Más es­pa­cio y tec­no­lo­gía pa­ra un se­dán que re­ju­ve­ne­ce

Clarin - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Ga­briel Sil­vei­ra

Sin per­der el le­ga­do de so­brie­dad y sim­ple­za de la mar­ca ale­ma­na, es­te se­dán lu­ce más so­fis­ti­ca­do por fue­ra y por den­tro se car­ga de pantallas, lu­ces de LED y un al­to ni­vel de equi­pa­mien­to, ade­más de un ma­yor es­pa­cio pa­ra los pa­sa­je­ros tra­se­ros.

En el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Bue­nos Ai­res de 2005, una de las no­ve­da­des más im­por­tan­tes fue el de­but ab­so­lu­to Volks­wa­gen Vento, un se­dán que lle­ga­ba pa­ra me­ter­se en­tre el Pas­sat y el en­ton­ces muy desea­do Bo­ra.

Y en el Sa­lón de De­troit de es­te año, Volks­wa­gen pre­sen­tó la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción de es­te vehícu­lo, que aho­ra bus­ca­rá se­guir sien­do re­fe­ren­te en­tre los se­da­nes me­dia­nos a fuer­za de una ima­gen re­ju­ve­ne­ci­da, más tec­no­lo­gía y una me­cá­ni­ca efi­cien­te.

Pa­ra aquel lan­za­mien­to del 2005, la mar­ca ale­ma­na tu­vo que bus­car otro nom­bre pa­ra ven­der­lo en la Ar­gen­ti­na, ya que en otros mer­ca­dos es co­mer­cia­li­za­do co­mo Jet­ta. Y tan­to con una pro­nun­cia­ción cas­te­lla­na o co­mo se lo men­cio­na en el ex­tran­je­ro (sue­na Ye­ta) era in­via­ble que un mo­de­lo se lla­ma­ra así en nues­tro país.

Más allá de ese bau­tis­mo lo­cal, el Vento lle­ga­ba ele­gan­te, gran­de y con mu­cho más con­fort que la com­pe­ten­cia de en­ton­ces y rá­pi­da­men­te se eri­gió co­mo la re­fe­ren­cia de su ca­te­go­ría.

Pe­ro ese trono hoy es­tá mu­cho más dispu­tado y es­te nue­vo Vento ha­ce hin­ca­pié en tres as­pec­tos cla­ve que bus­ca un usua­rio de es­te ti­po de vehícu­los: ima­gen, tec­no­lo­gía y eficiencia me­cá­ni­ca.

Es co­mún y real la frase que di­ce que “uno com­pra el au­to que le gus­ta”, den­tro de su pre­su­pues­to, ob­vio. Y el Vento lle­ga con la tra­di­cio­nal so­brie­dad de Volks­wa­gen, pe­ro con una gran pa­rri­lla con ba­rras cro­ma­das y unos tra­zos bien re­sal­ta­dos so­bre la cha­pa que inevi­ta­ble­men­te ha­cen re­cor­dar al es­ti­lo de di­se­ño de al­gu­nos mo­de­los de Au­di (mar­ca que per­te­ne­ce al Gru­po Volks­wa­gen).

Los nue­vos fa­ros de­lan­te­ros aho­ra es­tán más es­ti­li­za­dos y lle­van una luz de LED de cir­cu­la­ción diur­na que re­co­rre ca­si to­do el con­torno del mis­mo. Aun­que pa­rez­ca muy po­co, con es­te de­ta­lle lo­gra, en com­bi­na­ción con su es­ti­lo, el ni­vel de so­fis­ti­ca­ción que hoy se bus­ca en los au­tos.

Por den­tro re­pi­te esa mis­ma fór­mu­la. En­mar­ca­do den­tro de un es­ti­lo so­brio, la in­ten­ción de dar­le un as­pec­to tec­no­ló­gi­co se lo­gra, prin­ci­pal­men­te en la ver­sión High­li­ne (la más equi­pa­da de la ga­ma), con sus dos pantallas di­gi­ta­les: una so­bre la con­so­la cen­tral y la otra que fun­cio­na co­mo ta­ble­ro de ins­tru­men­tos.

Pe­ro esos dos ele­men­tos es­tán apo­ya­dos por for­mas an­gu­lo­sas y tra­zos rec­tos que tam­bién ins­pi­ran so­li­dez. De no­che, la ilu­mi­na­ción in­ter­na so­bre to­da la plan­cha de a bor­do y so­bre las puer­tas ge­ne­ran un en­torno que for­ta­le­ce esa idea de so­fis­ti­ca­ción que se men­cio­nó más arri­ba.

