Pre­su­pues­to: El “Se­na­do pa­ra­le­lo” ade­lan­tó la apro­ba­ción fi­nal

Jue­go de ro­les. La me­dia san­ción del pro­yec­to de Pre­su­pues­to 2019 de­jó va­rias lec­cio­nes. Cam­bie­mos se dis­ci­pli­nó y el peronismo se di­vi­dió más. Do­bles dis­cur­sos y efec­ti­vi­da­des a la ho­ra de ase­gu­rar la vo­ta­ción.

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Es­cri­be Ig­na­cio Zu­le­ta.

El Go­bierno ob­tu­vo un lo­gro con la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to en Dipu­tados. Y aho­ra dan por he­cho el vis­to bueno del Se­na­do. Có­mo fue la ne­go­cia­ción. Por qué Fri­ge­rio y Du­jov­ne fes­te­jan, pe­ro el Pre­si­den­te, no tan­to.

El Go­bierno ce­rró el año le­gis­la­ti­vo en la ma­dru­ga­da del jue­ves con la apro­ba­ción en Dipu­tados del pro­yec­to de Pre­su­pues­to, que a su vez es el pri­mer tra­mo de la ba­ta­lla elec­to­ral pa­ra el 2019. Ca­be ha­cer un re­cuen­to de da­ños, per­jui­cios, y

tam­bién de ven­ta­jas al­can­za­das por el ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción, aun­que to­da­vía que­da por leer la le­tra chi­ca de un tex­to que el Se­na­do apro­ba­rá a li­bro ce­rra­do. El des­fi­le de mi­nis­tros que inau­gu­ra es­ta se­ma­na Ni­co­lás Du­jov­ne y cie­rra en la pró­xi­ma Ro­ge­lio Fri­ge­rio: se­rá un ma­ra­tón de es­ti­lo. “Por pu­ro res­pe­to”, me di­ce Fe­de­ri­co Pi­ne­do, que ad­mi­te que el Pre­su­pues­to se dis­cu­tió ya en un “Se­na­do pa­ra­le­lo”, que se­sio­nó en las som­bras de la mano de los Dipu­tados. Ese “Se­na­do pa­ra­le­lo” dis­cu­tió con los dipu­tados de ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción el acuer­do que ase­gu­ró los 138 vo­tos de la apro­ba­ción del jue­ves — pu­die­ron ser los 140 que so­ña­ba el ofi­cia­lis­mo co­mo me­ta fi­nal, si la viu­da de Jo­sé Ma­nuel de la So­ta, Adria­na Na­za­rio, no se hu­bie­ra re­ti­ra­do del re­cin­to an­tes de la vo­ta­ción, y si el ama­ri­llo Al­fre­do Olmedo pu­die­ra ex­pli­car por qué cam­bió del sí al no—. En esa me­sa del lu­nes par­ti­ci­pa­ron Fe­de­ri­co Pi­ne­do, Miguel Pi­chet­to, Car­los Ca­se­rio —de­le­ga­do de Juan Schia­ret­ti— y Emi­lio Mon­zó. Pi­chet­to re­fren­dó allí a ne­ce­si­dad de que el pro­yec­to de suba del im­pues­to a los bie­nes per­so­na­les per­ma­ne­cie­se co­mo nor­ma apar­te del Pre­su­pues­to, pa­ra que no que­da­se ata­da a la vo­ta­ción a li­bro ce­rra­do del Se­na­do, y pu­die­ra vol­ver con mo­di­fi­ca­cio­nes a Dipu­tados.

Bie­nes Per­so­na­les en­fren­ta a Pi­chet­to con los go­ber­na­do­res

Pi­chet­to tra­ba­ja en es­tas ho­ras en una mo­di­fi­ca­ción de ese pro­yec­to, que in­ten­ta­rá im­po­ner en la se­sión del 14 de no­viem­bre pa­ra sal­var a un sec­tor de la cla­se me­dia de es­te im­pues­ta­zo del que se sal­vó ya el cam­po. La idea es po­ner un mí­ni­mo no im­po­ni­ble equi­va­len­te al va­lor de un de­par­ta­men­to pa­ra fa­mi­lia ti­po, unos US$200 mil por de­cir un nú­me­ro, siem­pre que se tra­te de vi­vien­da fa­mi­liar. An­tes de sa­lir ano­che ha­cia Chi­na, en don­de ex­pli­ca­rá el rum­bo de la eco­no­mía del Go­bierno en tres se­mi­na­rios, Ro­ge­lio Fri­ge­rio de­jó abier­ta la po­si­bi­li­dad a que es­te cam­bio en Bie­nes Per­so­na­les obli­gue a un nue­vo tra­ta­mien­to en Dipu­tados. Pi­chet­to se can­só de cri­ti­car es­te au­men­to del tri­bu­to, co­mo inopor­tuno pa­ra los sec­to­res me­dios, a quie­nes quie­re co­mo clientela del peronismo fe­de­ral. Tam­bién ha ar­gu­men­ta­do que se­ría una tram­pa pa­ra quie­nes con­fia­ron en el blan­queo de ca­pi­ta­les. Pe­ro sa­be, co­mo el Go­bier-

