

Es­te es un au­to que rom­pe pa­ra­dig­mas. Por ejem­plo, “los au­tos chi­cos no son se­gu­ros”, y el Up! lo­gró la má­xi­ma pun­tua­ción, en las prue­bas de cho­que de La­ti­nNCAP, en­ti­dad que mi­de la se­gu­ri­dad de los vehícu­los que se co­mer­cia­li­zan en nues­tra re­gión. O que “con un mo­tor chi­co no se con­si­gue bue­na per­for­man­ce”: 9,7 se­gun­dos pa­ra los 0100 km/h y 180 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma no es­tán na­da mal.

In­clu­so la ca­li­dad de los mo­de­los eco­nó­mi­cos siem­pre es­tá en du­da: “los au­tos ba­ra­tos son be­rre­tas”. Y el Up! no lo es, pe­ro es­te pun­to me­re­ce ser re­vi­sa­do más crí­ti­ca­men­te. Por­que si bien el Up! es un au­to chi­co de muy bue­na ca­li­dad, su pre­cio no lo po­si­cio­na co­mo un au­to ba­ra­to. Su ri­val di­rec­to es el Fiat Mo­bi, sen­si­ble­men­te más eco­nó­mi­co (lo com­pa­ra­mos con las ver­sio­nes ac­tua­les del Up!, y no con es­ta nue­va edi­ción de la que aún no co­no­ce­mos sus pre­cios), y pron­to se su­ma­rá el Re­nault Kwid, que se­gu­ra­men­te se po­si­cio­na­rá más ce­ra del Mo­bi que del Up!

Una ven­ta­ja del Up! es que tie­ne una ga­ma muy am­plia, y su ver­sión de en­tra­da, aun­que es­tá prác­ti­ca­men­te des­ti­na­da só­lo a los pla­nes de aho­rro (el equi­pa­mien­to es de­ma­sia­do ele­men­tal), ron­da ac­tual­men­te los 190 mil pesos, y así sí es­ta­ría en­tre los mo­de­los más ba­ra­tos del mer­ca­do. Pe­ro es­ta nue­va edi­ción, en la ver­sión full de­no­mi­na­da Pep­per (que es la que pro­ba­mos en Bra­sil), con el mo­tor TSI de 101 CV, cuan­do lle­gue a nues­tro mer­ca­do se­gu­ra­men­te su­pe­rará los 300 mil pesos. Y así ya no es un mo­de­lo ba­ra­to.

Es­te nue­vo Up! se pre­sen­ta­rá en ju­nio en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Bue­nos Ai­res e in­me­dia­ta­men­te des­pués sal­drá a la ven­ta. Des­de en­ton­ces, Volks­wa­gen ofre­ce­rá en la Ar­gen­ti­na tres mo­de­los prác­ti­ca­men­te por el mis­mo pre­cio y con equi­pa­mien­tos si­mi­la­res, el Up! Pep­per, más el Gol y el Fox

en ver­sio­nes High­li­ne. Y allí la de­ci­sión es­ta­rá de­ter­mi­na­da por los di­fe­ren­tes per­fi­les de clien­tes. Por eso es in­tere­san­te ver có­mo, en es­te sen­ti­do, se bus­có am­pliar el aba­ni­co de clien­tes del nue­vo Up! que, por su es­ti­lo mo­derno y “di­ver­ti­do”, era has­ta hoy un au­to muy bus­ca­do por las mu­je­res. Los di­se­ña­do­res ase­gu­ran que con el re­di­se­ño bus­ca­ron qui­tar­le la “son­ri­sa” de la ca­ra (léa­se trom­pa o pa­rri­lla fron­tal), pa­ra dar­le una im­pron­ta más de­por­ti­va.

Ade­lan­te los cam­bios pa­san por los nue­vos fa­ros, ca­pó y pa­ra­gol­pes; y lo mis­mo atrás, con una nue­va fir­ma lu­mí­ni­ca y un pa­ra­gol­pes re­to­ca­do. En ge­ne­ral, el resty­ling es muy su­til , pe­ro cum­ple con el ob­je­ti­vo plan­tea­do.

En el in­te­rior cam­bia to­da la plan­cha fron­tal, no más del co­lor de la ca­rro­ce­ría y con un nue­vo ma­te­rial de plás­ti­co con una tec­no­lo­gía que le da un re­lie­ve in­tere­san­te. Es agra­da­ble y tras­mi­te sen­sa­ción de ca­li­dad, que es al­go que siem­pre se bus­ca, pe­ro per­so­nal­men­te me gus­ta­ba más el pa­nel del co­lor de la ca­rro­ce­ría, co­mo en el Fiat 500, otro au­to chi­co de gran ca­li­dad.

