En Ro­ma, re­ci­be a fun­cio­na­rios del Go­bierno, di­ri­gen­tes opo­si­to­res y je­fes sin­di­ca­les, a quie­nes pi­de uni­dad. Al­gu­nos lo lla­man “el Pa­pa pe­ro­nis­ta”. Es­tá in­for­ma­do de lo que pa­sa en el país. Y el lu­nes, ve­rá otra vez a Cris­ti­na.

Clarín - Extras - - PORTADA -

Si no fue­ra quien es, po­dría sos­pe­char­se que su ima­gen es el fru­to de los con­se­jos de un es­pe­cia­lis­ta en mar­ke­ting político. Ha­bla y pro­du­ce gestos di­ri­gi­dos a los más po­bres. Be­sa a ni­ños y a en­fer­mos. De­jó de la­do el oro que usa­ban sus an­te­ce­so­res. Se mez­cla con la gen­te co­mún. Usa za­pa­tos ne­gros de sue­la gas­ta­da. Re­cha­zó via­jar en li­mu­si­na y se tras­la­da en un au­to co­mún. Se lla­ma Jor­ge Ber­go­glio y al­gu­nos le di­cen “el Pa­pa pe­ro­nis­ta”, aun­que ni Juan Do­min­go Pe­rón hu­bie­ra so­ña­do lle­gar a ser, co­mo él, uno de los di­ri­gen­tes más po­de­ro­sos e in­flu­yen­tes del pla­ne­ta ( y sin de­ber­le na­da al PJ).

No pa­re­ce ca­sual que es­te je­sui­ta, aus­te­ro has­ta la mé­du­la, de per­fil con­ci­lia­dor y con un pa­sa­do re­la­cio­na­do con la de­re­cha pe­ro­nis­ta a tra­vés de la agru­pa­ción Guar­dia de Hie­rro, ha­ya si­do uno de los di­ri­gen­tes más in­flu­yen­tes de la Ar­gen­ti­na. Ya era un político con­su­ma­do co­mo ar­zo­bis­po de Buenos Aires, par­ti­da­rio de dia­lo­gar con to­dos y de es­tar más me­ti­do en las villas que en los coun­tries. El Go­bierno no se lo per­do­nó: pa­ra Nés­tor Kirch­ner, se con­vir­tió en el “je­fe es­pi­ri­tual de la opo­si­ción” por sus con­tac­tos y ca­si la en­car­na­ción del de­mo­nio por esas ho­mi­lías en las que apun­ta­ba con­tra la co­rrup­ción o la “cris­pa­ción so­cial”, al­go que a los K les so­na­ba co­mo aluan­te sio­nes per­so­na­les.

Su elec­ción co­mo su­ce­sor de Be­ne­dic­to XVI, tan sor­pre­si­va co­mo im­pac­tan­te, lo pu­so ini­cial­men­te bajo la des­pia­da­da lu­pa del kirch­ne­ris­mo más du­ro, que le en­dil­gó com­pli­ci­dad con vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te la dic­ta­du­ra, pe­ro Cris­ti­na Kirch­ner, con mu­cha as­tu­cia, dio una rá­pi­da vuel­ta en el ai­re y se hi­zo ca­si más pa­pis­ta que el Pa­pa. En mu­cho la ayu­dó un Fran­cis­co que co­no­ce a fon­do to­do lo que su­ce­de en la Ar­gen­ti­na, pe­ro man­tie­ne pru­den­te dis­tan­cia de cual­quier in­ter­ven­ción di­rec­ta en la po­lí­ti­ca lo­cal.

El bra­zo de­re­cho de Ber­go­glio en el país, ac­ti­vo y si­gi­lo­so, es el pa­dre Car­los Ac­capu­to, ti­tu­lar de la Pas­to­rial So­cial por­te­ña, que te­je per­ma­nen­tes reunio­nes con po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y sin­di­ca­lis­tas. Una de sus ob­se­sio­nes es, a tono con lo que quie­re Fran­cis­co, la reuni­fi­ca­ción de las CGT, pe­ro es evi­den­te que al Pa­pa le va a re­sul­tar más fá­cil lo­grar la paz en Me­dio Orien­te: An­to­nio Ca­ló, por ejem­plo, pe­gó el fal­ta­zo a un en­cuen­tro aus­pi­cia­do por la Igle­sia en el co­le­gio San Ca­ye­tano, en no­viem­bre, y evi­tó así un abra­zo con su ri­val Hu­go Mo­yano.

Si Ac­capu­to es una suer­te de de­le­ga­do ber­go­glis­ta en el te­rreno so­cial, Al­do Ca­rre­ras ocu­pa un pa­pel si­mi­lar en el di­fí­cil ar­te de con­se­guir un lu­gar en la agen­da del Pa­pa. Se co­no­ce con Fran­cis­co des­de los años se­ten­ta, de las épo­cas de mi­li­tan­cia en Guar­dia de Hie­rro. Hoy, es­te ex fun­cio­na­rio me­ne­mis­ta que tra­ba­ja pa­ra la go­ber­na­ción bo­nae­ren­se fue el que le abrió a Da­niel Scioli las puer­tas del Vaticano. De la mis­ma for­ma, es el ne­xo pa­pal del sin­di­ca­lis­ta Ar­man­do Ca­va­lie­ri, de ex­ce­len­te re­la­ción con la Igle­sia des­de que ce­dió te­rre­nos de Par­que Nor­te pa­ra la cons­truc­ción de Tie­rra San­ta.

