Man­da Mes­si

Clarín - Deportivo - - Deportivo - BAR­CE­LO­NA. ES­PE­CIAL.

No pe­dí que echen al en­tre­na­dor y no lo ha­ría nun­ca. Me due­le por­que sa­lió de acá, de Bar­ce­lo­na, de gen­te que di­ce que­rer al club. No vie­ne de Ma­drid co­mo otras ve­ces”. “Es­cu­ché mu­chas co­sas de mí. Me pin­tan co­mo que ma­ne­jo el club y soy un ju­ga­dor más. No to­mo de­ci­sio­nes ni pi­do que las to­men. No exi­gí na­da pa­ra que­dar­me por­que no ten­go nin­gu­na in­ten­ción de ir­me a nin­gún la­do”.

Lio­nel Mes­si

Leo la rom­pió an­te el Atlé­ti­co de Si­meo­ne y des­pués de­jó cla­ro que no se quie­re ir del Bar­ce­lo­na ni echar al DT.

Un quie­bre de cin­tu­ra en el área, un pa­se atrás de de­re­cha que se vol­vió asis­ten­cia tras un re­bo­te en un com­pa­ñe­ro pa­ra el gol de Ney­mar. Un es­la­lon de de­re­cha al me­dio a pu­ra gam­be­ta y un pa­se-gol pa­ra Luis Suá­rez. Una pa­red con Ra­ki­tic que se en­su­ció y una pe­lo­ta que que­dó suel­ta en el área has­ta que su bo­tín de­re­cho la aco­mo­dó y el iz­quier­do con­vir­tió. To­do eso hi­zo Lio­nel Mes­si en la tar­de de ayer, en el triun­fo de su equi­po por 3 a 1 an­te el Atlé­ti­co de Ma­drid.

Pe­ro hu­bo más. Por­que él siem­pre pue­de dar más. Des­pués de una se­ma­na de in­cen­dio, de cri­sis ins­ti­tu­cio­nal, de re­nun­cias, des­pi­dos, lla­ma­do a elec­cio­nes, de ver­sio­nes cruzadas, de es­pe­cu­la­cio­nes, de ofer­tas mi­llo­na­rias y de em­pe­zar a se­guir en su cuen­ta de Ins­ta­gram al Chel­sea (?), Lio­nel fue Mes­si. Y ha­bló sin fil­tro, co­mo po­cas ve­ces ocu­rrió des­de que su ca­ra es la ima­gen de to­do Bar­ce­lo­na. En­ton­ces no hu­bo es­pa­cio pa­ra su­ti­le­zas, esas que sa­be ha­cer con su pie iz­quier­do. Con la bo­ca, Mes­si dis­pa­ró fuer­te y al me­dio: “Doy la gra­cias por po­der dar mi ver­sión, lo que real­men­te es verdad. Es­cu­ché de­cir de to­do ... Yo nun­ca sal­go a des­men­tir na­da por­que ya se di­jo mu­chas ve­ces que ha­bía te­ni­do ma­la re­la­ción con Guar­dio­la, Eto’o, Ibrahi­mo­vic, con Bo­jan ... que ha­bía echa­do a mu­cha gen­te. Eso no es verdad. Y tam­po­co pe­dí que echen a nues­tro en­tre­na­dor (Luis En­ri­que) ni a Juanjo, ni a Ca­na­les ni a to­dos los que se di­je­ron. Me due­le por­que to­do es­to sa­lió de acá, de Bar­ce­lo­na. Hay gen­te que di­ce ser hin­cha y que quie­re ha­cer­le mal al club. Aho­ra más que nun­ca hay que es­tar uni­dos por­que vie­nen co­sas im­por­tan­tes”, en­fa­ti­zó Mes­si, con­tun­den­te.

Lio­nel no ha­bló en un lu­gar ha­bi­tual. Lo hi­zo en Bar­sa TV, la se­ñal del club. Co­mo si hu­bie­se pen­sa­do has­ta el de­ta­lle a quie­nes que­ría apun­tar­les con su men­sa­je. Ocu­rrió un día en el que to­do Bar­ce­lo­na, des­pués de va­rios días de si­len­cio y her­me­tis­mo, sa­lió a des­men­tir ca­da uno de los ru­mo­res. Des­de el pre­si­den­te Bar­to­meu (“He­mos es­ta­do jun­tos y uni­dos, que es lo que de verdad im­por­ta”), pa­san­do por Inies­ta (“El en­tre­na­dor es el que man­da. Es el que con­tro­la to­do”), Mas­che­rano (“Mes­si y Luis En­ri­que es­tán bien, no hay nin­gún ti­po de pro­ble­ma, Es muy fá­cil aga­rrar un mi­cró­fono, un lá­piz y un pa­pel, sin que te im­por­te na­da”) y cla­ro, el pro­pio Mes­si, la pie­dra fun­da­men­tal de to­do el es­ce­na­rio que se plan­teó. Pe­ro el ro­sa­rino, acos­tum­bra­do al ba­jo per­fil y ale­ja­do de los con­flic­tos, es­ta vez fue más allá: “Es­cu­ché de­cir mu­chas co­sas de mí an­tes y aho­ra. Ja­más exi­gí na­da pa­ra que­dar­me por­que no ten­go in­ten­ción de ir­me. Es­cu­ché in­clu­so que mi pa­dre ha­bía ha­bla­do con el Chel­sea, con el Man­ches­ter City ... to­do eso es men­ti­ra”.

