La evo­lu­ción del ser­vi­cio

Des­de con­tar con pis­ci­na o gim­na­sio a con­tar con la aten­ción de un ho­tel cin­co es­tre­llas.

Clarín - Clasificados - - INMUEBLES -

“Ame­ni­ties” es una pa­la­bra que ha­ce vein­te años ca­si no se uti­li­za­ba, pe­ro que hoy la es­cu­cha­mos cuan­do nos ofre­cen a la ven­ta la gran ma­yo­ría de los desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios en pro­pie­dad ho­ri­zon­tal. La pa­la­bra pro­vie­ne de ame­ni­dad-ameno y sig­ni­fi­ca al­go “gra­to, pla­cen­te­ro, de­lei­ta­ble”. Des­de los pri­me­ros ejem­plos que vi­mos na­cer en Ar­gen­ti­na a fi­na­les de los 80, se han ido so­fis­ti­can­do ca­da vez más las for­mas de ofre­cer­les más ser­vi­cios o “ame­ni­ties” a los usua­rios. Ini­cial­men­te se es­ti­la­ba só­lo al­gún ti­po de ce­rra­mien­to pe­ri­me­tral en com­ple­jos de to­rres pa­ra ofre­cer se­gu­ri­dad y lu­ga­res de ex­pan­sión, pe­ro lue­go el mer­ca­do evo­lu­cio­nó ha­cia ser­vi­cios de uso co­mún de los más va­ria­dos, co­mo ser can­chas de te­nis, ca­vas de vino, dri­vings, sau­nas, spas, bu­si­ness cen­ters, sa­lo­nes de usos múl­ti­ples, gyms, etc. Se­gún una en­cues­ta con­jun­ta de Re­por­te In­mo­bi­lia­rio y Re­vis­ta Mer­ca­do en la que se con­sul­tó qué ame­ni­ties ele­gi­rían al mo­men­to de com­prar un in­mue­ble, las res­pues­tas fue­ron más que con­tun­den­tes. El 57,8% eli­ge te­ner pis­ci­na y el 42,2% pre­ten­de un gim­na­sio. Sin du­das son es­tos dos los ame­ni­ties que de­be­ría in­cluir to­do desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio hoy, pe­ro en el día a día se pue­de ver que los em­pren­di­mien­tos in­mo­bi­lia­rios ofre­cen aún mu­cho más, o ca­da vez más. En los úl­ti­mos años los em­pren­de­do­res del sec­tor se han da­do cuen­ta que una de las me­jo­res for­mas de lle­gar a ni­ve­les muy al­tos de ca­li­dad fue la integración de los desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios tra­di­cio­na­les y de ca­li­dad con mar­cas de fuer­te re­co­no­ci­mien­to traí­das so­bre to­do del seg­men­to de la ho­te­le­ría. Es­te mix lla­ma­do “Bran­ded Re­si­den­ces” ha lo­gra­do apor­tar los ele­men­tos que an­tes se po­dían dis­fru­tar en un ho­tel 5 es­tre­llas a una vi­vien­da de uso re­si­den­cial en con­do­mi­nio. Si ob­ser­va­mos al­gu­nos de los ca­sos más pa­ra­dig­má­ti­cos de lo que se ha­cen hoy en el mun­do ba­jo el pa­ra­guas de las “Bran­ded Re­si­den­ces” po­de­mos en­con­trar ele­men­tos lla­ma­ti­vos; por ejem­plo el edi­fi­cio Trump Soho de New York ade­más de los ser­vi­cios tra­di­cio­na­les po­see un acuer­do es­pe­cial con una com­pa­ñía que se en­car­ga de ge­ren­ciar den­tro del edi­fi­cio un guar­da­rro­pas con ai­re pu­ri­fi­ca­do que ase­gu­ra el cui­da­do de las pren­das de ca­li­dad. El ser­vi­cio incluye un en­la­ce en­tre ca­da pren­da y el pro­pie­ta­rio vía in­ter­net ( pass­word- protected Cy­ber Clo­set) que per­mi­te que las pren­das sean en­via­das a cual­quier lu­gar del mun­do en el que se en­cuen­tre de via­je el due­ño del ex­clu­si­vo de­par­ta­men­to. The Ritz Carl­ton Re­si­den­ces otro desa­rro­llo pre­mium ubi­ca­do en Sin­ga­pur ofre­ce los mis­mos ame­ni­ties que los que dis­fru­ta quién se hos­pe­da en un ho­tel Ritz Carl­ton. En­tre las ame­ni­da­des atí­pi­cas ofre­ci­das a sus com­pra­do­res po­de­mos des­ta­car som­me­lier pri­va­do o con­ser­je ex­clu­si­vo pa­ra la aten­ción del pro­pie­ta­rio du­ran­te las 24 hs y has­ta un lla­ma­do “Ma­ni­cu­red maze gar­den”, un ex­qui­si­to la­be­rin­to pa­ra cui­da­dos del cuer­po. Y la lis­ta si­gue, sin du­das pa­sa el tiem­po y los ofre­ci­mien­tos que ha­cen los de­ve­lo­pers son ca­da vez más ex­cén­tri­cos. Es muy pro­ba­ble que el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de Ar­gen­ti­na si­ga es­tas ten­den­cias mun­dia­les y en un fu­tu­ro no tan le­jano po­da­mos com­prar de­par­ta­men­tos con ta­xis aé­reos o que in­clu­yan toi­let­tes pa­ra pe­rros; aun­que se­gu­ra­men­te las en­cues­tas nos van a de­mos­trar que aun­que los usua­rios quie­ran uti­li­zar es­te ti­po de ser­vi­cios pri­vi­le­gia­ran siem­pre que la vi­vien­da cuen­te con una bue­na pis­ci­na y un buen gim­na­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.