Me­di­ca­men­tos que afec­tan al ma­ne­jo

Al­gu­nos pro­vo­can som­no­len­cia, aun­que mu­chos otros pue­den re­du­cir los re­fle­jos. Cuá­les son.

Clarin - Autos - - SEGURIDAD VIAL - Fuen­te: Lu­che­mos por la Vi­da

Siem­pre se co­no­cie­ron los efec­tos ad­ver­sos que el al­cohol y las dro­gas pro­vo­can en la ca­pa­ci­dad pa­ra con­du­cir vehícu­los. Sin em­bar­go, en la gran ma­yo­ría de ca­sos, los con­duc­to­res des­co­no­cen el ries­go po­ten­cial de los me­di­ca­men­tos co­mer­cia­li­za­dos ba­jo re­ce­ta y de ven­ta li­bre. Las dro­gas de mu­chos de ellos pue­den al­te­rar el es­ta­do psi­co­ló­gi­co y/o fí­si­co del con­duc­tor.

Si el mé­di­co re­ce­ta un nue­vo fár­ma­co, es im­por­tan­te con­sul­tar­le si el mis­mo pue­de afec­tar la con­duc­ción, y tam­bién es im­pres­cin­di­ble leer los pros­pec­tos pa­ra co­no­cer sus po­si­bles efec­tos ne­ga­ti­vos.

La ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res no lo ha­ce. Y mu­chos se au­to­me­di­can, sin co­no­cer los po­si­bles ries­gos que es­to cau­sa en la con­duc­ción.

Los an­sio­lí­ti­cos, de uso muy ge­ne­ra­li­za­do co­mo tran­qui­li­zan­tes o in­duc­to­res del sue­ño, en es­pe­cial las ben­zo­dia­ce­pi­nas, pue­den pro­du­cir es­ta­dos de con­fu­sión, fa­ti­ga mus­cu­lar, dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y som­no­len­cia. Los an­ti­psi­có­ti­cos o neu­ro­lép­ti­cos (por ejem­plo tio­ri­da­zi­na y ha­lo­pe­ri­dol) pro­du­cen co­mo efec­to más co­mún la som­no­len­cia y reacciones ex­tra pi­ra­mida­les ta­les co­mo es­pas­mos mus­cu­la­res, agi­ta­ción e in­coor­di­na­ción mo­to­ra, en­tre otros.

Los an­ti­de­pre­si­vos (por ejem­plo ami­trip­ti­li­na) y an­ti­epi­lép­ti­cos (por ejem­plo fe­no­bar­bi­tal) pue­den afec­tar la aten­ción y el es­ta­do de aler­ta.

Al­gu­nos an­ti­his­ta­mí­ni­cos ti­po H1 de pri­me­ra ge­ne­ra­ción (por ejem­plo clor­fe­na­mi­na, di­fen­hi­dra­mi­na y cle­mi­zol), muy usa­dos pa­ra ali­viar los sín­to­mas de gri­pe y aler­gias, pue­den pro­du­cir som­no­len­cia.

Los an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos - muy usa­dos pa­ra do­lo­res mus­cu­la­res o reu­má­ti­cos - los anes­té­si­cos y los mio­rre­la­jan­tes pue­den afec­tar, es­pe­cial­men­te, el sen­ti­do de la vis­ta y la aten­ción y pro­du­cir som­no­len­cia. Los úl­ti­mos pue­den pro­du­cir, ade­más, dis­mi­nu­ción del tono mus­cu­lar y ma­reos.

Cier­tos me­di­ca­men­tos pa­ra el co­ra­zón, en es­pe­cial glu­có­si­dos car­dio­tó­ni­cos, pue­den pro­du­cir som­no­len­cia y al­te­rar el es­ta­do de con­cien­cia y la vi­sión

Cier­tos an­ti­hi­per­ten­si­vos y be­ta­blo­quean­tes (por ejem­plo pro­pra­no­lol y ne­bi­vo­lol), que sir­ven pa­ra el tra­ta­mien­to de la al­ta pre­sión, pue­den pro­du­cir som­no­len­cia y al­te­ra­cio­nes psí­qui­cas y del equi­li­brio. Al­gu­nas me­di­ca­cio­nes pa­ra la se­da­ción de la tos (por ejem­plo co­deí­na) o an­ti­dia­rrei­cos pue­den pro­du­cir al­te­ra­cio­nes ta­les co­mo tras­tor­nos de la aten­ción y dis­mi­nu­ción de los re­fle­jos.

Si bien los efec­tos se­cun­da­rios son in­di­ca­dos en los pros­pec­tos y ad­ver­ti­dos por los mé­di­cos, la aso­cia­ción ci- vil Lu­che­mos Por La Vi­da pre­sen­tó ha­ce años una pro­pues­ta a la AN­MAT (Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Me­di­ca­men­tos) pa­ra la apro­ba­ción de una dis­po­si­ción que obli­ga­ra a los la­bo­ra­to­rios me­di­ci­na­les a la im­pre­sión, en los fren­tes de los en­va­ses de me­di­ca­men­tos y en el pros­pec­to, de un trián­gu­lo ro­jo atra­ve­sa­do con la fra­se “Pue­de afec­tar a la con­duc­ción”, en el ca­so de aque­llos pro­duc­tos que por las ca­rac­te­rís­ti­cas de sus com­po­nen­tes quí­mi­cos pue­dan pro­du­cir al­te­ra­cio­nes en la ca­pa­ci­dad de con­du­cir vehícu­los.

Sin em­bar­go es­ta pro­pues­ta -que ha­ce años es reali­dad en paí­ses eu­ro­peos­ja­más pros­pe­ró en la Ar­gen­ti­na.w

Fla­ge­lo. La au­to­me­di­ca­ción y la fal­ta de in­for­ma­ción acer­ca de los efec­tos ad­ver­sos de los me­di­ca­men­tos es co­mún en­tre los con­duc­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.