Ca­pa­ci­ta­ción y desa­rro­llo pa­ra man­te­ner la mo­ti­va­ción

Pers­pec­ti­vas. La po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to y las ac­cio­nes de cui­da­do de los em­plea­dos ex­pli­can los bue­nos re­sul­ta­dos de la em­pre­sa en el ran­king, se­gún sus di­rec­ti­vos.

Clarin - Económico - - EMPRESAS DE MÁS DE 1.000 EMPLEADOS | EMPRESAS DE E - Gabriela Sa­me­la gsa­me­la@cla­rin.com

Lo de DHL es iné­di­to: cua­tro años con­se­cu­ti­vos co­mo el me­jor lu­gar pa­ra tra­ba­jar en la ca­te­go­ría de em­pre­sas en­tre 251 y 1.000 em­plea­dos.

De los cua­tro pi­la­res de la es­tra­te­gia de ne­go­cio que la com­pa­ñía de lo­gís­ti­ca se fi­jó ha­ce ocho años, “gen­te mo­ti­va­da” es el pri­me­ro. Le si­guen “gran ca­li­dad de ser­vi­cio”, “clien­tes lea­les” y “ne­go­cio ren­ta­ble”. “Pe­ro si el pri­me­ro no arran­ca, ya no fun­cio­na el res­to”, di­ce Ale­jan­dro Ja­siu­kie­wicz, CEO de la em­pre­sa.

Así que se tra­ta, en re­su­men, de que los em­plea­dos es­tén bien, de que pue­dan desa­rro­llar­se y de que vean que la com­pa­ñía se ocu­pa de ellos.

Pa­blo Pen­co, di­rec­tor de RR.HH., da co­mo mues­tra del cli­ma lo­gra­do el da­to de la ro­ta­ción en el sec­tor de aten­ción al clien­te: “allí te­ne­mos 60 per­so­nas y ro­ta­ción 0”, ase­gu­ra. En­tre las ra­zo­nes pa­ra la per­ma­nen­cia de los em­plea­dos se­ña­la la po­si­bli­dad de cre­cer. Por un la­do, “pue­den apli­car a po­si­cio­nes va­can­tes de DHL en cual­quier país del mun­do”. Por el otro, to­dos re­ci­ben en­tre­na­mien­to.

“Si hay al­go que no cor­ta DHL, más allá de las cri­sis, es la ca­pa­ci­ta­ción. Tu­vo la in­te­li­gen­cia de crear una es­cue­la in­ter­na con en­tre­na­do­res in­ter­nos pa­ra po­der asu­mir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas del en­tre­na­mien­to”, ex­pli­ca. Más del 50% de los pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción es­tá abo­ca­do “a te­ner lí­de­res con ca­pa­ci­dad de res­pe­to y re­sul­ta­do, que son nues­tros va­lo­res prin­ci­pa­les”, in­di­ca Ja­siu­kie­wicz.

En la en­cues­ta de cli­ma in­terno “hay unas diez pre­gun­tas so­bre li­de­raz­go: si tu lí­der te da feed­back, ca­da cuán­to tiem­po, si te res­pe­ta, si no ha­ce fa­vo­ri­tis­mos. Por­que vos no po­dés lo­grar nin­gún cam­bio si no te­nés in­ter­ac­cio­nes po­si­ti­vas. Pa­ra mí uno pue­de real­men­te es­tar más con­ten­to, in­de­pen­dien­te­men­te del sa­la­rio y otras cues­tio­nes, si su je­fe lo es­cu­cha”, afir­ma el CEO.

Los di­rec­ti­vos tam­bién re­sal­tan la po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas que per­mi­te crear am­bien­tes de tra­ba­jo con­fia­bles. “Los em­plea­dos se en­cuen­tran en una se­gun­da ca­sa: es al­go que real­men­te se sien­te”, di­ce Pen­co.

En lo que va del año, DHL in­cor­po­ró en la Ar­gen­ti­na 75 nue­vos em­plea­dos. “Nues­tro ne­go­cio de­pen­de mu­cho de lo que pa­sa con el co­mer­cio ex­te­rior”, acla­ra Ja­siu­kie­wicz. “Y es­te sec­tor no ne­ce­sa­ria­men­te va al rit­mo de las subas y ba­jas de la eco­no­mía. Ade­más, te­ne­mos la ven­ta­ja de que da­mos ser­vi­cios de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción, y es muy di­fícl que las dos ac­ti­vi­da­des cai­gan. Así, po­de­mos en­con­trar opor­tu­ni­da­des in­clu­so en una eco­no­mía con to­dos los desafíos que tie­ne aho­ra la nues­tra”, agre­ga.

De he­cho, el ne­go­cio cre­ció un 7% en vo­lu­men y “aun­que es muy difícil pro­yec­tar”, es­pe­ran que au­men­te un 5% el pró­xi­mo año. “Pe­ro nues­tro ob­je­ti­vo in­terno es tra­tar de cre­cer un 10% año a año, so­bre to­do por el boom del e-com­mer­ce”, se­ña­la el CEO.

En cuan­to al im­pac­to que pue­de te­ner el con­tex­to eco­nó­mi­co in­cier­to en el cli­ma la­bo­ral, Pen­co di­ce que lo fun­da­men­tal es lo que los em­plea­dos ven en la em­pre­sa: “Ven que se­gui­mos to­dos los años po­nien­do un be­ne­fi­cio nue­vo; que re­mo­de­la­mos nues­tras ins­ta­la­cio­nes, ya sea la sa­la de jue­gos o el gim­na­sio; que im­ple­men­ta­mos el pro­gra­ma GoIn que tie­ne dos pa­tas: el es­tu­dio y la sa­lud”, enu­me­ra.

Es­ta úl­ti­ma ini­cia­ti­va per­mi­te que se desa­rro­lle en la em­pre­sa el pro­gra­ma del Go­bierno de la Ciu­dad Adul­tos 2000, pa­ra ter­mi­nar el se­cun­da­rio. “Ya tu­vi­mos 7 re­ci­bi­dos y te­ne­mos 15 per­so­nas es­tu­dian­do aho­ra. No es obli­ga­to­rio, pe­ro los in­cen­ti­va­mos pa­ra que lo ha­gan, les da­mos el tiem­po. Ade­más, ha­ce­mos un even­to a fin de año pa­ra fe­li­ci­tar­los y re­co­no­cer­los por el es­fuer­zo”, ex­pli­ca Pen­co. En cuan­to al fac­tor sa­lud, es­to in­clu­ye las con­di­cio­nes ge­ne­ra­les de vi­da: “Los em­plea­dos pue­den apli­car y hay un co­mi­té que eva­lúa la ne­ce­si­dad y los ayu­da en pro­yec­tos de am­plia­ción y me­jo­ra de sus ho­ga­res”.

“No­so­tros co­la­bo­ra­mos con Te­cho y te­ne­mos un gru­po de vo­lun­ta­rios. Y nos pre­gun­ta­mos ¿por qué no ha­ce­mos un cen­so in­terno? Tal vez esa ayu­da tam­bién se la po­de­mos dar a un em­plea­do”, di­ce Ja­siu­kie­wicz.

DIEGO WALDMANN.

Equi­po. Pa­blo Pen­co (RR.HH.) y Ale­jan­dro Ja­siu­kie­wicz (CEO), con la ca­mi­se­ta pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.