Cam­bios que lle­gan con más se­gu­ri­dad y nue­vos mo­to­res

To­da la ga­ma, in­clu­si­ve las de tra­ba­jo, in­cor­po­ran con­trol de es­ta­bi­li­dad. Hay nue­vas ver­sio­nes naf­te­ras o ga­so­le­ras.

Clarin - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Ga­briel Sil­vei­ra gsil­vei­ra@cla­rin.com

Hoy to­do el mun­do au­to­mo­tor ha­bla de los SUV, tan­to los usua­rios co­mo los fa­bri­can­tes. Y vehícu­los con esa ar­qui­tec­tu­ra es­tán cau­san­do una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción en la in­dus­tria. Lo con­tra­dic­to­rio es que es­tos mo­de­los son más pe­sa­dos y me­nos efi­cien­tes en ma­te­ria ae­ro­di­ná­mi­ca. Y no siem­pre son más am­plios o prác­ti­cos que un se­dán equi­va­len­te por ta­ma­ño (lon­gi­tud). A pe­sar de to­do, hoy es­tán de mo­da y to­dos los quie­ren.

Pe­ro ha­ce 20 años apa­re­ció un vehícu­lo que sí cam­bió par­te de la es­ce­no­gra­fía ur­ba­na y mo­di­fi­có por com­ple­to la uti­li­za­ción de los vehícu­los de re­par­to en la ciu­dad. No era es­té­ti­ca­men­te desea­do, pe­ro sí muy va­lo­ra­do por su prac­ti­ci­dad, tan­to pa­ra un uso pro­fe­sio­nal co­mo pa­ra uno de es­par­ci­mien­to o pa­ra com­bi­nar un po­co y un po­co. El nue­vo Re­nault Kangoo no cam­bia la ba­se de la fór­mu­la que lo lle­vó a ser un ver­da­de­ro éxi­to en nues­tro mer­ca­do.

Co­mo el mo­de­lo an­te­rior, es­te tam­bién se fa­bri­ca en Cór­do­ba. A di­fe­ren­cia del an­te­rior, que cuan­do se em­pe­zó a pro­du­cir en el país era el mis­mo Re­nault que se ven­día en Eu­ro­pa, el nue­vo to­ma co­mo ba­se el Da­cia Dok­ker (que tam­bién se ven­de en el Vie­jo Con­ti­nen­te), mo­de­lo de la mar­ca ru­ma­na que es pro­pie­dad del rom­bo.

En es­ta oca­sión, to­ma­mos dos op­cio­nes de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción: una va­rian­te de tra­ba­jo, que re­cu­pe­ra el nom­bre Ex­press pa­ra la ga­ma Re­nault, y una Step­way, la más equi­pa­da en­tre las op­cio­nes de pa­sa­je­ros.

Es com­pli­ca­do en­con­trar­le atrac­ti­vo es­té­ti­co a un vehícu­lo que prio­ri­za com­ple­ta­men­te la prac­ti­ci­dad an­tes que el es­ti­lo. Pe­ro quie­nes ha­yan te­ni­do un Kangoo o un vehícu­lo si­mi­lar, sa­ben de los be­ne­fi­cios de es­pa­cio y de uso de es­te mo­de­lo.

He­cho so­bre una nue­va pla­ta­for­ma, el Kangoo tam­bién mo­di­fi­có su me­cá­ni­ca. Los dos mo­de­los pro­ba­dos lle­va­ban un mo­tor naf­te­ro de 1.6 li­tros y 114 CV (hay tam­bién un tur­bo­dié­sel de 1.5 li­tros y 89 CV) que se une a una ca­ja ma­nual de cin­co mar­chas.

Es­te dúo me­cá­ni­co res­pon­de muy bien en ciu­dad. La res­pues­ta al ace­rar es in­me­dia­ta y con bue­na ener­gía. Lo pue­de ha­cer gra­cias a có­mo es­tá re­la­cio­na­do con la ca­ja, ya que su tor­que es el acor­de pa­ra un mo­tor de es­ta ci­lin­dra­da y ca­rac­te­rís­ti­cas.

