Wall Street apues­ta por los re­pu­bli­ca­nos

Tra­di­ción. La elec­ción de me­dio tér­mino es un ter­mó­me­tro de la po­pu­la­ri­dad del Eje­cu­ti­vo

Clarin - Económico - - ECONOMICO - Es­cri­ben Da­río Eps­tein y Sebastián Ma­ril .

El mar­tes son las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas en EE.UU. Có­mo jue­gan los mer­ca­dos.

Las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del pró­xi­mo 6 de no­viem­bre muy po­si­ble­men­te se­rán las más im­por­tan­tes en la his­to­ria re­cien­te de EE.UU. En jue­go no só­lo es­ta­rá la to­ta­li­dad de la Cá­ma­ra Ba­ja (435 ban­cas), un ter­cio del Se­na­do (35 ban­cas) y 33 de 50 go­ber­na­cio­nes, sino tam­bién el fu­tu­ro po­lí­ti­co del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Do­nald Trump. El Par­ti­do De­mó­cra­ta bus­ca­rá re­cu­pe­rar el do­mi­nio com­ple­to del Con­gre­so que per­dió en el año 2011, du­ran­te las pri­me­ras elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del en­ton­ces pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

Si nos afe­rra­mos a la his­to­ria más re­cien­te, des­de las elec­cio­nes de mi­tad de tér­mino de Jimmy Car­ter en 1978, ca­da vez que un pre­si­den­te en­fren­tó su pri­me­ra elec­ción le­gis­la­ti­va, el par­ti­do que ha­bi­ta la Ca­sa Blan­ca per­dió en pro­me­dio 26,3 ban­cas en la Cá­ma­ra Ba­ja y 2,6 ban­cas en el Se­na­do. Es más, so­lo Geor­ge Bush hi­jo (por su li­de­raz­go tras los ata­ques te­rro­ris­tas de 2001) pu­do in­cre­men­tar el pe­so par­ti­da­rio en el Con­gre­so en las le­gis­la­ti­vas de 2002 al su­mar ocho re­pre­sen­tan­tes y 1 se­na­dor. Car­ter, Rea­gan, Bush padre, Clin­ton y Oba­ma per­die­ron po­der po­lí­ti­co a tan so­lo dos años de ha­ber­se con­ver­ti­do en pre­si­den­tes.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano ac­tual­men­te su­pera al Par­ti­do De­mó­cra­ta por 42 ban­cas en la Cá­ma­ra Ba­ja (235 a 193, con 7 va­can­tes) y lo aven­ta­ja en el Se­na­do por tan so­lo 2 ban­cas (51-49). Con 435 Re­pre­sen­tan­tes en to­do el país, el par­ti­do que lo­gre al­zar­se con 218 ban­cas en la Cá­ma­ra Ba­ja, se­rá ma­yo­ría cuan­do el pró­xi­mo 3 de enero ini­cie se­sio­nes el 116 Con­gre­so.

Reac­ción de los mer­ca­dos

Po­cos an­ti­ci­pa­ron la vic­to­ria de Trump en no­viem­bre de 2016 ya que las en­cues­tas arro­ja­ban una abul­ta­da vic­to­ria de Hi­llary Clin­ton. Co­no­ce­mos en ri­gu­ro­so de­ta­lle la reac­ción de los mer­ca­dos al­re­de­dor del mun­do cuan­do se co­no­cie­ron los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. A me­di­da que trans­cu­rría la no­che nor­te­ame­ri­ca­na y se con­fir­ma­ba la ten­den­cia, en Asia los prin­ci­pa­les ín­di­ces ce­rra­ban con pér­di­das cer­ca­nas al 5%, mien­tras que en Eu­ro­pa abrían cer­ca de 4% aba­jo, pe­ro cul­mi­na­ron el día en te­rri­to­rio po­si­ti­vo. Los Fu­tu­ros del Dow Jo­nes caían cer­ca de 800 pun­tos al co­mien­zo de la jor­na­da del 9 de no­viem­bre, pe­ro ce­rra­ron con sa­lu­da­bles ga­nan­cias cer­ca­nas al 1,5%.

