Más lu­jo y ca­li­dad pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia

La nue­va ge­ne­ra­ción del SUV de la mar­ca ja­po­ne­sa vie­ne equi­pa­do co­mo nun­ca y con un nue­vo mo­tor de 190 CV.

Clarin - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Ga­briel Sil­vei­ra gsil­vei­ra@cla­rin.com

Los mo­de­los co­mo el Hon­da CR-V, con­si­de­ra­do un SUV me­diano, son los gran­des res­pon­sa­bles de la mo­da que im­pe­ra en to­da la in­dus­tria au­to­mo­triz, en la que to­dos quie­ren con- tar con un mo­de­lo que se pa­rez­ca a un 4x4, ten­ga o no sis­te­ma de do­ble trac­ción.

Es­te ti­po de vehícu­los, por ejem­plo, fue el que pri­me­ro se adap­tó al uso que se em­pe­zó a dar­les. El usua­rio de­jó de exi­gir ap­ti­tu­des pa­ra cir­cu­lar fue­ra del ca­mino, sim­ple­men­te por­que nun­ca cir­cu­la­ba fue­ra de él; a lo su­mo, una es­ca­pa­di­ta al cam­po o una in­cur­sión en los mé­da­nos du­ran­te las va­ca­cio­nes.

De esa si­tua­ción to­ma­ron pro­ve­cho los SUV com­pac­tos, co­mo el Ford Eco Sport, por ejem­plo, que ter­mi­na­ron pre­va­le­cien­do por una cues­tión de pre­cio. Y si bien las di­fe­ren­cias son evi­den­tes en­tre una ca­te­go­ría y otra, los me­dia­nos tu­vie­ron que ha­cer­se más ex­clu­si­vos pa­ra un usua­rio no ten­ga ni la más mí­ni­ma du­da al ele­gir en­tre un mo­de­lo u otro. Y ese es el ca­mino que to­mó es­ta nue­va ge­ne­ra­ción del Hon­da CR-V.

Es­te mo­de­lo es­tá cons­trui­do so­bre una nue­va pla­ta­for­ma e in­cor­po­ra un nue­vo gru­po de pro­pul­sión. Esos cam­bios se in­ten­tan co­mu­ni­car des­de su es­ti­lo, que si bien con­ser­va la idea de la ge­ne­ra­ción pre­ce­den­te, aho­ra in­ten­ta dar una ima­gen más so­fis­ti­ca­da y van­guar­dis­ta, con tra­zos y re­lie­ves mar­ca­dos, es­pe­cial­men­te en el sec­tor de­lan­te­ro y el tra­se­ro.

El nue­vo Hon­da CR-V es más chi­co que la ge­ne­ra­ción an­te­rior. Aho­ra mi­de 4.571 mm de lar­go con­tra los 4.605 mm de la edi­ción pre­ce­den­te. Pe­ro au­men­tó su dis­tan­cia en­tre ejes, lo que le per­mi­te me­jo­rar su ha­bi­tácu­lo. Por ejem­plo, au­men­tó 5 cen­tí­me­tros el es­pa­cio pa­ra las pier­nas de los pa­sa­je­ros tra­se­ros.

La pre­sen­ta­ción del in­te­rior tam­bién cam­bió. Y si bien man­tie­ne la so­brie­dad que siem­pre ca­rac­te­ri­zó a es­te mo­de­lo, aho­ra lu­ce un po­co más so­fis­ti­ca­do des­de la pers­pec­ti­va del con­duc­tor. Pri­me­ro por su ta­ble­ro de ins­tru­men­tos com­ple­ta­men­te di­gi­tal. Y se­gun­do por la ma­ne­ra en que es­tá pre­sen­ta­da la pantalla de la con­so­la cen­tral, que aho­ra so­bre­sa­le más y es­tá más al al­can­ce de la mano del con­duc­tor. A es­to hay que su­mar­le la in­cor­po­ra­ción del Head Up Dis­play, un dis­po­si­ti­vo que pro­yec­ta in­for­ma­ción por en­ci­ma del aro del vo­lan­te y que ayu­da a man­te­ner la vis­ta so­bre el ca­mino.

Tam­bién agre­ga un sis­te­ma que Hon­da de­no­mi­na La­ne Watch, que ha­ce las ve­ces de aler­ta de án­gu­lo cie­go. Uti­li­za una cá­ma­ra mon­ta­da so­bre el es­pe­jo de­re­cho y que trans­mi­te una ima­gen más am­plia que lo que en­tre­ga el re­tro­vi­sor. La pro­yec­ción se ha­ce en la pantalla de la con­so­la cen­tral, de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria (por me­dio de un bo­tón) o ca­da vez que se ac­ti­va la luz de gi­ro ha­cia ese la­do. Es­to pro­du­ce la inevi­ta­ble ten­ta­ción de des­viar la mi­ra­da ha­cia la con­so­la cen­tral.

