Hoy, es im­por­tan­te lo que me ha­ce fe­liz

Clarin - Mujer - - Clarin Mujer - ¿TU DI­SE­ÑO “ETERNO”? Una chaqueta her­mo­sa, anató­mi­ca, que tie­ne al­go que bus­co siem­pre, el equi­li­brio jus­to en­tre lo mas­cu­lino-fe­me­nino. Se lla­ma Ana, en ho­nor a mi ami­ga Ana Pos­ti­go. + in­fo www.vic­kio­te­ro.com.ar./te­ro.com.ar./

Per­fil bajo y con­vic­ción: ha­ce unos años de­jó Pa­ler­mo Vie­jo al no­tar que la clien­te­la era más de shop­ping que de di­se­ño. Des­de en­ton­ces en San Tel­mo, con show­room a con­tac­tar, Vic­ki Ote­ro cul­ti­va el ofi­cio que le en­can­tó des­de chi­ca, cuan­do apren­día los se­cre­tos de cos­tu­ra con su ma­dre, di­se­ña­do­ra de no­vias y no­che, mu­cho an­tes de su pa­so por Me­di­ci­na y su egre­so de In­du­men­ta­ria de la UBA, en 2002. Aires nos­tál­gi­cos, mor­fo­lo­gías com­ple­jas, to­nos tran­qui­los con uno que otro to­que subido y li­ber­tad en los ma­te­ria­les pa­ra un to­do sen­si­ble y me­mo­rio­so, que vuel­ve a la Ru­ral, aho­ra en la pa­sa­re­la Na­tu­ra.

¿Có­mo es tu in­vierno? En ge­ne­ral, vol­ví mi mi­ra­da ha­cia aden­tro, al­go que ha­cía cuan­do em­pe­cé a di­se­ñar, y pensé qué es lo que me gus­ta­ría po­ner­me, qué va­le la pe­na te­ner, qué com­pra­ría yo, que ca­da vez es­toy más exi­gen­te y aus­te­ra. En­ton­ces, re­vi­siono las ti­po­lo­gías y for­mas que me­jor re­sul­ta­ron, y ex­pe­ri­men­to con el vo­lu­men, con la ima­gen li­ga­da a lo fol­kló­ri­co, te­ma re­cu­rren­te en mi tra­ba­jo. Es­ta vez, tra­ba­jo el nues­tro.

¿Qué es­ta­ría di­cien­do tu co­lec­ción? Que nos so­bra ima­gen y con­te­ni­do co­mo pa­ra se­guir mi­ran­do ha­cia afue­ra.

¿Es im­por­tan­te su­bir a una pa­sa­re­la?

Hoy, es im­por­tan­te lo que me ha­ce fe­liz.

¿Los prin­ci­pios de los que no te apar­tás? Ex­pe­ri­men­tar con la mol­de­ría y con las te­las an­tes de bo­ce­tar, es fun­da­men­tal, así co­mo creer en lo que sien­to, siem­pre voy por el ca­mino de lo que me emo­cio­na, me mo­ti­va y me ha­ce fe­liz.

Das clases de di­se­ño, ¿ya hay una “es­cue­la” Ote­ro? Doy en la UP y a ve­ces en ca­sa, pe­ro ha­blar de “es­cue­la” es mu­cho. Sí hay una lí­nea muy mar­ca­da, que es la con­cep­tual, la ex­pe­ri­men­ta­ción pre­via al bo­ce­to, la del pro­yec­to an­tes del ca­pri­cho ins­ta­la­do. Sien­to que al­gu­nos alum­nos me aman y otros no tan­to.

¿En qué cam­bió tu pro­pues­ta en es­tos años? Creo que las pren­das son más con­for­ta­bles, des­de las tex­tu­ras que eli­jo has­ta las mol­de­rías que voy per­fec­cio­nan­do ca­da vez que ha­go un cor­te.

¿Sos ca­ra? De­pen­de. Si me com­pa­rás con una mar­ca ma­si­va de shop­ping, no, te­nien­do en cuen­ta que mis pren­das re­co­rren un ca­mino mu­cho más ama­ble de de­di­ca­ción en el pro­ce­so, y con aten­ción per­so­na­li­za­da.

¿Tu cos­to ma­yor dón­de es­tá? Siem­pre en la sas­tre­ría, he­cha por un sas­tre de ofi­cio, no en un ta­ller de sas­tre­ría. Es una pie­za ar­te­sa­nal, im­pe­ca­ble, re­sul­ta­do de mu­cha de­di­ca­ción.

¿Cues­ta sus­traer­se a las ten­den­cias? Cuan­do es­toy ha­cien­do una co­lec­ción no me es di­fí­cil sus­traer­me de na­da. Creo que to­dos es­ta­mos in­fluen­cia­dos por ellas, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, que­rien­do ser par­te o re­cha­zán­do­las. A mí, las de mo­da me abu­rren, qui­zá lo que me en­tre­tie­ne es ver có­mo la lle­va o adap­ta ca­da per­so­na.

¿Es vá­li­do que se re­pro­duz­can tal cual? Me pa­re­ce una pe­na, hay tan­tos chi­cos que sa­len de

las uni­ver­si­da­des q que es un des­per­di­cio p co­piar p y pe­gar, pe­ro, bueno, co­mo ne­go­cio es vá­li­do, li­do, se achi­ca el ries­go co­mer­cial. er­cial. Son te­mas de mo­da y par­te de su tiranía. a. La mo­da es mo­da da por el prin­ci­pio mis­mo de la co­pia, de que- ue­rer ser “có­mo”. mo”. Un abu­rri­mien­to. en­to.

“LOS HOM­BRES MBRES NO SE QUE­JAN, EJAN, A ELLOS YA A LES ES­TOY HACIENCIENDO SAS­TRE­RIA ERIA A ME­DI­DA” A”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.