El ta­ble­ro de ins­tru­men­tos tam­bién es nue­vo, con tres re­lo­jes analó­gi­cos de lec­tu­ra cla­ra y un dis­play mul­ti­fun­ción. In­cor­po­ra un vo­lan­te con co­man­dos de ra­dio, te­le­fo­nía y compu­tado­ra de a bor­do y, al cen­tro del pa­nel, es­tá el nue­vo dis­po­si­ti­vo mul­ti­me­dia que, bá­si­ca­men­te, lo que per­mi­te es usar el te- lé­fono in­te­li­gen­te o smartp­ho­ne (que se co­lo­ca en una es­truc­tu­ra de bra­zos que trae el au­to pa­ra que que­de co­mo una pan­ta­lla de las que vie­nen de se­rie) pa­ra co­man­dar la ra­dio, la mú­si­ca y GPS, en­tre otras co­sas. Es­to se ha­ce me­dian­te una apli­ca­ción de­no­mi­na­da “Maps+Mo­re”, que se ins­ta­la en el te­lé­fono de for­ma gra­tui­ta. Otra fun­ción que ofre­ce­rá el te­lé­fono con esa apli­ca­ción es co­man­dar la compu­tado­ra de a bor­do o usar el sis­te­ma “Think Blue”, que es un pro­gra­ma de ayu­da al con­duc­tor pa­ra aho­rrar com­bus­ti­ble, por ejem­plo, acon­se­jan­do so­bre el mo­men­to pre­ci­so pa­ra pa­sar los cam­bios.

Res­pec­to del an­dar, de­be de­cir­se que el Up! es to­do un Volks­wa­gen. Con sus­pen­sio­nes fir­mes, que trans­mi­ten esa clá­si­ca sen­sa­ción de ro­bus­tez de los mo­de­los de es­ta mar­ca. La es­truc­tu­ra de la ca­rro­ce­ría, que es la que le per­mi­tió sa­car la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción en los crash test o prue­bas de cho­que, tam­bién le per­mi­te, por su ri­gi­dez tor­sio­nal, mon­tar unas sus­pen­sio­nes ca­li­bra­das pa­ra con­se­guir ese buen com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co.

Pu­di­mos pro­bar­lo en un cir­cui­to mix­to, por au­to­pis­tas y en un ca­mino más tra­ba­do de mon­ta­ña. El nue­vo mo­tor TSI (con tur­bo y de in­yec­ción di­rec­ta de com­bus­ti­ble), más allá de sus 101 ca­ba­llos de po­ten­cia (con­tra los 75 CV del mo­tor as­pi­ra­do, sin tur­bo, de las ver­sio­nes más eco­nó­mi­cas), tie­ne ca­si el do­ble de tor­que (95 Nm el as­pi­ra­do y 165 Nm es­te TSI), así que tie­ne reac­cio­nes no­ta­ble­men­te más rá­pi­das. Y sin pe­na­li­zar el ren­di­mien­to: el con­su­mo pro­me­dio del mo­tor as­pi­ra­do (se­gún da­tos de fá­bri­ca) es de 5,47 li­tros ca­da 100 kilómetros; mien­tras que el del mo­tor TSI es de 5,48 L/100 km. Prác­ti­ca­men­te igual.

Es­ta­mos en­ton­ces an­te un au­to mo­derno y efi­cien­te, que cuan­do co­mien­ce a ven­der­se en es­ta nue­va edi­ción ten­drá ver­sio­nes en­tre, apro­xi­ma­da­men­te, 200 y 300 mil pesos. La úni­ca que in­cor­po­ra­rá el nue­vo mo­tor TSI se­rá la más ca­ra, ha­brá que ver cuán­tos la eli­gen.w

De­ta­lle. Una de las di­fe­ren­cias res­pe­to de su par eu­ro­peo es el por­tón tra­se­ro, que allá es to­do de vi­drio y acá, en las ver­sio­nes full, es de cha­pa pe­ro si­mu­la ser igual por­que es to­do ne­gro co­mo lu­ne­ta.

Más gran­de. El Up! bra­sie­ño es 6 cm más lar­go que el eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.