Una mar­ca nue­va, due­ña de otras gran­des mar­cas

Clarin - Autos - - DOBLE PRUEBA DE MANEJO - Vic­tor Rus­so vrus­so@cla­rin.com

Co­mo ca­si to­das las mar­cas chinas, Geely no tie­ne mu­cha his­to­ria en la in­dus­tria au­to­mo­triz, pe­ro es la due­ña de la sue­ca Vol­vo, de la in­gle­sa Lo­tus y tie­ne el 10 % de Mercedes-Benz, y apro­ve­chó el ex­per­ti­se y la tec­no­lo­gía de es­tos co­lo­sos pa­ra desa­rro­llar sus mo­de­los. Es­tos dos muy bue­nos SUV ya se ven­den en nues­tro país.

Cons­truir un nom­bre, una mar­ca, es siem­pre un desafío apa­sio­nan­te pa­ra los ex­per­tos en mar­ke­ting. Pe­ro en el ca­so de Geely ese re­to se com­pli­ca un po­co, no só­lo por­que es una com­pa­ñía muy nue­va (en 1986 na­ció co­mo fá­bri­ca de elec­tro­do­més­ti­cos y en 1999 co­men­zó a pro­du­cir au­to­mó­vi­les), sino por­que el nom­bre de sus mo­de­los es un ver­da­de­ro be­ren­je­nal. Su­ce­de que, en 2009, Geely com­pró la em­pre­sa Vol­vo Cars y, ade­más, creo una nue­va mar­ca, Em­grand (que en­ci­ma es pa­ra no­so­tros di­fí­cil de pro­nun­ciar), pa­ra que ba­jo ese pa­ra­guas que­da­ran los nue­vos mo­de­los pro­du­ci­dos a par­tir de la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía de esa pres­ti­gio­sa mar­ca sue­ca. Más tar­de se de­ci­dió que to­dos los au­tos de la mar­ca se lla­ma­ran Geely, y Em­grand que­dó co­mo una es­pe­cie de sub-mar­ca. En­ton­ces hoy se ven­den mo­de­los de Geely com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, pe­ro to­dos con el nom­bre Geely Em­grand. Acá lle­gan el Gelly Em­grand 7, que es un se­dán me­diano-gran­de, el Geely Em­grand X7, un sport uti­lity o SUV del seg­men­to me­diano, y el Geely Em­grand GS, que la mar­ca tam­bién lo po­si­cio­na co­mo un SUV o cros­so­ver, pe­ro po­dría­mos de­cir que es un mo­de­lo me­diano (del seg­men­to de un Ford Fo­cus, por ejem­plo), con un es­ti­lo aven­tu­re­ro.

Otra cu­rio­si­dad se da cuan­do pa­sa­mos a las ver­sio­nes de ca­da mo­de­lo. Por­que to­dos tie­nen una ver­sión GS, en­ton­ces es­te úl­ti­mo mo­de­lo, por ejem­plo, tie­ne una ver­sión que es el Gelly Em­grand GS GS. Sí, dos ve­ces GS, po­bres los ven­de­do­res...

Pe­ro más allá de es­te “chino” no­men­cla­ru­ral, pu­di­mos te­ner un con­tac­to con dos de es­tos mo­de­los que, sim­pli­fi­ca­mos, y los lla­ma­mos Gelly X7 y Gelly GS. Y real­men­te nos sor­pren­die­ron por su di­se­ño, con­fort, equi­pa­mien­to de se­gu­ri­dad y, so­bre to­do, por su ca­li­dad de ma­te­ria­les y ter­mi­na­ción.

Al Geely X7 lo ma­ne­ja­mos en su ver­sión to­pe de ga­ma, el X7 GT. Tie­ne un mo­tor naf­te­ro 2.4 de 162 ca­ba­llos de po­ten­cia, acom­pa­ña­do de una ca­ja au­to­má­ti­ca-se­cuen­cial de 6 mar­chas. Un con­jun­to que fun­cio­na a la per­fec­ción, con agi­li­dad pa­ra mo­ver­se en la ciu­dad y con po­ten­cia pa­ra via­jar en ru­ta. Qui­zás es un po­co ele­va­do el con­su­mo, que en pro­me­dio ron­da los 9 li­tros ca­da 100 ki­ló­me­tros, pe­ro que en ciu­dad pue­de lle­gar a los 13 li­tros ca­da 100.

