Sin No­bel, bue­nos son otros pre­mios

Al­ter­na­ti­vas. Un es­cán­da­lo con abu­so se­xual y trá­fi­co de in­fluen­cias se­pul­tó al No­bel. Pe­ro hay otros, con me­nos di­ne­ro pe­ro tam­bién con pres­ti­gio.

Clarin - Económico - - CONTRATAPA - Luis Vin­ker lvin­ker@clarin.com

Octubre es el mes que —des­de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do— aguar­da con im­pa­cien­cia to­do el am­bien­te de la al­ta li­te­ra­tu­ra. Es el mes en el cual se con­ce­de el Pre­mio No­bel y to­dos los in­vo­lu­cra­dos (co­men­zan­do por los vir­tuo­sos con am­bi­cio­nes, sus edi­to­res, crí­ti­cos y lec­to­res más en­tu­sias­tas) sa­ben que es el tiem­po del in­gre­so de­fi­ni­ti­vo —o no— al Olim­po.

Pe­ro es­te 2018 se cie­rra sin Pre­mio

No­bel en el cam­po li­te­ra­rio; es la sép­ti­ma vez que ocu­rre, la an­te­rior fue en 1949. Y en es­ta opor­tu­ni­dad, por los es­cán­da­los de la Aca­de­mia Sue­ca, que re­cién se rear­ma con la pro­me­sa de vol­ver en un año, pre­via in­ter­ven­ción del pro­pio rey Carl Gus­tav.

El prin­ci­pal apun­ta­do fue un aven­tu­re­ro fran­cés lla­ma­do Jean-Clau­de Ar­nault, es­po­so de la aca­dé­mi­ca Ka­ma­ri­na Fros­ten­son, una de las ocho que re­nun­ció y de­jó sin quó­rum a la en­ti­dad. Fue en me­dio de las de­nun­cias de aco­so se­xual con­tra su ma­ri­do, de trá­fi­co de in­fluen­cias y de fil­tra­ción de las no­mi­na­cio­nes.

El mon­to del pre­mio se ha­bía ele­va­do a US$1,1 mi­llo­nes en la úl­ti­ma edición, la del 2017, que dis­tin­guió al ja­po­nés re­si­den­te en Gran Bre­ta­ña, Ka­zuo Is­hi­gu­ro. Du­ran­te la dé­ca­da pre­via, el No­bel de Li­te­ra­tu­ra re­ci­bía US$975 mil. Pe­ro, se com­pren­de, no es es­pe­cí­fi­ca­men­te el di­ne­ro el que mue­ve la pre­ten­sión de aque­llos pre­mia­dos, sino ac­ce­der a un círcu­lo pri- vi­le­gia­do, que en mu­chos ca­sos les brin­da un au­ra de gran­de­za. Sin em­bar­go, a lo lar­go de más de un si­glo, si bien el No­bel cuen­ta con va­rios de esos in­mor­ta­les (Ky­pling, Yeats, Shaw, Pi­ran­de­llo, Tho­mas Mann, Faulk­ner, Stein­beck, por ci­tar al­gu­nos), tam­bién de­jó de la­do a otros igual­men­te —o aún más— con­si­de­ra­dos por el ca­non: Kaf­ka, Joy­ce, Proust o Bor­ges, prin­ci­pal­men­te. En 1901, al con­ce­der­se el pri­me­ro de los pre­mios le­ga­dos por Al­fred No­bel, los ex­per­tos de la Aca­de­mia de­bie­ron de­ci­dir

en­tre un poe­ta fran­cés (Sally Proud­hom­me) y Leon Tols­toi. Eli­gie­ron a Proud­hom­me…

A fal­ta de un No­bel, el ca­len­da­rio de pre­mios li­te­ra­rios es igual­men­te

in­ten­so y tien­de a mul­ti­pli­car­se. Al­gu­nos son tra­di­cio­na­les, otros más re­cien­tes. En al­gu­nos ca­sos par­ti­ci­pan en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les (co­mo pue­de ser el Cervantes en Es­pa­ña) y mu­chos más, por ini­cia­ti­va de edi­to­ria­les o aca­de­mias.