La Pre­si­den­ta no ne­ce­si­ta de nin­gún de­le­ga­do pa­ra lle­gar al Pa­pa. Sus ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción son des­de el em­ba­ja­dor ar­gen­tino la San­ta Se­de, Juan Pablo Ca­fie­ro, cu­ya fa­mi­lia tie­ne una vie­ja re­la­ción con Ber­go­glio, has­ta el se­cre­ta­rio de Cul­to, Gui­ller­mo Oli­ve­ri, his­tó­ri­co di­ri­gen­te del PJ por­te­ño que lo­gró un buen víncu­lo con el ex ar­zo­bis­po. Un “fran­cis­có­lo­go” ase­gu­ró a Cla­rín que no exis­te en­tre am­bos je­fes de Es­ta­do un diá­lo­go per­ma­nen­te, pe­ro sí “una re­la­ción des­pe­ja­da de fan­tas­mas”.

Aho­ra Cris­ti­na vol­ve­rá ofi­cial­men­te a visitar esa “nue­va Puer­ta de Hie­rro”, co­mo bau­ti­zó Jor­ge Asís al Vaticano. Es que así co­mo una le­gión de pe­ro­nis­tas via­ja­ba a Ma­drid en los años 60 y 70 pa­ra ha­blar o sa­car­se una fo­to con el Ge­ne­ral en el exilio, de­co­di­fi­can­do sus pa­la­bras y sus si­len­cios, e in­ter­pre­tan­do que el es­pa­cio en su agen­da sig­ni­fi­ca­ba el apo­yo del vie­jo lí­der, hoy su­ce­de ca­si lo mis­mo con el “Pa­pa pe­ro­nis­ta”. Lo que pue­de con­fun­dir es el es­ti­lo llano de Fran­cis­co. “Con el que me pi­de ha­blar, ha­blo”, le con­fe­só a un ex di­plo­má­ti­co que lo vi­si­tó en Ro­ma. Por allí, des­fi­la­ron kirch­ne­ris­tas du­ros co­mo Ga­briel Ma­riot­to, Emi­lio Pér­si­co y Fer­nan­do “Chino” Na­va­rro, que mi­ra­ban de reojo a Ber­go­glio, pe­ro tam­bién Fé­lix Díaz, el lí­der de la co­mu­ni­dad Qom, de For­mo­sa, que su­fre los per­ma­nen­tes ata­ques del go­ber­na­dor K Gil­do Ins­frán.

Des­de Scioli has­ta Mau­ri­cio Ma­cri, pa­san­do por Es­te­la de Car­lot­to, Hermes Binner y Jor­ge Ca­pi­ta­nich, el mun­do político, sin­di­cal y em­pre­sa­rial no de­ja de bus­car res­qui­cios en la agen­da pa­pal. Tan­to al fi­nal de las au­dien­cias pú­bli­cas de los miér­co­les, don­de el con­tac­to es fu­gaz, o en la re­si­den­cia San­ta Mar­ta, co­mo el que ha­bría lo­gra­do el mi­nis­tro de la Cor­te Eu­ge­nio Zaf­fa­ro­ni o el que con­si­guió la CGT ofi­cia­lis­ta gra­cias a la ges­tión de Ro­dol­fo Daer, ade­más de Ca­va­lie­ri, Luis Cejas ( via­jan­tes), Gui­ller­mo Mar­co­ni ( en­se­ñan­za pri­va­da) y dos pro­mi­nen­tes fi­gu­ras de la CTA opo­si­to­ra co­mo el dipu­tado Víc­tor De Gen­na­ro y el ex em­ba­ja­dor Car­los Cus­ter, en­tre otros.

El “Pa­pa pe­ro­nis­ta” re­vo­lu­cio­na el mun­do. Y lo es­tá lo­gran­do con una fór­mu­la im­pen­sa­da pa­ra el Vaticano: apli­can­do más do­sis de doc­tri­na pe­ro­nis­ta que las que uti­li­zan los pro­pios se­gui­do­res de Pe­rón. Se acuer­da siem­pre de los des­po­seí­dos, y no só­lo en el dis­cur­so. Re­cla­ma jus­ti­cia so­cial y una ma­yor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. Po­ne en la mira al ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je. Y pa­re­ce en cam­pa­ña per­ma­nen­te, bus­can­do atraer nue­vos fie­les ( aun­que sin clien­te­lis­mo ni pro­me­sas de ga­nar­se el cie­lo). En eso, Ber­go­glio de­mos­tró ha­ber­se con­ver­ti­do en el me­jor político po­si­ble: el que no lo pa­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.