En­tre pi­nos, una vi­vien­da lu­mi­no­sa

Clarín - Clasificados - - CASAS -

En el country Cos­ta Es­me­ral­da, Lu­ciano Kruk pro­yec­tó un atípico vo­lu­men de hor­mi­gón y vi­drio.

Res­pe­tar el bos­que de pi­nos exis­ten­te en el te­rreno pa­ra que ro­dea­ra la casa fue una de las pre­mi­sas del ar­qui­tec­to Lu­ciano Kruk al cons­truir es­ta casa de 180 m2. La vi­vien­da es­tá en el country Cos­ta Es­me­ral­da, un com­ple­jo con 3.200 me­tros de cos­ta ubi­ca­do en el Par­ti­do de la Cos­ta, a 11 ki­ló­me­tros de Pi­na­mar.

El pe­di­do de los clien­tes, un ma­tri­mo­nio de me­dia­na edad, fue que la vi­vien­da fue­ra de des­can­so, pa­ra dis­fru­tar du­ran­te fi­nes de se­ma­na o en va­ca­cio­nes. “De­bía cum­plir un es­que­ma tí­pi­co: un dor­mi­to­rio prin­ci­pal más otro dos dor­mi­to­rios se­cun­da­rios, un área de uso so­cial y una pis­ci­na”, cuen­ta Lu­ciano Kruk y agre­ga que “que­rían que, re­fu­gia­da por el bos­que, tu­vie­se un es­pí­ri­tu de mí­ni­mo im­pac­to res­pec­to de su en­torno”.

En­vuel­ta por el bos­que de pi­nos, la casa se fun­de en la at­mós­fe­ra na­tu­ral del pai­sa­je, lo cual le otor­ga ma­yor pri­va­ci­dad. So­bre una gran ba­se de hor­mi­gón con una es­ca­le­ra de ac­ce­so, si­mu­la flo­tar co­mo una ca­ja ma­ci­za. Apo­ya­da en es­te vo­lu­men es­truc­tu­ral (que alberga, ade­más del ac­ce­so, lo­ca­les de ser­vi­cio y sa­la de má­qui­nas) la casa se ins­ta­ló en la par­te más al­ta del lo­te, que tie­ne 1.000 me­tros cua­dra­dos.

Otro de los pe­di­dos de los due­ños fue que la vi­vien­da tu­vie­ra ba­jos cos­tos de man­te­ni­mien­to y en fun­ción de es­to Kruk eli­gió hor­mi­gón a la vis­ta y vi­drio. Pa­ra los ce­rra­mien­tos ex­te­rio­res, en tan­to, op­tó por alu­mi­nio anodi­za­do co­lor bron­ce os­cu­ro con el ob­je­ti­vo de in­vi­si­bi­li­zar las car­pin­te­rías y des­ta­car el con­tras­te de la su­per­fi­cie vi­dria­da con el hor­mi­gón.

La casa es­tá dis­tri­bui­da en dos pi­sos. En el pri­me­ro -ele­va­do dos me­tros del te­rreno- se dis­pu­sie­ron las ac­ti­vi­da­des co­mu­nes: li­ving co­me­dor, co­ci­na y toi­let­te.

En el se­gun­do, en tan­to, se ubi­ca­ron tres dor­mi­to­rios, el prin­ci­pal en sui­te y otros dos que comparte un ba­ño. Las pa­re­des in­te­rio­res tam­bién es­tán tra­ba­ja­das con hor­mi­gón a la vis­ta.

Pa­ra apro­ve­char la ilu­mi­na­ción na­tu­ral se pro­pu­so je­rar­qui­zar el es­pa­cio de la es­ca­le­ra me­dian­te una lu­car­na, ubi­ca­da en la azo­tea. En tan­to el fren­te de la casa, que re­ci­be el sol del la­do nor­te, se pro­te­gió me­dian­te las lo­sas que, a mo­do de ale­ros, so­bre­vue­lan am­bas plan­tas.

La pi­le­ta de na­ta­ción se pro­yec­tó des­pe­ga­da del sue­lo, co­mo un ele­men­to ele­va­do de es­truc­tu­ra in­de­pen­dien­te, que se co­nec­ta con el área so­cial me­dian­te un es­pa­cio se­mi­cu­bier­to. Ade­más, con el ob­je­ti­vo de no in­ter­fe­rir la con­ti­nui­dad vi­sual de la casa con el verde, se im­plan­tó de mo­do per­pen­di­cu­lar al vo­lu­men cons­trui­do.

El hor­mi­gón a la vis­ta es uno de los ma­te­ria­les pre­fe­ri­dos de Kruk. Con 40 ca­sas en coun­tries co­mo San Ma­tías, Ha­ras San­ta Ma­ría, Oli­vos Golf y Ma­pu­che, en­tre otros. “La aus­te­ri­dad y ho­nes­ti­dad de es­te ma­te­rial ga­ran­ti­zan su per­du­ra­bil­dad, es de­cir, per­mi­te re­du­cir al má­xi­mo po­si­ble los pro­ble­mas tí­pi­cos de man­te­ni­mien­to que se pro­du­ce en las cons­truc­cio­nes”, ase­gu­ra.

El ar­qui­tec­to bus­có que la Casa en los Ár­bo­les se fun­die­ra con el bos­que pa­ra go­zar de sus aro­mas, tex­tu­ras y vi­sua­les pro­pias de un am­bien­te na­tu­ral, po­ten­te y que es, a la vez, un bál­sa­mo pa­ra los sen­ti­dos.

So­bree­le­va­das. Tan­to la casa co­mo la pi­le­ta se apo­yan en ba­ses que las se­pa­ran del te­rreno.

Es­tra­te­gia. El dor­mi­to­rio, con una ven­ta­na a la al­tu­ra de las al­moha­das.

Pis­ci­na. Se co­nec­ta con el área so­cial a tra­vés de un se­mi­cu­bier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.