Pers­pec­ti­vas en­con­tra­das so­bre el fu­tu­ro del sec­tor in­mo­bi­lia­rio

Un es­pe­cia­lis­tas ana­li­za la di­ver­gen­cia de ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ra un año elec­to­ral. Mien­tras tan­to, los in­di­ca­do­res si­guen sien­do ma­los.

Clarín - Clasificados - - INMUEBLES -

En es­te mo­men­to lo que se per­ci­be en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, al igual que en el res­to de los sec­to­res eco­nó­mi­cos, es una gran di­ver­gen­cia de ex­pec­ta­ti­vas en­tre los que pien­san que la re­cu­pe­ra­ción de po­pu­la­ri­dad del go­bierno es sín­to­ma de con­ti­nui­dad de la po­lí­ti­ca ac­tual a fu­tu­ro, y los que apues­tan al cam­bio de ci­clo y se quie­ren an­ti­ci­par com­pran­do ac­ti­vos que re­sul­tan ba­ra­tos en com­pa­ra­ción con sus equi­va­len­tes en la re­gión. Hay transac­cio­nes que cla­ra­men­te de­ri­van de es­ta si­tua­ción: te­rre­nos pre­mium que se es­tán ven­dien­do a pre­cios al­tos, in­ver­so­res de afue­ra que en­tran en la bol­sa y gen­te que se po­si­cio­na pro­cu­ran­do lo­grar una fuer­te ca­pi­ta­li­za­ción en un par de años. Nin­gu­na de las dos pos­tu­ras tie­ne cla­ri­dad res­pec­to del por­ve­nir y por ello, hay quie­nes se apu­ran a sa­lir y quie­nes se jue­gan a en­trar en­ca­ran­do obras que pro­ba­ble­men­te hoy cues­ten me­nos dó­la­res blue que en el fu­tu­ro. Mien­tras tan­to, los in­di­ca­do­res del sec­tor in­mo­bi­lia­rio si­guen sien­do ma­los. Va­rios arro­jan los peo­res re­sul­ta­dos es­ta­dís­ti­cos en mu­cho tiem­po. No así los pre­cios, que se man­tie­nen es­ta­bles pe­ro con un ni­vel ba­jo de transac­cio­nes, sal­vo ex­cep­cio­nes en zo­nas muy ca­li­fi­ca­das. En lo que res­pec­ta es­pe­cí­fi­ca­men­te a nues­tro sec­tor, el go­bierno con­tra­pe­sa alen­tan­do los pla­nes de obra pú­bli­ca, que sos­tie­nen el em­pleo y la ac­ti­vi­dad de la cons­truc­ción, y tam­bién re­for­zan­do el com­bo ce­po- in­fla­ción, que obli­ga a mu­chas em­pre­sas a res­guar­dar sus ex­ce­den­tes en la­dri­llos. Tam­bién man­tie­ne la vi­gen­cia de los Ce­di­nes pa­ra dar­le al seg­men­to in­mo­bi­lia­rio ven­ta­jas que no tie­ne nin­gún otro ám­bi­to de la eco­no­mía. En cual­quier ca­so, lo más preo­cu­pan­te que se­ña­lan los que son pe­si­mis­tas, es lo que pue­da su­ce­der en lo que­da del año en cur­so. En efec­to, pa­ra ellos no só­lo es­ta­rá sig­na­do por el de­ve­nir de la se­gui­di­lla de elec­cio­nes, con la re­trac­ción en las de­ci- sio­nes de in­ver­sión que na­tu­ral­men­te ello con­lle­va­rá, sino tam­bién por el ries­go que per­ci­ben de un po­ten­cial em­peo­ra­mien­to de cier­tas va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas, en la me­di­da que la con­ti­nui­dad a me­diano pla­zo de las po­lí­ti­cas ac­tua­les, ame­na­ce con ha­cer­se más pro­ba­ble. To­do ello agu­di­za el en­tre­cru­za­mien­to de ex­pec­ta­ti­vas de és­tos con los op­ti­mis­tas que se han lan­za­do a in­ver­tir, dan­do es­pa­cio a ope­ra­cio­nes y pa­ses de ma­nos de unos a otros. Ese es el signo del año elec­to­ral que nos to­ca vi­vir y no es la pri­me­ra vez que los ar­gen­ti­nos de­be­mos atra­ve­sar es­te ti­po de con­tex­tos.

Arq. Da­mian Ta­bak­man Rec­tor de la Es­cue­la de Ne­go­cios en Real Es­ta­te www.en­rea­les­ta­te.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.