Un hí­bri­do al que le so­bra con­fort y dis­tin­ción

Clarín - Autos - - PRUEBA DE MANEJO - Ga­briel Sil­vei­ra gsil­vei­[email protected]­rin.com

Ade­más de la no­ve­dad en su sis­te­ma de pro­pul­sión, la lle­ga­da de es­ta ver­sión tam­bién mar­ca el arri­bo de la lí­nea Vig­na­le, la más dis­tin­gui­da de la mar­ca del óva­lo. Se com­bi­na con un ar­se­nal de sis­te­mas de se­gu­ri­dad y de asis­ten­cia al ma­ne­jo.

La lle­ga­da de los vehícu­los hí­bri­dos se es­tá dan­do a una ve­lo­ci­dad más len­ta que la que avan­za en otros mer­ca­dos. Pe­ro des­de el año pa­sa­do es­tán lle­gan­do con una fre­cuen­cia ma­yor. Y el úl­ti­mo en arri­bar a nues­tro mer­ca­do es el Mondeo Hí­bri­do, que ade­más es­tre­na el ni­vel de equi­pa­mien­to y ter­mi­na­ción Vig­na­le por pri­me­ra vez en la Ar­gen­ti­na.

El ma­yor nú­me­ro de vehícu­los que com­bi­nan un mo­tor eléc­tri­co con uno de com­bus­tión se ge­ne­ra por el be­ne­fi­cio fis­cal que tie­nen los mo­de­los con es­ta tec­no­lo­gía des­de ha­ce po­co más de dos años. Des­de en­ton­ces, im­por­tar un au­to­mo­tor hí­bri­do obli­ga a pa­gar só­lo un 5% de aran­cel en lu­gar del 35% que le ca­be a cual­quier vehícu­lo que lle­ga de afue­ra y no ha­ya si­do fa­bri­ca­do en Bra­sil o Mé­xi­co (paí­ses con los que hay acuer­do de li­bre co­mer­cio).

El sis­te­ma del Mondeo Hí­bri­do es bá­si­ca­men­te el mis­mo que lle­van otros. Un mo­tor de com­bus­tión (de ci­clo At­kin­son y no ci­clo Ot­to co­mo el de los naf­te­ros con­ven­cio­na­les), un mo­tor eléc­tri­co, un ge­ne­ra­dor y un pa­que­te de ba­te­rías.

El fun­cio­na­mien­to de am­bos mo­to­res se al­ter­na o se com­bi­nan, ya sea pa­ra re­du­cir el con­su­mo de com­bus­ti­ble (prin­ci­pal ob­je­ti­vo de un hí­bri­do) o pa­ra lo­grar una ma­yor ace­le­ra­ción.

Las ba­te­rías que en­vían elec­tri­ci­dad al mo­tor eléc­tri­co no se en­chu­fan pa­ra re­car­gar­se, sino que lo ha­cen por me­dio del ge­ne­ra­dor que se ali­men­ta del pro­pul­sor de com­bus­tión o apro­ve­chan­do la ener­gía ci­né­ti­ca que pro­du­ce una des­ace­le­ra­ción y que nor­mal­men­te se des­per­di­cia.

El sis­te­ma se com­ple­men­ta con una ca­ja au­to­má­ti­ca de va­ria­dor con­tiuo o ti­po CVT. La trac­ción es de­lan­te­ra.

El sis­te­ma del Mondeo Hí­bri­do ofre­ce prin­ci­pal­men­te dos op­cio­nes de con­duc­ción: Nor­mal o Eco. En cual­quie­ra de los dos ca­sos, el au­to se va a em­pe­zar a mo­ver uti­li­zan­do el mo­tor eléc­tri­co, sal­vo que las ba­te­rías no ten­gan la car­ga su­fi­cien­te o que la de­man­da de ace­le­ra­ción sea muy gran­de.

En el mo­do nor­mal, la res­pues­ta del ace­le­ra­dor es in­me­dia­ta y pue­de pro­du­cir un em­pu­je con­tun­den­te, aun­que so­lo has­ta la mi­tad del ran­go de vuel­tas. A par­tir de ahí em­pie­za a per­der ím­pe­tu. De to­dos mo­dos, es una ace­le­ra­ción más so­bra­da pa­ra rea­li­zar un so­bre­pa­so con to­tal se­gu­ri­dad.

Con es­te ti­po de con­duc­ción son cor­tos los mo­men­tos en que el mo­tor eléc­tri­co fun­cio­na so­lo, ya que el sis­te­ma es­tá pre­dis­pues­to más pa­ra res­pon­der rá­pi­do que pa­ra aho­rrar com­bus­ti­ble. De to­dos mo­dos, con­du­cien­do con es­ta op­ción, se pue­de lo­grar un ex­ce­len­te con­su­mo com­bi­na­do de 7,3 L/100 km.

Pe­ro con el mo­do Eco cam­bian com­ple­ta­men­te las sen­sa­cio­nes de

ma­ne­jo. Lo pri­me­ro que se mo­di­fi­ca es la res­pues­ta del sis­te­ma de pro­pul­sión: la pre­sión que se ejer­ce en el ace­le­ra­dor no es pro­por­cio­nal a la can­ti­dad de po­ten­cia y tor­que que se re­ci­be si se lo com­pa­ra con la op­ción Nor­mal. La sen­sa­ción es co­mo que al­go lo es­tá re­te­nien­do. Sin em­bar­go, si se pre­sio­na con de­ci­sión el ace­le­ra­dor, la res­pues­ta vuel­ve a ser enér­gi­ca. Pe­ro si no se man­tie­ne esa in­ten­si­dad, la “tran­qui­li­dad” vuel­ve rá­pi­da­men­te.

