La in­so­por­ta­ble le­ve­dad de los pac­tos

Con­flic­tos. Mau­ri­cio Ma­cri se sor­pren­dió con el al­za­mien­to de va­rios go­ber­na­do­res opo­si­to­res que bus­can re­po­ner el Fon­do So­je­ro. Es­ta­ría en jue­go el quó­rum y la vo­ta­ción del pro­yec­to de Pre­su­pues­to en el Se­na­do.

Clarin - Económico - - ECONOMICO - Es­cri­be Ig­na­cio Zu­le­ta

Un gru­po de go­ber­na­do­res ame­na­za con re­vi­vir el Fon­do So­je­ro. ¿Pe­li­gra el pre­su­pues­to en el Se­na­do?

Po­cos mo­men­tos, tan aco­mo­da­dos pa­ra el en­si­mis­ma­mien­to y la re­fle­xión co­mo ésos de es­tar en la pe­lu­que­ría, en si­len­cio y an­te el es­pe­jo. Fue una ex­pe­rien­cia ca­si de di­ván, aflo­ja­da la ima­gi­na­ción y la la­bia, que apro­ve­chó el jue­ves Mau­ri­cio Ma­cri en el si­llón de Juan Sosa, el fí­ga­ro de Co­ro­nel Bai­go­rria (Cór­do­ba), pa­ra ha­cer un ba­lan­ce a so­las del al­za­mien­to de un gru­po de go­ber­na­do­res opo­si­to­res, que

ame­na­zan con re­po­ner el Fon­do So­je­ro, una ca­ja de por lo me­nos $80.000 mi­llo­nes. Lo pri­me­ro que le vino a la men­te an­te el es­pe­jo de Sosa, fue el re­cuer­do del 24 de no­viem­bre de 2015, cuan­do la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia ce­le­bró su vic­to­ria en el ba­llo­ta­ge de 48 ho­ras an­tes, con una sen­ten­cia que obli­ga­ba al Es­ta­do a pa­gar­les a tres pro­vin­cias una des­co­mu­nal deu­da por de­trac­cio­nes a los apor­tes previsionales. En las con­ver­sa­cio­nes con quie­nes lo acom­pa­ña­ron en la vi­si­ta a Cór­do­ba, el re­cuer­do de aque­lla sen­ten­cia fue re­cu­rren­te: có­mo el al­za­mien­to de los man­da­ta­rios en­ca­be­za­dos por Ge­rar­do Za­mo­ra y Gil­do Ins­frán,

fue sor­pre­si­vo, y tam­bién ame­na­za con des­ba­ra­tar to­dos los acuer­dos que le ha­bían di­cho es­ta­ban ce­rra­dos en torno al Pre­su­pues­to 2019. ¿No es que es­ta­ba to­do ce­rra­do?, pre­gun­tó Mar­cos Pe­ña en al­gu­na reunión de me­sa ín­ti­ma en Ca­sa de Go­bierno, con el tono lo su­fi­cien­te­men­te al­to co­mo pa­ra que le lle­ga­se a Ro­ge­lio Fri­ge­rio, que pa­só la se­ma­na en Chi­na, aun­que col­ga­do de los te­lé­fo­nos. Era una fac­tu­ra de Pe­ña al ala po­lí­ti­ca del Go­bierno, esa li­ga que in­te­gran Fri­ge­rio y los ca­ci­ques del ofi­cia­lis­mo en la Cá­ma­ra de Dipu­tados: Emi­lio Mon­zó, Ma­rio Ne­gri, Ni­co­lás Mas­sot. En esas con­fe­sio­nes de al­ta y cor­do­be­sa pe­lu­que­ría, ha­bla­ría de go­ber­na­do­res in­sa­cia­bles que in­cum­plen los acuer­dos. Co­mo ocu­rrió — re­me­mo­ra­ba— en 2016 cuan­do fue­ron a Oli­vos a pro­me­ter­le una re­for­ma po­lí­ti­ca que nun­ca salió, por­que ellos mis­mos la se­pul­ta­ron a cam­bio de me­jo­rar en el Se­na­do un mal pro­yec­to, que ha­bía vo­ta­do Dipu­tados, de ba­ja del im­pues­to a las Ga­nan­cias. El fin de se­ma­na lo de­di­có el pre­si­den­te a una ron­da de ca­fé pa­ra con­sul­tar si les res­pon­de­rá con du­re­za o de­ja­rá que lo arre­glen los tu­ne­le­ros que tran­si­tan en­tre ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción. Es de­ci­dir en­tre dos op­cio­nes ex­pli­ca­ti­vas: o son in­sa­cia­bles, o es que al Go­bierno —aho­ra que salió el acuer­do con el FMI— se no­ta que le so­bra la pla­ta. Res­pon­der con al­gu­nos so­pa­pos pue­de re­sen­tir su re­la­ción con so­cios pa­cí­fi­cos del pe­ro­nis­mo, co­mo Juan Schia­ret­ti — el an­fi­trión ese día— o Juan Ma­nuel Ur­tu- bey, por­que los obli­ga­ría a un de­ba­te que nos les con­vie­ne en es­te tiem­po cuan­do to­dos bus­can uni­dad.

