La pe­que­ña gi­gan­te pa­sa por bo­xes

Pau­la Pa­re­to. “Aho­ra es tiem­po de pa­rar”, le cuen­ta a Cla­rín tras su sép­ti­mo pues­to en el Mun­dial.

Clarín - Deportivo - - EL PERSONAJE - Her­nán Sar­to­ri hsar­to­ri@cla­rin.com

Pa­sa­ron en el Mun­dial un par de de ju­do ho­ras y la des­de bron­ca su le úl­ti­ma du­ra a lu­cha Pau­la Pa­re­to, ar­gen­tino por­que en­tien­de la pe­que­ña que que­dó gi­gan­te sép­ti­ma del de­por­te por una cues­tio­na­ble de­ci­sión del juez. “Ja­más me pa­só que una ri­val co­rrie­ra por el ta­ta­mi sin que­rer lu­char. Eso es pa­si­ble de san­ción, pe­ro ter­mi­né sien­do yo la san­cio­na­da y per­dí la chan­ce de ir por el bron­ce”, le cuen­ta a Cla­rín des­de To­kio, mien­tras pi­de esa piz­za con pan­ce­ta que aho­ra sí pue­de co­mer. Por­que el tor­neo ter­mi­nó pa­ra ella y por­que ya sa­be que no ha­brá más com­pe­ten­cias en 2019.

La atle­ta ar­gen­ti­na del si­glo ba­jó la per­sia­na. La cla­si­fi­ca­ción olím­pi­ca a To­kio 2020 es­tá prác­ti­ca­men­te en el bol­si­llo y es mo­men­to pa­ra la re­cu­pe­ra­ción ple­na de las mo­les­tias fí­si­cas que le cau­sa la her­nia cer­vi­cal. Y has­ta es­tá en car­pe­ta en­trar al qui­ró­fano pa­ra una pe­que­ña in­ter­ven­ción que la ali­vie. “Aho­ra lle­gó el mo­men­to de pa­rar”, con­fie­sa. Al ca­bo, no só­lo quie­re de­fen­der el oro olím­pi­co sino que tie­ne una vi­da ex­tra­de­por­ti­va que me­re­ce ca­li­dad. Y pa­cien­tes que aten­der en el hos­pi­tal de San Isi­dro co­mo re­si­den­te de Trau­ma­to­lo­gía.

Cuan­do en Li­ma con­tó que ha­bía lu­cha­do con fal­ta de sen­si­bi­li­dad en los bra­zos, se en­ten­dió por qué no com­ba­tió por el bron­ce en los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos. La sa­lud, an­te to­do. Y co­mo el de­por­te de al­to ren­di­mien­to no es sa­lud, por­que lle­va el cuer­po has­ta el ex­tre­mo, era ries­go­so com­pe­tir. Pe­ro Pa­re­to via­jó igual al Mun­dial de To­kio y vol­vió a que­dar en el top 8.

Es buen mo­men­to, en­ton­ces, pa­ra que cuen­te que sus úl­ti­mos dos me­ses fue­ron un cal­va­rio. “La her­nia cer­vi­cal ge­ne­ra una con­trac­tu­ra por re­fle­jo, co­mo me ex­pli­có un es­pe­cia­lis­ta. Des­de que me en­tre­né en Ja­pón (en ju­nio, en la Tek­yo Uni­ver­sity) has­ta lu­char en Ca­na­dá (fue bron­ce en el Grand Prix de Mon­treal, en ju­lio), es­tu­ve 20 días sin dor­mir. Me vol­vía lo­ca el do­lor. Esa con­trac­tu­ra es la que me te­nía a mal­traer, por­que si no dor­mís, no des­can­sás co­mo co­rres­pon­de y no ren­dís. Y en­ci­ma des­pués apa­re­ció el cos­qui­lleo en un bra­zo y lue­go en el otro”, re­la­ta una ace­le­ra­dí­si­ma Pau­la. Lo cuen­ta co­mo si na­da, pe­ro es­tá ha­blan­do de una ma­la ca­li­dad de vi­da.

“Se ve­nían los Pa­na­me­ri­ca­nos. No los te­nía en los pa­pe­les por­que me po­nía en ries­go por mi le­sión, pe­ro los di­ri­gen­tes me pi­die­ron que fue­ra y me pa­re­cía bueno ir por una me­da­lla pa­ra el país. No re­sul­tó, por­que el do­lor y el hor­mi­gueo en los bra­zos hi­zo im­po­si­ble com­pe­tir por el bron­ce. Era bas­tan­te cons­tan­te y mo­les­to. Y te ma­ta. Can­sa su­frir to­do el día por lo mis­mo”, agre­ga quien des­pués de se­me­jan­te desa­zón se em­bar­có ha­cia To­kio.