Si hay al­go que siem­pre ca­rac­te­ri­zó a es­te mo­de­lo es su ca­li­dad in­te­rior. Y con es­ta ge­ne­ra­ción se ha po­ten­cia­do aún más. Los ma­te­ria­les uti­li­za­dos son agra­da­bles a la vis­ta y al tac­to y los en­cas­tres y las ter­mi­na­cio­nes son to­das pro­li­jas.

Un da­to pa­ra des­ta­car co­mo mues­tra de adap­ta­ción a los tiem­pos que co­rren: tie­ne 4 puer­tos USB ( dos ade­lan­te y dos atrás) y 2 to­mas de 12 V.

Pe­ro pro­ba­ble­men­te el cam­bio más no­ve­do­so sea el del mo­tor. El Hon­da CR-V aho­ra ofre­ce un mo­tor naf­te­ro de 1.5 li­tros que ofre­ce una po­ten­cia de 190 ca­ba­llos de fuer­za. ¿Có­mo se lo­gra se­me­jan­te ca­ba­lla­je con tan po­ca ci­lin­dra­da? Gra­cias a la in­yec­ción di­rec­ta de com­bus­ti­ble y a la so­bre­ali­men­ta­ción con tur­bo.

Un mo­tor co­mo el de es­te Hon­da tam­bién me­jo­ra con­si­de­ra­ble­men­te su tor­que (mo­men­to de fuer­za má­xi­ma) que aho­ra lo tie­ne dis­po­ni­ble a las 2.000 rpm. Y es­to se apre­cia mu­cho en el trán­si­to ur­bano. Con es­te

nue­vo mo­tor, el CR-V res­pon­de muy bien “de aba­jo”, con reac­cio­nes enér­gi­cas ca­da vez que se lo ace­le­ra. Esa reac­ción es muy evi­den­te in­clu­si­ve con la op­ción Eco co­nec­ta­da, que mo­di­fi­ca la res­pues­ta del ace­le­ra­dor en fun­ción de la pre­sión que se ejer­za so­bre él pa­ra re­du­cir el con­su­mo.

Es­te mo­tor tam­bién per­mi­te eli­mi­nar ca­si en su to­ta­li­dad esa sen­sa­ción de re­tar­do que sue­len ofre­cer las ca­jas au­to­má­ti­cas con va­ria­dor con­ti­nuo (CVT) co­mo la que lle­va es­te Hon­da. Su sis­te­ma de do­ble trac­ción re­par­te la fuer­za del mo­tor de mo­do au­to­má­ti­co en­tre am­bos ejes.

El con­fort de mar­cha es uno de los gran­des atri­bu­tos de es­te CR-V. Su mar­cha trans­mi­te ro­bus­tez y se han re­du­ci­do los ba­lan­ceos de ca­rro­ce­ría al do­blar. Pul­ga­res arri­ba pa­ra la in­so­no­ri­za­ción del ha­bi­tácu­lo.

Pe­ro en es­te ca­so, los cam­bios van más allá que los que se pue­dan ad­ver­tir a sim­ple vis­ta o que se pue­dan in­ter­pre­tar en una fi­cha téc­ni­ca. Aho­ra lle­ga im­por­ta­do de los EE.UU. y no de Mé­xi­co, co­mo ocu­rría an­tes. De es­te mo­do, co­mien­za a pa­gar el aran­cel del 35 % que de­ben abo­nar to­dos los mo­de­los que lle­gan al país y que no ha­yan si­do fa­bri­ca­dos en Ar­gen­ti­na, Bra­sil o Mé­xi­co.

A eso hay que su­mar­le que Hon­da ha de­ci­di­do, al me­nos por aho­ra, ofre­cer una so­la ver­sión muy equi­pa­da. Y en­ci­ma, fi­jó su pre­cio en dó­la­res, lo que lo ha­ce muy permea­ble a las va­ria­cio­nes de la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se: cues­ta 57.200 dó­la­res o 1.224.080 pe­sos al cie­rre de es­ta edi­ción.

En via­je. La mar­cha de es­te mo­de­lo se ca­rac­te­ri­za por ser ro­bus­to y con­for­ta­ble al mis­mo tiem­po. En es­ta nue­va ge­ne­ra­ción se apre­cia una re­duc­ción de los ba­lan­ceos de ca­rro­ce­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.