Sa­le o sa­le: El Go­bierno da to­do por una re­for­ma elec­to­ral

Bol­si­llo. El Go­bierno apues­ta a un acuer­do de­fi­ni­ti­vo pa­ra una ley so­bre fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas. Si no sa­le, ade­más, hay ries­gos pa­ra va­rios apo­de­ra­dos de par­ti­dos. Las en­cru­ci­ja­das de la Cor­te y un pe­li­gro in­mi­nen­te.

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Ig­na­cio Zu­le­ta Pe­rio­dis­ta. Con­sul­tor po­lí­ti­co

Apues­ta a un acuer­do pa­ra una ley de fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas. Ade­más, có­mo Pi­chet­to blin­dó pac­tos con Fri­ge­rio y las en­cru­ci­ja­das de la Cor­te fren­te a un te­ma cla­ve: las ju­bi­la­cio­nes.

El Go­bierno re­do­bló el em­pe­ño acuer­dis­ta que pa­re­cía ago­ta­do en el de­ba­te del Pre­su­pues­to —en el in­ten­to de que el Con­gre­so aprue­be, con­tra vien­to y ma­rea, una ley de fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas que im­pli­que un bo­rrón y cuen­ta nue­va. Eso in­clu­ye la au­to­ri­za­ción pa­ra que las em­pre­sas pue­dan apor­tar de ma­ne­ra le­gal lo que an­tes ve­nía por iz­quier­da, co­mo lo in­ten­ta pro­bar el juez Clau­dio Bo­na­dío en la cau­sa de los cua­der­nos. El efec­to de ese es­cán­da­lo, que compromete a fun­cio­na­rios del an­te­rior go­bierno y a la cre­ma del em­pre­sa­ria­do, es que con la ley vi­gen­te, que prohí­be apor­tes pri­va­dos, nin­gún par­ti­do es­tá en con­di­cio­nes de com­pe­tir. El di­ne­ro que da el Es­ta­do se­gún el ac­tual có­di­go elec­to­ral es pa­ra im­pre­sión de bo­le­tas y úti­les de vo­ta­ción, y los es­pa­cios gra­tui­tos en los me­dios. El res­to de los gas­tos —mo­vi­li­za­cio­nes, car­te­le­ría, trans­por­tes, pin­ta­das, etc.— ha te­ni­do siem­pre un ori­gen in­con­fe­sa­ble. Y la co­rrup­ción es lo in­con­fe­sa­ble. El sis­te­ma que en 2009 prohi­bió esos apor­tes ha chocado con la reali­dad de un país que tie­ne el 40% de su eco­no­mía en ne­gro. ¿Có­mo no iba tam­bién la po­lí­ti­ca a hun­dir­se en esas raí­ces os­cu­ras? El di­ne­ro ne­gro ya no vie­ne por­que to­dos ven sar­gen­tos es­cri­bien­tes y trai­do­res en to­dos la­dos. Na­die po­drá pe­dir ni na­die que­rrá dar. Sal­vo que una ley au­to­ri­ce al blan­queo de lo que era ne­gro. No al­can­za­rá a trans­pa­ren­tar la otra fuen­te in­con­men­su­ra­ble de di­ne­ro de cam­pa­ña, que son los fon­dos re­ser­va­dos de los or­ga­nis­mos que tie­nen el pri­vi­le­gio de ese uso. De eso na­die ha­bla por­que en ese os­cu­ro mun­do del es­pio­na­je es­ta­tal si­gue ha­bien­do có­di­gos. Has­ta que apa­rez­ca un es­cri­bien­te de es­tó­ma­go res­fria­do, ya que to­do ven­drá. Por eso el dic­ta­men del pro­yec­to mul­ti­par­ti­da­rio que se co­no­ció el miér­co­les por la noche, tie­ne una cláu­su­la que lo en­vía di­rec­ta­men­te al re­cin­to.