Los acuer­dos po­lí­ti­cos nun­ca se cum­plen

Tam­po­co ter­mi­na de en­ten­der el sen­ti­do fi­nal de es­te al­za­mien­to de los go­ber­na­do­res, el otro va­le­dor del acuer­do, el CEO del pe­ro­nis­mo ra­cio­nal Mi­guel Pi­chet­to. Ha­bía con­sen­ti­do un pe­di­do de en­tre­vis­ta ese día, que le ha­bía he­cho la go­ber­na­do­ra de Tie­rra del Fue­go Roxana Ber­to­ne, en nom­bre de otros co­le­gas co­mo Ins­frán y Za­mo­ra, pa­ra dis­cu­tir los tér­mi­nos de una re­for­ma a la suba de Bie­nes

Per­so­na­les, que exi­ma de la me­di­da a los pro­pie­ta­rios de vi­vien­da úni­ca. La char­la de­ri­vó al re­cla­mo de que el Se­na­do tra­te la de­ro­ga­ción del DNU de Ma­cri que abo­lió el Fon­do So­je­ro. Pi­chet­to les re­cor­dó que ha­bía un acuer­do pa­ra el Pre­su­pues­to que con­te­nía com­pen­sa­cio­nes a cam­bio de ese re­cor­te. ¿Acuer­do de quién? No­so­tros no acor­da­mos na­da. Hu­bo al­gu­na sa­li­da de tono y re­pro­ches a al­gu­nos ope­ra­do­res de Dipu­tados, co­mo Die­go Bos­sio. Pi­chet­to les re­cor­dó que el ex AN­SeS ha­bía vo­ta­do con­tra el Pre­su­pues­to, y que los le­gis­la­do­res de Za­mo­ra ha­bían fa­ci­li­ta­do la apro­ba­ción. Aho­ra se sa­be que el go­ber­na­dor de San­tia­go del Es­te­ro qui­so que la san­ción de Dipu­tados se de­mo­ra­se una se­ma­na, pa­ra ter­mi­nar de ne­go­ciar con la Na­ción su apo­yo al Pre­su­pues­to, pe­ro fra­ca­só cuan­do Cam­bie­mos jun­tó los 138 vo­tos pa­ra apro­bar­lo el 24 de oc­tu­bre. El nú­me­ro se ce­rró en acuer­do con los go­ber­na­do­res, y a cam­bio de ne­go­cia­cio­nes