no, que el au­men­to de Bie­nes Per­so­na­les fue

un pe­di­do de los go­ber­na­do­res, que quie­ren re­ci­bir el tra­mo co­par­ti­ci­pa­ble de ese im­pues­to co­mo com­pen­sa­ción de los re­cor­tes que re­ci­bie­ron al eli­mi­nar­se el fon­do so­je­ro y de los au­men­tos que les sig­ni­fi­ca­rá asu­mir par­te de los sub­si­dios que les tras­pa­sa la Na­ción. Pa­ra de­cir­lo fá­cil: la re­for­ma en be­ne­fi­cio de las cla­ses me­dias se­rá una pe­lea que ten­drá que li­brar Pi­chet­to, que se atri­bu­ye ha­ber­le afei­ta­do el Pre­su­pues­to a Ma­cri a cam­bio de que lo apo­yen los pe­ro­nis­tas fe­de­ra­les, con sus man­dan­tes, los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas.

Ba­lan­ce: Cam­bie­mos se dis­ci­pli­nó; peronismo es to­do lo que di­vi­de por dos

El de­ba­te del Pre­su­pues­to, más allá de las tri­bu­la­cio­nes de or­den pú­bli­co que plan­teó la opo­si­ción, es un la­bo­ra­to­rio pa­ra exa­mi­nar el es­ta­do de las fuer­zas en el año que que­da has­ta las elec­cio­nes de 2019. Mi­ra­do des­de el án­gu­lo del Go­bierno, es téc­ni­ca­men­te una proeza de ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca, que le per­mi­te ex­hi­bir an­te los mer­ca­dos que man­tie­ne la go­ber­na­bi­li­dad, y que es ca­paz de lle­gar a un acuer­do con la opo­si­ción. El ex­tre­mo de es­to lo mues­tra que los sec­to­res más agrios del peronismo —Car­los Ver­na, los Ro­drí­guez Saá, Juan Manzur— de quie­nes de­bía es­pe­rar­se lo peor, die­ron quó­rum y se abs­tu­vie­ron. Eso ais­ló al cris­ti­nis­mo, que em­peo­ró su re­la­ción con los otros pe­ro­nis­mos. En di­ciem­bre del año pa­sa­do, cuan­do se dis­cu­tió la re­for­ma pre­vi­sio­nal, en un cli­ma tan enrarecido co­mo és­te, el blo­que de Ser­gio Mas­sa y los fe­de­ra­les de Pa­blo Ko­si­ner ter­mi­na­ron abra­za­dos al Fren­te pa­ra la Vic­to­ria. Es­ta vez, se par­tie­ron. El Fren­te Re­no­va­dor per­dió los cin­co re­bel­des que se lle­vó Fe­li­pe So­lá, y los fe­de­ra­les, sal­vo Diego Bos­sio, mar­ca­ron jun­tos en fa­vor de la apro­ba­ción del pre­su­pues­to. Es­te nue­vo tri­za­mien­to de la opo­si­ción es otro fa­vor, que con­fir­ma la de­fi­ni­ción del peronismo co­mo to­do lo que se di­vi­de por dos. En es­te pun­to que­da­ron mar­ca­das las dos es­tra­te­gias de los man­dan­tes del peronismo no cris­ti­nis­ta. Los fe­de­ra­les de Juan Ma­nuel Ur­tu­bey avan­zan con la hi­pó­te­sis de que van a cre­cer a cos­ta de Cam­bie­mos, y por eso bus­ca­ron apo­yar al Go­bierno en es­ta vo­ta­ción. Los co­rrió el es­pan­to de de­jar al Go­bierno sin pre­su­pues­to con un Ma­cri pre­to­riano. Lo ad­vir­tió Ko­si­ner: “Si es­te Con­gre­so re­cha­za­ra el Pre­su­pues­to y au­to­má­ti­ca­men­te se ac­ti­va­ra la pró­rro­ga, es­ta­ría­mos dán­do­le al se­ñor je­fe de Ga­bi­ne­te la li­bre dis­po­ni­bi­li­dad de más de 1 bi­llón de pe­sos pa­ra ha­cer el ajus­te que la ley de ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra es­ta­ble­ce”. Los re­no­va­do­res de Ser­gio Mas­sa, y los di­si­den­tes de So­lá, si­guen la hi­pó­te­sis de que pue­den cre­cer a cos­ta del kirch­ne­ris­mo. En to­do ca­so, el Go­bierno ve que la opo­si­ción ter­mi­na más re­sen­ti­da des­pués de es­ta vo­ta­ción que cuan­do em­pe­zó el de­ba­te. La prue­ba de es­to se­rá la suer­te que co­rra el in­ten­to de uni­fi­car los blo­ques del mas­sis­mo y los fe­de­ra­les, que es el prin­ci­pal pro­yec­to de Mas­sa y de Bos­sio, un fe­de­ral que ha que­da­do pe­ga­do al mas­sis­mo. Si es­to pros­pe­ra­se, na­ce­ría una ban­ca­da de 45/50 dipu­tados que po­dría dispu­tar una si­lla en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, y otras pre­ben­das de la se­gun­da mi­no­ría. Pe­ro na­die pue­de ase­gu­rar que eso es­té cer­ca de ocu­rrir, por­que Ur­tu­bey y Mas­sa, je­fes de los fe­de­ra­les y los re­no­va­do­res, des­plie­gan es­tra­te­gias con­tra­rias.

