Más pin­ta y ma­yor efi­cien­cia

Clarín - Clasificados - - PRUEBA DE MANEJO -

Ga­na en es­ti­lo y me­cá­ni­ca, con una ca­ja au­to­má­ti­ca de 8 ve­lo­ci­da­des.

Du­ran­te la dé­ca­da del 90 lle­gó a nues­tro país una mar­ca que has­ta ese mo­men­to era des­co­no­ci­da pa­ra la ma­yo­ría de los usua­rios: KIA. Pe­ro era fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble por dos mo­de­los en par­ti­cu­lar: uno era un mi­ni­bus y el otro un vehícu­lo 4x4. Ese SUV, al que to­da­vía no se lo de­no­mi­na­ba de ese mo­do, era el Spor­ta­ge y se lo dis­tin­guía del res­to por unas co­lo­ri­das cal­cos que ador­na­ban su ca­rro­ce­ría.

Aquel vehícu­lo era re­la­ti­va­men­te ac­ce­si­ble si se lo com­pa­ra­ba con la po­ca ofer­ta de 4x4 que ha­bía por aque­llos años, pe­ro tam­bién mos­tra­ba des­ven­ta­jas an­te sus ri­va­les en cues­tio­nes de ca­li­dad y de mo­to­ri­za­ción.

Más de dos dé­ca­das des­pués, el Spor­ta­ge lle­ga a nues­tro mer­ca­do con su úl­ti­mo re­di­se­ño y ca­si sin pun­to de com­pa­ra­ción res­pec­to de aquel vehícu­lo “no­ven­to­so” que de al­gún mo­do era la car­ta de pre­sen­ta­ción de la mar­ca sur­co­rea­na en nues­tro mer­ca­do.

Es bueno acla­rar que no se tra­ta de un mo­de­lo com­ple­ta­men­te nuevo, sino que es una ac­tua­li­za­ción de la cuar­ta ge­ne­ra­ción de es­te SUV. Los cam­bios son tan­to es­té­ti­cos co­mo me­cá­ni­cos.

La ver­sión que pro­bó fue la GT Line, la más equi­pa­da de to­da la ga­ma. Si se lo com­pa­ra con el mo­de­lo que se ven­día has­ta el año pa­sa­do, las di­fe­ren­cias vi­sua­les no son tan gran­des. El tra­ba­jo he­cho en es­te re­no­va­do Spor­ta­ge es­tu­vo prin­ci­pal­men­te en­fo­ca­do en ele­var la fi­gu­ra atrac­ti­va que ya ofre­cía. Y lo hi­zo au­men­tan­do la sen­sa­ción de so­fis­ti­ca­ción tec­no­ló­gi­ca, gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de nue­vas luces de LED con un lla­ma­ti­vo di­se­ño.

Tam­bién se in­ten­tó ele­var el look de­por­ti­vo del mo­de­lo aun­que se tra­te de un SUV. Pa­ra ello se re­cu­rrió a nue­vas y gran­des llan­tas (19 pul­ga­das) y a dos sa­li­das de es­ca­pe en el sec­tor tra­se­ro.

Tam­po­co se de­jó de la­do su con­di­ción de “to­do­te­rreno”, y ahora lle­va unas es­pe­cies de plan­chas pro­tec­to­ras (sí­mil alu­mi­nio), tan­to ade­lan­te co­mo atrás. Y se agre­ga­ron mar­cos cro­ma­dos en las ven­ta­nas.

Por den­tro no hay de­ma­sia­dos cam­bios. El úni­co que me­re­ce ser des­ta­ca­do es la in­cor­po­ra­ción de una nue­va cen­tral mul­ti­me­dia, más gran­de, mo­der­na y efi­cien­te. Tie­ne una in­ter­faz sen­ci­lla y so­por­ta los sis­te­mas An­droid Au­to y Ap­ple Car­Play pa­ra apro­ve­char al­gu­nas fun­cio­nes del te­lé­fono ce­lu­lar. De he­cho, el dis­po­si­ti­vo ca­re­ce de sis­te­ma de na­ve­ga­ción sa­te­li­tal pro­pio, só­lo es po­si­ble a tra­vés de un te­lé­fono.

Una pe­que­ña con­tra­dic­ción apa­re­ce en es­te sen­ti­do, ya que pa­ra que pa­ra que fun­cio­nen los sis­te­mas An­droid Au­to y Ap­ple Car­Play, los te­lé­fo­nos de­ben es­tar co­nec­ta­dos al puer­to USB delantero (tie­ne otro pa­ra los pa­sa­je­ros tra­se­ros). Pe­ro de ese mo­do, no se pue­de apro­ve­char el car­ga­dor por in­duc­ción pa­ra el ce­lu­lar que ofre­ce en la ban­de­ja de la con­so­la cen­tral.

Lo que si­gue man­te­nien­do es­te mo­de­lo es una ca­li­dad in­te­rior de al­tí­si­mo ni­vel, a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de aquel pri­mer Spor­ta­ge que se ven­dió en los ‘90. En es­te SUV los en­cas­tres de pie­zas y plan­chas son co­rrec­tos y los ma­te­ria­les uti­li­za­dos son agra­da­bles tan­to al tac­to co­mo a la vis­ta.

La po­si­ción de ma­ne­jo del KIA es de los me­jo­res de su ca­te­go­ría, con un vo­lan­te que que­da ca­si en pa­ra­le­lo al pe­cho del con­duc­tor y con to­dos los co­man­dos al al­can­ce de la mano.

Me­cá­ni­ca­men­te la mar­ca co­rea­na si­gue ofre­cien­do una de las po­cas op­cio­nes Die­sel que que­dan en es­ta ca­te­go­ría. Se tra­ta de un extraordinario tur­bo­die­sel de 2.0 li­tros y 185 ca­ba­llos de fuer­za. Res­pon­de con una ener­gía no­ta­ble, es­pe­cial­men­te en el ran­go me­dio de gi­ro, que si bien es un ras­go ca­rac­te­rís­ti­co en un ga­so­le­ro, el del Spor­ta­ge lo ha­ce de mo­do so­bre­sa­lien­te.

A es­te gran pro­pul­sor se le su­mó una nue­va ca­ja au­to­má­ti­ca de 8 re­la­cio­nes (an­tes era de 6), que per­mi­te apro­ve­char aún más esa ener­gía que en­tre­ga el mo­tor en el ran­go me­dio y que una vez al­can­za­da la ve­lo­ci­dad cru­ce­ro, tra­ba­je en for­ma más re­la­ja­da. Con­ser­va la trac­ción in­te­gral.

El com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co es des­ta­ca­ble en es­te mo­de­lo, con una bue­na es­ta­bi­li­dad en ru­ta, a pe­sar de los ro­li­dos ló­gi­cos de un mo­de­lo de su al­tu­ra. Con es­tos nue­vos neu­má­ti­cos sí se sien­te un po­co más ás­pe­ro el con­fort de mar­cha.

La ga­ma arran­ca en 37.500 y lle­ga has­ta los 53.500 dó­la­res (hay bo­ni­fi­ca­ción de US$ 2.000 pa­ra to­das las ver­sio­nes). Por ese pre­cio, a la va­rian­te GT Line se le po­dría exi­gir sis­te­mas de asis­ten­cia a la con­duc­ción.w

Me­cá­ni­ca. El mo­tor tur­bo­dié­sel de 2 li­tros y 185 ca­ba­llos de po­ten­cia es de lo me­jor en es­ta ca­te­go­ría. Con la nue­va ca­ja, ade­más con­su­me me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.