La po­si­ción de ma­ne­jo es muy có­mo­da (tie­ne re­gu­la­ción eléc­tri­ca de la bu­ta­ca) y el di­se­ño del vo­lan­te per­mi­te te­ner una pos­tu­ra có­mo­da. Sin em­bar­go, el diá­me­tro del aro del vo­lan­te es al­go fino.

Es­te nue­vo Vento per­dió mu­chos ele­men­tos y pa­ne­les de plás­ti­cos in­yec­ta­dos (blan­dos) y la ma­yo­ría aho­ra son rí­gi­dos. Quie­nes se ha­yan subi-

do a un Po­lo a un Vir­tus en­con­tra­rán mu­chas si­mi­li­tu­des.

El es­pa­cio in­te­rior es otra ca­rac­te­rís­ti­ca que van a va­lo­rar los pa­sa­je­ros tra­se­ros. El lu­gar dis­po­ni­ble pa­ra las pier­nas es bueno, con la sal­ve­dad del pues­to cen­tral que, co­mo to­dos los au­tos ac­tua­les, re­sul­ta in­có­mo­do pa­ra un adul­to. Pul­gar aba­jo: só­lo vie­ne con cin­tu­rón de se­gu­ri­dad ven­tral (dos pun­tos) en ese pues­to.

El baúl tam­bién es muy am­plio (510 Dm3) y tie­ne una bue­na bo­ca de car­ga. Lo que lla­ma la aten­ción son los bra­zos que sos­tie­nen la ta­pa, ya que son del ti­po que ter­mi­nan in­va­dien­do el área in­te­rior del baúl. Los más ló­gi­co pa­ra un vehícu­lo de es­ta ca­te­go­ría, de­be­rían ser los que tienen for­ma de ti­je­ra, que se apo­yan so­bre los bor­des de los la­te­ra­les sin me­ter­se por den­tro y que cuen­tan con amor­ti­gua­do­res hi­dráu­li­cos.

Por el mo­men­to es­te Volks­wa­gen se ofre­ce con una so­la com­bi­na­ción me­cá­ni­ca: un mo­tor naf­te­ro de 1.4 li­tros, tur­boa­li­men­ta­do y con una po­ten­cia de 150 ca­ba­llos, jun­to a una ca­ja au­to­má­ti­ca de 6 mar­chas. Pa­ra el año que vie­ne es­tá pre­vis­ta la lle­ga­da de una va­rian­te GLI con mo­tor 2.0 li­tros y 230 ca­ba­llos.

Es­ta com­bi­na­ción en­tre­ga re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios en cuan­to a ace­le­ra­ción a ba­jas vuel­tas, prin­ci­pal­men­te por su gran tor­que (mo­men­to de fuer­za má­xi­ma del mo­tor), de 250 Nm y ya dis­po­ni­ble des­de las 1.500 rpm. Y aun­que la res­pues­ta es muy bue­na, la sen­sa­ción es que el pro­pul­sor se es­fuer­za mu­cho ca­da vez que se le de­man­da con exi­gen­cia. Esa per­cep­ción se in­cre­men­ta de­bi­do a la fil­tra­ción en el ha­bi­tácu­lo del rui­do del mo­tor en esa cir­cuns­tan­cia. No ocu­rre lo mis­mo con los rui­dos ae­ro­di­ná­mi­cos ni los de ro­da­mien­to.

Su com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co es el que se es­pe­ra de un Volks­wa­gen: sus­pen­sio­nes más bien du­ri­tas y una mar­cha fir­me y só­li­da. Aun­que se ex­tra­ña la agi­li­dad que le da­ba la sus­pen­sión tra­se­ra in­de­pen­dien­te que te­nía aquel Vento de 2005.

Las dos ver­sio­nes que hoy se ven­den de es­te se­dán cues­tan 930.300 y 1.091.000 pe­sos (lue­go de los au­men­tos del 21,5 % que hi­zo la mar­ca es­te mes), muy por en­ci­ma de sus ri­va­les.

En ru­ta. El Vento es un au­to que via­ja fir­me y ofre­ce una gran sen­sa­ción de se­gu­ri­dad. En te­rre­nos des­pa­re­jos pue­de ser un po­co in­có­mo­do.

Es­ti­lo. La ver­sión High­li­ne in­clu­ye unas llan­tas de alea­ción con un lla­ma­ti­vo di­se­ño de dos to­nos.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.