TRA­BA­JA­DO­RES ON­LI­NE, EN LA AGEN­DA DEL G20

Clarin - Económico - - ANÁLISIS - Mar­ce­lo Eli­zon­do Di­rec­tor de la con­sul­to­ra DNI

La reunión del G20 de Bue­nos Ai­res, que ten­drá lu­gar en­tre el 30 de no­viem­bre y el 1 de di­ciem­bre, es el en­cuen­tro po­lí­ti­co de ma­yor re­le­van­cia ja­más or­ga­ni­za­do en la his­to­ria en nues­tro país. Se tra­ta de un fo­ro que reúne a lí­de­res de gran­des paí­ses del mun­do y es un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra en­cau­zar dis­cu­sio­nes en es­te tiem­po de cri­sis de ins­ti­tu­cio­nes. El mun­do re­nie­ga hoy de las or­ga­ni­za­cio­nes bu­ro­cra­ti­za­das que que­da­ron an­ti­guas.

Los cam­bios tec­no­ló­gi­cos, la glo- ba­li­za­ción pro­duc­ti­va, la mun­dia­li­za­ción de pro­ble­mas an­tes do­més­ti­cos, la ma­yor exi­gen­cia de los ciu­da­da­nos del mun­do por res­pues­tas di­fí­ci­les de ob­te­ner (so­bre to­do por los enor­mes cam­bios la­bo­ra­les) han pues­to en cri­sis a las or­ga­ni­za­cio­nes con las que ha­bía­mos con­ta­do pa­ra fun­cio­nar más o me­nos ci­vi­li­za­da­men­te. Es­to se re­fle­ja­rá en la reunión de Bue­nos Ai­res.

El pla­ne­ta atra­vie­sa una eta­pa de mu­ta­cio­nes di­fí­ci­les de ad­mi­nis­trar. Des­de que co­men­zó el si­glo, la po­bla­ción que vi­ve en ciu­da­des au­men­tó en 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas, lo que con­vier­te a las ciu­da­des en usi­nas po­lí­ti­cas tan re­le­van­tes co­mo los paí­ses. La po­bla­ción mun­dial vi­vien­do den­tro de la cla­se me­dia cre­ció en 10 años de 1.800 mi­llo­nes a ca­si 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas, pe­ro la sa­tis­fac­ción no ha me­jo­ra­do. La glo­ba­li­dad ha ge­ne­ra­do sus­tan­cia­les avan­ces uni­ver­sa­les, pe­ro bue­na par­te de la po­bla­ción no es­tá có­mo­da.

Mu­chos paí­ses dis­cu­ten aho­ra có­mo re­ins­ti­tu­cio­na­li­zar el co­mer­cio, la in­ver­sión y la pro­duc­ción in­ter­na­cio­na­li­za­dos, pe­ro la ver­dad es que el gran fe­nó­meno dis­rup­ti­vo y que su­pera la ca­pa­ci­dad de reac­ción po­lí­ti­ca es que el trá­fi­co in­ter­na­cio­nal de da­tos se ha con­ver­ti­do ya en el ma­yor com­po­nen­te de la glo­ba­li­za­ción, por­que se ha in­cre­men­ta­do 45 ve­ces des­de 2015 y hoy in­vo­lu­cra un va­lor que su­pera al del co­mer­cio de ma­nu­fac­tu­ras. Dis­cu­tir el tra­di­cio­nal co­mer­cio in­ter­na­cio­nal ais­la­da­men­te pa­re­ce al­go an­ti­guo.

Por eso ca­si 70% del pro­duc­to mun­dial se com­po­ne ya de ser­vi­cios y el co­mer­cio trans­fron­te­ri­zo de bie­nes apo­ya­do en el co­mer­cio elec­tró­ni­co lle­ga al 12% del to­tal.

El po­der po­lí­ti­co es­tá frá­gil pa­ra en­fren­tar es­tos fe­nó­me­nos. Las fron­te­ras se li­cúan no so­lo an­te el co­no­ci­mien­to glo­ba­li­za­do o las mi­gra­cio­nes per­mean­tes sino an­te el he­cho de que ca­da año mi­llo­nes de per­so­nas via­jan por di­ver­sos mo­ti­vos de un país a otro y has­ta hay 50 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res que, on­li­ne, ope­ran pa­ra paí­ses di­ver­sos a los pro­pios.

Mu­chí­si­mas ins­ti­tu­cio­nes de si­glos an­te­rio­res es­tán fla­quean­do. La es­cue­la, la bu­ro­cra­cia pú­bli­ca, los sis­te­mas pre­vi­sio­na­les, las fuer­zas de se­gu­ri­dad, los sin­di­ca­tos, las fron­te­ras, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la fa­mi­lia, el tra­ba­jo. Se­gún una pu­bli­ca­ción de ha­ce unos me­ses, en­tre las 100 ma­yo­res eco­no­mías del mun­do (me­di­das por la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos eco­nó­mi­cos) 69 son em­pre­sas y so­lo 31 son es­ta­dos de paí­ses, lo que lle­va a con­cluir que an­te el de­bi­li­ta­mien­to de las je­rar­quías, ló­gi­ca­men­te y por su ma­yor efi­cien­cia, hay ca­da vez más em­pre­sas que su­pe­ran en ca­pa­ci­dad al po­der pú­bli­co.

Esa eco­no­mía mun­dial (in­ver­sio­nes trans­fron­te­ri­zas, ca­de­nas tran­ses­ta­ta­les de va­lor, co­no­ci­mien­to mun­dia­li­za­do, co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, fi­nan­zas glo­ba­les) es­ta­rá en la agen­da en Bue­nos Ai­res.

Aun­que con­vie­ne con­cor­dar en que el mun­do no que­rrá vol­ver a la re­trac­ción na­cio­na­lis­ta, lo cual ade­más se­ría im­po­si­ble, tal co­mo se ob­ser­va en el he­cho de que el grue­so del co­mer­cio trans­fron­te­ri­zo (45% del to­tal) se com­po­ne de bie­nes in­ter­me­dios que se usan co­mo in­su­mos pa­ra la pro­duc­ción en pro­ce­sos in­de­te­ni­bles, que co­nec­tan paí­ses y re­gio­nes (el res­tan­te 60% se re­par­te en­tre pro­duc­tos pri­ma­rios, bie­nes de ca­pi­tal y pro­duc­tos fi­na­les).

Así, pe­se a to­do, la can­ti­dad de acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial vi­gen­tes su­pera ya los 400, cre­ce ca­da año y ha­ce que la mi­tad de to­do el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal se pro­duz­ca en­tre paí­ses que tie­nen fir­ma­dos tra­ta­dos co­mer­cia­les.

“Las fron­te­ras se li­cúan: hay 50 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res que, on­li­ne, ope­ran pa­ra otros paí­ses des­de el su­yo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.