uno por uno, que in­clu­ye­ron des­de fon­dos a pac­tos po­lí­ti­cos pa­ra las elec­cio­nes del año que vie­ne, que no se co­no­cen aún en de­ta­lle. O ayu­das co­mo la re­ci­bió el go­ber­na­dor de Tu­cu­mán Juan Man­zur, pa­ra pa­gar en me­jo­res con­di­cio­nes cam­bia­rias una deu­da de una sen­ten­cia del tri­bu­nal CIADI, por una es­ta­ti­za­ción del agua. Pi­chet­to les re­pro­chó a los vi­si­tan­tes del mar­tes —en­tre quie­nes es­ta­ba, ade­más, Lu­cía Cor­pac­ci (Ca­ta­mar­ca), Ma­riano Ar­cio­ni (Chu­but) y Ser­gio Ca­sas (La Rio­ja) — que no hu­bie­ran re­cla­ma­do an­tes que la Cá­ma­ra de Dipu­tados de­ro­ga­se el DNU del Fon­do So­je­ro, y que vi­nie­ran a pe­dir­le a él que lo hi­cie­se en el Se­na­do. Ahí to­ca­ron el hue­so del pro­ble­ma: les ha­bían pe­di­do a los dipu­tados del pe­ro­nis­mo que le­van­ta­sen la se­sión es­pe­cial pa­ra esa de­ro­ga­ción, por­que el Go­bierno ha­bía acor­da­do la com­pen­sa­ción en el Pre­su­pues­to 2019 y, ade­más, pa­gar­les el tra­mo de se­tiem­bre a fin de año. Y que aho­ra ve­nían a pe­dir que lo ha­ga el Se­na­do, por­que el Go­bierno no les cum­plió en tiem­po y for­ma con el en­vío de los fon­dos. Juan Pe­rón de­cía que los pac­tos po­lí­ti­cos nun­ca se cum­plen. Lo re­cor­da­ba el le­gen­da­rio En­ri­que Oli­va, que me­ca­no­gra­fió el acuer­do Pe­rón-Fron­di­zi. En la Ar­gen­ti­na, país en­ve­ne­na­do por el de­mo­nio de la in­tran­si­gen­cia, tie­ne más pres­ti­gio rom­per un pac­to que lo­grar­lo.

Pe­ña al te­lé­fono con Pi­chet­to, que pa­ga por ser candidato

Pi­chet­to se que­dó sin ar­gu­men­tos, y le tras­la­dó el pro­ble­ma al Go­bierno. Esa mis­ma tar­de del mar­tes ha­bló con Mar­cos Pe­ña, a quien le di­jo que, si el Go­bierno no cum­plía con los go­ber­na­do­res, él se que­da­ba sin fuer­za pa­ra im­pe­dir que la de­ro­ga­ción del DNU va­ya al re­cin­to en la pró­xi­ma se­sión, que es la mis­ma que de­be tra­tar el Pre­su­pues­to. Lo mis­mo le di­jo a Emi­lio Mon­zó, el pa­drino del acuer­do en Dipu­tados, que lo­gró la apro­ba­ción de la ley. Se que­dó sin ar­gu­men­tos, pe­ro no sin una ex­pli­ca­ción de una cru­de­za con­tun­den­te. El gru­po de go­ber­na­do­res que bus­ca achi­car­le el rol de ne­go­cia­dor le es­tá co­bran­do a él el pre­cio de ha­ber lan­za­do una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

No le iba sa­lir gra­tis ha­ber arran­ca­do con ac­tos por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res to­das las se­ma­nas, y que su com­pro­mi­so sea pa­ra una in­ter­na de los can­di­da­tos del pe­ro­nis­mo no

cris­ti­nis­ta. Tam­po­co le iban a per­do­nar que se atri­bu­ya ha­ber lo­gra­do man­te­ner ven­ta­jas pa­ra la re­gión pa­ta­gó­ni­ca, que es­ta­ban ame­na­za­das pa­ra el año que vie­ne: exen­ción del pa­go de Ga­nan­cias por viá­ti­cos en el Sur, asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res, etc. Tam­po­co que ha­ya si­do el pro­mo­tor de la fo­to de los “fe­de­ra­les” jun­to a Juan Schia­ret­ti, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey y Ser­gio Mas­sa, re­fe­ren­tes del pos­cris­ti­nis­mo. Co­no­cen ade­más las di­fi­cul­ta­des de con­vi­ven­cia en ese team de es­tre­llas, don­de nin­guno se ba­ja de las gran­des li­gas, y fuer­zan a Pi­chet­to a re­do­blar su rol de CEO de ese pe­ro­nis­mo, con prue­bas co­mo el acuer­do del Pre­su­pues­to. Nin­guno de los go­ber­na­do­res que fue­ron el mar­tes es candidato a pre­si­den­te. Es­pe­ra­ble, si se en­tien­de que la dis­cu­sión del Pre­su­pues­to ha si­do el pri­mer round de la cam­pa­ña pa­ra 2019.

