Con vi­sua­les a las sie­rras cor­do­be­sas

Clarín - Clasificados - - CASAS -

Am­plios ven­ta­na­les ase­gu­ran una ex­ce­len­te co­ne­xión en­tre los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res.

Dis­fru­tar de las vi­sua­les de las Sie­rras Chi­cas de Cór­do­ba fue la clave a la ho­ra de pro­yec­tar es­ta vi­vien­da ubi­ca­da en el ba­rrio ce­rra­do La Cues­ta, en La Ca­le­ra, a ca­si 20 ki­ló­me­tros del cen­tro de Cór­do­ba Ca­pi­tal. Se tra­ta de una obra del es­tu­dio Ey­paa, que di­ri­gen los ar­qui­tec­tos Pa­blo Eguia y Ga­brie­la Pa­pe­ra.

“El te­rreno tie­ne una in­cli­na­ción des­cen­den­te y po­see una atrac­ti­va vista a la Ciu­dad de la Ca­le­ra, que se des­ta­ca por su cor­dón mon­ta­ño­so”, co­men­ta Pa­blo Eguia y agre­ga “al mi­rar ha­cia el Oes­te se pue­den dis­fru­tar de in­creí­bles pues­tas de sol”.

Ha­cia el Sur, en tan­to, se ubi­ca la pi­le­ta. Se de­ci­dió co­lo­ca­ra ahí pa­ra pro­te­ger­la del vien­to que ca­rac­te­ri­za a la zo­na.

Los pro­pie­ta­rios, una pa­re­ja con hi­jos gran­des que ya no vi­ven con ellos, hi­cie­ron un úni­co pe­di­do: que des­de to­dos los am­bien­tes se pu­die­ra dis­fru­tar del pai­sa­je se­rrano.

“A par­tir de ahí tra­ba­ja­mos en co­nec­tar vi­sual­men­te la na­tu­ra­le­za con los es­pa­cios tan­to in­te­rio­res co­mo ex­te­rio­res, lo­gran­do dis­tin­tas pers­pec­ti­vas”, di­ce el ar­qui­tec­to.

La ca­sa, en for­ma de L, tie­ne una su­per­fi­cie de ca­si 400 m2. Es­tá for­ma­da por mó­du­los que se dis­tri­bu­yen en cua­tro ni­ve­les y me­dio.

En la plan­ta ba­ja, se ubi­can ha­cia un la­do, el hall de ac­ce­so y un li­ving co­me­dor prin­ci­pal. Ha­cia el otro, se en­cuen­tran la co­ci­na co­me­dor, un es­tar pri­va­do, un la­va­de­ro, una des­pen­sa y un ten­der.

En es­te ni­vel, ade­más, hay dos te­rra­zas. Una, que so­bre­vue­la el te­rreno, es la ex­pan­sión de la co­ci­na co­me­dor. La otra, ubi­ca­da fren­te al li­ving co­me­dor prin­ci­pal, con­tie­ne una pi­le­ta con des­bor­de fin­lan­dés.

En el pri­mer pi­so se en­cuen­tra la sui­te prin­ci­pal, con ves­ti­dor. Tam­bién po­see una te­rra­za con un deck pa­ra dis­fru­tar de las vi­sua­les.

Su­bien­do me­dio ni­vel se ubi­can los dor­mi­to­rios se­cun­da­rios: son tres que com­par­ten un ba­ño. Es­tán pen­sa­dos pa­ra los fu­tu­ros nie­tos.

La ca­sa, ade­más, po­see dos sub­sue­los. En el pri­me­ro hay una co­che­ra con ca­pa­ci­dad pa­ra tres au­tos; una ha­bi­ta­ción de ser­vi­cio, un de­pó­si­to y un in­gre­so se­cun­da­rio.

En el se­gun­do sub­sue­lo, hay un gim­na­sio de gran­des di­men­sio­nes (12 por 5 me­tros), equi­pa­do con mo­der­nas ma­qui­na­rias. Pa­ra man­te­ner la pri­va­ci­dad cuen­ta con un in­gre­so in­de­pen­dien­te de la ca­sa.

Los ar­qui­tec­tos Eguia y Pa­pe­ra tam­bién tu­vie­ron a car­go el in­terio­ris­mo de la ca­sa, que se re­sol­vió con una ma­te­ria­li­dad aus­te­ra, don­de pre­do­mi­nan el co­lor blan­co en las pa­re­des y cie­lo­rra­sos y los to­nos ma­de­ra del pi­so y de los equi­pa­mien­tos prin­ci­pa­les.

“Los due­ños so­li­ci­ta­ron una de­co­ra­ción mi­ni­ma­lis­ta, sin mu­chos ob­je­tos y con po­cos mue­bles”, co­men­ta Eguia. ¿El re­sul­ta­do? Los pro­ta­go­nis­tas de la obra son los gran­des ven­ta­na­les, y por en­de, el pai­sa­je.

Dis­tri­bu­ción. La ca­sa tie­ne cua­tro ni­ve­les y me­dio. Hay dos sub­sue­los y en uno fun­cio­na un am­plio gim­na­sio con ac­ce­so in­de­pen­dien­te.

Detalle. Se cons­tru­yó una pis­ci­na con des­bor­de fin­lan­dés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.