Caty Khar­ma

Clarin - Mujer - - Sumario -

De vuel­ta al di­ván.

Caty vol­vió a las se­sión de la Dra Es­drú­ju­la. Am­bas se no­ta­ron un po­co an­sio­sas. Aun­que Caty Khar­ma no era muy ob­ser­va­do­ra, no po­día de­jar de no­tar que el cua­dro de Freud es­ta­ba da­do vuel­ta. Y que en el es­tan­te más vi­si­ble de la bi­blio­te­ca de la Dra Es­drú­ju­la, don­de an­tes te­nía las obras com­ple­tas del mé­di­co vie­nés, en pa­pel bi­blia y fi­li­gra­na de oro, aho­ra es­ta­ban los re­ce­ta­rios com­ple­tos de Do­ña Pe­tro­na de Gan­dul­fo.

Na­da más sen­tar­se en el di­ván, Caty co­men­tó: “Mi ve­ci­na, mis ami­gos en ge­ne­ral, mis her­ma­nas, has­ta mi ma­má, me re­pro­chan que no de­jo de ha­blar de Ho­ra­cio. Mi pa­pá no me lo re­pro­cha, por­que, bueno, con mi pa­pá no me ha­blo.” La Dra Es­drú­ju­la agi­ta­ba el pie con­tra el pi­so con una ener­gía que pa­re­cía que es­ta­ba dán­do­le du­ro al pe­dal de una vie­ja má­qui­na de co­ser. “No creía que us­ted tu­vie­ra ami­gos, Ca­ta­li­na”. A ve­ces, la Dra Es­drú­ju­la po­día ser muy cruel. “Me que­dan al­gu­nos, muy po­qui­tos. Ca­si no los veo, al­gu­nos vi­ven en el ex­tran­je­ro. Con ellos ten­go una co­ne­xión es­pi­ri­tual…” La Dra Es­drú­ju­la son­rió y a Caty le pa­re­ció ver una es­pu­ma que sa­lía por la co­mi­su­ra de su bo­ca. “Ca­ta­li­na, es­toy har­ta de oír­la ha­blar de su ex; es una ver­güen- za que se si­ga la­men­tan­do, que…”, la voz de la doc­to­ra se que­bró. “Yo tam­bién aca­bo de pa­sar por una rup­tu­ra amo­ro­sa. Sí, la psi­coa­na­lis­ta TAM­BIÉN tie­ne una vi­da amo­ro­sa. Por­que us­ted me pa­ga sus bi­lle­tes arran­ca­dos con vio­len­cia a los co­rea­nos a quien les co­se, no quie­re de­cir que YO no ten­ga un al­ma, un co­ra­zón, has­ta ideas pro­pias so­bre los afec­tos.” Caty se que­dó mi­rán­do­la desor­bi­ta­da. “Pe­ro no me sien­to a dar pe­na por­que el gen­dar­me con el que sa­lí ya no me lla­me y me ha­ya de­ja­do por una mo­co­sa que tra­ba­ja en Ma­cDo­nald’s. No, na­da de eso. Y no voy a per­mi­tir que nin­gún pa­cien­te mío due­le, del ver­bo due- lar, a un im­bé­cil y se con­si­de­re ob­je­to del desamor.” Caty asin­tió, no sa­bía muy bien qué pa­sa­ría a con­ti­nua­ción, po­día ser que la Dra Es­drú­ju­la sa­ca­ra un ma­zo de ta­rot egip­cio y le di­je­ra la bue­na for­tu­na, o le en­se­ña­ra a ha­cer ma­la­ba­res con una an­tor­cha pa­ra pa­rar­se en cue­ros en ple­na Ave­ni­da 9 de Ju­lio. “Cuan­do uno su­fre por un mal amor, es por­que el cre­tino que la aban­do­nó se lle­vó una par­te su­ya y esa par­te de­be ser re­em­pla­za­da”, con­ti­nuó. Cuan­do una rom­pe una re­la­ción, de­be cam­biar par­te de su iden­ti­dad, ha­cer co­sas no­ve­do­sas, su­bir la do­pa­mi­na. Ca­ta­li­na: us­ted y yo va­mos a ir es­ta no­che a bai­lar”. Caty sin­tió que su ca­be­llo en­ca­ne­cía. La Dra Es­drú­ju­la, en cam­bio, dies­tra en el asun­to co­mo le­chi­gua­na que siem­pre se ha de­di­ca­do al mal, sa­có de una car­te­ri­ta de lentejuelas una tar­je­ta de vi­si­ta. De­cía: “Ely, 11 5353456”. Caty mi­ró con aten­ción el nú­me­ro que fi­gu­ra­ba. “Por su­pues­to, Ca­ta­li­na, a es­te nú­me­ro lo con­se­guí im­po­nién­do­me en una te­le­fo­nía muy afa­ma­da. Di­je que aten­día pa­cien­tes con ur­gen­cias psi­quiá­tri­cas y ne­ce­si­ta­ba un nú­me­ro fá­cil de re­cor­dar. Sin em­bar­go, es pa­ra que los pun­tos me lla­men acá. Si al­guno se le cae una idea, va a en­ten­der la cla­ve. Las em­plea­di­tas te­nían vein­te años, no tie­nen NI IDEA de por qué 5353 456 es fá­cil de re­cor­dar. Por Raf­fae­lla Ca­rrá. Us­ted es jo­ven, no sa­be tal vez quién fue la gran­dio­sa Raf­fae­lla Ca­rrá. Una can­tan­te, una bai­la­ri­na ita­lia­na. Yo me sé to­dos las co­reo­gra­fías, has­ta me man­dé a con­fec­cio­nar los tra­jes que ella usa­ba. Ro­jo, ne­gro, pla­tea­do, azul. Nun­ca vio­le­ta, por­que ella de­cía que traía ma­la suer­te. Mi­re, Ca­ta­li­na”, di­jo la Dra Es­drú­ju­la, se acer­có a un pla­card del con­sul­to­rio y abrió de par en par sus puer­tas. Caty siem­pre ha­bía ima­gi­na­do que allí guar­da­ba li­bros, los Se­mi­na­rios de La­can, qui­zás una co­lec­ción de pi­pas que fu­ma­ron los psi­coa­na­lis­tas fa­mo­sos, un gra­ba­do de Freud su­bien­do los Al­pes… Pe­ro no. Lo que ha­bía era una co­lec­ción de pan­ta­lo­nes de ly­cra pa­ta de ele­fan­te en ro­jo o en ne­gro, con tops has­ta el cue­llo pe­ro con hom­bros y es­pal­da al ai­re… Caty ins­pi­ró. “¿Le gus­ta, Ca­ta­li­na? Es una imi­ta­ción del ves­tua­rio de Raf­fae­lla, en 5353, en Pe­dro, el cor­pi­ñi­to de Fies­ta y el ves­ti­do de la­mé en Yo no sé vi­vir sin ti. Pe­ro el ves­ti­di­to no lo va­mos a usar, Ca­ta­li­na, por­que no­so­tras SÍ sa­be­mos vi­vir sin cual­quie­ra. ¿Có­mo se ve el sá­ba­do a la no­che en El Tor­tu­gón ale­gre, con es­te pan­ta­lon­ci­to? ¿Us­ted qué ta­lle tie­ne?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.