La cla­ve es una am­nis­tia en­cu­bier­ta

Lo le­ye­ron jun­tos esa noche Miguel Pi­chet­to y Emilio Mon­zó, y el je­fe pe­ro­nis­ta pi­dió tiem­po pa­ra dis­cu­tir la in­clu­sión de dos cláu­su­las que con­te­nía un pro­yec­to de él: que pue­dan apor­tar tam­bién los sin­di­ca­tos y que las em­pre­sas pue­dan des­gra­var de los im­pues­tos las su­mas

apor­ta­das. Ho­ras más tar­de, se co­no­ció la con­vo­ca­to­ria pa­ra el 14 de no­viem­bre pa­ra tra­tar el Pre­su­pues­to y las le­yes-par­che (bie­nes per­so­na­les, mu­tua­les, mo­no­tri­bu­tis­tas, etc.). Es una se­sión especial con menú li­mi­ta­do, pa­ra que el pe­ro­nis­mo cris­ti­nis­ta no in­clu­ya la re­po­si­ción del Fon­do So­je­ro. Pe­ro la or­den es ago­tar en los días que vie­nen un de­ba­te en­tre se­na­do­res y dipu­tados con el mis­mo mé­to­do que se apli­có con el pre­su­pues­to. Es­ta vez los le­gis­la­do­res de las dos Cámaras van a tra­ba­jar jun­tos pa­ra lle­gar a un tex­to que pue­da ser apro­ba­do por el Se­na­do el 14 de no­viem­bre, o a más tar­dar el 21, y que los dipu­tados con­vier­tan en ley sin chis­tar. Pa­ra eso hay que lla­mar a to­dos y ex­tre­mar el áni­mo acuer­dis­ta. “Va­mos a ce­der to­do lo que sea ne­ce­sa­rio con tal de que la ley sal­ga”, es la ins­truc­ción que ba­jó el Go­bierno a los ca­ci­ques le­gis­la­ti­vos. “Si no lo ha­ce­mos – si­gue el dic­ta­men – ten­dre­mos que po­ner de apo­de­ra­dos a vie­ji­tos de 90 años que ten­gan pri­sión do­mi­ci­lia­ria ase­gu­ra­da”. No es al­go fá­cil por­que Eli­sa Ca­rrió, que si­gue es­ta se­ma­na en Tie­rra San­ta, se opo­ne a au­to­ri­zar que las em­pre­sas apor­ten a las cam­pa­ñas. Tam­po­co en el blo­que ra­di­cal de Dipu­tados es­tán muy dis­pues­tos a apu­rar el de­ba­te. Pa­ra lo­grar que no ha­ya di­si­den­cias en una ley que, ade­más, re­quie­re una ma­yo­ría especial por su na­tu­ra­le­za elec­to­ral

— la mi­tad más uno de los miem­bros de ca­da Cá­ma­ra— ha­brá que ser más que elás­ti­cos. El pe­ro­nis­mo cris­ti­nis­ta se re­sis­te a ese pro­yec­to por­que cree que be­ne­fi­cia a Cam­bie­mos por un efec­to tá­ci­to. El ofi­cia­lis­mo tie­ne las cuen­tas de cam­pa­ña de 2015 im­pug­na­das por­que apli­có apor­tes de em­pre­sas que eran pa­ra el sos­te­ni­mien­to del par­ti­do. Se­gún la Jus­ti­cia, fue un ar­ti­lu­gio pa­ra elu­dir la prohi­bi­ción. La si­tua­ción compromete a los apo­de­ra­dos del par­ti­do y pue­de al­can­zar a los can­di­da­tos. Si el Con­gre­so aprue­ba la nue­va ley, los en­cau­sa­dos irán a la Jus­ti­cia pa­ra in­vo­car la ley más be­nig­na pa­ra za­far de los cas­ti­gos. El otro efec­to de la no aprobación de las cuen­tas de 2015 es que Cam­bie­mos, el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria y el Fren­te Re­no­va­dor —con cuen­tas ob­ser­va­das por ha­cer figurar apor­tan­tes tru­chos— tam­po­co po­drán re­ci­bir los fon­dos de la Na­ción pa­ra sus ac­ti­vi­da­des. Za­fa Unión Ciu­da­da­na, que no exis­tía en 2015 y que sí po­drá re­ci­bir fon­dos por la elec­ción de 2017. Pi­car­días en to­dos la­dos.

