In­de­pen­dien­te ba­rrió del jue­go a Hu­ra­cán y has­ta per­do­nó la go­lea­da

Se pu­so en ven­ta­ja muy tem­prano y así des­ba­ra­tó el plan del ri­val. Lue­go fue muy su­pe­rior, creó nu­me­ro­sas si­tua­cio­nes de ries­go y aun­que ga­nó có­mo­do, el re­sul­ta­do que­dó cor­to.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO - Nahuel Lan­zi­llot­ta nlan­zi­llot­ta@cla­rin.com

“Ma­má, ma­má yo quie­ro...”. El clá­si­co can­to de los hin­chas que caía des­de las mo­ja­das tri­bu­nas del es­ta­dio de In­de­pen­dien­te con una de­di­ca­to­ria es­pe­cial en el Día de la Ma­dre pe­día “que ga­ne el Ro­jo”. Y el de­seo de los fa­ná­ti­cos que fue­ron a la can­cha des­pués del al­muer­zo fa­mi­liar y del be­so a la vie­ja -va­rios la lle­va­ron de pa­seo a ver un ra­to de fút­bol- se cum­plió gra­cias a una ac­tua­ción per­fec­ta de los di­ri­gi­dos por Ariel Ho­lan, que des­ar­ti­cu­la­ron y de­ja­ron sin ar­gu­men­to al­guno al en­va­len­to­na­do Hu­ra­cán de Gus­ta­vo Al­fa­ro. Con un do­ble­te de Em­ma­nuel Gi­gliot­ti, quien tam­bién asis­tió a Mar­tín Benítez, In­de­pen­dien­te ga­nó 3 a 1 y le hi­zo pre­cio a un Glo­bo mi­ni­mi­za­do, que de­jó atrás cua­tro triun­fos con­se­cu­ti­vos.

Tar­dó me­nos de dos mi­nu­tos el con­jun­to de Ave­lla­ne­da en ha­cer lo que los úl­ti­mos tres ri­va­les de Hu­ra­cán (Ban­fi­eld, Ti­gre y Bel­grano) no pu­die­ron en 90: un gol. Gi­gliot­ti hi­zo uso de su con­di­ción de go­lea­dor de la Su­per­li­ga, apro­ve­chó la ge­nial asis­ten­cia de Fer­nan­do Gaibor y de­fi­nió de zur­da an­te Mar­cos Díaz. Eso des­ba­ra­tó al equi­po de Al­fa­ro, chi­pea­do pa­ra re­cu­pe­rar y las­ti­mar de con­tra­ata­que.

Con esa fór­mu­la, has­ta aho­ra, mal no le es­ta­ba yen­do a los de Par­que de los Pa­tri­cios, pe­ro an­te un gol en con­tra tem­pra­ne­ro, que­dó al ai­re li­bre su de­bi­li­dad: el pro­ta­go­nis­mo.No se sien­te na­da có­mo­do cuan­do de­be asu­mir la responsabilidad de sa­lir a bus­car con una pos­tu­ra ofen­si­va, Hu­ra­cán. Por eso, In­de­pen­dien­te pe­gó dos ve­ces al gol­pear pri­me­ro. Lo que hi­zo mal el Ro­jo, ves­ti­do de ro­sa por una bue­na cau­sa en la tar­de de do­min­go llo­viz­no­sa, fue no ha­ber­se apro­ve­cha­do más de esa en­de­blez vi­si­tan­te. Lle­gó mu­cho y fá­cil el lo­cal al ar­co de Díaz en el pri­mer tiem­po, que go­ber­nó en to­do mo­men­to con la in­ten­si­dad de 2017.

To­ques. Trian­gu­la­cio­nes. Asis­ten­cias. Des­bor­des. In­de­pen­dien­te fue de­ma­sia­do pa­ra un Hu­ra­cán des­co­no­ci­do por lo que ve­nía de­mos­tran­do en es­te cam­peo­na­to. Las au­sen­cias (Alan Fran­co, Ni­co­lás Fi­gal, Fran­cis­co Sil­va, Pa­blo Her­nán­dez) no afec­ta­ron el vo­lu­men de jue­go del Dia­blo por­que los que en­tra­ron se es­me­ra­ron en de­mos­trar que es­tán a la al­tu­ra de la ca­mi­se­ta. Las de Fer­nan­do Gaibor y Eze­quiel Ce­rut­ti fue­ron las me­jo­res ac­tua­cio­nes des­de que pi­sa­ron Ave­lla­ne­da. Arran­can­do co­mo vo­lan­te in­te­rior iz­quier­do, el Po­cho an­du­vo re­vol­to­so, se en­ten­dió bien con Ma­xi­mi­li­ano Me­za y con Gi­gliot­ti. Tu­vo un par de bue­na opor­tu­ni­da­des pa­ra gri­tar pe­ro en una se lo ne­gó el pe­cho de Saúl Sal­ce­do y en la

otra el ar­que­ro. El Pu­ma, ágil co­mo nun­ca, tam­bién des­per­di­ció otras. Y Gaibor lle­vó por pri­me­ra vez con fun­da­men­to la 10 en su es­pal­da.

En me­nos de 20 mi­nu­tos, los de Ho­lan ya ha­bían des­apro­ve­cha­do cin­co chan­ces cla­ras.

Hu­ra­cán no hi­zo pie. El co­lom­biano An­drés Roa, es­tá­ti­co, ja­más se ofre­ció co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra la crea­ción y el círcu­lo cen­tral fue to­do ro­jo. Al­gún re­ma­te sin di­rec­ción de An­drés Chá­vez fue lo más “pi­can­te” de un Glo­bo des­in­fla­do al que se le no­tó la fal­ta de Is­rael Da­mon­te. La vic­to­ria nun­ca pe­li­gró pa­ra In­de­pen­dien­te. Más allá de la di­fe­ren­cia mí­ni­ma en el mar­ca­dor, na­da hi­zo su ad­ver­sa­rio co­mo pa­ra in­co­mo­dar­lo si­quie­ra. Y aun­que ha­ya ba­ja­do la in­ten­si­dad con el co­rrer de los mi­nu­tos por la ló­gi­ca del des­gas­te fí­si­co, los lo­ca­les tu­vie­ron mu­cha más efec­ti­vi­dad en el com­ple­men­to. En la se­gun­da si­tua­ción de esa eta­pa, Mar­tín Benítez le venció el guan­te al bueno de Díaz pa­ra ele­var la ven­ta­ja, que vol­vió a acor­tar­se de ma­ne­ra in­jus­ta con el ca­be­za­zo de Die­go Men­do­za, quien ha­bía in­gre­sa­do por Chá­vez.

De to­dos mo­dos, ya era de­ma­sia­do tar­de pa­ra Hu­ra­cán. No pu­do ni ama­gar a ilu­sio­nar­se con un em­pa­te la vi­si­ta. El Pu­ma vol­vió a ru­gir so­bre el fi­nal y di­si­pó así cual­quier piz­ca de in­cer­ti­dum­bre que pu­do ha­ber­se ins­ta­la­do en el Li­ber­ta­do­res de América, que vol­vió a des­pe­dir a su equi­po en­tre aplau­sos pa­ra se­guir sa­nan­do des­pués del gol­pa­zo co­pe­ro del Mo­nu­men­tal.

FOTOBAIRES

Pi­ña ro­ja. Gaibor lo abra­za, Gi­gliot­ti se su­ma y Benítez es­tá en el ai­re des­pués de ha­ber con­ver­ti­do el se­gun­do gol de In­de­pen­dien­te. To­da­vía que­da­ba me­dia ho­ra de jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.