Si­tua­ción en Bue­nos Ai­res

Opi­nion de Fa­bián Acer­bo, Pre­si­den­te del Con­se­jo del Co­le­gio de Mar­ti­lle­ros y Co­rre­do­res.

Clarin - Clasificados - - INMUEBLES - Fa­bián Acer­bo Pre­si­den­te del Con­se­jo Su­pe­rior del Co­le­gio de Mar­ti­lle­ros y Co­rre­do­res Pú­bli­cos Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res – Ley 10.973

Sa­bi­do es que la si­tua­ción in­mo­bi­lia­ria en la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es muy crí­ti­ca, co­sa que ya he­mos ve­ni­do sos­te­nien­do en di­fe­ren­tes me­dios y en cuan­ta reunión, Con­gre­so, Jor­na­das y en­cuen­tros he­mos or­ga­ni­za­do los di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos en la ac­ti­vi­dad. Ello ve­nía dán­do­se des­de prin­ci­pios de 2012, pe­ro ca­yó es­tre­pi­to­sa­men­te a par­tir de oc­tu­bre de ese año, fun­da­do en el mar­ca­do ale­ja­mien­to en­tre la ofer­ta y de­man­da, por la con­jun­ción de dos fac­to­res con­tun­den­tes que han in­ci­di­do per­ju­di­cial y pro­fun­da­men­te en nues­tra pro­fe­sión: la res­tric­ción de fi­jar va­lo­res en mo­ne­da ex­tran­je­ra y el cre­cien­te pro­ce­so in­fla­cio­na­rio. Am­bas cau­sas han lle­va­do a la pro­fun­di­za­ción de la de­trac­ción in­mo­bi­lia­ria y en­ten­de­mos que a am­plios sec­to­res pro­duc­ti­vos del país tam­bién. Las pró­xi­mas elec­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les ob­via­men­te han crea­do dis­tin­tas ex­pec­ta­ti­vas des­de el pun­to de vis­ta del sec­tor in­mo­bi­lia­rio, por cuan­to hay va­ria­bles que in­ci­den di­rec­ta­men­te en el mer­ca­do y las es­tra­te­gias que va­yan a desa­rro­llar­se, sean unos u otros los ele­gi­dos, van a in­fluir mu­cho, tan­to en lo po­si­ti­vo, como en lo ne­ga­ti­vo. No de­be­mos ol­vi­dar­nos que hay mar­ca­das di­fe­ren­cias en­tre el Co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, con el res­to de la Pro­vin­cia. Y ello lle­va a la ne­ce­si­dad de adop­ción de po­lí­ti­cas y me­di­das pre­ci­sas, de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, por­que hay as­pec­tos que vie­nen des­de mu­chos años y so­mos rea­lis­tas: no pue­den mo­di­fi­car­se de un día pa­ra el otro. Pe­ro otros, sí. Y a esos son a los que den­tro de nues­tro leal sa­ber y en­ten­der de­be guiar­se el ac­cio­nar. Co­no­ci­do es que la si­tua­ción del in­te­rior de la Pro­vin­cia, es­tá muy li­ga­da con el de­ve­nir del mo­vi­mien­to agro­pe­cua­rio de las dis­tin­tas zo­nas. Las di­fe­ren­cias de va­lo­res de pro­duc­ción, ren­ta­bi­li­da­des, in­cre­men­to de los cos­tos y re­ten­cio­nes, que día a día pro­fun­di­za el ago­bio del sec­tor, se tras­la­da a to­das las ac­ti­vi­da­des de las ciu­da­des y ló­gi­ca­men­te, al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Por ello, a nues­tro cri­te­rio y cons­cien­te­men­te con­ven­ci­dos de­be­mos apos­tar a va­rios cam­bios, fun­da­men­tal­men­te al le­van­ta­mien­to de las res­tric­cio­nes cam­bia­rias pa­ra las ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias; la aper­tu­ra de lí­neas de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios am­plios, de ra­zo­na­ble ac­ce­so pa­ra gran par­te de la po­bla­ción en ba­se a la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca en ca­da ca­so; y a la dis­mi­nu­ción drás­ti­ca de la in­fla­ción. Con es­tas me­di­das bá­si­cas, la po­bla­ción en su con­jun­to se va a ver muy be­ne­fi­cia­da. Como re­pre­sen­tan­te de la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria en nues­tro país y de una Ins­ti­tu­ción que cuen­ta con más de 55 años de ex­pe­rien­cia, des­de la san­ción de la Ley Pro­vin­cial que re­gla­men­ta y con­tro­la la pro­fe­sión en la pro­vin­cia. de Bue­nos Ai­res, po­de­mos ase­ve­rar con con­tun­den­cia y fir­me­za, que el im­pul­so, cre­ci­mien­to y ex­pan­sión del pro­gre­so in­mo­bi­lia­rio es una reali­dad que tras­cien­de las ju­ris­dic­cio­nes lo­ca­les na­cio­na­les y ello con­lle­va la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa, de una jus­ta re­gu­la­ción, con la in­ter­ven­ción de las par­tes in­tere­sa­das, por las ven­ta­jas de con­tar con un mar­co nor­ma­ti­vo pre­ci­so, pues ello be­ne­fi­cia a to­dos los ac­to­res que tie­nen in­ter­ven­ción en la co­mer­cia­li­za­ción de los bie­nes in­mue­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.