To­rino: la le­yen­da inol­vi­da­ble

Un li­bro re­co­rre to­da la his­to­ria y las ha­za­ñas de­por­ti­vas del em­ble­ma más grande la in­dus­tria na­cio­nal.

Clarín - Autos - - CLÁSICOS - San­tia­go Pud­ding­ton spud­ding­[email protected]­rin.com

El frío se sien­te en los hue­sos en Nür­bur­gring (Ale­ma­nia). El agua cae a bal­da­zos in­ter­mi­na­bles ha­ce va­rios días y en­ci­ma hay un vien­to y la nie­bla... esa mal­di­ta nie­bla. El por en­ton­ces jo­ven me­cá­ni­co Ores­te Ber­ta y el con­sa­gra­do Juan Ma­nuel Fan­gio mi­ran, con res­pe­to, el plano de uno de los cir­cui­tos más com­ple­jos del mun­do y no ima­gi­nan ni en su me­jor sue­ño lo que va a pa­sar en las pró­xi­mas 84 ho­ras.

Era la “Mi­sión ar­gen­ti­na” que lle­vó al To­rino, en 1969 y de la mano del quín­tu­ple cam­peón del mun­do de Fórmula 1 (que era co­mo una suer­te de DT del equi­po de co­rre­do­res), a com­pe­tir en la prue­ba más di­fí­cil.

Con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, in­clu­so el del cli­ma, los 10 pi­lo­tos ar­gen­ti­nos que for­ma­ron el equi­po (en­tre los que es­ta­ban Luis Ru­bén Di Pal­ma), ter­mi­na­ron pri­me­ros en la his­tó­ri­ca com­pe­ten­cia de “re­sis­ten­cia”, que los tu­vo tres días y me­dio sin pa­rar en la com­pli­ca­dí­si­ma pis­ta. Por una pe­na­li­za­ción la ubi­ca­ción ofi­cial fue el cuar­to lu­gar, pe­ro el lo­gro ya ha­bía si­do al­can­za­do. El To­rino ya era una mar­ca ad­mi­ra­da en to­do el mun­do. Aquel fue uno de los triun­fos más gran­des del au­to­mo­vi­lis­mo na­cio­nal y el hi­to que lle­vó al au­to a con­ver­tir­se en el mi­to ar­gen­tino que es hoy, ca­si 50 años des­pués de aque­lla epo­pe­ya.

“Has­ta ese mo­men­to el To­rino no te­nía apo­yo ma­si­vo por­que los aman­tes del TC eran de Ford o de Che­vro­let y com­pra­ban au­tos de esas mar­cas. De re­pen­te apa­re­ció un co­che al que na­die le ga­na­ba y eso no ca­yó bien. Ha­bía mu­cha opo­si­ción pe­ro con el re­sul­ta­do de Nür­bur­gring, que tu­vo al país en vilo es­cu­chan­do la ca­rre­ra, la mar­ca pu­do re­ver­tir esa ima­gen. Aho­ra era el au­to que le ga­nó a los Pors­che, a los Mercedes Benz”, ex­pli­ca con pre­ci­sión Mar­tín Glas, au­tor del li­bro “To­rino, un mi­to ar­gen­tino”, (de Lec­to edi­cio­nes) que re­pa­sa al de­ta­lle to­do lo que ocu­rrió en la his­to­ria del “Au­to ar­gen­tino”.

El 26 de oc­tu­bre de 1966, en la plan­ta de Mon­te Chin­go­lo, se ini­ció la fa­bri­ca­ción del To­rino 300. Fue el na­ci­mien­to de la le­yen­da de un au­to que lo­gró ins­ta­lar­se en la cul­tu­ra na­cio­nal por una va­ria­da mez­cla de cua­li­da­des.