Las Ter­mó­pi­las y la “tor­tu­ra kirch­ne­ris­ta”

An­te esas frac­tu­ras del peronismo opo­si­tor, la ban­ca­da de Cam­bie­mos mos­tró una dis­ci­pli­na que desmiente la le­yen­da de que son una bol­sa de ga­tos in­con­tro­la­ble. Co­mo po­cas ve­ces, los le­gis­la­do­res del in­ter­blo­que aca­ta­ron la tác­ti­ca de Ma­rio Ne­gri, que de­fi­nió la se­sión co­mo una “ba­ta­lla de las Ter­mó­pi­las”, o sea una con­fron­ta­ción de­sigual de una pri­me­ra mi­no­ría an­te un peronismo que, su­ma­do, po­día ga­nar­les la vo­ta­ción. Hu­bo ex­tre­mos de pa­cien­cia y de si­len­cio mor­dien­do el freno, sal­vo el chis­po­rro­teo en­tre Ni­co­lás Mas­sot y Leo­pol­do Mo­reau —un rug­bier— an­te la mi­ra­da ex­per­ta de Diego Bos­sio, un afi­cio­na­do a la prác­ti­ca del box, con la que des­car­ga ener­gía to­das las ma­ña­nas ha­cien­do bol­sa y pe­ra. La or­den de la cú­pu­la Ne­gri-Mon­zó-Mas­sot era no res­pon­der, de­jar pa­sar las ho­ras, pe­ro no mo­ver­se de las ban­cas. Eli­sa Ca­rrió se to­mó un tiem­po pa­ra dis­ten­der­se en un si­llón, pe­ro es­tu­vo a la ho­ra de la vo­ta­ción de ma­dru­ga­da. Cam­bie­mos in­ten­tó apu­rar los tiem­pos y ba­jó cer­ca de cua­ren­ta ora­do­res. El Fren­te pa­ra la Vic­to­ria re­do­bló y anotó a otros cua­ren­ta con el ob­je­ti­vo de des­gas­tar las vo­lun­ta­des, con el mé­to­do que los ad­ver­sa­rios lla­man “la tor­tu­ra kirch­ne­ris­ta”. Con­sis­te en ano­tar de­ce­nas de dipu­tados pa­ra que ocu­pen los mi­nu­tos re­gla­men­ta­rios, pe­ro to­dos re­pi­tien­do siem­pre lo mis­mo. Esa ite­ra­ción de los dis­cur­sos no do­ble­gó a los de Cam­bie­mos, que es­tán im­bui­dos de la doc­tri­na que se acep­ta co­mo una ley del Con­gre­so: el ofi­cia­lis­mo se lle­va las le­yes y la opo­si­ción se lle­va los dis­cur­sos. En al­gún mo­men­to se la lla­mó ley Ja­ros­lavsky —años 80—; más tar­de, ley Man­zano —los años 90—.

