Plo­me­ros

Clarin - Mujer - - Clarin Mujer -

Los ca­ños del edi­fi­cio de Caty Khar­ma es­ta­ban muy mal. Los gri­fos da­ban vuel­tas pa­ra cual­quier la­do, las re­ji­llas se ta­pa­ban, des­de el ba­ño un ve­cino po­día oír la con­ver­sa­ción que otro ve­cino man­te­nía, na­da más que apo­yan­do la ore­ja en la ca­ni­lla del la­va­to­rio. El con­sor­cio de­ci­dió cam­biar la ca­ñe­ría de los de­par­ta­men­tos más afec­ta­dos, el del 5to, el del 2do y el del 8vo, que es­ta­ba ocu­pa­do por Noe­lia, una co­ci­ne­ra que en sus ra­tos li­bres ha­cía el bai­le del ca­ño. Apro­ve­chan­do en­ton­ces la oca­sión, la ve­ci­na del 8vo pi­dió a los plo­me­ros que le ins­ta­la­ran un ca­ño en la mi­tad del li­ving así ella po­día ha­cer sus prác­ti­cas en la ca­sa. Los plo­me­ros no en­ten­die­ron bien qué sen­ti­do te­nía po­ner un ca­ño de hie­rro com­pac­to en la mi­tad de un am­bien­te, por lo cual la ve­ci­na del 8vo les mos­tró al­gu- nas imá­ge­nes di­rec­to de In­ter­net. Des­de una Betty Boop tre­pa­da a un ca­ño con una bom­ba­chi­ta es­ti­lo hi­lo den­tal al vi­deo de You­Tu­be con Lulu, la bai­la­ri­na de 100 ki­los que se lu­ció ha­cien­do pa­ses y pi­rue­tas en el pro­gra­ma Ame­ri­ca’s Got Ta­lent. Los ojos de los plo­me­ros bri­lla­ron en la os­cu­ri­dad del de­par­ta­men­to 8, al que ha­bían cor­ta­do pre­via­men­te la luz, por te­mor a elec­tro­cu­tar­se.

Mien­tras ellos ha­cían su la­bor, Noe­lia de­ci­dió tras­la­dar­se el dep­to de Caty. Se ha­bían he­cho ami­gas el día que Caty se mu­dó al edi­fi­cio y lle­va­ba a su chihuahua en bra­zos. Noe­lia te­nía un yorks­hi­re te­rrier. Ha­bla­ron de la si­tua­ción de los pe­rros en el edi­fi­cio, des­pués ha­bla­ron de la mal­dad pe­rru­na de sus ex no­vios, y al fi­nal, de fu­tu­ros y po­si­bles no­vios, de los cua­les que­da­ban eli­mi­na­dos el del 5to por­que es­ta­ba ca­sa­do y aun­que era la mar de sim­pá­ti­co a so­las, cuan­do te lo en­con­tra­bas en el as­cen­sor con la es­po­sa, no te da­ba ni el sa­lu­do. Tam­po­co se po­día con­tar con el de la PB, por­que era un gay no sa­li­do del clo­set que vi­vía con la san­ta ma­dre; ni con el del 9no cu­ya afi­ción a las dro­gas du­ras lo ha­cían es­tar de­te­ni­do en la cár­cel ca­da dos por tres. Sí, en cam­bio, se po­día con­tar con uno de los ofi­cia­les que so­lía bus­car al ve­cino del 9no, un co­lo­ra­di­to de Ba­rra­cas…

Caty re­ci­bió a la ve­ci­na y a su pe­rro.