Sin em­bar­go, esa muy bue­na res­pues­ta que tie­ne en ciu­dad, pe­na­li­za en ru­ta con un mo­tor que va “en­ros­ca­do”: por ejem­plo, a 100 km/h el pro­pul­sor es­tá gi­ran­do en 3.000 vuel­tas. Y a 120 km/h, ro­za las 4.000 rpm.

Y ahí em­pie­zan a apa­re­cer las di­fe­ren­cias en­tre una ver­sión y otra, ya que en el Step­way, el so­ni­do del mo­tor que se fil­tra al ha­bi­tácu­lo es mu­cho me­nor que en el Ex­press. Ade­más, en es­te úl­ti­mo hay me­nos re­ves­ti­mien­tos de al­fom­bras y co­ber­to­res plás­ti­cos en el in­te­rior, de mo­do que to­do rui­do re­bo­ta más.

El com­por­ta­mien­to tam­bién es dis­tin­to. La ver­sión Ex­press lle­va el mis­mo es­que­ma de sus­pen­sión que hoy tie­ne el Kangoo fran­cés, pen­sa­do pa­ra so­por­tar has­ta una car­ga to­tal de 750 ki­los (in­clu­yen­do ocu­pan­tes). Esa di­fe­ren­te pues­ta a pun­to ha­ce que, sin car­ga, la ver­sión de tra­ba­jo re­bo­te un po­co en te­rre­nos des­pa­re­jos. El Step­way, co­mo era de es­pe­rar, ofre­ce un ma­yor con­fort de mar­cha.

La ver­sión Ex­press era la de 5 asien­tos, con do­ble puer­ta la­te­ral co­rre­di­za y por­tón tra­se­ro de dos ho­jas. Las pla­zas tra­se­ras se pue­den re­ba­tir fá­cil­men­te. De he­cho, la ca­pa­ci­dad de car­ga de la ver­sión de 2 asien­tos es de 3,3 m3, mien­tras que en la de 5 es de 3 m3. En­tra un pa­llet y le so­bra lu­gar. Lo que sí, el es­pa­cio pa­ra las pier­nas no es pro­ba­ble­men­te to­do lo am­plio que uno ima­gi­na. No hay pro­ble­ma a lo an­cho y en al­tu­ra. Es­to tam­bién se re­pi­te la ver­sión Step­way.

La po­si­ción de ma­ne­jo en am­bos mo­de­los es mu­cho más có­mo­da que en la ge­ne­ra­ción an­te­rior. El vo­lan­te es­tá en una po­si­ción no tan in­cli­na­da res­pec­to del pe­cho del con­duc­tor. To­do el ins­tru­men­tal y el in­te­rior en ge­ne­ral ha si­do re­no­va­do.

La cla­ve es­tá tam­bién en el equi­pa­mien­to. To­das las ver­sio­nes de es­te nue­vo Kangoo lle­van con­trol de es­ta­bi­li­dad (iné­di­to pa­ra la ca­te­go­ría en nues­tro mer­ca­do) y un asis­ten­te de arran­que en pen­dien­te. Y la va­rian­te Ex­press pue­de te­ner, por ejem­plo, el sis­te­ma mul­ti­me­dia Me­dia­nav, que in­clu­ye el na­ve­ga­dor sa­te­li­tal. Y to­do con bue­nos pre­cios, al me­nos en el Ex­press, que va de 333.800 a 395.500 pe­sos. Los va­lo­res de la ver­sión fa­mi­liar re­cién se co­no­ce­rán el mes que vie­ne, pe­ro si la re­fe­ren­cia es la ga­ma de tra­ba­jo, se es­pe­ra que guar­den re­la­ción y sean com­pe­ti­ti­vos.

Lla­ma­ti­vo. A di­fe­ren­cia de la ver­sión de tra­ba­jo, la Step­way vie­ne con ba­rras de te­cho, de­ta­lles cro­ma­dos y llan­tas de alea­ción.

Asis­ten­tes. Ade­más de con­trol de es­ta­bi­li

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.