En es­te mo­do se usa mu­cho más el mo­tor eléc­tri­co. No hay una op­ción pa­ra man­te­ner so­lo el mo­tor eléc­tri­co el tiem­po que du­re la car­ga que hay en la ba­te­ría, sino que su ac­ti­va­ción se ha­ce de mo­do au­to­má­ti­co y en fun­ción de la de­man­da de ace­le­ra­ción. De to­dos mo­dos, el con­duc­tor pue­de ele­gir des­de el ma­ne­jo cuán­do ha­cer­lo en­trar en ac­ción. Por ejem­plo, una vez es­ta­bi­li­za­da la ve­lo­ci­dad, con qui­tar un po­co de pre­sión so­bre el ace­le­ra­dor, el pro­puls­ro de com­bus­tión se des­co­nec­ta y fun­cio­na­mos so­lo en “eléc­tri­co”. Eso se pue­de ha­cer in­clu­si­ve en­tre los 80 y lo 100 km/h. Pe­ro a esa ve­lo­ci­dad, an­te la más mí­ni­ma de­man­da de ace­le­ra­ción el mo­tor de com­bus­tión arran­ca­rá nue­va­men­te.

Es­to su­ce­de de ma­ne­ra ca­si im­per­cep­ti­ble, por una pe­que­ña vi­bra­ción en el pe­dal de ace­le­ra­dor o por al­gu­nas de las vis­tas que ofre­ce su ta­ble­ro de ins­tru­men­tos. Por el rui­do no es fá­cil ad­ver­tir­lo, ya que el Mondeo Hí­bri­do tie­ne un sis­te de can­ce­la­ción de so­ni­do (des­de sus par­lan­tes se emi­ten unas on­das pa­ra con­tra­rres­tar el rui­do que in­gre­sa al in­te­rior.

Con la op­ción Eco co­nec­ta­da, tam­bién hay una ma­yor re­ten­ción en las fa­ses de des­ace­le­ra­ción y sin to­car el freno. El au­to se fre­na más de lo nor­mal al sol­tar el pie del ace­le­ra­dor (in­clu­si­ve más que cuan­do se de­ja una mar­cha en­gra­na­da en un au­to con ca­ja ma­nual) pa­ra apro­ve­char ese avan­ce y uti­li­zar­lo pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad que van a las ba­te­rías.

Es ne­ce­sa­rio to­mar­le el tiem­po pa­ra saber en qué mo­men­to es con­ve­nien­te de­jar de acel­rar pa­ra ha­cer una de­ten­ción más efi­cien­te al lle­gar a un se­má­fo­ro, por ejem­plo. Pa­ra en­tre­nar es­ta ma­nio­bra, en el ta­ble­ro de ins­tru­men­tos apa­re­ce un in­di­ca­dor de efi­cien­cia de fre­na­do, que lo gra­fi­ca en en por­cen­ta­jes de 0 a 100 %: cuan­to más lar­go es el tiem­po pre­sio­nan­do en el pe­dal de freno en una de­ten­ción to­tal, más elec­tri­ci­dad ha­bre­mos agre­ga­do a la ba­te­ría.

Con to­do es­to más otros in­di­ca­do­res de con­su­mo y com­pa­ra­cio­nes con tra­mos pre­vios de ma­ne­jo, to­da la in­for­ma­ción que re­ci­be el con­duc­tor lo in­du­ce a un ma­ne­jo se­reno y efi­cien­te. De al­gún mo­do desafía a quien es­tá al vo­lan­te a con­su­mir me­nos com­bus­ti­ble que el tra­mo an­te­rior.

Eso va per­fec­to con el con­fort de mar­cha que ofre­ce es­te mo­de­lo, que avan­za sin per­tur­bar­se por ca­lles em­pe­dra­das y sue­los des­pa­re­jos, y que en ru­ta lo apun­ta­la con un aplo­mo sor­pren­den­te.

La lle­ga­da de es­te mo­de­lo tam­bién mar­ca el arri­bo de la lí­nea Vig­na­le, que agre­ga de­ta­lles de dis­tin­ción y ca­li­dad muy bien lo­gra­dos.

En ma­te­ria de se­gu­ri­dad se des­ta­ca la ba­te­ría de sis­te­mas de asis­ten­cia a la con­duc­ción, co­mo el de man­te­ni­mien­to de ca­rril, el con­trol de cru­ce­ro adap­ta­ti­vo o el fre­na­do au­to­má­ti­co de emer­gen­cia. Pe­ro re­sul­ta muy útil el aler­ta de trá­fi­co cru­za­do, que se ac­tu­va al co­nec­tar la mar­cha atrás y que pue­de de­tec­tar (y ha­cer so­nar una alar­ma pa­ra el con­duc­tor) vehícu­los, in­clu­si­ve una bi­ci­cle­ta, que pue­den cru­zar­se de­trás nues­tro has­ta una dis­tan­cia de 14 me­tros.

To­da es­ta tec­no­lo­gía, in­clu­si­ve la hí­bri­da y la ter­mi­na­ción Vig­na­le, lo de­jan co­mo el más ca­ro de la ga­ma, a pe­sar del be­ne­fi­cio fis­cal: su pre­cio­que­da en $ 1.999.000.

Di­fe­ren­cia­ción. Es­te mo­de­lo se dis­tin­ge del res­to en el sec­tor tra­se­ro por el lis­tón cro­ma­do que va de fa­ro a fa­ro y por el em­ble Vig­na­le.

Fren­te. La pa­rri­lla tam­bién lle­va una ter­mi­na­ción es­pe­cí­fi­ca del mo­de­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.