Ha­ce po­cos días, la es­cri­to­ra An­na Burns, de Ir­lan­da del Nor­te, se lle­vó el Man Boo­ker por su no­ve­la “The Milk­man”. Se tra­ta del más re­le­van­te en Gran Bre­ta­ña, do­ta­do con US$65 mil, y que con­sa­gró an­te­rior­men­te a va­rios ga­na­do­res del No­bel, co­mo el ya men­cio­na­do Is­hi­gu­ro o J.M. Coet­zee, ade­más de los más co­no­ci­dos en­tre los bri­tá­ni­cos con­tem­po­rá­neos, Ian McE­wan y Julian Bar­nes. En los úl­ti­mos tiem­pos, la pro­pia or­ga­ni­za­ción del Man Boo­ker agre­gó un pre­mio in­ter­na­cio­nal, de US$57 mil y en­tre sus fi­na­lis­tas del año pa­sa­do fi­gu­ró una de las más pro­mi­so­rias es­cri­to­ras ar­gen­ti­nas, Sa­man­ta Sch­we­blin.

Una re­per­cu­sión si­mi­lar, al otro la­do del Atlán­ti­co y en ha­bla in­gle­sa, con­ce­de el Pulitzer, que des­de 1917 se en­tre­ga en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. El Pulitzer -US$10 mil a ca­da ga­na­dor­se otor­ga en dis­tin­tos gé­ne­ros (no­ve­la, en­sa­yo, his­to­ria, dra­ma­tur­gia, bio­gra­fías y poe­sía) y coin­ci­de con el mis­mo pre­mio en ru­bros pe­rio­dís­ti­cos. Er­nest He­ming­way por “El vie­jo y el mar”, Mar­ga­ret Mit­chell por “Lo que el vien­to se lle­vó”, Faulk­ner en dos opor­tu­ni­da­des y los más re­cien­tes Nor­man Mai­ler, Ri­chard Fort y Phi­lip Roth fue­ron al­gu­nos de los pre­mia­dos con el Pulitzer por sus no­ve­las, mien­tras Ro­bert Frost lo re­ci­bió en cua­tro opor­tu­ni­da­des en poe­sía. Y has­ta John F. Ken­nedy, an­tes de lle­gar a la pre­si­den­cia, fue pre­mia­do por un En­sa­yo.

Si bien los es­cri­to­res de ha­bla in­gle­sa sue­len ser ma­yo­ría en­tre los can­di­da­tos al No­bel, no se que­dan atrás los fran­ce­ses. Y en su país cuen­tan con el Gon­court: el pre­mio es sim­bó­li­co, ape­nas 10 eu­ros. Pe­ro es­ti­man que las ven­tas de un li­bro ga­na­dor del Gon­court pue­den al­can­zar los ocho mi­llo­nes de eu­ros en las tres pri­me­ras se­ma­nas. Si el No­bel sur­gió por la he­ren­cia de Al­fred No­bel, el Gon­court lo hi­zo por Ed­mond de Gon­court y la Aca­de­mia que lle­va su nom­bre lo con­ce­de des­de 1903. Allí sí con­sa­gra­ron a Proust por el se­gun­do vo­lu­men de su ma­ra­vi­llo­so “En bus­ca del tiem­po per­di­do”, a Si­mo­ne de Beau­voir en la dé­ca­da del 50 y, en­tre los más re­cien­tes, a Pa­trick Mo­diano, Mar­gue­ri­te Du­ras y Jean Eche­noz, vi­si­tan­te de Bue­nos Ai­res el año pa­sa­do.