¿Por qué es una le­yen­da el To­rino? Por va­rios mo­ti­vos: sus lo­gros de­por­ti­vos, su de­sa­rro­llo me­cá­ni­co y es­té­ti­co (con la mano del pres­ti­gio­so di­se­ña­dor Ser­gio Pi­nin­fa­ri­na) y el orgullo que cau­sa­ba la pri­me­ra pro­duc­ción de un au­to ar­gen­tino ha­cia el mun­do. Fue una mues­tra de la In­dus­tria Na­cio­nal de ca­li­dad, que hoy to­da­vía so­ña­mos te­ner.

Juan Ma­nuel Fan­gio y Ores­te Ber­ta son dos de las fi­gu­ras más gran­des del au­to­mo­vi­lis­mo na­cio­nal, uno co­mo pi­lo­to y el otro co­mo me­cá­ni­co. Am­bos son re­co­no­ci­dos en to­do el pla­ne­ta y es­tu­vie­ron de­trás del ar­ma­do del pro­yec­to de la em­pre­sa In­dus­trias Kai­ser Ar­gen­ti­na (IKA). Se­gún ex­pli­ca Glas los co­no­ci­mien­tos de Ber­ta fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra me­jo­rar el mo­tor, con­vir­tién­do­lo así en un au­to con una po­ten­cia, es­ta­bi­li­dad y tec­no­lo­gía que es­ta­ban al ni­vel de los me­jo­res del mun­do.

Fan­gio, por su par­te, ya es­ta­ba re­ti­ra­do co­mo pi­lo­to pe­ro go­za­ba de un gran pres­ti­gio en to­da Eu­ro­pa y lo uti­li­zó pa­ra im­pul­sar al vehícu­lo ges­tio­nan­do la par­ti­ci­pa­ción de Pi­nin­fa­ri­na en el pro­yec­to y la me­mo­ra­ble pre­sen­cia del To­rino en Nür­bur­gring.

La re­co­no­ci­da re­vis­ta Cor­sa, en su edi­ción de agos­to de 1969, com­pa­ró al inol­vi­da­ble lo­gro del To­rino en tie­rras ale­ma­nas con el tam­bién me­mo­ra­ble triun­fo del bo­xea­dor Luis Ángel Fir­po en la dé­ca­da del 20. “Hoy un se­gun­do ‘To­ro’ -es­ta vez un 380W- lle­va nue­va­men­te la ima­gen ar­gen­ti­na al res­to del mun­do”, afir­ma­ban en la no­ta so­bre “Mi­sión ar­gen­ti­na”, bau­ti­zan­do así al ya mí­ti­co au­to.

La pre­gun­ta que mu­chos se ha­cen es si se po­dría volver a fa­bri­car. A pe­sar de la pa­sión de sus fa­ná­ti­cos y co­lec­cio­nis­tas, la res­pues­ta del au­tor no es de­ma­sia­do alen­ta­do­ra: “El país no tie­ne la ca­pa­ci­dad in­dus­trial co­mo pa­ra en­fren­tar un pro­yec­to así. Nos cues­ta bas­tan­te re­la­cio­nar­nos bien con nues­tro so­cio Bra­sil y desa­rro­llar un pro­yec­to grande im­pli­ca re­que­ri­mien­tos muy se­rios. Ta­len­to hay, pe­ro el país no res­pal­da un de­sa­rro­llo así”. Por eso la le­yen­da del To­rino se­gui­rá cre­cien­do.w

De­ci­si­vo. El re­sul­ta­do en las 84 Ho­ras de Nür­bur­gring, más allá de la pe­na­li­za­ción que lo man­dó al cuar­to lu­gar, fue cla­ve pa­ra ga­nar­se el co­ra­zón de los fa­ná­ti­cos.

Un Mi­to Ar­gen­tino. Ta­pa del li­bro de Mar­tín Glas, de Lec­to Edi­cio­nes.

De­ta­lle. La pu­bli­ca­ción de­ta­lla las dis­tin­tas ver­sio­nes del To­rino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.