Pre­sen­te y fu­tu­ro de la si­tua­ción en Men­do­za

Mi­guel As­tor­ga, del Co­le­gio de Co­rre­do­res Pú­bli­cos In­mo­bi­lia­rios de esa pro­vin­cia, da un pa­no­ra­ma.

Clarin - Clasificados - - INMUEBLES - Mi­guel As­tor­ga Pre­si­den­te del Co­le­gio de Co­rre­do­res Pú­bli­cos In­mo­bi­lia­rios de Men­do­za

Pa­ra de­fi­nir al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio en nues­tra pro­vin­cia, es ne­ce­sa­rio de­ter­mi­nar que es­te es muy di­ver­so y he­te­ro­gé­neo, ya que po­see en su geo­gra­fía zo­nas ur­ba­nas, se­mi-ru­ra­les y ru­ra­les y ca­da una de ellas se com­por­ta de for­ma dis­tin­ta. Las zo­nas ur­ba­nas en lo re­la­cio­na­do a la com­pra­ven­ta de in­mue­bles, ya sean usa­dos o a es­tre­nar, se­mues tran­con muy po­ca ofer­ta y muy po­ca de­man­da. En zo­nas se­mi-ru­ra­les y ru­ra­les la com­pra ven­ta es­ta prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­da. Un pá­rra­fo apar­te me­re­ce el mer­ca­do lo­ca­ti­vo, en don­de se evi­den­cia una ab­sor­ción bue­na con des­tino a vi­vien­da fa­mi­liar, mien­tras que pa­ra otros des­ti­nos so­lo exis­ten con­sul­tas. En ge­ne­ral la ofer­ta es­ta sien­do ana­li­za­da por la de­man­da con un cier­to gra­do de mi­nu­cio­si­dad, al ver que los mon­tos so­li­ci­ta­dos es­tán por en­ci­ma de los va­lo­res que es­tán dis­pues­tos a con­va­li­dar. - ¿Có­mo in­flu­yen las elec­cio­nes en las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio? He­mos asis­ti­do re­cien­te­men­te a las PA­SO, y a lo lar­go del 2015 ten­dre­mos elec­cio­nes tan­to de dipu­tados y se­na­do­res, go­ber­na­dor y fi­nal­men­te a pre­si­den­te de la na­ción. An­te es­te pa­no­ra­ma hay dos es­ce­na­rios que po­de­mos ana­li­zar. Uno es el primer im­pac­to que ge­ne­ra en los com­pra­do­res el he­cho de vo­tar, con to­do lo que ello con­lle­va, re­le­gan­do a se­gun­do tér­mino la im­por­tan­cia de la com­pra de un in­mue­ble. En se­gun­do lu­gar el aná­li­sis cua­li­ta­ti­vo del mer­ca­do. En am­bos es­ce­na­rios se es­ta evi­den­cian­do un me­jor hu­mor de los com­pra­do­res y en es­pe­cial de los in­ver­so­res, quie­nes es­tán ex­pec­tan­tes ha­cia un cam­bio de di­rec­ción en la ma­cro re­la­cio­na­do a lo eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro. En lo re­la­cio­na­do a las elec­cio­nes en ge­ne­ral, con­si­de­ro que se va a no­tar ca­da vez más la di­fe­ren­cia en­tre “com­pra­dor” e “in­ver­sor”, ya que el pri­me­ro de­be ajus­tar­se al in­ven­ta­rio exis­ten­te y si pue­de, con­tra ofer­tar; mien­tras que el in­ver­sor va a ver­se be­ne­fi­cia­do por el “stop, see and be­gin”, es de­cir, pa­rar, ver y co­men­zar de nue­vo. Ello im­pli­ca que va a es­pe­rar las opor­tu­ni­da­des que se le pre­sen­ten, to­man­do en cuen­ta que el pro­yec­to del desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio les va a de­man­dar die­ci­ocho (18) me­ses como mí­ni­mo, tiem­po que trans­cu­rre en­tre la com­pra del te­rreno y la fi­na­li­za­ción de la edi­fi­ca­ción, lue­go de lo cual co­men­za­ra la co­mer­cia­li­za­ción. - ¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les cam­bios que se de­be­rían rea­li­zar en el 2016? Son va­rios los fac­to­res que in­flu­yen pa­ra que el Mer­ca­do In­mo­bi­lia­rio se reac­ti­ve. Pro­cu­rar una in­fla­ción de un di­gi­to, in­cen­ti­var el apa­lan­ca­mien­to hi­po­te­ca­rio, crear un mar­co pro­pi­cio pa­ra la cons­truc­ción, prio­ri­zan­do la ac­ti­vi­dad pri­va­da, y lo­grar que las re­glas de “jue­go” sean pre­vi­si­bles y se sos­ten­gan en el tiem­po. Las po­lí­ti­cas de es­ta­do, no so­lo re­quie­ren de es­te pa­no­ra­ma sino tam­bién de una de­ci­sión fir­me y só­li­da por par­te de quie­nes las de­fi­nen. Sin lu­gar a du­da que el plan PRO­CREAR es una so­lu­ción pa­ra quie­nes ne­ce­si­tan de una vi­vien­da, par­cial, pe­ro una so­lu­ción al fin. Son po­cos los que pue­den ac­ce­der al plan, ra­zón por la cual se ha­ce ne­ce­sa­rio ajus­tar las va­ria­bles pa­ra so­lu­cio­nar la fal­ta de vi­vien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.