Téc­ni­ca y pre­ci­sión al ser­vi­cio de la emo­ción

Clarín - Clasificados - - PRUEBA DE MANEJO -

Su trom­pa aso­ma por una de las co­lum­nas del es­ta­cio­na­mien­to. Y lla­ma­ría la aten­ción aun­que no es­tu­vie­ra pin­ta­do de anaran­ja­do.

Su na­riz ba­ja, afi­la­da y con esas to­mas de ai­re que tam­bién in­clu­yen los fa­ros de­lan­te­ros lo hacen in­con­fun­di­ble. Esos ojo con som­bra son del McLa­ren 720S, uno de los de­por­ti­vos más es­pec­ta­cu­la­res del pla­ne­ta aguar­da con to­da su fu­ria anes­te­sia­da pa­ra sa­lir al as­fal­to.

Pa­rar­se jun­to a es­ta “na­ve” im­pre­sio­na aun­que es­té en el ter­cer ni­vel del es­ta­cio­na­mien­to del ae­ro­puer­to de Heath­trow, cer­ca de Londres. Su al­tu­ra me­nor a 1,2 me­tros, con­tra­ria a la de un gi­gan­te, in­ti­mi­da.

No hay ma­ne­ra de evi­tar dar una vuel­ta a su al­re­de­dor. O dos. Adam, que tra­ba­ja pa­ra McLa­ren y que es­pe­ra que es­te en­via­do de fir­me el co­mo­da­to pa­ra po­der cir­cu­lar con el au­to, en­tien­de que ya va­ya por la ter­ce­ra vuel­ta que le doy al au­to. Y que me aga­che o me es­ti­re en pun­tas de pie pa­ra lo­grar dis­tin­tos án­gu­los de vi­sión. O en cu­cli­llas y ce­rran­do un ojo pa­ra tra­tar de in­ter­pre­tar to­dos los ca­na­les ae­ro­di­ná­mi­cos que se de­jan ver por fue­ra.

Es­ta cu­pé for­ma par­te de los Su­per Se­ries de la mar­ca bri­tá­ni­ca. Que tra­du­ci­do en crio­llo se­ría al­go así co­mo re­dun­dar en la de­por­ti­vi­dad. Es lo más ex­tre­mo que hacen en Wo­king des­pués de sus se­ries sú­per es­pe­cia­les (Ul­ti­ma­te Se­ries), co­mo el McLa­ren Sen­na que di­se­ñó el tu­cu­mano Es­te­ban Pa­laz­zo.

Y aun­que no tie­ne la tra­yec­to­ria ni la mís­ti­ca de sus ri­va­les ita­lia­nos de Fe­rra­ri o Lam­borg­hi­ni (en ese or­den), McLa­ren apues­ta por la téc­ni­ca y la pre­ci­sión de sus au­tos. A pe­sar de su cor­ta vi­da co­mo fa­bri­can­te de vehícu­los de ca­lle (ape­nas 30 años, que in­clu­yó una inac­ti­vi­dad en­tre 1994 y 2010), ce­rró 2018 con más de 4.800 uni­da­des ven­di­das en to­do el mun­do, ape­nas 700 por de­ba­jo de Lam­borg­hi­ni y sin un SUV en su ga­ma.

An­tes de po­ner­lo en mar­cha in­ten­to con­tem­plar el in­te­rior pa­ra tra­tar de fa­mi­lia­ri­zar­me. No pue­do, la an­sie­dad me ga­na. Tra­to de re­pa­sar men­tal­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas del 720S an­tes de encender el mo­tor pe­ro la ten­ta­ción de pre­sio­nar el bo­tón ro­jo de start es de­ma­sia­do gran­de... Y en un ins­tan­te, un con­cier­to pa­ra trom­bo­nes co­mien­za a so­nar.

La po­ten­cia de su V8 bi­tur­bo de 4.0 li­tros le dan el nom­bre a es­te mo­de­lo: son 720 ca­ba­llos de fuer­za que sa­len des­de el cen­tro del vehícu­lo, so­bre la es­pal­da de los ocu­pan­tes, y que se trans­mi­ten al eje tra­se­ro en so­cie­dad con una ca­ja au­to­má­ti­ca de do­ble em­bra­gue y 7 mar­chas.

Pa­re­ce sua­ve y dó­cil cir­cu­lan­do des­pa­cio, aún cuan­do el ron­qui­do de su mo­tor de a en­ten­der lo con­tra­rio. Pe­ro cla­ro, es­toy cir­cu­lan­do en la op­ción Com­fort, en la que to­da la in­ge­nie­ría del vehícu­lo per­ma­ne­ce en un es­ta­do de apa­ren­te som­no­len­cia.

El cam­bio de mar­chas se pro­du­ce de ma­ne­ra sua­ve pe­ro la di­rec­ción es me­nos li­via­na que las ac­tua­les, in­clu­si­ve que la de otros de­por­ti­vos. McLa­ren si­gue op­tan­do una asis­ten­cia electro-hi­dráu­li­ca en lu­gar de una com­ple­ta­men­te eléc­tri­ca.

