Un dis­po­si­ti­vo pa­ra op­ti­mi­zar los desechos del ho­gar

Ten­den­cia. La idea es guar­dar los desechos or­gá­ni­cos en un re­cin­to re­fri­ge­ra­do. Así se evi­tan pro­ble­mas de mal olor y se im­pul­sa el re­ci­cla­do

Clarin - Económico - - NUEVOS NEGOCIOS - Pau­la An­cery Especial pa­ra Cla­rín

En un pue­blo en la Ca­la­bria lla­ma­do Ro­se­to, a la vera del mar Jó­ni­co, un ado­les­cen­te Da­niel Fio­ra­van­ti so­lía pa­sear eva­luan­do la po­si­bi­li­dad de emi­grar pa­ra ha­cer­se la Amé­ri­ca. La ca­sa don­de vi­vía es­ta­ba si­tua­da en el ki­ló­me­tro 88. Tu­vo va­rias ca­sas y va­rias ma­ne­ras de ga­nar­se la vi­da tan­to en Ita­lia co­mo en Ar­gen­ti­na, has­ta que hoy ese nú­me­ro es par­te del nom­bre con que bau­ti­zó a su más re­cien­te crea­ción.

Core88 es una mar­ca que se for­ma tam­bién con las ini­cia­les de “con­ser­va­do­ra de re­si­duos or­gá­ni­cos”, tal el dis­po­si­ti­vo que desa­rro­lló pa­ra im­pe­dir la pre­sen­cia de insectos y mi­cro­or­ga­nis­mos en las co­ci­nas de los ho­ga­res. Se tra­ta de un ga­bi­ne­te de alu­mi­nio que tie­ne un mo­tor co­mo los de las he­la­de­ras; pe­ro cu­yo ta­ma­ño y di­se­ño per­mi­te ubi­car­lo en el ba­jo me­sa­da y con­te­ner la bol­sa pa­ra los des­per­di­cios. Allí, és­tos se con­ser­van a tem­pe­ra­tu­ras de en­tre -4°C y 4° C, por lo que los re­si­duos no emi­ten olor ni eli­mi­nan lí­qui­dos, que son los fac­to­res que atraen a vi­si­tan­tes in­de­sea­dos, co­mo los roe­do­res.

Ade­más, Core88 es­tá en sin­to­nía con la ten­den­cia de se­pa­rar re­si­duos pa­ra favorecer el re­ci­cla­je. “Si ti­rás ahí una bo­te­lla de plástico, no pa­sa na­da ma­lo, pe­ro en reali­dad de­jás de ha­cer­lo por­que no te con­vie­ne”, ex­pli­ca Fio­ra­van­ti. En su co­ci­na y en las de sus clien­tes es­tán es­te ar­te­fac­to y otro ces­to, apar­te, pa­ra los desechos no or­gá­ni­cos. Es es­te se­gun­do el que se lle­na en se­gui­da, mien­tras que el Co­re pue­de es­tar una se­ma­na con la mis­ma bol­sa, in­clu­yen­do los des­per­di­cios que nor­mal­men­te se sa­can a la ca­lle en se­gui­da, co­mo los res­tos de pes­ca­do o de po­llo.

Fio­ra­van­ti le des­ti­nó a es­te desa­rro­llo unos $200 mil en 2015, su­ma que ha­bía lo­gra­do re­unir jun­to con su es­po­sa. Com­pró, en­tre otros in­su­mos, 50 mo­to­res, pa­ra ob­te­ner un pre­cio ac­ce­si­ble por uni­dad. Él mis­mo hi­zo los su­ce­si­vos di­se­ños de prue­ba. Ter­ce­ri­zó al­gu­nas par­tes de la fa­bri- ca­ción, por­que “pa­ra do­blar la cha­pa pa­ra ha­cer los ga­bi­ne­tes, por ejem­plo, se re­quie­re una má­qui­na especial que cues­ta mi­llo­nes, así que fui a una do­bla­do­ra”, in­di­ca. En el pro­ce­so de desa­rro­llo, ti­ró “mu­cha mer­ca­de­ría”, pe­ro fi­nal­men­te ar­mó unos 20 equi­pos. Su pre­cio a con­su­mi­dor fi­nal es ac­tual­men­te de $6.800.