Co­me­dia de en­re­dos con el juez de Za­mo­ra que pro­mo­vió Ma­cri

La lla­ma­da a Pe­ña de Pi­chet­to fun­cio­nó, por­que du­ran­te la se­ma­na hu­bo al­gu­na suel­ta de

fon­dos ha­cia las pro­vin­cias. Es la pren­da pa­ra que una de­ce­na de se­na­do­res del blo­que de Pi­chet­to cum­plan con el acuer­do de dar el quó­rum y los vo­tos pa­ra que el pró­xi­mo 14 ha­ya Pre­su­pues­to. Con lo que na­die con­ta­ba, pa­ra po­ner­le mor­bo a la si­tua­ción, fue con el dar­do de Eli­sa Ca­rrió a Sebastián Ar­gi­bay, candidato a juez fe­de­ral de San­tia­go del Es­te­ro, pa­ra im­pug­nar­le el plie­go en la Co­mi­sión de Acuer­dos. La im­pug­na­ción se co­no­ció ese mis­mo mar­tes, y el miér­co­les los se­na­do­res de Cam­bie­mos en la Co­mi­sión de Acuer­dos le qui­ta­ron la fir­ma. Un pa­so de co­me­dia, por­que el plie­go lo ha­bía en­via­do Ma­cri con su fir­ma, en cum­pli­mien­to de un pac­to ce­rra­do en per­so­na por él con el go­ber­na­dor Za­mo­ra. No se ocu­pó el pre­si­den­te de ha­cer­les sa­ber las ra­zo­nes de ese en­vío. Za­mo­ra en­tien­de que él cum­plió su par­te en Dipu­tados, cuan­do hi­zo ju­gar a 5 de sus 6 dipu­tados pa­ra que die­ran quó­rum y fa­ci­li­ta­sen la apro­ba­ción. ¿Y aho­ra me ha­cen es­to?, se que­ja­ría. ¿Ju­gó Ca­rrió por las su­yas, ex­pre­san­do la vo­lun­tad de los ra­di­ca­les de San­tia­go del Es­te­ro, que tie­nen en la mi­ra Ar­gi­bay por­que le au­to­ri­zó a Za­mo­ra una can­di­da­tu­ra a la re­elec­ción que le vol­teó des­pués la Cor­te? Los he­chos ha­cen creer que na­die le avi­só a na­die, y que eso enojó más a Za­mo­ra. En el Se­na­do los dos blo­ques pe­ro­nis­tas ju­ran que el nom­bra­mien­to va a sa­lir.

En el fon­do, es la pe­lea del Fon­do So­je­ro vs. el Fon­do del Co­nur­bano

La bron­ca que mas­ti­có Ma­cri an­te es­tos go­ber­na­do­res que cree son in­sa­cia­bles, tam­bién ex­pre­sa cru­ji­mien­tos en la cú­pu­la del Go­bierno. ¿Era ne­ce­sa­rio que se anun­cia­se, an­tes de la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to, que tam­bién le com­pen­sa­rán al go­bierno de Ma­ría Eugenia Vidal el re­cor­te que se hi­zo de la re­po­si­ción del Fon­do del Co­nur­bano? Era es­pe­ra­ble que el Go­bierno lo hi­cie­ra, por­que tie­ne que sos­te­ner a la go­ber­na­do­ra an­te la pre­sión de los in­ten­den­tes que le re­cla­man que pa­ra 2019 les re­cor­tan el gas­to en $12.000 mi­llo­nes. Pe­ro has­ta que no se de­mues­tre lo con­tra­rio, el anun­cio de ayu­da —apre­su­ra­do en los tiem­pos— es el que dis­pa­ró el re­cla­mo del gru­po Za­mo­ra, y ha­ce tam­ba­lear el acuer­do del Pre­su­pues­to. Es im­pen­sa­ble que Ma­cri no ayu­de a Vidal, co­mo es im­pen­sa­ble que ella se ale­je de él pa­ra bus­car un des­tino pro­pio. Se­ría des­co­no­cer no ya a las per­so­nas sino al mé­to­do que los man­tie­ne jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.