Ri­ver pi­só Por­to Ale­gre en un cli­ma de elecciones y de grie­ta fut­bo­le­ra

La ciu­dad, co­mo to­do el país, di­vi­di­da. Y en el fút­bol, tam­bién: los de In­ter van a ha­cer fuer­za por los de Ga­llar­do.

Clarin - Deportivo - - DEPORTIVO -

Ri­ver cree en la ha­za­ña. Se afe­rra al an­te­ce­den­te de Be­lo Ho­ri­zon­te. Ano­che lle­gó el plan­tel, se alo­jó en el ho­tel De­vi­lle Pri­me don­de, cu­rio­sa­men­te, vi­ve Renato, el DT de Gre­mio. Y allí re­ci­bió la vi­si­ta de An­drés D’Ales­san­dro, ex Ri­ver e ído­lo de In­ter, el ar­chi­rri­val de Gre­mio. La grie­ta fut­bo­le­ra en una ciu­dad (un país) se­pa­ra­do por otra grie­ta.

Si en al­guien con­fía la gen­te de Ri­ver, es en Ga­llar­do y el san­to aren­gó a sus fie­les cuan­do di­jo: “Que la gen­te de Ri­ver crea por­que tie­ne con qué creer”. Y va­ya que con­fían los hin­chas de Ri­ver. Ago­ta­ron las cua­tro mil en­tra­das que Gre­mio en­tre­gó. Ven­drán en avio­nes, mi­cros y au­tos a Por­to Ale­gre, la ciu­dad más “ar­gen­ti­na” de las bra­si­le­ñas. Aquí se to­ma ma­te y se ha­cen asa­dos.

Ri­ver pi­sa­ba Bra­sil po­co des­pués de que se co­no­cie­ra que Jair Bol­so­na­ro se­rá el nue­vo pre­si­den­te en me­dio de un ten­so cli­ma po­lí­ti­co, atra­ve­sa­do tam­bién por una grie­ta. Cual­quier si­mi­li­tud con la Ar­gen­ti­na es pu­ra coin­ci­den­cia. En Por­to Ale­gre, al mar­gen de que en las ca­lles hu­bo tran­qui­li­dad, la dis­cu­sión po­lí­ti­ca y la po­la­ri­za­ción es­tu­vie­ron pre­sen­tes.

Ya en el ho­tel, Dia­na, una de las re­cep­cio­nis­tas, aler­ta­ba so­bre es­ta si­tua­ción. Bas­tó con ape­nas to­mar­se un ta­xi pa­ra com­pro­bar­lo. Altair, el con­duc­tor, un hom­bre de unos 60

años, con­tó su pre­fe­ren­cia po­lí­ti­ca y, con el dis­cur­so im­preg­na­do de su can­di­da­to, arre­me­tió: “Vo­té por Bol­so­na­ro. Bas­ta de co­rrup­ción. Y los va­ga­bun­dos, a la cár­cel”.

Una re­co­rri­da por las cer­ca­nías del es­ta­dio Are­na do Gre­mio in­vi­tó a in­tro­du­cir­se en las ca­lles del ba­rrio Na­ve­gan­tes. “Yo vo­té a Had­dad. Pe­tis­ta por siem­pre co­mo lo fue Por­to Ale­gre du­ran­te va­rios años”, di­jo João, un bar­be­ro de la zo­na en­tra­do en años. Des­de 1989 a 2005 go­ber­nó el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res en es­ta ciu­dad, que tam­bién apor­tó mu­chos vo­tos a ni­vel na­cio­nal. A él se le su­mó Cleisy, una chi­ca que te­nía pe­ga­da en su re­me­ra una cal­co­ma­nía que de­cía “Ele Não”, en re­fe­ren­cia a la opo­si­ción del mo­vi­mien­to de mu­je­res bra­si­le­ñas que se opo­nían a Bol­so­na­ro. “Vo­té por el PT por­que soy mu­jer y es­toy en con­tra de al­guien tan pre­jui­cio­so y fas­cis­ta co­mo Bol­so­na­ro”, afir­mó an­tes de sa­lir de la es­cue­la in­fan­til San­ta Lu­cía de Vi­lla Fa­ja­po. Al­go si­mi­lar co­men­ta­ron un gru­po de jó­ve­nes, se­gui­do­res del PT, mien­tras asa­ban un pe­da­zo de car­ne so­bre la ve­re­da en me­dio de la­dri­llos que si­mu­la­ban una mi­ni pa­rri­lla.

Pero a la vuel­ta, en el mis­mo ba­rrio, la grie­ta vol­vía a abrir­se. Lo­ren­zo, un em­plea­do del Are­na do Gre­mio, que tam­bién es­ta­ba ha­cien­do un asa­do en la ca­lle con ar­te­fac­tos un po­co más so­fis­ti­ca­dos, de­cía sin ro­deos: “Vo­té a Bol­so­na­ro”. Y su ma­dre, Ire­ne, des­de atrás, apo­ya­ba la pos­tu­ra con efervescencia: “Bas­ta de ro­bar. Bra­sil ne­ce­si­ta edu­ca­ción”. En­fren­te es­ta­ba Ed­son, con un pues­to ca­lle­je­ro de ban­de­ras, ca­mi­se­tas y otros pro­duc­tos de Gre­mio e In­ter. “Yo vo­té a Bol­so­na­ro”, con­tó. Eso sí, de las so­gas col­ga­ban re­me­ras con la cara del fla­man­te pre­si­den­te de Bra­sil y tam­bién otras con la ins­crip­ción “Ele Não”, en con­tra su­yo. Pa­ra co­mer­ciar, la grie­ta se cie­rra.

Las di­vi­sio­nes no son so­lo po­lí­ti­cas aquí. Tam­bién fut­bo­lís­ti­cas. Así co­mo pa­sa siem­pre en­tre Ri­ver y Bo­ca, más po­ten­cia­do aún que am­bos pug­nan por que­dar­se con la Co­pa Li­ber­ta­do­res, hay me­dia ciu­dad que alien­ta a Ri­ver. Son los hin­chas de In­ter, con D’Ales­san­dro a la ca­be­za, que quie­ren ver caer a Gre­mio. Por eso, tam­bién desean que el equi­po de Ga­llar­do les dé una ale­gría.

MAXI FAILLA / ENVIADO ES­PE­CIAL

Vi­si­ta. El Ca­be­zón D’Ales­san­dro lle­ga al ho­tel de Ri­ver. El ído­lo del In­ter ce­nó con el plan­tel del Mu­ñe­co Ga­llar­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.