LOS FON­DOS DE WALL STREET SE VUEL­CAN A LAS BOL­SAS CHI­NAS

Clarin - Económico - - MIRADA GLOBAL - Jorge Cas­tro Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

Los mer­ca­dos bur­sá­ti­les chi­nos dis­po­nen de ac­ti­vos por US$12 bi­llo­nes — son los se­gun­dos del mun­do des­pués de los nor­te­ame­ri­ca­nos— y se han abier­to a la in­ver­sión tras­na­cio­nal des­de ha­ce un año a tra­vés de la Bol­sa de Hong Kong.

El re­sul­ta­do ha si­do que el to­tal de ac­ti­vos en ren­min­bi en ma­nos ex­tran­je­ras al­can­za­ron US$462.000 mi­llo­nes en sep­tiem­bre de 2018 (+ de US$122.500 mi­llo­nes res­pec­to a 2017). Chi­na ha re­ci­bi­do en un año más ca­pi­ta­les fo­rá­neos vía bur­sá­til que el to­tal de flu­jos de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta que ha ob­te­ni­do en 2018 (US$91.800 mi­llo­nes).

Es un ade­lan­to de lo que vie­ne a par­tir de abril de 2019, cuan­do 386 bo­nos emi­ti­dos por fir­mas de la Re- pú­bli­ca Po­pu­lar se in­cor­po­ren al Ín­di­ce Bloom­berg Bar­clays Glo­bal (BBG In­dex), en don­de re­pre­sen­ta­ran só­lo 5,5% del to­tal. Tam­bién a par­tir de abril los tí­tu­los chi­nos se in­cor­po­ran a los Ín­di­ces JP Mor­gan de Mer­ca­dos Emer­gen­tes (JP GBI – EM) y Ci­ti Mun­dial (WGBI) en una pro­por­ción se­me­jan­te. Se es­ti­ma que los ac­ti­vos bur­sá­ti­les chi­nos en ma­nos de in­ver­so­res ex­tran­je­ros al­can­za­rían US$2,5 bi­llo­nes, o más, al con­cluir 2019.

La eva­lua­ción de los stocks chi­nos la rea­li­zan des­de es­te año las 3 gran­des eva­lua­do­ras de ries­go con se­de en Wall Street (Moody’s, Stan­dard&Poor’s y Fitch), que es­ta­ble­ce­rán un cri­te­rio ob­je­ti­vo pa­ra me­dir los ren­di­mien­tos de las com­pa­ñías que co­ti­zan en ren­mim­bi.

Las bol­sas chi­nas son la com­bi­na­ción de una red de mer­ca­dos (Shang­hái, Shen­zen y Hong Kong), que co­ti­zan en con­jun­to US$12.3 bi­llo­nes, mien­tras que los de EE.UU. lle­gan a US$32 bi­llo­nes.

Los fon­dos de in­ver­sión que in­te­gran el Ín­di­ce Mor­gan Stan­ley, que po­drán ad­qui­rir ac­cio­nes A de las 222 prin­ci­pa­les fir­mas que co­ti­zan en Shang­hái y Shen­zen a par­tir de abril de 2019, dis­po­nen de re­cur­sos lí­qui­dos e in­me­dia­ta­men­te y apli­ca­bles por U$S1.6 bi­llo­nes.

El Bank of Ame­ri­ca/Me­rrill Lynch se­ña­la que la in­clu­sión de ac­ti­vos chi­nos en su Ín­di­ce Glo­bal im­pli­ca el vuel­co de US$18.000 mi­llo­nes de fon­dos ac­ti­vos, a los que hay que su­mar US$3.000 mi­llo­nes de re­cur­sos pa­si­vos.

El Bank of Ame­ri­ca agre­ga que prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de las ac­cio­nes A que se in­cor­po­ran a su Ín­di­ce Glo­bal son de las gran­des em­pre­sas es­ta­ta­les y de los 4 prin­ci­pa­les ban­cos del Es­ta­do, que se en­cuen­tran en­tre los 10 ma­yo­res del mun­do. Gold­man Sachs es­ti­ma que la in­clu­sión de los bo­nos chi­nos en sus ín­di­ces glo­ba­les im­pli­ca­rá una in­ver­sión de U$S250.000 mi­llo­nes en 2020, co­mo pa­so ini­cial a su mul­ti­pli­ca­ción por 3 o4 un lus­tro des­pués.