Los al­can­ces de su in­ven­ción no son só­lo prác­ti­cos, sino tam­bién sa­ni­ta­rios. Un mi­cro­or­ga­nis­mo se mul­ti­pli­ca por 17 mi­llo­nes en só­lo do­ce ho­ras. Ese mun­do mi­cro­biano emi­te sus­tan­cias tó­xi­cas y ga­ses con olo­res pes­ti­len­tes, un pe­li­gro po­ten­cial pa­ra los ha­bi­tan­tes de la ca­sa, en especial pa­ra ni­ños y mas­co­tas.

És­ta no es la pri­me­ra in­cur­sión de Fio­ra­van­ti co­mo in­ven­tor. Tam­bién es el crea­dor de un kit an­ti­gra­ni­zo pa­ra pro­te­ger a los au­tos, que se fa­bri­ca on de­mand. Lan­za­do en 2006, Gra­ni­zoNO se com­po­ne de una lá­mi­na mag­né­ti­ca que lo fi­ja al au­to, de mo­do que és­te pue­da cir­cu­lar sin que se cai­ga; una pla­ca de es­pu­ma de po­li­eti­leno ex­pan­di­do, pa­ra amor­ti­guar el im­pac­to del gra­ni­zo; y, arri­ba, una lá­mi­na im­permea­ble. Una par­te se co­lo­ca so­bre el te­cho, otra so­bre el ca­pot y otra so­bre el baúl. Ple­ga­do, se pue­de guar­dar en el baúl.

An­tes, el em­pren­de­dor tam­bién ha­bía te­ni­do un ta­ller me­cá­ni­co y lue­go, un ta­ller de se­ri­gra­fía. A am­bos ne­go­cios pro­pios lle­gó des­pués de ha­ber apren­di­do el ofi­cio co­mo un obre­ro más, igual que le su­ce­dió con un la­bo­ra­to­rio de cos­mé­ti­cos de mar­ca pro­pia, del que tam­bién fue due­ño, pe­ro que per­dió con la he­ca­tom­be de 2001, cuan­do asi­mis­mo se que­dó sin ca­sa y sin au­to. Ya se ha­bía so­bre­pues­to al Ro­dri­ga­zo y a la hi­per­in­fla­ción de 1989; pe­ro esa vez tu­vo que vol­ver a Ita­lia. Sin em­bar­go, re­gre­só a Bue­nos Ai­res en 2004.

El pró­xi­mo pa­so que pla­nea Fio­ra­van­ti es lan­zar una lí­nea de Core88 a un ta­ma­ño bas­tan­te más gran­de, des­ti­na­do a lo­ca­les de gas­tro­no­mía. El úni­co in­ten­to que hi­zo por ob­te­ner fi­nan­cia­mien­to no lle­gó a buen puer­to por­que, le di­je­ron, no era po­si­ble dar­le un sub­si­dio a un na­ci­do en Ita­lia. Pe­ro él no de­po­ne las ex­pec­ta­ti­vas de lo­grar­lo, aho­ra que el país es­tá go­ber­na­do por el hi­jo de otro in­mi­gran­te ita­liano.

El pró­xi­mo pa­so es cons­truir un dis­po­si­ti­vo más gran­de pa­ra res­tau­ran­tes y otras gran­des su­per­fi­cies co­mer­cia­les.

SIL­VA­NA BOEMO

Sin apu­ro. El dis­po­si­ti­vo op­ti­mi­za la dis­po­si­ción fi­nal de los re­si­duos or­gá­ni­cos del ho­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.