La cien­cia en los es­pa­cios la­bo­ra­les

Clarín - Clasificados - - TENDENCIA -

NEUROARQUITECTURA Una es­pe­cia­lis­ta en mer­ca­do cor­po­ra­ti­vo ex­pli­ca qué apor­tan los es­tu­dios cien­tí­fi­cos en el di­se­ño de ofi­ci­nas.

Ma­ria­na Stan­ge es una bro­ker con vas­ta ex­pe­rien­cia en el mer­ca­do, es­pe­cial­men­te el cor­po­ra­ti­vo. Su tra­ba­jo con­sis­te en ase­so­rar a em­pre­sas que ne­ce­si­tan mu­dar­se y, del otro la­do del mos­tra­dor, ofre­cer in­mue­bles que es­tén a la al­tu­ra de las ne­ce­si­da­des de la de­man­da. En cual­quier ca­so, pa­ra op­ti­mi­zar su fun­ción man­tie­ne una es­cu­cha ac­ti­va de las par­tes. A es­ta in­for­ma­ción su­ma otra me­nos tra­di­cio­nal en es­te seg­men­to co­mo son las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas, aun­que es igual de efec­ti­va.

En es­te cru­ce de sa­be­res se des­ta­ca el con­cep­to de neuroarquitectura, el re­sul­ta­do del “diá­lo­go en­tre la neu­ro­cien­cia y la psi­co­lo­gía am­bien­tal”, co­mo sin­te­ti­za Stan­ge. “Es­te neo­lo­gis­mo es­tu­dia la ac­ti­va­ción y reac­ción del ce­re­bro fren­te a de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­los, es de­cir, el im­pac­to en el ser hu­mano, se­gún su re­la­ción con de­ter­mi­na­dos am­bien­tes y es­pa­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos, más allá de la es­té­ti­ca y el con­fort”.

Stan­ge ase­gu­ra que los es­tu­dios in­di­can que hay es­pa­cios que ge­ne­ran bie­nes­tar, mien­tras que otros ge­ne­ran an­gus­tia. Por lo tan­to, su aná­li­sis es una­bue­na he­rra­mien­ta pa­ra aque­llos di­rec­ti­vos y lí­de­res que que quie­ran po­ten­ciar no só­lo el ren­di­mien­to de sus equi­pos sino re­te­ner los ta­len­tos otor­gán­do­les am­bien­tes sus­ten­ta­bles, agra­da­bles y sa­lu­da­bles pa­ra tra­ba­jar.

“Cuan­do ase­so­ra­mos em­pre­sas en su bús­que­da de es­pa­cios, nos to­pa­mos no só­lo con pre­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les sino tam­bién con creen­cias per­so­na­les y de co­mu­ni­dad o cul­tu­ra­les. Un ba­rrio, una fa­cha­da, el co­lor del pi­so de ac­ce­so a una ofi­ci­na, son al­gu­nos de los fac­to­res que des­pier­tan en nues­tros clien­tes emo­cio­nes. Al­gu­nas pue­den ser po­si­ti­vas, otras ne­ga­ti­vas”, sos­tie­ne la es­pe­cia­lis­ta. Y acla­ra: “El ser hu­mano bus­ca­rá siem­pre man­te­ner­se es­ta­ble. Lla­ma­mos a es­te com­por­ta­mien­to “ho­meos­ta­sis”y que re­mi­te a la ca­pa­ci­dad del or­ga­nis­mo de mo­vi­li­zar sus di­fe­ren­tes sis­te­mas con el fin de man­te­ner­se es­ta­ble fren­te a cam­bios am­bien­ta­les o men­ta­les”. Es­to sig­ni­fi­ca que an­te es­tí­mu­los que ge­ne­ran emo­cio­nes ne­ga­ti­vas co­mo stress, es­ta­do de aler­ta o ex­ci­ta­bi­li­dad, el ser hu­mano plan­tea es­tra­te­gias cog­ni­ti­vas pa­ra so­bre­po­ner­se. Stan­ge da un ejem­plo: “An­te un en­torno ame­na­zan­te tra­ta­rá de ser ra­cio­nal pa­ra con­ven­cer­se de que to­do es­tá bien, que no co­rre pe­li­gro. Sin em­bar­go su emo­cio­na­li­dad reac­cio­na en sen­ti­do in­ver­so. En­ten­der­la y ges­tio­nar­la nos per­mi­ti­rá co­mo ase­so­res (ar­qui­tec­tos, di­se­ña­do­res, in­mo­bi­lia­rios) brin­dar un ser­vi­cio di­fe­ren­cia­dor”.

La neuroarquitectura res­pon­de a pre­gun­tas co­mo: ¿Es ne­ce­sa­ria la pri­va­ci­dad en el lu­gar de tra­ba­jo? ¿Có­mo in­flu­ye la luz en el ren­di­mien­to? ¿La al­tu­ra de los te­chos en una ofi­ci­na in­flu­yen en la crea­ti­vi­dad? Dis­tin­tos lay outs ¿con­tri­bu­yen en la si­ner­gia en­tre los equi­pos, o son ino­cuos?

