El au­to­mó­vil co­mo do­mi­ci­lio pa­ra re­ci­bir pe­di­dos

La mar­ca sue­ca Vol­vo pre­sen­tó un sis­te­ma pa­ra uti­li­zar el vehícu­lo co­mo lu­gar de re­cep­ción pa­ra en­tre­ga de com­pras por in­ter­net.

Clarin - Clasificados - - DEAUTOS.COM -

Las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el mun­do co­nec­ta­do en el que vi­vi­mos hoy son mu­chí­si­mas. Y se va­lo­ran de mo­do es­pe­cial cuan­do nos ofre­ce so­lu­cio­nes y ha­cen más fá­cil nues­tra vi­da. Es por eso que mu­chos fa­bri­can­tes buscan el mo­do de in­vo­lu­crar al au­to des­de dis­tin­tos pun­tos de vis­ta. Vol­vo, por ejem­plo, lo es­tá ha­cien­do des­de los ser­vi­cios, ya que se en­cuen­tra desa­rro­llan­do un sis­te­ma pa­ra que sea el au­to­mó­vil el “do­mi­ci­lio” de re­cep­ción de al­gu­na com­pra rea­li­za­da. ¿ No es aca­so una ta­rea di­fí­cil coor­di­nar la ho­ra de en­tre­ga de un pa­que­te? Ge­ne­ral­men­te coin­ci­de con los ho­ra­rios de tra­ba­jo y es por eso que mu­chas ve­ces se op­ta por re­ci­bir­lo en el do­mi­ci­lio la­bo­ral. Lo ideal se­ría te­ner un lu­gar que siem­pre es­té dis­po­ni­ble pa­ra la re­cep­ción de la en­tre­ga del pa­que­te. La mar­ca sue­ca pien­sa que el au­to es una bue­na op­ción y lo ha­ce de un mo­do sen­ci­llo. Vol­vo en­tre­ga una “lla­ve di­gi­tal” al due­ño del vehícu­lo, quien de­be des­car­gar una apli­ca­ción a su te­lé­fono o ta­blet. Esa mis­ma apli­ca­ción ya la tie­ne el au­to, que ade­más cuen­ta con co­ne­xión a In­ter­net. Una vez rea­li­za­da la com­pra, el re­par­ti­dor re­ci­be un avi­so que el pa­que­te de­be ser en­tre­ga­do en el vehícu­lo y una cla­ve di­gi­tal de se­gu­ri­dad. Lue­go de dar la con­for­mi­dad, el men­sa­je­ro pue­de reas­trear la ubi­ca­ción del au­to, gra­cias a la co­ne­xión a In­ter­net del mis­mo. Una vez lo­ca­li­za­do, el re­par­ti­dor pue­de des­tra­bar las puer­tas pa­ra de­jar el pa­que- te gra­cias a la cla­ve di­gi­tal. La mis­ma se des­tru­ye una vez que se cie­rran y se tra­ban las puer­tas. El due­ño del au­to va re­ci­bien­do cons­tan­te­men­te avi­sos en su te­lé­fono du­ran­te to­do el pro­ce­so de en­tre­ga de la com­pra rea­li­za­da. La tec­no­lo­gía ha si­do pro­ba­da du­ran­te un pro­gra­ma pi­lo­to con 100 per­so­nas, el 86% de los cua­les es­tu­vie­ron de acuer­do con que el ser­vi­cio de en­tre­ga iti­ne­ran­te les aho­rra­ba tiem­po. Se­gún es­ta­dís­ti­cas uti­li­za­das pa­ra apo­yar es­te desa­rro­llo, el 60% de las per­so­nas que com­pran on li­ne tie­ne pro­ble­mas con la en­tre­ga de su pro­duc­to y a pe­sar del au­men­to de es­te ti­po de com­pras, más de la mi­tad de la gen­te no se en­cuen­tra en ca­sa pa­ra re­ci­bir sus pe­di­dos.

Pe­di­do. Una vez con­fir­ma­do el en­vío, el re­par­ti­dor pue­de ras­traer la ubi­ca­ción del vehícu­lo.

En­tre­ga. El men­sa­je­ro pue­de des­tra­bar el au­to usan­do una cla­ve di­gi­tal, que lue­go se des­tru­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.