¿Có­mo hi­zo en­ton­ces Pa­re­to pa­ra lo­grar lle­gar de pie al ta­ta­mi en el Mun­dial, con el par­che do­ra­do con su nom­bre en el ju­do­gi? Con amor pro­pio, una fuer­za de vo­lun­tad enor­me y una com­pa­ñe­ra de via­je es­pe­cial, ade­más de la en­tre­na­do­ra Lau­ra Mar­ti­nel.

“Vino con­mi­go Ma­ría Jo­sé Do­mín­guez, mi ki­ne­sió­lo­ga ha­bi­tual en el CeNARD. A la ma­ña­na, en­tre­na­ba ju­do y po­día re­gu­lar. Pe­ro co­mo las lu­chas son for­tui­tas y si es­toy en el bai­le, yo bai­lo, a la tar­de te­nía tres ho­ras de ki­ne­sio por día, con Ma­jo ma­sa­jeán­do­me las cer­vi­ca­les -ex­pli­ca-. En Bue­nos Ai­res eso no lo po­dría ha­ber he­cho por fal­ta de tiem­po. Y acá la ex­plo­té, po­bre, je, je. Pe­ro dio re­sul­ta­do, por­que tu­ve po­co hor­mi­gueo en una so­la lu­cha y el do­lor de la con­trac­tu­ra ya no lo ten­go y pu­de dor­mir. Sa­lió bas­tan­te bien, por­que su­mé bue­nos pun­tos por el sép­ti­mo pues­to”.

Pa­re­to, de 33 años, lu­chó con­tra cua­tro ri­va­les que sue­len col­gar­se me­da­llas en tor­neos in­ter­na­cio­na­les. A la ale­ma­na Kat­ha­ri­na Menz (28) le ga­nó por ip­pon a los dos mi­nu­tos. Y a la sur­co­rea­na Yu­jeong Kang (23) la ven­ció con un wa­za ari a los 7 se­gun­dos del “gol­den sco­re”, esa es­pe­cie de alar­gue que se dispu­ta cuan­do ter­mi­nan igua­la­dos los 4 mi­nu­tos de lu­cha.

En­ton­ces lle­gó el due­lo de cuar­tos de fi­nal an­te Dis­tria Kras­ni­qi (23), de Ko­so­vo, quien ga­na­ría la me­da­lla de bron­ce. “Fue una lu­cha ás­pe­ra. En­ci­ma, por un mo­vi­mien­to que hi­ce, tu­ve du­ran­te 30 o 40 se­gun­dos el do­lor y el hor­mi­gueo en los bra­zos. Me re­cu­pe­ré, se­guí lu­chan­do y lle­ga­mos al gol­den sco­re. Yo te­nía más fre­cuen­cia de ata­que, pe­ro el árbitro me mi­ra­ba y yo no sa­bía por qué. Así que me di­je: 'És­te no la va a san­cio­nar' (lo que hu­bie­ra ter­mi­na­do la lu­cha a fa­vor de la ar­gen­ti­na). En­ton­ces me ju­gué a ha­cer una co­sa, me sa­lió mal y me ti­ró. No me pue­do que­jar”, con­fie­sa La Pe­que.

Lle­gó al re­pe­cha­je fren­te a la fran­ce­sa Me­la­nie Cle­ment (27) y Pau­la de­jó el ta­ta­mi a pu­ra bron­ca. “En es­ta lu­cha pa­só al­go que ja­más vi­ví. Fue muy ra­ro. Nun­ca vi que al­guien co­rra en el ta­ta­mi. Ella co­rrió. No tie­ne mu­cha ex­pli­ca­ción -na­rra con tris­te­za y sor­pre­sa-. Yo bus­qué ga­nar. Si ella fue a no bus­car lan­ces, lo en­tien­do de ella pe­ro no de quie­nes la ven”.

El juez le dio a Pa­re­to una ter­ce­ra pe­na­li­za­ción a po­co del fi­nal y así se con­su­ma­ron su de­rro­ta y el sép­ti­mo pues­to. Por eso las pa­la­bras que si­guen: “Acep­to que el ju­do es un de­por­te en el que es­tá la sub­je­ti­vi­dad de las per­so­nas. Hoy las du­das fue­ron to­das pa­ra el otro la­do. Me que­dé con bron­ca por eso. Ha­brá que en­tre­nar más pa­ra sa­car una di­fe­ren­cia ma­yor la pró­xi­ma vez y que na­die ten­ga nin­gu­na du­da”.