Pi­chet­to blin­dó pac­tos con Fri­ge­rio en la Ca­sa de Go­bierno

La elas­ti­ci­dad acuer­dis­ta abrió puer­tas que pa­re­cían ce­rra­das. Ro­ge­lio Fri­ge­rio, mi­nis­tro res­pon­sa­ble de la re­for­ma elec­to­ral, se en­ce­rró en el Con­gre­so con el san­tia­gue­ño Ge­rar­do Za­mo­ra y des­tra­bó fon­dos pa­ra esa pro­vin­cia, y tam­bién de­jó abier­ta la puer­ta pa­ra que se de­sig­ne al fi­nal al can­di­da­to a juez fe­de­ral San­tia­go Ar­gi­bay, im­pug­na­do por el ra­di­ca­lis­mo, por

ha­ber­le au­to­ri­za­do una re­elec­ción en ex­ce­so a Za­mo­ra. El acuer­do es pa­ra una se­sión especial en la que se tra­ta­rá el plie­go de otro can­di­da­to cues­tio­na­do, Gus­ta­vo Fres­ne­da, can­di­da­to a juez fe­de­ral de Pa­so de los Li­bres, Co­rrien­tes, que tam­bién es­tá de­mo­ra­do por re­pro­ches ra­di­ca­les. El jue­ves el fre­ne­sí acuer­dis­ta pa­ra ce­rrar es­tos com­pro­mi­sos y ter­mi­nar de desoji­zar la se­sión del 14, hi­zo ne­ce­sa­ria la pre­sen­cia de Pi­chet­to en la Ca­sa de Go­bierno, adon­de lle­gó po­co des­pués de que ter­mi­na­se la reunión de Ga­bi­ne­te. Si al­guien ima­gi­na que pu­do cru­zar­se con el pro­pio Ma­cri, no se equi­vo­ca. Ocu­rrió to­do a la luz del día, sin tú­ne­les ni pa­sa­di­zos. Es­ta­ba por ahí José Luis Manzano, pe­ro ju­ran que era por otros trá­mi­tes de cú­pu­la, aun­que lle­gó a com­par­tir al­gu­nos mi­nu­tos con Pi­chet­to en el des­pa­cho de Fri­ge­rio. En esos es­pa­cios se oyó la voz ofi­cial: el acuer­do por Ar­gi­bay es vie­jo y se va a cum­plir, pe­se a que los ra­di­ca­les ju­ran que no fir­ma­rán el acuer­do. De eso se va a en­car­gar Li­li­ta cuan­do re­gre­se y va a tro­nar el es­car­mien­to.

Las pro­me­sas in­cum­pli­das, cla­ve del cu­le­brón de la Cor­te

Ri­car­do Lo­ren­zet­ti cree ha­ber­le es­cu­cha­do a Mau­ri­cio Ma­cri la pro­me­sa de que es­te año el ofi­cia­lis­mo iba a re­ti­rar los pe­di­dos de jui­cio po­lí­ti­co que ha­bía con­tra él y al­gún otro juez, co­mo Ho­ra­cio Ro­sat­ti. Fue en una se­cre­tí­si­ma reunión con el pre­si­den­te, con tes­ti­gos ga­ran­tes que pue­den ha­ber es­cu­cha­do lo