En­ton­ces, ¿có­mo reac­cio­na­rán los mer­ca­dos es­te miér­co­les si los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas no coin­ci­den con los pro­nós­ti­cos más re­cien­tes?

Las úl­ti­mas en­cues­tas mues­tran có­mo el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, que ac­tual­men­te con­tro­la el Se­na­do, la Cá­ma­ra Ba­ja, la Ca­sa Blan­ca y 33 de 50 Go­ber­na­cio­nes, es­ta­ría per­dien­do po­der en el

Con­gre­so, es­pe­cial­men­te en Dipu­tados (Re­pre­sen­tan­tes). Con 209 ban­cas “ase­gu­ra­das”, los de­mó­cra­tas só­lo ne­ce­si­ta­rán sa­lir vic­to­rio­sos en 9 de las 27 ban­cas que se con­si­de­ran es­tar “en jue­go” ya que las en­cues­tas mues­tran cam­pa­ñas muy re­ñi­das. Una ban­ca es con­si­de­ra­da co­mo “ase­gu­ra­da” cuan­do la opi­nión pú­bli­ca mues­tra una cla­ra ven­ta­ja pa­ra uno de los can­di­da­tos.

El des­ta­ca­do in­ver­sio­nis­ta Mark Mo­bius di­jo re­cien­te­men­te que ve que la re­cien­te co­rrec­ción en

Wall Street se pro­fun­di­za­rá si los re­pu­bli­ca­nos

pierden el con­trol en el Con­gre­so el mar­tes. “Si, por ejem­plo, los de­mó­cra­tas ob­tie­nen el con­trol de la Cá­ma­ra Ba­ja, creo que es­to se­rá ma­lo pa­ra el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se”, di­jo el co­fun­da­dor de Mo­bius Ca­pi­tal Part­ners, en una en­tre­vis­ta con un co­no­ci­do ca­nal de TV. “Si es­to ocu­rre, es pro­ba­ble que ha­ya más co­rrec­ción en Wall Street”, aña­dió.

Los dos prin­ci­pa­les ín­di­ces bur­sá­ti­les nor­te­ame­ri­ca­nos ba­ja­ron con­si­de­ra­ble­men­te en oc­tu­bre. El Dow Jo­nes In­dus­trial ba­jó ca­si un 6% el mes pa­sa­do mien­tras que el S&P 500 ca­yó un 7,5% y ha­ce tan so­lo una se­ma­na, ca­yó más del 10% des­de su má­xi­mo in­tra­dia­rio de 2.940 el 21 de sep­tiem­bre. Una cla­ra co­rrec­ción, se­gún lo de­fi­ne Wall Street.

Si los re­pu­bli­ca­nos dan la sor­pre­sa (se­gún es de­fi­ni­da por las en­cues­tas) y re­tie­nen la ma­yo­ría en am­bas cá­ma­ras, Wall Street ex­pe­ri­men­ta­rá un re­bo­te que po­dría du­rar otros seis me­ses. Los pla­nes del pre­si­den­te Trump no se ve­rán afec­ta­dos por la nue­va com­po­si­ción del Con­gre­so y po­drá im­ple­men­tar la agen­da re­pu­bli­ca­na que tie­ne co­mo prin­ci­pal pilar la fle­xi­bi­li­za­ción de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na me­dian­te la reducción de la can­ti­dad de re­gu­la­cio­nes (bu­ro­cra­cia), la re­for­ma de le­yes la­bo­ra­les y la apertura de mer­ca­dos pa­ra la ex­por­ta­ción.

De no ocu­rrir es­to y si los de­mó­cra­tas lo­gran que­dar­se con la Cá­ma­ra Ba­ja, la agen­da re­pu­bli­ca­na se ve­rá pa­ra­li­za­da du­ran­te los dos úl­ti­mos años de la pre­si­den­cia Trump y los mer­ca­dos muy po­si­ble­men­te lo uti­li­cen co­mo ex­cu­sa pa­ra to­mar ga­nan­cias des­pués de va­rios años de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do. Wall Street ha tre­pa­do 31,2% des­de la elec­ción de Trump y desea con­ti­nuar con una agen­da de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co co­mo el que país es­tá vi­vien­do en es­tos mo­men­tos.