Con el mo­do Sport se sien­te rá­pi­do el cam­bio. El ace­le­ra­dor se vuel­ve más sen­si­ble, la sus­pen­sión al­go más fir­me, la di­rec­ción un po­co más du­ra y el pa­so de mar­chas de la ca­ja de cam­bios es bas­tan­te más no­to­rio.

La sen­sa­ción de ir sen­ta­do a mi­lí­me­tros del pi­so, con la ron­ca me­lo­día del mo­tor em­pu­jan­do des­de nues­tra es­pal­da, en don­de los cam­bios de ca­rril en la au­to­pis­ta pa­re­ce ha­cer­se so­bre rie­les y en un pes­ta­ñeo, y con una reac­ción sor­pren­den­te, sin im­por­tar qué cam­bio es­tá en­gra­na­do, es sim­ple­men­te fas­ci­nan­te.

Sal­go de la au­to­pis­ta y me en­cuen­tro en un ca­mino as­fal­ta­do com­ple­ta­men­te de­sier­to y plano. En don­de no se ve na­da ni a na­die pa­ra don­de se mi­re. Era el mo­men­to de pro­bar la ace­le­ra­ción. Pre­siono el bo­tón Launch, que uti­li­za la elec­tró­ni­ca pa­ra ace­le­rar de la ma­ne­ra más rá­pi­da y efi­cien­te­men­te po­si­ble. Co­mien­zo a ace­le­rar pa­ra que el mo­tor ga­ne en vuel­tas (el sis­te­ma lo man­tie­ne ape­nas por en­ci­ma de las 3.000 rpm) mien­tras que el pie iz­quier­do pre­siono el freno... has­ta que lo suel­to. El au­to no re­co­rrió más de 20 me­tros has­ta que de­jé de ace­le­rar. La ve­lo­ci­dad con la que sa­lió des­pe­di­do es­te bó­li­do fue tal que me ge­ne­ró un vér­ti­go que no lo es­pe­ra­ba. Me men­ta­li­cé. To­mé fir­me­men­te el vo­lan­te. Re­pe­tí la ope­ra­ción y aho­ra sí, a dis­fru­tar.

Los nú­me­ros ofi­cia­les son con­tun­den­tes. Es­te McLa­ren ne­ce­si­ta 2,9 se­gun­dos pa­ra ir de 0 a 100 km/h, 7,8 pa­ra ir de 0 a 200 km/h y 21,4 pa­ra ir de 0 a 300 km/h. La ve­lo­ci­dad má­xi­ma es­tá de­cla­ra en 314 km/h que no hu­bo nin­gu­na ne­ce­si­dad de com­pro­bar.

La ru­ta ha­cia el cir­cui­to de Good­wood, ha­cia el sur, fue la ele­gi­da pa­ra la se­gun­da eta­pa. Un tra­mo cor­to de au­to­pis­ta y lue­go ru­ta, que por tra­mos mos­tra­ba cier­ta fal­ta de man­te­ni­mien­to. No re­sul­tó un im­pe­di­men­to pa­ra via­jar to­do el tiem­po en el mo­do Track, el más de­por­ti­vo.

Fue in­tere­san­te com­pro­bar que esa con­fi­gu­ra­ción no lo con­vier­te ex­clu­si­va­men­te en un au­to más fir­me, sino que tam­bién se adap­ta al te­rreno que pisa pa­ra que la ca­pa­ci­dad de trac­ción sea lo más efi­cien­te po­si­ble.

El re­co­rri­do in­clu­yó mu­chas cur­vas y con­tra­cur­vas, va­rias con subidas y ba­ja­das an­tes, du­ran­te o al fi­nal. Y el McLa­ren 720S lo hi­zo to­do co­mo si se tra­ta­se del ca­rri­to de una mon­ta­ña ru­sa, con una ca­pa­ci­dad de fre­na­do que pa­re­ce un gol­pe en el pe­cho.

So­lo des­co­nec­ta­do el con­trol de es­ta­bi­li­dad se com­pren­de el mo­nu­men­tal tra­ba­jo que han lo­gra­do los in­ge­nie­ros de Wo­king pa­ra que es­te au­to va­ya co­mo va. Un pe­que­ño gi­ro de la di­rec­ción o un gol­pe en el freno y el au­to obe­de­ce al pie de la le­tra. Eso sí, al ace­le­ra­dor hay que do­si­fi­car­lo más. A cual­quier ex­ce­so le pa­sa fac­tu­ra. No per­do­na.

Por el mo­men­to, McLa­ren no tie­ne pre­vis­to des­em­bar­car en nues­tro país (ven­de en Chi­le y en Bra­sil en la re­gión). De lo que no hay du­das es que la mar­ca per­te­ne­ce a la más al­ta cas­ta de cons­truc­to­res de au­tos de­por­ti­vos. Y el 720S es un gran ejem­plar pa­ra com­pro­bar­lo.w

Ace­le­ra de 0 a 100 en 2,9 se­gun­dos y su di­ná­mi­ca es pro­pia de uno de los me­jo­res cons­truc­to­res de de­por­ti­vos del mun­do.

En In­gla­te­rra. Cues­ta 218 mil li­bras, 30 mil me­nos que mo­de­los de si­miar po­ten­cia de Fe­rra­ri o Lam­borg­hi­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.