La ca­rac­te­rís­ti­ca cen­tral de la Bol­sa de Shen­zen es que en ella co­ti­zan más de 90% de las com­pa­ñías “high tech” —es el Ín­di­ce Nas­daq de Chi­na—, sal­vo las 3 gran­des fir­mas de In­ter­net (Ali­ba­ba, Ten­cent, Bai­dú) que lo ha­cen en el ex­te­rior, in­clu­yen­do Hong Kong.

Lo pre­vi­si­ble es que Shen­zen su­pere a Shang­hái en los pró­xi­mos 5/10 años, a me­di­da que la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar pro­fun­di­ce la nue­va orien­ta­ción es­tra­té­gi­ca de su eco­no­mía, fun­da­da en el con­su­mo do­més­ti­co; y que es el re­sul­ta­do del cru­ce de un boom de con­su­mo y el vuel­co a la eco­no­mía di­gi­tal (34% del PBI en 2018).

La apertura de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les chi­nos a la in­ver­sión tras­na­cio­nal es par­te de la drás­ti­ca in­cor­po­ra­ción de la eco­no­mía de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar al mer­ca­do mun­dial anun­cia­da por el pre­si­den­te Xi Jin­ping en abril de es­te año (Fo­ro de Boao).

El lí­der chino anun­ció allí que Chi­na re­cor­ta­rá 10 pun­tos los de­re­chos de im­por­ta­ción de au­to­mo­to­res en 2018, que pa­san de 25% a 15%, con una ma­yo­ría in­me­dia­ta del ca­pi­tal ex­tran­je­ro en las com­pa­ñías bur­sá­ti­les, su­ma­do a que se eli­mi­nan en un pla­zo de 3 años to­do ti­po de res­tric­cio­nes pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar.

Por eso, la pro­tec­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual se con­vier­te en Chi­na en una cues­tión cru­cial del Es­ta­do; y se crea una Ofi­ci­na de Vi­gi­lan­cia y Eje­cu­ción con po­de­res re­for­za­dos de­pen­dien­te en for­ma di­rec­ta del pre­si­den­te Xi Jin­ping.

Se tra­ta de la de­fen­sa del “ca­pi­tal in­te­lec­tual”, que es la ca­te­go­ría de­ci­si­va del ca­pi­ta­lis­mo avan­za­do, en que el pro­ce­so de acu­mu­la­ción se fun­da en for­ma ex­clu­yen­te en el co­no­ci­mien­to.

De ahí que se des­re­gu­le y abra a la in­ver­sión ex­tran­je­ra la to­ta­li­dad del sis­te­ma de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, in­clu­yen­do la su­per­in­ten­si­va In­ter­net mó­vil de­no­mi­na­da 5G, que abar­ca­ría a 480 mi­llo­nes de usua­rios en 2021, pa­ra du­pli­car­se 5 años des­pués.

Lo que es­tá en mar­cha en Chi­na es el pro­ce­so de apertura más drás­ti­co y ra­di­cal que ha rea­li­za­do des­de 1978, cuan­do Deng Xiao­ping vol­có el sis­te­ma a la glo­ba­li­za­ción. La po­lí­ti­ca li­de­ra­da por Xi Jin­ping ex­pre­sa en su ex­tra­or­di­na­ria ra­di­ca­li­dad el vuel­co de Chi­na —y el mun­do— a la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial, la cuar­ta del ca­pi­ta­lis­mo.

El ob­je­ti­vo de Xi Jin­ping es trans­for­mar a la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar en su pri­mer Cen­te­na­rio (1949 / 2049) en una su­per­po­ten­cia mo­der­na, ab­so­lu­ta­men­te in­te­gra­da al mun­do, in­ten­sa­men­te in­no­va­do­ra y pro­fun­da­men­te jus­ta (“so­cia­lis­ta”); y así re­en­con­trar su des­tino de gran­de­za, re­sul­ta­do de 5.000 años de his­to­ria, co­mo el “Im­pe­rio del Me­dio” del si­glo XXI.

El ob­je­ti­vo de Xi Jin­ping es ha­cer de Chi­na una su­per­po­ten­cia mo­der­na, jus­ta, in­no­va­do­ra e in­te­gra­da al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.