Por su la­do, Chi­na reac­cio­na­ría po­si­ti­va­men­te a una vic­to­ria de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra Ba­ja ya que, con un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano de­bi­li­ta­do po­lí­ti­ca­men­te, la gue­rra aran­ce­la­ria ten­dría un desen­la­ce más fa­vo­ra­ble al país asiá­ti­co. Fi­nal­men­te Eu­ro­pa, ya con en acuer­do co­mer­cial con EE.UU. en mar­cha, se­gui­rá la ten­den­cia de Wall Street y ofre­ce­rá re­tor­nos ne­ga­ti­vos en el cor­to pla­zo.

Por es­te mo­ti­vo, de­be­mos ser muy cau­te­lo­sos en la in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos del mar­tes, ya que de ellos muy pro­ba­ble­men­te de­pen­da al me­nos seis me­ses de apre­cia­ción del va­lor de las in­ver­sio­nes o seis me­ses de una co­rrec­ción bur­sá­til.

His­tó­ri­ca­men­te, las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas han si­do un re­fe­rén­dum de la ges­tión del pre­si­den­te que ha­bi­ta la Ca­sa Blan­ca. Con la ex­cep­ción de Geor­ge W. Bush —que lo­gró su­mar ban­cas en el Con­gre­so—, en el res­to de las pri­me­ras elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de ca­da pre­si­den­te des­de Jimmy Car­ter, el elec­to­ra­do cla­ra­men­te opi­nó mal so­bre el ha­bi­tan­te de la Ca­sa Blan­ca.

Es­tas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas no se­rán, por bien o por mal, un re­fe­rén­dum de la ges­tión de Do­nald Trump. El pre­si­den­te es un “out­si­der” que no per­te­ne­ce a la cla­se po­lí­ti­ca. Trump no po­see una ideo­lo­gía de­fi­ni­da y, con su mo­do de go­ber­nar, atrae a re­pu­bli­ca­nos, de­mó­cra­tas e in­de­pen­dien­tes por igual. Esa es su ba­se elec­to­ral, la que lo lle­vó a la pre­si­den­cia y Trump muy as­tu­ta­men­te ha lo­gra­do di­fe­ren­ciar­se de Washington DC. Por es­te mo­ti­vo, su po­pu­la­ri­dad su­pera a la apro­ba­ción del Con­gre­so (el que se renueva el mar­tes), hoy en 19%, se­gún la en­cues­ta­do­ra Ga­llup. A 639 días de ha­ber asu­mi­do co­mo 45° pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump go­za del ni­vel de apro­ba­ción más al­to de su pre­si­den­cia (44% se­gún Ga­llup), idén­ti­co al de Ba­rack Oba­ma a la mis­ma al­tu­ra de su pri­mer man­da­to (44%), si­mi­lar al de Clin­ton (48%) y por en­ci­ma de Ro­nald Rea­gan (42%).

No exis­te un sec­tor de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te que ha­ya vo­ta­do a Trump pre­si­den­te y que hoy es­té arre­pen­ti­do de ha­ber­lo he­cho. Muy pro­ba­ble­men­te ha­ya al­gu­nos que sien­tan que el pre­si­den­te los ha de­frau­da­do, pe­ro no has­ta el pun­to de vo­tar en pro­tes­ta a los de­mó­cra­tas. La co­ne­xión que exis­te en­tre un trum­pis­ta y el pre­si­den­te es tan só­li­da que muy di­fí­cil­men­te se ha­ya ro­to tras dos años de pre­si­den­cia. Los elec­to­res vo­ta­rán a sus can­di­da­tos pun­tua­les, no al pre­si­den­te.

Apro­ba­do. A pe­sar de las po­lé­mi­cas, Trump tie­ne al­to ín­di­ce de apro­ba­ción.AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.