Las ver­sio­nes so­bre una su­pues­ta sa­li­da su­ya del club cre­cie­ron tras ha­ber si­do su­plen­te en la caí­da de su equi­po an­te Real Sociedad y su au­sen­cia por una gas­tro­en­te­ri­tis en el en­tre­na­mien­to del día pos­te­rior. Des­de el lu­nes, to­do fue cre­cien­do. In­clu­so la ca­de­na TV3 afir­mó que el pre­si­den­te y Mes­si se ha­bían reuni­do tras el par­ti­do del jue­ves an­te El­che por la Co­pa del Rey (aque­lla no­che el pú­bli­co ova­cio­nó al fut­bo­lis­ta en ca­da in­ter­ven­ción) y que en ese en­cuen­tro le ha­bían ase­gu­ra­do a Lio­nel que Luis En­ri­que no se­gui­ría co­mo DT, un car­go que ocu­pa­ría Frank Rij­kaard, el en­tre­na­dor que hi­zo de­bu­tar a la Pul­ga en la pri­me­ra del Bar­ce­lo­na. Tam­bién se ase­ve­ró que tras el jue­go an­te Atlé­ti­co de Ma­drid, el téc­ni­co iba a re­nun­ciar. Na­da de eso ocu­rrió.

Ayer, por otra par­te, fue un día es­pe­cial pa­ra Mes­si. Es que pre­vio al ini­cio del par­ti­do, el ca­pi­tán de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na re­ci­bió el tro­feo de la LFP co­mo má­xi­mo go­lea­dor de la his­to­ria de la Li­ga de Es­pa­ña, un ré­cord que es­ta­ba vi­gen­te des­de 1955 y que ba­tió el 7 de di­ciem­bre an­te el Se­vi­lla, su­peran­do los 251 tan­tos de Tel­mo Za­rra. Mes­si re­ci­bió el ga­lar­dón de ma­nos del ex en­tre­na­dor y ex ju­ga­dor Car­les Re­xach, uno de los téc­ni­cos que apos­ta­ron por él cuan­do lle­gó

Hoy ga­na­mos 3-1 y to­dos me quie­ren. Si per­de­mos, to­dos me odian. Si fa­lla­mos otra vez vol­ve­rá la ten­sión, pe­ro ga­nar tí­tu­los o no se­rá el juez de mi eta­pa”.

Luis En­ri­que

TÉC­NI­CO DE BAR­CE­LO­NA To­do lo que se di­jo en es­tos días es men­ti­ra. Lo que se di­jo no pa­só y no ci­tan fuen­tes. No hay pro­ble­ma con el téc­ni­co y nun­ca cues­tio­na­mos su li­de­raz­go”.

Ja­vier Mas­che­rano

JU­GA­DOR DE BAR­CE­LO­NA Se di­je­ron co­sas que no son cier­tas y que ha­cen da­ño. La res­pues­ta a to­do es­tá en el cam­po. Si es­to sir­ve pa­ra mar­car un pun­to de in­fle­xión, bien­ve­ni­do sea”.

An­drés Inies­ta

JU­GA­DOR DE BAR­CE­LO­NA

al Bar­ce­lo­na con do­ce años. Co­mo en to­da la no­che, un Camp Nou con más de ochen­ta mil al­mas lo ova­cio­nó y lo re­ve­ren­ció, al­go que ya ha­bía ocu­rri­do el jue­ves por la no­che, in­clu­so con al­gu­nos sil­bi­dos pa­ra Luis En­ri­que, en ple­na ebu­lli­ción por la su­pues­ta pe­lea.

“Mes­si es el úni­co Rey”, “Mes­si no se to­ca”, “Mes­si por siem­pre” y “Mes­si es Bar­ce­lo­na” fue­ron al­gu­nas de las ban­de­ras que se ex­hi­bie­ron ano­che. Lue­go de to­da una se­ma­na de his­te­ria, el crack hi­zo lo su­yo. Ju­gó, bri­lló, asis­tió y con­vir­tió. Tam­bién ha­bló y acla­ró to­do. Mes­si es el que man­da.

Un Mes­si enoja­do, muy bien acom­pa­ña­do. Lio­nel fes­te­ja su gol y lo com­par­te con Luis Suá­rez y Ney­mar, a quie­nes ayu­dó a con­ver­tir an­tes. La de­lan­te­ra del Bar­ce­lo­na fue una pe­sa­di­lla pa­ra el Atlé­ti­co de Ma­drid del Cho­lo Si­meo­ne.

REUTERS

Un de­seo he­cho ban­de­ra. Los hin­chas del Bar­ce­lo­na nun­ca du­da­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.