Más cer­cano es el Pre­mio Kaf­ka, que otor­ga la So­cie­dad que lle­va su nom­bre en Pra­ga. Se ins­ti­tu­yó en 2001, re­par­te só­lo US$10 mil al ga­na­dor pe­ro ya tu­vo la par­ti­cu­la­ri­dad, en 2004 y 2005, de an­ti­ci­par los ga­na­do­res

del No­bel, El­frie­de Je­lin­kek y Ha­rold Pin­ter res­pec­ti­va­men­te. Los nom­bres de otros ga­na­do­res ha­blan de la je­rar­quía del Kaf­ka: Roth, Mu­ra­ka­mi, Ban­vi­lle, Amos Oz, Ma­gris, Mar­ga­ret Atwood, Va­clav Ha­vel.

Es­pa­ña con­cen­tra, ob­via­men­te, a la ma­yo­ría de los pre­mios en nues­tra len­gua, y bien re­mu­ne­ra­dos. El Pla­ne­ta, que sur­gió en 1952, otor­ga hoy 601 mil eu­ros al ven­ce­dor y 150 mil al otro fi­na­lis­ta. El Al­fa­gua­ra — cu­ya lis­ta de ga­na­do­res in­clu­ye ar­gen­ti­nos co­mo To­más Eloy Mar­tí­nez, An­drés Neu­mann, Leo­pol­do Bri­zue­la y Eduar­do Sa­che­ri— fue re­lan­za­do por ini­cia­ti­va del pe­rio­dis­ta, en­sa­yis­ta y edi­tor Juan Cruz en 1998 y su pre­mio al­can­za los US$175 mil. Pe­ro tam­bién es­tá el pres­ti­gio que pue­de

apor­tar el Cervantes, di­ri­gi­do por el go­bierno es­pa­ñol y que pre­mia la obra global del es­cri­tor en 125 mil eu­ros. Allí re­lu­cen los nom­bres de Bor­ges y Sá­ba­to, Bioy Ca­sa­res y Gel­man. Ade­más, pa­ra la obra com­ple­ta se ins­ti­tu­yó el For­men­tor en 1961 —hoy con US$50 mil— don­de Bor­ges inau­gu­ró la lis­ta de ga­na­do­res, com­par­tien­do na­da me­nos que con Sa­muel Bec­kett. En Ar­gen­ti­na y en las pró­xi­mas se­ma­nas se ce­le­bra­rá la nue­va edición del Pre­mio Clarín de No­ve­la.

En ge­ne­ral, los gran­des es­cri­to­res sue­len es­qui­var sus co­men­ta­rios, sus pre­ten­sio­nes o las mo­vi­das de sus agen­tes li­te­ra­rios al­re­de­dor del am­bien­te de los pre­mios. In­di­can más sus si­len­cios que sus en­tre­vis­tas. Des­pués sí, pue­den re­ve­lar aque­lla in­ti­mi­dad, co­mo al­guno de los ca­pí­tu­los de las me­mo­rias de Ne­ru­da. Allí cul­mi­na­ba con su dis­cur­so an­te la Aca­de­mia y la fe­li­ci­dad de ese mo­men­to, ci­tan­do a Rim­baud: “So­lo con una ar­dien­te pa­cien­cia con­quis­ta­re­mos la es­plén­di­da ciu­dad que da­rá luz, jus­ti­cia y dig­ni­dad a to­dos los hom­bres. Así la poe­sía no ha­brá can­ta­do en vano”. Dé­ca­da más tar­de, Gar­cía Márquez cul­mi­na­ba con una ci­ta de su ad­mi­ra­do Faulk­ner. Sos­te­nía que “me nie­go a ad­mi­tir el fin del hom­bre” y, en un gui­ño a su pro­pia obra maes­tra, pos­tu­la­ba “una nue­va y arra­sa­do­ra uto­pía, don­de na­die pue­da de­ci­dir por otros has­ta la for­ma de mo­rir, don­de de ve­ras sea cier­to el amor y sea po­si­ble la fe­li­ci­dad y don­de las es­tir­pes con­de­na­das a cien años de so­le­dad ten­gan por fin y pa­ra siem­pre una se­gun­da opor­tu­ni­dad so­bre la tie­rra”.

Va­cío. Un pa­pe­lón en el ju­ra­do de­jó al No­bel sin pre­mio li­te­ra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.