La mo­da SUV en las mar­cas más ex­clu­si­vas

Ya tie­nen sport uti­li­ties Lam­borg­hi­ni o Bentley, y has­ta Ferrari pla­nea uno. Es­te Rolls es el 4x4 más lu­jo­so del mun­do.

Clarin - Autos - - PRESENTACIÓN -

Por un mo­men­to hay que ol­vi­dar­se de la pro­yec­ción que tie­ne la in­dus­tria au­to­mo­triz en con­jun­to con los paí­ses lí­de­res en ma­te­ria de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y dis­mi­nu­ción de ni­ve­les de emi­sio­nes. Por­que de otro mo­do, to­do ese desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías que­da­ría ri­dícu­lo al ver es­te nue­vo Rolls-Roy­ce Cullinan, el pri­mer 4x4 de la ex­clu­si­va mar­ca bri­tá­ni­ca que aho­ra per­te­ne­ce a la ale­ma­na BMW.

Se tra­ta del SUV más lu­jo­so e im­po­nen­te que se fa­bri­ca en se­rie en to­do el mun­do. Pue­de con­fi­gu­rar­se pa­ra cua­tro o cin­co ocu­pan­tes y tie­ne un am­plio es­pa­cio de car­ga. Por su­pues­to que trae to­do el lu­jo que uno pue­da ima­gi­nar en su in­te­rior.

Pa­re­ce quie nin­gu­na mar­ca pue­de re­sis­tir­se a la mo­da SUV. Has­ta las mar­ca de los su­per­de­por­ti­vos más fa­mo­sos ya su­cum­bie­ron. Y si es lo que se ven­de...

Y por qué Rolls-Roy­ce rom­pe su tra­di­ción tan se­lec­ta y re­cu­rre a un ti­po de ca­rro­ce­ría que le es aje­na a su his­to­ria. Una de­ci­sión de es­te ti­po es ex­pli­ca­ble, por ejem­plo, en una mar­ca de de­por­ti­vos co­mo Lam­borg­hi­ni, ya que tie­ne co­mo ex­cu­sa el he­cho de po­der ofre­cer ca­pa­ci­dad pa­ra más pa­sa­je­ros, al­go que no pue­de ha­cer con sus cu­pés pe­ro sí con su nue­vo Urus.

En Rolls-Roy­ce la res­pues­ta es sim­ple: eli­jen cons­truir un SUV por­que to­do apun­ta que el Cullinan va a ser el mo­de­lo más ven­di­do de la mar­ca. En la ac­tua­li­dad la com­pa­ñía in­gle­sa ven­de unos 4 mil vehícu­los al año y se es­pe­ra que con es­te lan­za­mien­to se su­peren las 6 mil uni­da­des.

Es­te 4x4 es­tá cons­trui­do so­bre la pla­ta­for­ma del Phan­tom, el mo­de­lo de cua­tro puer­tas de Rolls. Y tras­la­da el es­ti­lo de ese vehícu­lo a su fi­gu­ra, con la in­con­fun­di­ble pa­rri­lla cro­ma­da, los fa­ros rec­tan­gu­la­res y la es­ta­tui­lla de la Da­ma Ala­da so­bre el ex­tre­mo del ca­pot.

To­da esa fi­gu­ra lu­ce más im­po­nen­te que nun­ca, de­bi­do a sus 5,34 me­tros de lar­go, 2,16 me­tros de an­cho y 1,84 me­tros de al­tu­ra. Tie­ne una bes­tial dis­tan­cia en­tre ejes que al­can­za los 3.295 mi­lí­me­tros, ca­si lo que mi­de un au­to chi­co. Y su pe­so su­pera las 2,6 to­ne­la­das.

Un as­pec­to que pue­de re­sul­tar lla-

ma­ti­vo pa­ra mu­chos es el for­ma­to de sus puer­tas tra­se­ras, que tie­nen una aper­tu­ra de ti­po “sui­ci­da”; es de­cir, que se abren en sen­ti­do inverso a las puer­tas de­lan­te­ras. Es­to ha­ce más có­mo­do el in­gre­so al sec­tor tra­se­ro y es to­da una tra­di­ción en la mar­ca.

