Los au­tos que bus­can es­ta­cio­na­mien­to

Gra­cias a sus sen­so­res, los vehícu­los crean ma­pas que mues­tran dón­de hay lu­ga­res dis­po­ni­bles.

Clarin - Autos - - TECNOLOGÍA -

El cre­ci­mien­to de las ven­tas de au­tos nue­vos es un fe­nó­meno mun­dial. Ca­da año se su­pe­ran los ré­cords de re­gis­tros de vehícu­los ce­ro ki­ló­me­tro. Se es­ti­ma que en 2017 un to­tal de 86,05 mi­llo­nes de uni­da­des se in­cor­po­ra­ron al mer­ca­do en to­do el pla­ne­ta, se­gún da­tos de Ja­to Dy­na­mics. Pe­ro las in­fra­es­truc­tu­ras de las ciu­da­des no avan­zan con la velocidad que lo ha­cen las ven­tas.

Uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que es­tán en­fren­ta­do los cen­tros ur­ba­nos tie­ne que ver con la po­ca ca­pa­ci­dad de po­der al­ber­gar a tan­tos vehícu­los. Y afec­ta no só­lo a los des­pla­za­mien­tos sino tam­bién a las pro­ba­bi­li­da­des ca­da vez más ba­jas de en­con­trar lu­gar pa­ra es­ta­cio­nar.

De acuer­do con un nue­vo es­tu­dio en­car­ga­do por Ford, los con­duc­to­res bri­tá­ni­cos pue­den per­der, en pro­me­dio, más de un día al año bus­can­do es­pa­cios de es­ta­cio­na­mien­to. Es por eso que la mar­ca del óva­lo par­ti­ci­pa de un pro­yec­to pa­ra el desa­rro­llo de una tec­no­lo­gía que sea ca­paz de re­du­cir el es­trés y la pér­di­da de tiem­po en la bús­que­da de lu­ga­res pa­ra es­ta­cio­nar.

La nue­va tec­no­lo­gía que se uti­li­za pa­ra es­ta prue­ba mues­tra un ma­pa de es­pa­cios dis­po­ni­bles de “fuen­tes múl­ti­ples”, es­pe­cí­fi­ca­men­te en es­ta­cio­na­mien­tos for­ma­les. La idea for­ma par­te de un pro­gra­ma, de­no­mi­na­do Au­to­dri­ve UK, pa­tro­ci­na­do por el go­bierno bri­tá­ni­co y re­qui­rió una in­ver­sión de 20 mi­llo­nes de li­bras.

Las prue­bas es­tán sien­do rea­li­za­das en las ca­lles y es­ta­cio­na­mien­tos de Mil­ton Key­nes, una ciu­dad ubi­ca­da a 70 ki­ló­me­tros de Lon­dres. Es­ta nue­va tec­no­lo­gía fun­cio­na a par­tir de los da­tos que arro­jan los sen­so­res óp­ti­cos que traen los vehícu­los, que per­mi­ten rea­li­zar un ma­pa de ca­lor del lu­gar mien­tras se movilizan den­tro de un es­ta­cio­na­mien­to.

Esa in­for­ma­ción se envía de un vehícu­lo a otro (abre­via­da co­mo V2V, por su de­no­mi­na­ción en in­glés Vehi­cle to vehi­cle) y de los vehícu­los a la in­fra­es­truc­tu­ra (V2I). De es­ta ma­ne­ra, el con­duc­tor pue­de vi­sua­li­zar en la pan­ta­lla de la con­so­la cen­tral cuál es su ubicación y en dón­de se en­cuen­tran los es­pa­cios dis­po­ni­bles pa­ra es­ta­cio­nar.

El as­pec­to in­tere­san­te de es­te sis­te­ma Au­to­dri­ve es que no es ne­ce­sa­rio ins­ta­lar sen­so­res ex­tra de es­ta­cio­na­mien­to, sino que se uti­li­zan los sen­so­res exis­ten­tes en los vehícu­los pa­ra ma­pear el es­ta­cio­na­mien­to a me­di­da que los vehícu­los cir­cu­lan por él.

Otras ideas ya pre­sen­ta­das por Ford y sus so­cios den­tro del pro­gra­ma Au­to­dri­ve, in­clu­yen sis­te­mas de aler­ta pa­ra fa­ci­li­tar el pa­so de vehícu­los de emer­gen­cia, y aler­ta de au­tos pa­ra­dos o len­tos por de­lan­te, que pue­den es­tar es­con­di­dos por una cur­va.w

Es­tu­dio. Las prue­bas es­tán sien­do desa­rro­lla­das en las ca­lles y es­ta­cio­na­mien­tos de Mil­ton Key­nes, a 70 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Lon­dres.

Ma­pa. El con­duc­tor pue­de vi­sua­li­zar dón­de hay es­pa­cios li­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.