He­re­dó la tec­no­lo­gía de las cla­ses su­pe­rio­res

Su dis­po­si­ti­vo de in­for­ma­ción, co­nec­ti­vi­dad y en­tre­te­ni­mien­to es inédi­do pa­ra un vehícu­lo de es­ta ca­te­go­ría. En Mercedes lo es­tre­nó el Cla­se S, un se­dán de sú­per lu­jo de más de 200 mil dó­la­res. El nue­vo Cla­se A se ven­de en el país des­de los U$S 45.800.

Clarín - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Vic­tor Rus­so vrus­[email protected]­rin.com

Es­ta es la cuar­ta ge­ne­ra­ción del Mercedes-Benz Cla­se A. Y va­le la pe­na re­cor­dar que la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de es­te mo­de­lo re­pre­sen­tó to­da una re­vo­lu­ción pa­ra la mar­ca, por­que le per­mi­tió com­pe­tir por pri­me­ra vez en el seg­men­to de los au­tos chi­cos po­pu­la­res. Aquel Cla­se A se fa­bri­có en Bra­sil y se ven­dió en nues­tro mer­ca­do, pe­ro ya la se­gun­da ge­ne­ra­ción, que man­te­nía el ta­ma­ño y for­ma­do de un city­car, de­jó de lle­gar a la Ar­gen­ti­na. A par­tir de la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción del Cla­se A, el gru­po Daim­ler cam­bia su es­tra­te­gia, de­ja ex­clu­si­va­men­te a la mar­ca Smart pa­ra com­pe­tir en­tre los au­tos más pe­que­ños, y el Mer­ce­de­sBenz Cla­se A adop­ta el ta­ma­ño y el for­ma­to de un hatch­back del seg­men­to me­dia­do o seg­men­to C, co­mo un Au­di A3 o un BMW Se­rie 1 y, en­tre las ge­ne­ra­lis­tas, un Volks­wa­gen Golf o un Ford Fo­cus.

Es­te nue­vo Cla­se A es una evo­lu­ción de esa ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, ape­nas un po­qui­to más gran­de (120 mm más lar­go; 16 mm más an­cho y 6 mm más al­to), con un di­se­ño de es­ti­lo más agre­si­vo y un gran sal­to tec­no­ló­gi­co en el ha­bi­tácu­lo, es­pe­cial­men­te por sis­te­ma de in­for­ma­ción y co­nec­ti­vi­dad de­no­mi­na­do MBUX, que es real­men­te es­pec­ta­cu­lar.

El ta­ble­ro de ins­tru­men­tos, ese que ge­ne­ral­men­te es­tá de­trás del vo­lan­te y nos da in­for­ma­cio­nes ta­les co­mo ve­lo­ci­dad, rpm o con­su­mo de com­bus­ti­ble, es en reali­dad una es­pe­cie de gran iPad “es­ti­ra­do” (de 60 cen­tí­me­tros de an­cho) que lle­ga has­ta el cen­tro del pa­nel fron­tal. O sea, el ta­ble­ro y la pan­ta­lla cen­tral son una mis­ma pie­za con dos pan­ta­llas de 10,5 pul­ga­das o 26 cm uni­das. Ade­más, pue­de per­so­na­li­zar­se a gus­to, por­que es ab­so­lu­ta­men­te di­gi­tal, se­gún la in­for­ma­ción que que­ra­mos des­ta­car.

Se pue­de ope­rar des­de la mis­ma pan­ta­lla tác­til o a tra­vés de un pad, tam­bién tác­til, que se ubi­ca en don­de ha­bi­tual­men­te va la pa­lan­ca de cam­bios (en es­ta ca­so, el se­lec­tor de cam­bios au­to­má­ti­cos es­tá en la co­lum­na de di­rec­ción, de­trás del vo­lan­te) o, co­mo ter­ce­ra op­ción, por me­dio de dos mi­ni pad tác­ti­les en el mis­mo vo­lan­te. Al prin­ci­pio es abru­ma­do­ra la tec­no­lo­gía y su uso, pe­ro ofre­ce tan­tas po­si­bi­li­da­des que, de una for­ma u otra, se ter­mi­na en­con­tran­do la ma­ne­ra más prác­ti­ca de uti­li­zar­la. Ade­más, el sis­te­ma pue­de co­man­dar­se por voz y va adap­tán­do­se al usua­rio, acos­tum­brán­do­se al ti­po de ór­de­nes que és­te le da. Así, al­guien po­dría de­cir­le al au­to “ten­go frío”, y el cli­ma­ti­za­dor su­biría au­to­má­ti­ca­men­te a 24 gra­dos.

El in­te­rior se com­ple­ta con un di­se­ño y una ca­li­dad de ma­te­ria­les y ter­mi­na­ción ex­cep­cio­na­les. Cla­ro, és­te el Mercedes-Benz más ba­ra­to, pe­ro no de­ja de ser un Merc­des-Benz. Co­mo crí­ti­ca pue­de de­cir­se que las pla­zas tra­se­ras no son muy am­plias y que, pa­ra ga­nar es­pa­cio en el baúl (que ter­mi­na sien­do bas­tan­te es­pa­cio­so: 370 dm3), no trae rue­da de au­xi- lio, al­go co­mún en Eu­ro­pa, pe­ro un po­co ries­go­so pa­ra nues­tros ca­mi­nos (don­de se pue­de rom­per un neu­má­ti­co) y nues­tras dis­tan­cias. La ver­sión A 250 trae neu­má­ti­cos run flat, que en ca­so de pin­cha­du­ra pue­den se­guir cir­cu­lan­do sin ai­re en mo­do de emer­gen­cia (has­ta a 80 km/h) du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te 100 ki­ló­me­tros. Y las versiones A 200 vie­nen con un kit in­fla­do y se­lla­do pa­ra ta­par pro­vi­so­ria­men­te una pin­cha­du­ra.

Me­cá­ni­ca­men­te, el nue­vo Cla­se A se ofre­ce con dos mo­to­ri­za­cio­nes, am­bas naf­te­ras, de cua­tro ci­lin­dros, y so­bre­ali­men­ta­das con tur­bo. Una va­rian­te es la 1.3 de 163 CV de po­ten­cia (que vie­ne en el A 200) y la otra es la 2.0 de 224 CV de la ver­sión A 250. Los dos mo­to­res es­tán acom­pa­ña­dos por una ca­ja au­to­má­ti­ca de do­ble em­bra­gue, con sie­te mar­chas que pue­den pa­sar­se tam­bién de mo­do ma­nual con las le­vas de­trás del vo­lan­te.

Por úl­ti­mo hay que de­cir que el com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co del 250 es ex­ce­len­te, con sus­pen­sión tra­se­ra in­de­pen­dien­te mul­ti­link. El 200, en cam­bio, tie­ne eje de tor­sión atrás y de­be­ría­mos pro­bar­lo pa­ra ver, pe­ro..

Asis­ten­cias al ma­ne­jo. Trae el sis­te­ma de es­ta­cio­na­mien­to au­to­má­ti­co y freno au­to­má­ti­co de emer­gen­cia en ca­so de dis­trac­ción del con­duc­tor.

Di­se­ño más agre­si­vo. Es­pe­cial­men­te en la trom­pa, con los fa­ros más “achi­na­dos”. Gran­des llan­tas de 18”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.