Es­ta ver­sión, ade­más, es do­ble trac­ción o 4x4, y cuen­ta con un blo­queo de di­fe­ren­cial cen­tral, pa­ra que to­das las rue­das gi­ren de mo­do so­li­da­rio, al­go muy apreciado por quie­nes prac­ti­can off road y una op­ción con la que muy po­cos ri­va­les cuen­tan. Re­cor­de­mos que es­te es un SUV me­diano, del ta­ma­ño, por ejem­plo, de un Ford Kuga, un Hon­da CR-V o un Hyun­dai Tuc­son. To­dos, a ver­sio­nes equi­va­len­tes, apro­xi­ma­da­men­te 5 mil dó­la­res más ca­ros que es­te Geely X7.

Res­pec­to de la se­gu­ri­dad, trae de se­rie seis air­bags, ABS con dis­tri­bui­dor elec­tró­ni­co de fre­na­do, con­trol de es­ta­bi­li­dad, asis­ten­te al arran­que en pen­dien­te, an­cla­jes ISOFIX pa­ra las si­llas in­fan­ti­les y cá­ma­ra de mar­cha atrás (una cu­rio­si­dad de va­rias mar­cas chinas, cuan­do se co­lo­ca la re­ver­sa y se vi­sua­li­za en la pan­ta­lla lo que te­ne­mos de­trás, la ra­dio se po­ne en si­len­cio o mu­te).

Al Geely GS, lo ma­ne­ja­mos en su ver­sión GSP, tam­bién la to­pe de ga­ma. Es­te es un 5 puer­tas o hach­back del seg­men­to me­diano, pe­ro con un es­ti­lo cros­so­ver o SUV, es­pe­cial­men­te por la caí­da del te­cho ha­cia la co­la, que su­ma un ale­rón. En ge­ne­ral, el di­se­ño de es­te Geely GS es­tá muy bien lo­gra­do. Es uno de los me­dia­nos más lin­dos de nues­tro mer­ca­do.

Su mo­tor es un naf­te­ro 1.8 de 140 CV, tam­bién con una ca­ja au­to­má­ti­ca-se­cuen­cial de 6 mar­chas. Dis­po­ne de dos mo­dos de fun­cio­na­mien­to, ade­más del “nor­mal”. Un mo­do “eco” pa­ra eco­no­mi­zar com­bus­ti­ble y un mo­do “sport” pa­ra ob­te­ner más per­for­man­ce. Se per­ci­be la di­fe­ren­cia, pe­ro igual és­te es un mo­tor al­go pe­re­zo­so a ba­jas vuel­tas, le cues­ta re­to­mar ve­lo­ci­dad, por­que su mo­men­to de ma­yor fuer­za de em­pu­je (tor­que) apa­re­ce re­cién a par­tir de las 4.000 rpm (re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to).

Es­ta ver­sión full del GS tam­bién se des­ta­ca por su com­ple­to equi­pa­mien­to de con­fort y se­gu­ri­dad, pe­ro no así la ver­sión de en­tra­da de ga­ma. El GS GS, ade­más de ser ca­co­fó­ni­co, vie­ne bas­tan­te “pe­la­do”. Pe­ro cla­ro, cues­ta 25 mil dó­la­res, mien­tras que es­te GS GSP (el full), cues­ta 32.500 dó­la­res.

Los dos mo­de­los que pro­ba­mos tie­nen un pre­cio com­pe­ti­ti­vo, pe­ro no del to­do ba­ra­to. Es­ta es una mar­ca chi­na que no apues­ta só­lo al pre­cio. Su di­fe­ren­cial es la ca­li­dad.w

Geely X7. Ma­ne­ja­mos la ver­sión full, 2.4 con ca­ja au­to­má­ti­ca de 6 y 4x4. Cues­ta 42.500 dó­la­res. Hay una ver­sión 2.0 ma­nual y 4x2, por US$ 32.000.

Geely GS. Un hact­back me­diano con es­ti­lo cros­so­ver, con ver­sio­nes des­de US$ 25.000. El más equi­pa­do es muy lu­jo­so, pe­ro cues­ta US$ 32.500.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.