mis­mo. Fue an­tes de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del año pa­sa­do y el re­cuer­do sal­ta aho­ra, cuan­do el ex pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te es se­ña­la­do por la Ca­sa de Go­bierno co­mo uno de los co­ro­ne­les de la opo­si­ción. No só­lo le in­cum­plie­ron la pro­me­sa, sino que ade­más le hi­cie­ron una zan­ca­di­lla pa­ra sa­car­lo por sor­pre­sa de la pre­si­den­cia del Tri­bu­nal. Es­tas le­yen­das ani­man la se­ve­ra bois­se­rie de los des­pa­chos del cuar­to pi­so de la ca­lle Tal­cahuano, se­de del Su­pre­mo, y sue­nan co­mo ex­pli­ca­ción a los en­tuer­tos de la se­ma­na, co­mo el fa­llo a fa­vor de La Pam­pa, que el Go­bierno cree fue un mi­si­la­zo pa­re­ci­do al que, en 2015, dos días des­pués del vic­to­rio­so ba­llo­ta­ge pre­si­den­cial, le dio una bien­ve­ni­da bé­li­ca a Ma­cri pre­si­den­te. Esa sen­ten­cia ordena el pa­go re­tro­ac­ti­vo de las de­trac­cio­nes que hi­zo la Afip a la pro­vin­cia de Carlos Ver­na. Una afir­ma­ción del fe­de­ra­lis­mo, que ha­bía te­ni­do aquel fa­llo en fa­vor de San­ta Fe, Cór­do­ba y San Luis. Si se le pre­gun­ta al Go­bierno si la sen­ten­cia pam­pea­na hu­bie­ra po­di­do ser en fa­vor de la Na­ción, te res­pon­den: im­po­si­ble. Lo que hie­re es la opor­tu­ni­dad. ¿No pu­die­ron es­pe­rar unos días, pa­ra sa­car­lo del fue­ro de atrac­ción del de­ba­te del Pre­su­pues­to? ¿Justo aho­ra se les ocu­rre, cuan­do el país es­tá ba­jo la lu­pa del FMI? Si Carlos Ro­zen­krantz lo pe­día, afir­man del la­do de la ma­yo­ría que fir­mó el mar­tes, pocas ho­ras an­tes del al­muer­zo de és­te y Elena High­ton, se lo hu­bie­ra pos­ter­ga­do. Pe­ro Ro­zen­krantz no pi­de esas co­sas, o no le in­tere­san. Di­fe­ren­te de Lo­ren­zet­ti, que ar­bi­tra­ba los tiem­pos con efi­ca­cia po­lí­ti­ca, en be­ne­fi­cio de su po­si­ción de po­der; tam­po­co ha­ce alar­de de ma­ne­jar el ti­ming po­lí­ti­co. En una sen­ten­cia an­te­rior, ca­so Et­che­co­latz, Ro­zen­krantz tam­bién vo­tó por las su­yas en mi­no­ría. No le in­tere­sa cons­truir ma­yo­ría, una fae­na que se apren­de en los cuer­pos co­le­gia­dos, co­mo el Con­gre­so o los tri­bu­na­les de al­za­da. En esos cuer­pos, lo pri­me­ro que se apren­de es a me­dir los efec­tos de lo que uno di­ce o ha­ce en los de­más. Por­que la prin­ci­pal ta­rea es cons­truir nú­me­ro pa­ra que las de­ci­sio­nes avan­cen. Ro­zen­krantz no pa­re­ce in­tere­sa­do en cons­truir ma­yo­rías, y eso des­nu­da más aún las di­so­nan­cias en­tre el Go­bierno que le pro­me­tió a Lo­ren­zet­ti el ce­se de hos­ti­li­da­des y el virtual es­ta­do de gue­rra con el ofi­cia­lis­mo.

Eli­sa Ca­rrió se man­tie­ne irre­duc­ti­ble en su po­si­ción de no ava­lar el apor­te em­pre­sa­rio a los par­ti­dos po­lí­ti­cos.