Stan­ge afir­ma que al­gu­nos es­tu­dios com­pro­ba­dos des­de lo em­pí­ri­co de­mues­tran que “Los di­se­ños en pun­tas y an­gu­lo­sos ge­ne­ran stress; los te­chos al­tos es­ti­mu­lan la crea­ti­vi­dad; los es­pa­cios rec­tan­gu­la­res dis­mi­nu­yen la sen­sa­ción de en­cie­rro o ma­si­fi­ca­ción fren­te a di­se­ños cua­dra­dos de plan­ta; las ven­ta­nas ayu­dan a des­can­sar a la men­te, que lue­go de des­víos de cor­to lap­so vuel­ve a con­cen­trar­se con me­jo­res re­sul­ta­dos en el tra­ba­jo. Otras cues­tio­nes ve­ri­fi­ca­das por la cien­cia es que así có­mo la luz fa­vo­re­ce la re­cu­pe­ra­ción de pa­cien­tes in­ter­na­dos, tam­bién fa­ci­li­ta el apren­di­za­je en alum­nos y au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad en equi­pos de tra­ba­jo. En tan­to, los co­lo­res cla­ros des­can­san mien­tras que los os­cu­ros ba­jan el ni­vel de co­mu­ni­ca­ción en­tre com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo; los lay outs abier­tos fa­ci­li­tan la si­ner­gia y la co­la­bo­ra­ción, pues in­cen­ti­va el en­cuen­tro de mi­ra­das y cru­ces cor­po­ra­les; los es­pa­cios de tra­ba­jo per­so­na­li­za­dos por sus ocu­pan­tes ge­ne­ra em­plea­dos más crea­ti­vos y fo­ca­li­za­dos que aque­llos que tra­ba­jan en es­pa­cios aus­te­ros o neu­tros. Por úl­ti­mo, in­cor­po­rar plan­tas ge­ne­ra con­fort y emo­cio­nes agra­da­bles”.

Des­can­sar, ac­ti­var otros sec­to­res de nues­tro ce­re­bro co­mo el mo­tor o el au­di­ti­vo fun­cio­nan co­mo apor­tes de ener­gía que re­dun­dan en un tra­ba­jo efi­cien­te. “Es por ello que en las ofi­ci­nas se es­tán in­cor­po­ran­do sies­ta­rios, sec­to­res don­de el staff se tur­na pa­ra des­can­sar. Otro re­cur­so es sa­lir a ca­mi­nar 30 mi­nu­tos, ideal­men­te en lu­ga­res ver­des. Sin ce­lu­lar, abrién­do­nos a la per­cep­ción. La po­si­bi­li­dad de co­nec­tar con el cor­tex au­di­ti­vo des­can­sa nues­tro cor­te pre­fron­tal (el que usamos pa­ra pen­sar, ra­cio­na­li­zar, pla­ni­fi­car, or­ga­ni­zar). Por tal mo­ti­vo, al­gu­nas em­pre­sas es­tán in­cor­po­ran­do sa­las de au­dio, don­de sus em­plea­dos pue­den ele­gir una can­ción de su agra­do y de­jar­se lle­var por el rit­mo, por ejem­plo”, ex­pli­ca Stan­ge. Y agre­ga otra ven­ta­ja: “El po­der ele­gir se­gún su pre­fe­ren­cia tie­ne el be­ne­fi­cio ex­tra de ge­ne­rar do­pa­mi­na, una hor­mo­na que per­mi­te una me­jor fo­ca­li­za­ción e in­te­rés al re­to­mar el tra­ba­jo, ade­más de op­ti­mi­zar la ges­tión de las pro­pias dis­trac­cio­nes”.

Son va­rios los es­tu­dios que ase­gu­ran que de las 8 ho­ras de jor­na­da la­bo­ral, en pro­me­dio 2 se “pier­den” en dis­trac­cio­nes. “El open spa­ce tie­ne la ven­ta­ja de fa­ci­li­tar la si­ner­gia, pe­ro es una ame­na­za a la con­cen­tra­ción. Por tan­to ge­ne­rar es­pa­cios si­len­cio­sos y agra­da­bles per­mi­ti­rán ar­ti­cu­lar tra­ba­jo en equi­po con en­fo­que in­di­vi­dual”, re­su­me la ex­per­ta.

Es­to ex­pli­ca la apa­ri­ción de la cer­ti­fi­ca­ción WELL, que exi­ge un ma­yor bie­nes­tar pa­ra los ocu­pan­tes de una ofi­ci­na de acuer­do a 7 ca­te­go­rías: ai­re, agua, nu­tri­ción, ilu­mi­na­ción, fit­ness y men­te.

“Ha­ce una dé­ca­da na­cía el ‘Ho­me Of­fi­ce’ que im­pul­sa­ba el tra­ba­jo en la ca­sa co­mo en la ofi­ci­na. Hoy es­ta­mos an­te el “HOFFICE” que es tra­ba­jar en la ofi­ci­na co­mo en ca­sa. A la ho­ra de di­se­ñar de­be­mos su­mar una nue­va ca­pa evo­lu­ti­va: el es­tu­dio de las emo­cio­nes y pre­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas que ge­ne­ra­re­mos, pa­ra lo­grar, a su vez, equi­pos que tra­ba­ja­rán con más ener­gía y crea­ti­vi­dad”, con­clu­ye Stan­ge.

Fu­tu­ro. El Hoffice re­pre­sen­ta el es­pa­cio de tra­ba­jo tan con­for­ta­ble co­mo el ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.