-¿Y aho­ra, Pau­la?

-Aho­ra lle­gó el tiem­po de pa­rar. Mi idea era com­pe­tir en dos o tres tor­neos más es­te año, pe­ro no es con­ve­nien­te. Así que apues­to a re­cu­pe­rar­me por com­ple­to pa­ra pen­sar en 2020. No quie­ro for­zar por la le­sión. Ve­re­mos cuál se­rá el tra­ta­mien­to más pre­ci­so.

-¿Só­lo con ki­ne­sio­lo­gía o irás al qui­ró­fano?

-No te pue­do de­cir bien, por­que lo ha­blé muy por arri­ba con un par de es­pe­cia­lis­tas. Hay que ha­cer al­go, por­que si no, no me re­cu­pe­ra­ré al 100 por cien­to pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos. Co­mo mé­di­ca, sé que la in­di­ca­ción se­ría ope­rar, pe­ro mien­tras com­pi­ta no lo ha­ré. Así que ana­li­za­re­mos si ha­cer una “in­ter­ven­ción”, que no es lo mis­mo que una ci­ru­gía, aun­que ne­ce­si­ta un pre­qui­rúr­gi­co y un en­torno con asep­sia. En­trás a qui­ró­fano, pe­ro pa­ra ha­cer al­go me­nor. Lo ma­yor es lo que quie­ro evi­tar.

¿Có­mo no evi­tar­lo si aún le que­da el ro­da­je fi­nal de su tra­yec­to­ria pla­ga­da de me­da­llas? Fue oro olím­pi­co en Río de Ja­nei­ro 2016 y bron­ce en Bei­jing 2008. Y fue cam­peo­na, sub­cam­peo­na y bron­ce en Mun­dia­les. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, ¿có­mo no pen­sar en esa “in­ter­ven­ción” que ade­más le per­mi­ta mejorar su ca­li­dad de vi­da? “Los atle­tas te­ne­mos una vi­da ex­tra­de­por­ti­va. Ese es un te­ma que a ve­ces se pier­de de vis­ta”, acla­ra co­mo si no se su­pie­ra.

-Y en tu ca­so, tus bra­zos de­ben es­tar bien pa­ra tu tra­ba­jo en el hos­pi­tal... -Ló­gi­co. Yo ne­ce­si­to mo­tri­ci­dad fi­na, por­que la trau­ma­to­lo­gía es una es­pe­cia­li­dad qui­rúr­gi­ca y ten­go que te­ner bien las ma­nos y bue­na mo­vi­li­dad. En el hos­pi­tal nos de­jan ha­cer bas­tan­tes prác­ti­cas a los re­si­den­tes, con la mi­ra­da cer­ca de al­guien más ex­pe­ri­men­ta­do. Y en las ci­ru­gías ayu­dás y apren­dés.

Cuan­do tie­ne guar­dia, el me­nú es va­ria­di­to. “Lle­gan frac­tu­ras de to­bi­llo y de ca­de­ra, cuan­do hay ex­pues­tas hay que co­lo­car un tu­tor y hay ca­sos ra­ros, co­mo el clá­si­co de al­guien que se cla­va una re­ja en una mano”, enu­me­ra Pau­la Pa­re­to. La doc­to­ra que el sá­ba­do 25 de ju­lio de 2020 se su­birá al ta­ta­mi olím­pi­co en To­kio, un día des­pués de per­der­se -co­mo siem­pre- la ce­re­mo­nia inau­gu­ral y el pe­be­te­ro en lla­mas.

Ya lo sa­be y lo acep­ta. Su com­bus­ti­ble es la com­pe­ten­cia. Y pa­sa­rá por bo­xes pa­ra vol­ver a pren­der­se fue­go. w

Mi idea era com­pe­tir en dos o tres tor­neos más es­te año, pe­ro no es con­ve­nien­te. No quie­ro for­zar por mi her­nia cer­vi­cal. Así que apues­to a re­cu­pe­rar­me por com­ple­to pa­ra pen­sar en To­kio 2020”.

EFE

Pu­ra bron­ca. Se­gún Pa­re­to, la per­ju­di­ca­ron en la lu­cha an­te Cle­ment. “Ja­más me pa­só que una ri­val co­rrie­ra sin que­rer lu­char”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.