FUER­TE INEQUI­DAD EN BIE­NES PER­SO­NA­LES

Clarin - Económico - - POLÍTICA TRIBUTARIA - Na­din Ar­ga­ña­raz y An­drés Mir Eco­no­mis­tas

Con­jun­ta­men­te con el tra­ta­mien­to del pro­yec­to de ley de Pre­su­pues­to, el Se­na­do de la Na­ción de­be avan­zar con la re­for­ma al im­pues­to so­bre los Bie­nes Per­so­na­les, que en lí­neas ge­ne­ra­les con­tem­pla un au­men­to en el mí­ni­mo no im­po­ni­ble y un re­gre­so a las alí­cuo­tas pro­gre­si­vas.

En es­ta co­lum­na se ana­li­za es­pe­cí­fi­ca­men­te el cam­bio re­la­cio­na­do con los in­mue­bles ru­ra­les, que aho­ra que­dan exen­tos del im­pues­to, en el ca­so que sus ti­tu­la­res sean per­so­nas fí­si­cas y cual­quie­ra sea su des­ti- no o afec­ta­ción. Tal co­mo ha que­da­do re­dac­ta­do el pro­yec­to con me­dia san­ción de Dipu­tados, pa­re­cie­ra que la in­ten­ción es que que­den afue­ra del tributo la to­ta­li­dad de los in­mue­bles ru­ra­les per­te­ne­cien­tes a per­so­nas fí­si­cas, no so­lo los des­ti­na­dos a arren­da­mien­to co­mo es has­ta el mo­men­to. Es­te es un as­pec­to que de­be­rá ser acla­ra­do, to­da vez que den­tro de los bie­nes gra­va­dos es­tán com­pren­di­dos los pa­tri­mo­nios de ex­plo­ta­cio­nes uni­per­so­na­les, los cua­les, ló­gi­ca­men­te en el ca­so de las ex­plo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias, com­pren­den a los in­mue­bles ru­ra­les.

De con­fir­mar­se la exen­ción a to­do in­mue­ble ru­ral de per­so­nas fí­si­cas, re­sul­ta in­tere­san­te re­mar­car al­gu­nos de los efec­tos que di­cha me­di­da ten­dría:

I) Más allá de con­si­de­ra­cio­nes re­fe­ri­das a di­fe­ren­tes ni­ve­les de pre­sión tri­bu­ta­ria sec­to­rial, es­ta me­di­da ge­ne­ra una si­tua­ción inequi­ta­ti­va en­tre te­ne­do­res de in­mue­bles, da­do que las per­so­nas fí­si­cas po­see­do­ras de in­mue­bles ur­ba­nos que­da­rían al­can­za­das por el tributo.

II) En el ca­so de in­mue­bles da­dos en al­qui­ler o arren­da­mien­to, el im­pues­to ge­ne­ra­ría una ren­ta­bi­li­dad re­la­ti­va me­nor de los in­mue­bles ur­ba­nos res­pec­to a los ru­ra­les, pe­na­li­zan­do de ese mo­do a los pro­pie­ta­rios de in­mue­bles ur­ba­nos.

III) Se eli­mi­na­ría una dis­tor­sión que dis­cri­mi­na­ba a los pe­que­ños pro­duc­to­res que ex­plo­ta­ban su par­ce­la ru­ral, da­do que aque­llos que los arren­da­ban que­da­ban ex­clui­dos. En es­te ca­so, el sis­te­ma tri­bu­ta­rio ge­ne­ra­ba un in­cen­ti­vo a la con­cen­tra­ción, no de la pro­pie­dad, pe­ro sí de la ex­plo­ta­ción.

Con el ob­je­to de cuan­ti­fi­car la mag­ni­tud de la dis­tor­sión, en el cua­dro que ilus­tra la no­ta se mues­tran ejem­plos del di­fe­ren­te tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio en­tre una per­so­na fí­si­ca po­see­do­ra de un in­mue­ble ur­bano y otra de una par­ce­la ru­ral, am­bas de si­mi­lar va­lor con­for­me los cri­te­rios de va­lua­ción de la Ley del Im­pues­to a los Bie­nes Per­so­na­les y con­si­de­ran­do que el úni­co bien que se po­see es el re­fe­ri­do in­mue­ble.

Co­mo pue­de apre­ciar­se, de no dar­se cam­bios en el Se­na­do de la Na­ción, una per­so­na que tie­ne un in­mue­ble ur­bano va­lua­do en $7,5 mi­llo­nes pa­ga­ría $20.000 anua­les (una alí­cuo­ta efec­ti­va del 0,27%) en con­cep­to de bie­nes per­so­na­les por ese bien, mien­tras que otra que ten­ga un in­mue­ble ru­ral de igual va­lor no pa­ga­ría na­da. Si la va­lua­ción del in­mue­ble fue­ra el do­ble, es de­cir $15 mi­llo­nes, el mon­to a abo­nar por el bien ur­bano as­cen­de­ría a $ 57.500 anua­les (una alí­cuo­ta efec­ti­va del 0,38%).

Si ade­más del in­mue­ble en cues­tión, el con­tri­bu­yen­te po­se­ye­ra otros bie­nes gra­va­dos que ab­sor­bie­ran el mí­ni­mo exen­to pro­pues­to ($2.000.000), la dis­tor­sión se­ría ma­yor, de­pen­dien­do su cuan­tía de la alí­cuo­ta mar­gi­nal que co­rres­pon­da al tra­mo que se al­can­za por la in­cor­po­ra­ción del in­mue­ble.

La po­si­ble des­gra­va­ción de la vi­vien­da úni­ca, me­di­da que se es­tá dis­cu­tien­do ac­tual­men­te en el Se­na­do, si bien re­du­ci­ría la pre­sión tri­bu­ta­ria de­ri­va­da de es­te im­pues­to, no re­sol­ve­ría el tra­ta­mien­to inequi­ta­ti­vo aquí ex­pues­to, to­da vez que se man­ten­dría pa­ra el res­to de los in­mue­bles que el con­tri­bu­yen­te po­sea con fi­na­li­dad de ex­plo­ta­ción, in­ver­sión o ren­ta.

En con­clu­sión, sin ana­li­zar la pre­sión tri­bu­ta­ria glo­bal que so­por­tan los di­fe­ren­tes sec­to­res de la eco­no­mía, la des­gra­va­ción de un ti­po par­ti­cu­lar de in­mue­bles, en es­te ca­so las par­ce­las ru­ra­les, im­pli­ca­rá un tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio di­fe­ren­cial que pue­de di­rec­cio­nar las de­ci­sio­nes de in­ver­sión, al­go que aten­ta con­tra la neu­tra­li­dad que de­be­ría te­ner to­do sis­te­ma tri­bu­ta­rio.

Des­gra­var un úni­co ti­po de in­mue­bles im­pli­ca un tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio di­fe­ren­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.