Un fa­mi­liar de 7 asien­tos “can­che­ro” y con una ca­li­dad de al­ta ga­ma

Su tec­no­lo­gía de asis­ten­cia al ma­ne­jo, su ori­gi­nal di­se­ño y su ca­li­dad lo equi­pa­ran a mo­de­los de mar­cas “pre­mium”. Eso sí, las ver­sio­nes full su­pe­ran el mi­llón de pe­sos. Se­rá pa­ra po­cas fa­mi­lias...

Clarín - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Victor Rus­so vrus­[email protected]­rin.com

Al­gu­nos re­cor­da­rán que el an­te­rior Peu­geot 5008 era un mo­no­vo­lu­men con tres fi­las de asien­tos, muy con­for­ta­ble, pe­ro con un es­ti­lo ne­ta­men­te fa­mi­liar. El gru­po Peu­geot-Citroën de­ci­dió man­te­ner ese ti­po de vehícu­lo en la mar­ca del do­ble che­vrón, con el Citroën C4 Pi­cas­so y Grand C4 Pi­cas­so, pe­ro a Peu­geot le asig­na­ron la “ta­rea” de se­guir la mo­da. Es que hoy to­dos bus­can un SUV (sport uti­lity vehi­cle), y en to­dos los seg­men­tos. Los eli­gen quie­nes só­lo lle­gan a un mo­de­lo com­pac­to y eco­nó­mi­cos y tam­bién los que pue­den su­bir­se a gi­gan­tes de lu­jo co­mo es­te 5008. Pe­ro es tan im­pre­sio­nan­te es­ta mo­da, que has­ta las mar­cas con ma­yor tra­di­ción de­por­ti­va, co­mo Pors­che, Ma­se­ra­ti o la mis­mí­si­ma Fe­rra­ri, han de­ci­di­do te­ner su pro­pio SUV. Por su­pues­to que los sport uti­li­ties de es­tas “ca­rí­si­mas” mar­cas son es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro es más me­ri­to­rio que una mar­ca ge­ne­ra­lis­ta co­mo Peu­geot ha­ya po­di­do desa­rro­llar un SUV con la so­fis­ti­ca­ción es­ti­lís­ti­ca de es­te 5008.

En reali­dad, es­te nue­vo 5008, aun­que más lar­go por te­ner tres fi­las de sien­tos, es ca­si idén­ti­co al nue­vo Peu­geot 3008. Es una ga­ma que se com­ple­men­ta. Y am­bos re­pre­sen­tan un gran lo­gro en ma­te­ria de di­se­ño.

Ade­más, las es­pec­ta­ti­vas que crea su as­pec­to ex­te­rior se sa­tis­fa­cen a pleno una vez sen­ta­dos al vo­lan­te. La sen­sa­ción es la de es­tar en un cock­pit de un avión. Y así le lla­ma Peu­geot al pues­to de co­man­do de es­tos 3008 y 5008: i-Cock­pit. Con un vo­lan­te pe­que­ño, acha­ta­do arri­ba y aba­jo, que ade­más que­da por de­ba­jo de la vi­sión del ta­ble­ro de ins­tru­men­tos. La pa­lan­ca de cam­bios, bien al­ta en la con­so­la cen­tral, es ape­nas un joys­tick pa­ra po­ner mar­cha ade­lan­te o mar­cha atrás, y tie­ne dos le­vas al vo­lan­te por si se pre­fie­re pa­sar las mar­cas de mo­do ma­nual, co­mo en los au­tos más de­por­ti­vos. Ade­más, un bo­tón “sport”, de­ba­jo de esa pa­lan­ca-joys­tick, tam­bién sir­ve pa­ra apor­tar­le emo­ción al ma­ne­jo, por­que me­jo­ra la reac­ción del ace­le­ra­dor, cam­bia el ré­gi­men de rpm en el que se pa­san las mar­chas au­to­má­ti­ca­men­te pa­ra au­memn­tar la per­for­man­ce y has­ta pro­du­ce una ru­mo­ro­si­dad de­por­ti­va del mo­tor den­tro del ha­bi­tácu­lo. Un vehícu­lo de dos caras. Un uso tran­qui­lo, “fa­mi­li­ero”, dán­do­le prio­ri­dad al aho­rro de com­bus­ti­ble; o uno más sport, ti­ran­do cam­bios des­de el vo­lan­te. Y esas dos fa­ce­tas pue­den am­bien­tar­se, por­que el 5008 tie­ne un sis­te­ma de aro­ma­ti­za­ción del ha­bi­tácu­lo: uno de los per­fu­mes se lla­ma “Re­lax” y el otro, más es­ti­mu­lan­te y vi­vaz, “Boost”.

