Pro­duc­ti­vi­dad, la ma­yor deu­da de Amé­ri­ca La­ti­na

Da­tos. Un in­for­me de la Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to se­ña­la el vi­si­ble re­za­go de la re­gión en los úl­ti­mos 60 años. Y pro­po­ne có­mo re­cu­pe­rar te­rreno.

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - BO­GO­TÁ, CO­LOM­BIA Gus­ta­vo Baz­zan mail@cla­rin.com

Am­plio in­for­me so­bre el es­tan­ca­mien­to de las eco­no­mías de la re­gión en los úl­ti­mos 60 años.

“En 1960 el pro­duc­to por ha­bi­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na era apro­xi­ma­da­men­te 20% del de Es­ta­dos Uni­dos. Hoy, des­pués de ca­si seis dé­ca­das, ese re­za­go es prác­ti­ca­men­te el mis­mo. Du­ran­te el mis­mo pe­río­do va­rios paí­ses de Asia y Eu­ro­pa, co­mo Co­rea del Sur y Es­pa­ña, han ce­rra­do os­ten­si­ble­men­te su bre­cha de in­gre­so con res­pec­to a EE. UU. ¿Qué hay de­trás de la lar­ga y per­sis­ten­te bre­cha de Amé­ri­ca La­ti­na? Res­pues­ta: el grue­so de la bre­cha del pro­duc­to por ha­bi­tan­te de la re­gión res­pon­de a su ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, es­to es, a su li­mi­ta­da ca­pa­ci­dad de trans­for­mar re­cur­sos pro­duc­ti­vos en bie­nes y ser­vi­cios de ca­li­dad”.

Así arran­ca “Ins­ti­tu­cio­nes pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad” el Re­por­te de Eco­no­mía y Desa­rro­llo (RED 2018) que pre­sen­tó es­ta se­ma­na en Bo­go­tá la Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to (CAF), el or­ga­nis­mo mul­ti­la­te­ral que pre­si­de el pe­ruano Luis Ca­rran­za Ugar­te. “Es­te re­por­te pro­vee evi­den­cia que su­gie­re que el re­za­go pro­duc­ti­vo de Amé­ri­ca La­ti­na se de­be, prin­ci­pal­men­te, a una muy ba­ja pro­duc­ti­vi­dad de to­dos los sec­to­res que con­for­man sus eco­no­mías, más que a una con­cen­tra­ción de re­cur­sos en sec­to­res de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad”, afir­ma Ca­rran­za Ugar­te.

La CAF de­ci­dió que “el te­ma” de es­te año pa­ra su agen­da de tra­ba­jo es la pro­duc­ti­vi­dad, te­ma que se de­ba­tió en­tre el miér­co­les y jue­ves, con la pre-

sen­cia de fun­cio­na­rios, eco­no­mis­tas y aca­dé­mi­cos de la re­gión. El do­cu­men­to po­ne el fo­co en una con­sig­na: el úni­co ca­mino pa­ra me­jo­rar los in­gre­sos reales de la po­bla­ción es me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad.

Hay di­ver­sos es­tu­dios que coin­ci­den en que, es­ta­bi­li­za­das la ma­yo­ría de las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas (siem­pre hay ex­cep­cio­nes, ca­si siem­pre apa­re­ce la Ar­gen­ti­na en­tre es­tas ex­cep­cio­nes), Ame­ri­ca La­ti­na mues­tra evi­den­cias cla­ras de que su cre­ci­mien­to mar­cha a un rit­mo mu­cho más len­to que ca­si to­do el mun­do,

ex­cep­tuan­do tal vez Áfri­ca.

Pa­ra los téc­ni­cos de la CAF, hay evi­den­cia de que bue­na par­te de las so­cie­da­des del con­ti­nen­te acep­ta­ron que sin equi­li­brio ma­cro­eco­nó­mi­co, equi­li­brio fis­cal y ba­ja in­fla­ción, es im­po­si­ble una me­jo­ra en la si­tua­ción de las per­so­nas en pro­me­dio. Y afir­man que el gran desafío es des­vin­cu­lar el con­cep­to “me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad” de lo que po­dría de­no­mi­nar­se “el dis­cur­so del ajus­te”.

El do­cu­men­to po­ne en los ci­mien­tos a par­tir de los cua­les se pue­de pen­sar en me­jo­ras de pro­duc­ti­vi­dad la aper­tu­ra de las eco­no­mías, cam­bios en las le­yes la­bo­ra­les (cui­dar al tra­ba­ja­dor y no al pues­to de tra­ba­jo), me­jo­ra de las ins­ti­tu­cio­nes y, so­bre to­do, una bús­que­da cons­tan­te de acuer­dos po­lí­ti­cos que les den sus­ten­ta­bi­li­dad a las re­for­mas que se bus­can im­pul­sar. Co­mo se ve, te­mas que ge­ne­ran mu­chí­si­ma con­tro­ver­sia en la Ar­gen­ti­na.

“Los desafíos pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad no se cen­tran en el qué, sino en el có­mo. El re­za­go en la re­gión se de­be, prin­ci­pal­men­te, a una muy ba­ja pro­duc­ti­vi­dad de to­dos los sec­to­res que con­for­man sus eco­no­mías, más que al he­cho de que la re­gión ten­ga, en com­pa­ra­ción con paí­ses desa­rro­lla­dos, una fuer­te con­cen­tra­ción de sus re­cur­sos en sec­to­res de par­ti­cu­lar­men­te ba­ja pro­duc­ti­vi­dad”, di­ce el do­cu­men­to.

