Ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les pa­ra el nue­vo ci­clo del país

Una vi­si­ta al 1er. con­gre­so de desa­rro­llos e in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias de Mé­xi­co

Clarín - Clasificados - - INFORME ARGENPROP - Por Arq. Da­mian Ta­bak­man

Lo que si­gue nos ser­vi­rá pa­ra per­ci­bir, e in­clu­so ima­gi­nar, cuál po­dría lle­gar a ser la fi­so­no­mía del real es­ta­te lo­cal en un en­torno di­fe­ren­te, qui­zás si­mi­lar, en cier­ta ma­ne­ra, al que allá vi­mos. El con­gre­so con­tó con una fuer­te pre­sen­cia de de­ve­lo­pers e in­ver­so­res me­ji­ca­nos, pe­ro tam­bién del ex­te­rior, ma­yo­ri­ta­ria­men­te de Mia­mi y de Ar­gen­ti­na. Lo más des­ta­ca­ble fue la com­bi­na­ción de un enor­me vo­lu­men de pro­yec­tos, de to­do ti­po, con la pre­sen­cia de dos gran­des ju­ga­do­res: el Es­ta­do y los fon­dos ins­ti­tu­cio­na­les. El pri­me­ro, mo­to­ri­zan­do el cré­di­to hi­po­te­ca­rio de los sec­to­res me­dios y ba­jos, a tra­vés de las famosas “vi­vien­de­ras”, y el se­gun­do an­cla­do en los fon­dos de pen­sión Afo­res, que allá son enor­mes y des­ti­nan par­te de sus re­cur­sos al sec­tor de bie­nes raí­ces. Ha­ce unos 4 años se crea­ron las lla­ma­das Fi­bras, que son si­mi­la­res a los Reits ame­ri­ca­nos (esen­cial­men­te fi­dei­co­mi­sos in­mo­bi­lia­rios con ofer­ta pú­bli­ca), y se han con­ver­ti­do ya en un im­por­tan­tí­si­mo pla­yer sec­to­rial que le im­pri­me una di­ná­mi­ca muy es­pe­cial a los ne­go­cios da­do que bus­can ren­tas es­ta­bles y a largo pla­zo. En ge­ne­ral se orien­tan a pro­yec­tos co­mer­cia­les (ofi­ci­nas, shop­pings, lo­gís­ti­ca, ho­te­le­ría), pe­ro es­tán tam­bién in­cur­sio­nan­do en la vi­vien­da pa­ra ren­ta, que es un for­ma­to que vie­ne cre­cien­do a pa­sos agi­gan­ta­dos en to­do el mun­do. En efec­to, la de­man­da re­si­den­cial de los lla­ma­dos “mi­lle­nials” (jó­ve­nes) y tam­bién de los “empty nes­ters” (adul­tos ma­yo­res con ni­do va­cío), se orien­ta ca­da vez más a al­qui­lar, en vez de com­prar, uni­da­des de vi­vien­da pe­que­ñas en edi­fi­cios con ame­ni­ties en los gran­des cen­tros ur­ba­nos. Lo cier­to es que lle­gar a ad­qui­rir una ca­sa, hoy día, les re­sul­ta ca­si inac­ce­si­ble a los me­no­res de 30 (pa­ra los más gran­des sim­ple­men­te no les ha­ce sen­ti­do) y ade­más pre­fie­ren la li­ber­tad que les ge­ne­ra no es­tar ata­dos a una pro­pie­dad. Los de­ve­lo­pers en­cuen­tran en es­ta de­man­da un ni­cho de ne­go­cios que es­tá im­po­nién­do­se a ni­vel glo­bal, y esa es una de las no­ve­da­des que vi­mos en el con­gre­so de Mé­xi­co. Son pro­yec­tos que en ese mer­ca­do, y en el mun­do desa­rro­lla­do, pue­den fon­dear­se con in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les, in­clu­so se le pue­de su­mar en­deu­da­mien­to a ta­sas ba­jas, y lue­go se pue­den ven­der con bue­na ga­nan­cia de ca­pi­tal una vez que el flu­jo de in­gre­sos por al­qui­le­res se en­cuen­tra es­ta­bi­li­za­do. La vi­si­ta al even­to des­de Ar­gen­ti­na nos re­sul­tó muy alec­cio­na­do­ra, es­pe­cial­men­te pa­ra ver me­jo­res prác­ti­cas, pro­yec­tos com­ple­jos y so­fis­ti­ca­dos que aquí no se en­cuen­tran. Jorge Pé­rez, de Re­la­ted Group, uno de los prin­ci­pa­les de­ve­lo­pers del mun­do en la ac­tua­li­dad, apro­ve­chó el con­gre­so pa­ra anun­ciar el lan­za­mien­to de pro­yec­tos en va­rias ciu­da­des de La­ti­noa­mé­ri­ca (Mé­xi­co DF, Bo­go­tá, Río de Ja­nei­ro), y dio la pri­mi­cia que des­em­bar­ca­rá tam­bién en Bue­nos Ai­res con el go­bierno en­tran­te. Es­to se su­ma a la re­cien­te transac­ción del gru­po ho­te­le­ro Fen con So­ros, quie­nes jun­tos pro­cu­ra­rán ca­pi­ta­li­zar el nue­vo ci­clo del país que de­be­ría ser muy be­ne­fi­cio­so pa­ra el sec­tor tu­rís­ti­co. Lo real­men­te no­ta­ble es ver có­mo se trans­for­ma un mer­ca­do cuan­do apa­re­cen los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les, tan im­por­tan­tes hoy en día en Mé­xi­co. Ello cam­bia el per­fil de los ne­go­cios, la ma­ne­ra de eva­luar­los y fon­dear­los, y so­bre to­do, el ta­ma­ño del mer­ca­do y de los em­pren­di­mien­tos. Los desa­rro­lla­do­res ar­gen­ti­nos su­fren día a día el desafío de or­ga­ni­zar el fi­nan­cia­mien­to de sus ne­go­cios, que se ha­ce ar­te­sa­nal­men­te, pre­ven­dien­do uni­da­des en pozo una por una. En la Ar­gen­ti­na que vie­ne, an­sia­mos que lo que su­ce­de en otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca pue­da lle­gar­nos tam­bién por­que, si así fue­ra, co­mo he­mos vis­to en Mé­xi­co (don­de no to­do es co­lor de ro­sa), al­gu­nas co­sas se po­drán ha­cer me­jor: allí hay hi­po­te­cas pa­ra to­dos a ta­sas ac­ce­si­bles, y hay in­ver­so­res de largo pla­zo pa­ra bue­nos pro­yec­tos de ren­ta. La con­se­cuen­cia na­tu­ral de am­bas co­sas es que per­mi­te, sim­ple­men­te, edi­fi­car un me­jor há­bi­tat pa­ra la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.