Bo­to­ne­ras de es­ti­lo re­tro y pan­ta­llas de al­ta de­fi­ni­ción com­pel­tan un in­te­rior real­men­te dis­tin­to. El ta­ble­ro de ins­tru­men­tos es una pan­ta­lla que pue­de mos­trar la in­for­ma­ción que uno de­sea. Por ejem­plo, pue­de con­ver­tir­se en un gran ma­pa pa­ra se­guir al GPS. Otro de­ta­lle cu­rio­so es el lu­gar que tie­ne en la con­so­la cen­tral pa­ra apo­yar el ce­lu­lar. Cuan­do lo de­ja­mos ahí, el te­lé­fono co­mien­za a car­gar­se, por in­duc­ción, sin ne­ce­si­dad de en­chu­far­lo en nin­gín la­do.

El as­pec­to ra­cio­nal del au­to lo apor­ta la mo­du­la­ri­dad de su in­te­rior. To­dos los asien­tos son in­di­vi­dua­les, así que pue­de con­fi­guar­se el ha­bi­tácu­lo de mu­chas for­mas, de­pen­dien­do la can­ti­dad de pa­sa­je­ros o el ti­po de car­ga. In­clu­so, es­con­dien­do los asien­tos de la se­gun­da y de la ter­ce­ra fi­la, que­da to­do el piso plano y el 5008 pa­sa a ser un fur­gón.

Tam­bién es ra­cio­nal la tec­no­lo­gía cuan­do se apli­za en pos de la se­gu­ri­dad. El con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro adap­ta­ti­vo del 5008 es una mues­tra de es­to. Por ejem­plo: en una ru­ta, co­lo­ca­mos es­ta es­pe­cie de pi­lo­to au­to­má­ti­co pa­ra que el au­to va­ya siem­pre a 100 km/h, sin ne­ce­si­dad de que pi­se­mos el ace­le­ra­dor. Si los sen­so­res y ra­da­res del au­to de­tec­tan de­lan­te nues­tro un vehícu­lo que va más len­to, el sis­te­ma dis­mi­nu­ye au­to­má­ti­ca­men­te la ve­lo­ci­dad. Y cuan­do ese otro au­to vuel­ve a ce­le­rar y se ale­ja, nues­tro 5008 vuel­ve so­lo a los 100 km/h pro­gra­ma­dos. Y más, si el vehícu­lo de en­fren­te se nos acer­ca­ra de­ma­sia­do y no­so­tros, dis­traí­dos, no fre­ná­ra­mos, el 5008 fre­na so­lo.

La ofer­ta de es­te 5008 en la Ar­gen­ti­na cons­ta de tres ver­sio­nes, con dos mo­to­ri­za­cio­nes dis­tin­tas, y to­das con la mis­ma ca­ja au­to­má­ti­ca Tip­tro­nic de 6 mar­chas. Dos vie­nen con el mo­tor naf­te­ro THP (tur­bo de al­ta pre­sión) 1.6 de 165 CV y otra equi­pa el mo­tor tur­bo­dié­sel HDI de dos li­tros de ci­lin­dra­da, que desa­rro­lla 150 ca­ba­llos de po­ten­cia.w

En ru­ta. La ver­sión tur­bo­dié­sel es deal pa­ra via­jes lar­gos. Muy es­ta­ble y de bue­nas reac­cio­nes. Y a 90 km/h con­su­me so­lo 5 li­tros de ga­soil ca­da 100 km. Au­to­no­mía de más de 1.000 km.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.