El Go­bierno se pre­vie­ne de in­mi­nen­te ca­ño­na­zo pre­vi­sio­nal de la Cor­te El fon­do de las di­fe­ren­cias es que el Go­bierno ya se en­te­ró de que hay ma­yo­ría en el Tri­bu­nal pa­ra in­sis­tir en la apli­ca­ción de una fór­mu­la de au­men­to de las ju­bi­la­cio­nes que le sa­le más

ca­ra que la que ima­gi­nó en su mo­men­to Ma­rio Quin­ta­na cuan­do re­for­mó el cálcu­lo, y la que de­ci­dió la AN­SeS por re­so­lu­ción. Es­ta ba­ta­lla la tie­ne per­di­da el Go­bierno, por­que la Cor­te tie­ne nú­me­ro pa­ra in­sis­tir en el cálcu­lo de un fa­llo de 2009, y pue­de ser otra se­ñal inopor­tu­na. Es­tá pa­ra sa­lir en cual­quier día y só­lo pue­de di­la­tar­se pa­ra tiem­pos me­jo­res, si Ro­zen­krantz in­ter­vie­ne en el ar­ma­do del or­den del día y pi­de pos­ter­ga­ción. Si lo ha­ce se­rá una no­ve­dad, efec­to del apren­di­za­je de es­tas se­ma­nas co­mo ti­tu­lar de la Cor­te. Es libre de cam­biar el estilo he­re­da­do de Lo­ren­zet­ti, que ju­gó to­do pa­ra ser el je­fe po­lí­ti­co de la Jus­ti­cia, con un po­der que an­tes só­lo ha­bía te­ni­do Julio Na­za­reno. Si in­ter­vie­ne en los tiem­pos de esa sen­ten­cia fa­tal, el nue­vo ti­tu­lar de la Cor­te es­ta­rá le­van­tan­do ban­de­ra blan­ca pa­ra sen­tar­se a ha­blar de lo que has­ta aho­ra no ha que­ri­do, con sus co­le­gas de la Cor­te. No te­ner una Jus­ti­cia con­tro­la­ble por el Eje­cu­ti­vo, aun­que pa­rez­ca una ca­na­lla­da ins­ti­tu­cio­nal, es al­go que de afue­ra ob­ser­van co­mo una de las ca­ras de la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Por eso los go­bier­nos bus­can te­ner una Cor­te pro­pia, de Roo­se­velt a Pe­rón, y de Al­fon­sín a Me­nem. ¿Lo ase­gu­ra­ba eso Lo­ren­zet­ti? Tam­po­co. Le arrui­nó el fes­te­jo del triun­fo a Cris­ti­na de Kirch­ner en 2007 con el fa­llo Ba­da­ro, que au­men­ta­ba ju­bi­la­cio­nes, a Sergio Mas­sa en 2013 con el fa­llo en fa­vor de la po­lé­mi­ca ley de me­dios au­dio­vi­sua­les, y a Ma­cri cuan­do ga­nó el ba­llo­ta­ge del 22 de no­viem­bre de 2015. La me­sa de ju­ris­tas que ro­dea a Ma­cri —lla­ma­da en el cuar­to pi­so el “Co­mi­té de sa­lut pu­blic”— lo tu­vo siem­pre a Lo­ren­zet­ti en la mi­ra, y fue la que acon­se­jó no le­van­tar los pe­di­dos de jui­cio po­lí­ti­co de Ca­rrió al san­ta­fe­sino. Lla­mar a esa me­sa el “Co­mi­té de sa­lut pu­blic” evo­ca con aci­dez la crea­ción de los ja­co­bi­nos fran­ce­ses en 1793 pa­ra sa­near Fran­cia, y que ma­ne­ja­ron has­ta el ex­tre­mo Ro­bes­pie­rre y Dan­ton, y es la de­cla­ra­ción de una gue­rra que re­cién co­mien­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.