Caty se­guía con­si­de­ran­do que ser el ho­tel del mun­do no era tan ma­lo si una vi­ve so­la, al­qui­la so­la y al pa­re­cer se­gui­rá sol­te­ra has­ta la muer­te. La ve­ci­na del 8vo tra­jo su set de ma­ni­cu­ra y ofre­ció ha­cer­le uñas fran­ce­si­tas a Caty. Mien­tras le li­ma­ba y pin­ta­ba, el tim­bre de Caty so­nó. Era Ra­món, el plo­me­ro je­fe. Ne­ce­si­ta­ba avi­sar­le que sal­dría un ra­to por­que el fratacho se ha­bía ro­to. Nin­gu­na de las dos sa­bía lo que era un fratacho. Pe­ro el Ru­bén que­da­ba con la cu­cha­ra tra­ba­jan­do. Ac­to se­gui­do, Caty y Noe­lia se de­di­ca­ron un buen ra­to a cam­biar la fo­to del What­sapp, cam­biar el es­ta­do del What­sapp, twittear a un par de fa­mo­sos. Po­co tiem­po atrás, des­de que Caty se ha­bía me­ti­do en Twit­ter has­ta desa­rro­llar con­jun­ti­vi­tis, uno de sus pri­me­ros se­gui­do­res fue Ash­ton Kut­cher. Sí, el ex de De­mi Moo­re. Noe­lia in­sis­tía en que era un alias y se­gu­ro se tra­ta­ba de al­gún ex de Caty o has­ta a al­gún eje­cu­ti­vo de la AFIP que in­ves­ti­ga­ba a la gen­te a tra­vés del sis­te­ma. Caty in­sis­tía en que era Ash­ton; pe­ro Ash­ton nun­ca con­tes­tó ni la re­tui­teó ni na­da. Si era Ash­ton de ver­dad, la es­ta­ba si­guien­do por pu­ro error y tu­vo la no­ble­za y ge­ne­ro­si­dad de no co­rre­gir su error. Pe­ro es cier­to que po­día ser su ex ex ex, Ho­ra­cio, el que es­ta­ba en Fin­lan­dia, el país del hie­lo. “Ah, no”, ce­jó Noe­lia. Cuan­do ella se re­fe­ría a que la se­guía de in­cóg­ni­to un ex, se re­fe­ría a OTRO ex. Y acla­ró: “¿Vos te dis­te cuen­ta que to­do, to­do, lo que pa­sa en el uni­ver­so, lo aso­ciás con tu ex ex ex? Cru­za una es­tre­lla fu­gaz o ex­plo­ta la lu­na y vos ex­cla­más: ‘Con mi ex ex ex una vez vi­mos la lu­na y…’?” No: Caty no se ha­bía da­do cuen­ta. Mien­tras es­ta­ban en es­ta con­ver­sa­ción, vol­vió a so­nar el tim­bre. Es­ta vez era el plo­me­ro lla­ma­do el Ru­bén. Usa­ba los pan­ta­lo­nes azul gris ta­jea­dos en el mus­lo, co­mo si hu­bie­ra si­do un jean, y te­nía el pe­lo lar­go has­ta de­ba­jo de los omó­pla­tos. Caty es­ta­ba se­gu­ra de que era un ex can­tan­te de Rá­fa­ga o de al­gún gru­po de cum­bia. Te­nía que sa­lir a com­prar las fi­chas de luz, por­que tan­to su­bir y ba­jar la lla­ve hi­cie­ron sal­tar la tér­mi­ca. Caty lo mi­ró sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y Noe­lia in­ter­pre­tó su mi­ra­da. Pre­gun­tó a el Ru­bén: “Acá mi ve­ci­na del 4to cree que vos can­tás. ¿Vos can­tás?” El Ru­bén en­se­ñó su son­ri­sa con mis­te­rio; na­da más res­pon­dió: “Je je”. Las dos se que­da­ron mu­das de la sor­pre­sa has­ta mu­cho des­pués que el Ru­bén par­tie­ra cues­ta aba­jo en el as­cen­sor. Caty mur­mu­ró: “Mi ex ex ex tam­bién can­ta­ba y nun­ca de­cía a la gen­te que can­ta­ba…”

La ve­ci­na del 8, se mor­dió el la­bio in­fe­rior, har­ta de oír­la.

Des­de que Caty se me­tió en Twit­ter, uno de sus pri­me­ros se­gui­do­res fue Ash­ton Kut­cher, el ex de

De­mi Moo­re...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.