Rolls-Roy­ce eli­gió un nom­bre que es­té a la al­tu­ra de se­me­jan­te bes­tia. La de­no­mi­na­ción Cullinan ha­ce re­fe­ren­cia al dia­man­te más gran­de en­con­tra­do en to­da la his­to­ria, ha­lla­do en Su­dá­fri­ca, en 1905, en una mi­na cu­yo pro­pie­ta­rio se lla­ma­ba Tho­mas Cullinan. Ac­tual­men­te esa pie­dra for­ma par­te de las jo­yas de la co­ro­na bri­tá­ni­ca.

La gran­de­za que os­ten­ta es­te Rolls-Roy­ce la re­pre­sen­ta al pie de la letra. Em­pe­zan­do des­de lo me­cá­ni­co, lle­va un mo­tor de 12 ci­lin­dros en V, con una ci­lin­dra­da de 6,75 li­tros y so­bre­ali­men­ta­do con dos tur­bo­com­pre­so­res, que ge­ne­ra unos 571 ca­ba­llos de fuer­za.

Es­tá aso­cia­do a una ca­ja au­to­má­ti­ca de 8 ve­lo­ci­da­des y su sis­te­ma de do­ble trac­ción per­ma­nen­te. No cuen­ta con una ca­ja de trans­fe­ren­cia, pe­ro por el tor­que que ofre­ce no pa­re­ce ser ne­ce­sa­ria: son 850 Nm, dis­po­ni­bles a tan só­lo 1.600 rpm, que ase­gu­ran fuer­za más que su­fi­cien­te pa­ra sa­lir de cual­quier si­tua­ción.

Par­te de esa fuer­za se pue­de apre­ciar en las prue­bas de desa­rro­llo que se hi­cie­ron con el Cullinan por dis­tin­tas su­per­fi­cies y en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes. Al­go que es muy po­co pro­ba­ble que al­guno de sus fu­tu­ros pro­pie­ta­rios ter­mi­ne rea­li­zan­do. Por las du­das, Rolls-Roy­ce de­cla­ra una ca­pa­ci­dad de va­deo de 540 mm.

De to­dos mo­dos, hay un bo­tón “of­froad”, al que la mar­ca de­no­mi­na “Everyw­he­re” (cual­quier lu­gar, en In­glés) y que se en­car­ga de ha­cer los ajus­tes ne­ce­sa­rios y de mo­do au­to­má­ti­co en fun­ción del ti­po de ma­ne­jo y de la su­per­fi­cie por la que se tran­si­ta. Ade­más, hay con­fi­gu­ra­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra cir­cu­lar por nie­ve, are­na o pie­dras.

Co­mo era de ima­gi­nar­se, el in­te­rior es pu­ro lu­jo y ca­li­dad, y con la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar­lo a gus­to del due­ño. Y co­mo en otros mo­de­los de la mar­ca, lo que pa­re­ce cue­ro es cue­ro, lo que se ve co­mo ma­de­ra es ma­de­ra y lo que lu­ce co­mo me­tal, efec­ti­va­men­te es me­tal.

Las pla­zas tra­se­ras se pue­den con­fi­gu­rar con un asien­to pa­ra tres pa­sa­je­ros o bien op­tar por uno con dos pla­zas y ma­yor con­fort pa­ra sus ocu­pan­tes. El sec­tor del baúl tam­bién pue­de con­fi­gu­rar­se a gus­to de la ac­ti­vi­dad o hobby del pro­pie­ta­rio. Por eso, su pre­cio, que aún no fue co­mu­ni­ca­do, po­drá va­riar con­si­de­ra­ble­men­te se­gún el ni­vel de ter­mi­na­ción que eli­ja el usua­rio.

Lu­jo. Co­fi­gu­ra­ble a gus­to del clien­te, co­mo en to­dos los Rolls-Roy­ce.

Una mo­le. Más de 5,3 me­tros de lar­go y pe­sa 2,6 to­na­la­das. Lo “em­pu­ja” un te­rri­ble V12 de 571 CV de po­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.