Así, el tra­ba­jo con­clu­ye que “la bre­cha de ca­si 70% del PIB per cá­pi­ta con res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das no pue­de ex­pli­car­se por di­fe­ren­cias en la in­ten­si­dad con que se usa el ca­pi­tal fí­si­co y el ta­len­to hu­mano en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. La par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral, la ta­sa de em­pleo y la in­ten­si­dad de uso del ca­pi­tal son prác­ti­ca­men­te igua­les a las de Es­ta­dos Uni­dos. Las ho­ras pro­me­dio que un tra­ba­ja­dor de­di­ca al pro­ce­so pro­duc­ti­vo al año son, de he­cho, ma­yo­res”.

Pa­ra po­ner es­tas ci­fras en pers­pec­ti­va, si es­tos paí­ses de la re­gión lo­gra­ran ce­rrar to­tal­men­te la bre­cha de pro­duc­ti­vi­dad to­tal de los fac­to­res (PTF), ten­drían en pro­me­dio un PIB per cá­pi­ta de al­re­de­dor de 75% del de Es­ta­dos Uni­dos. En con­tras­te, si lo­gra­ran eli­mi­nar sus di­fe­ren­cias de ca­pi­tal hu­mano, el PIB per cá­pi­ta se­ría apro­xi­ma­da­men­te 40% del de Es­ta­dos Uni­dos. En otras pa­la­bras, cer­ca del 80% de las di­fe­ren­cias de in­gre­so por ha­bi­tan­te de Amé­ri­ca La­ti­na con res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos son atri­bui­bles a su ba­ja PTF y el res­to se de­be ca­si en su to­ta­li­dad a di­fe­ren­cias en ca­pi­tal hu­mano.

Fe­nó­meno co­no­ci­do Por cier­to, el do­cu­men­to de la CAF tie­ne pun­tos de con­tac­to con “La era de la pro­duc­ti­vi­dad - Có­mo trans­for­mar las eco­no­mías des­de sus ci­mien­tos”, un tra­ba­jo edi­ta­do en 2010 por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), aún vi­gen­te ocho años des­pués.

“El pro­ble­ma de la pro­duc­ti­vi­dad es trans­ver­sal: en to­dos los sec­to­res que con­for­man la eco­no­mía se ve­ri­fi­ca un re­za­go con­si­de­ra­ble con res­pec­to a los paí­ses lí­de­res. Es­to se de­be en par­te a un im­por­tan­te gra­do de in­for­ma­li­dad pro­duc­ti­va que se ha­ce pre­sen­te en la ma­yo­ría de los sec­to­res. Pe­ro tam­bién, a pro­ble­mas de pro­duc­ti­vi­dad den­tro del seg­men­to for­mal vin­cu­la­dos a una in­efi­cien­cia en la asig­na­ción de re­cur­sos en­tre em­pre­sas, y en especial a la re­la­ti­va­men­te ba­ja pro­duc­ti­vi­dad de las mis­mas. Por ejem­plo: en 9 de los 10 sec­to­res es­tu­dia­dos, el pro­duc­to por tra­ba­ja­dor pro­me­dio de la re­gión es­ta­ba por de­ba­jo del 50% com­pa­ra­do con el de Es­ta­dos Uni­dos”, afir­mó Pa­blo San­gui­net­ti, vi­ce­pre­si­den­te de Co­no­ci­mien­to de CAF.

La evi­den­cia mues­tra que las eco­no­mías de Amé­ri­ca La­ti­na tie­nen en pro­me­dio mer­ca­dos don­de el ni­vel de com­pe­ten­cia es me­nor en com­pa­ra­ción con re­gio­nes más desa­rro­lla­das, lo cual se re­fle­ja en al­tos már­ge­nes de pre­cios, es­pe­cial­men­te en el sec­tor ser­vi­cios. Pa­ra me­jo­rar es­te as­pec­to es muy re­le­van­te in­cre­men­tar las ca­pa­ci­da­des de las agen­cias de de­fen­sa de la com­pe­ten­cia, re­du­cir ba­rre­ras de en­tra­da a las em­pre­sas, y pro­fun­di­zar el co­mer­cio y la in­te­gra­ción in­ter­na­cio­nal que aún se ven li­mi­ta­dos por ba­rre­ras pa­ra-aran­ce­la­rias y lo­gís­ti­cas.

“La po­lí­ti­ca pú­bli­ca de­be en­ca­mi­nar­se de ma­ne­ra de­ci­di­da a re­du­cir la in­for­ma­li­dad, y pa­ra lo­grar­lo es fun­da­men­tal el for­ta­le­ci­mien­to de la ca­pa­ci­dad es­ta­tal. Ca­pa­ci­dad pa­ra mo­ni­to­rear el cum­pli­mien­to de las nor­mas aso­cia­das con la for­ma­li­dad y san­cio­nar su in­cum­pli­mien­to; ca­pa­ci­dad pa­ra ad­mi­nis­trar y di­se­ñar sis­te­mas de con­tri­bu­cio­nes, tri­bu­tos y re­gis­tros más trans­pa­ren­tes y fá­ci­les de ma­ne­jar pa­ra las em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res; y ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar pro­gra­mas de re-en­tre­na­mien­to de la mano de obra que fa­vo­rez­can la reasignación de tra­ba­ja­do­res a pues­tos for­ma­les”, con­clu­ye San­gui­net­ti.

De ce­rrar la bre­cha de pro­duc­ti­vi­dad, los paí­ses de la re­gión ten­drían, en pro­me­dio, un PBI per cá­pi­ta de ca­si el 75% del de EE.UU.

Bien­vev­ni­da. El pre­si­den­te de Co­lom­bia, Iván Du­que, abrió el even­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.