El se­na­dor Miguel An­gel Pi­chet­to ne­go­ció la apro­ba­ción rá­pi­da del Pre­su­pues­to en la Cá­ma­ra Al­ta.

Ro­ge­lio Fri­ge­rio, mi­nis­tro del In­te­rior, festejó co­mo po­cos la me­dia san­ción del Pre­su­pues­to

En es­tos días se la lla­ma ley Pi­chet­to: li­be­ra las len­guas pa­ra la crí­ti­ca en la ora­to­ria, pe­ro a la ho­ra de vo­tar se acep­tan las con­di­cio­nes de go­ber­na­bi­li­dad que ne­ce­si­ta el ofi­cia­lis­mo.

Fes­te­jan Fri­ge­rio y Du­jov­ne; Ma­cri, no tan­to

Si se lee es­te de­ba­te en cla­ve elec­to­ral, el ofi­cia­lis­mo pa­re­ce uni­do cuan­do las pe­leas in­ter­nas con los so­cios de Cam­bie­mos ocu­pa­ron ti­tu­la­res du­ran­te se­ma­nas. El peronismo, en cam­bio, se mues­tra más di­vi­di­do, cuan­do los ti­tu­la­res re­cien­tes des­cri­bie­ron es­fuer­zos de uni­dad que es­ta­lla­ron el 17 de octubre. La me­sa de ne­go­cia­cio­nes que ins­ta­la­ron Mon­zó, Fri­ge­rio, Ne­gri y Mas­sot en el Con­gre­so dia­lo­gó con li­ber­tad con to­dos los blo­ques, sin pe­dir au­to­ri­za­ción de la Ca­sa de Go­bierno. Ese he­cho es con­se­cuen­cia de la di­so­lu­ción del gru­po “Oja­zos” —Pe­ña, Quin­ta­na, Lo­pe­te­gui— con quie­nes hu­bie­ran te­ni­do que dis­cu­tir los le­gis­la­do­res ca­da con­ce­sión o can­je, den­tro de la ne­go­cia­ción. La or­den era sa­car un pre­su­pues­to con dé­fi­cit ce­ro, y to­do lo de­más se su­je­tó a ese ob­je­ti­vo. El Go­bierno se en­te­ró de las con­ce­sio­nes de úl­ti­ma ho­ra cuan­do ya ha­bía ocu­rri­do la vo­ta­ción. Fue en la reunión de Ga­bi­ne­te del jue­ves, ho­ras más tar­de del cie­rre de la se­sión, cuan­do Ma­cri se en­te­ró de lo que ha­bía ocu­rri­do. Por eso se los vio fes­te­jar en esa reunión a Fri­ge­rio y a Du­jov­ne. ¿Y Ma­cri? Es el úni­co que man­te­nía un ges­to adus­to. Uno de los presentes in­ter­pre­ta que no en­ten­día lo que se ha­bía lo­gra­do, y que el pre­si­den­te se desa­yu­nó es­cu­chan­do lo­cu­to­res que le fo­men­tan sus re­ce­los ha­cia los po­lí­ti­cos. Igual se su­mó a las fe­li­ci­ta­cio­nes a los le­gis­la­do­res que ha­bían par­ti­ci­pa­do de la se­sión, y que lle­ga­ron sin dor­mir, co­mo Mon­zó y Ne­gri, que ha vuel­to a par­ti­ci­par de es­tas reunio­nes jun­to al se­na­dor Luis Nai­den­hoff, je­fe del in­ter­blo­que de los se­na­do­res. La cir­cuns­pec­ción pre­si­den­cial la ex­pre­sa la fre­cuen­cia con la que Ma­cri des­cri­be la ma­cro en ca­da reunión de mi­nis­tros: en 2017 el flu­jo de in­ver­sión ha­cia los paí­ses emer­gen­tes fue de US$100.000 mi­llo­nes, y en 2018 ba­jó a US$7.000 mi­llo­nes. Los mi­nis­tros ce­le­bran que Ma­cri mi­re ha­cia afue­ra, por­que le de­ja al ala po­lí­ti­ca la proeza del Pre­su­pues­to que, se­gún Fri­ge­rio, es el más im­por­tan­te en dé­ca­das, por­que le ase­gu­ra go­ber­na­bi­li­dad al Go­bierno en un tiem­po de des­con­fian­za de los mer­ca­dos, y por­que blin­da la sus­ten­ta­bi­li­dad del pro­gra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.