La má­gi­ca dan­za de la Dia­bla­da

Nelly Ju­cha­ni tie­ne una sin­gu­lar es­pe­cia­li­dad: co­se los es­pec­ta­cu­la­res tra­jes que lle­van los bai­la­ri­nes de la Dia­bla­da de Oru­ro. La tra­di­ción y la le­yen­da.

Clarin - Mujer - - Esta semana: todo lo que se vio - T: Ale­jandr Rey / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer / f: Nés­tor Gar­cía

Nelly sa­be. Es­cu­cha la mú­si­ca de sus an­ces­tros mien­tras co­se pie­dri­tas mul­ti­co­lo­res. Nelly sa­be lo que le con­ta­ron sus abue­los, sus pa­dres. Y una vez que la his­to­ria y las le­yen­das se hi­cie­ron par­te de su vi­da, to­mó la pos­ta pa­ra que la tra­di­ción no se per­die­ra. Y aho­ra sa­be. Sa­be y en­se­ña. Sa­be y bai­la.

Nelly Ju­cha­ni es ar­gen­ti­na, hi­ja de bo­li­via­nos po­to­si­nos y par­ti­ci­pan­te de la Dia­bla­da, una dan­za del al­ti­plano que re­pre­sen­ta la lu­cha en­tre el bien y el mal, una es­pe­cie de sin­cre­tis­mo en­tre el cris­tia­nis­mo es­pañol y las creen­cias de los pue­blos ori­gi­na­rios, que se dan­za año a año en el car­na­val de la ciu­dad de Oru­ro, uno de los es­pec­tácu­los más im­po­nen­tes y emo­cio­nan­tes del mun­do.

Nelly co­se y re­pa­ra los tra­jes que sus com­pa­ñe­ros uti­li­zan du­ran­te di­fe­ren­tes fes­ti­vi­da­des; tra­jes pe­sa­dí­si­mos, más­ca­ras que me­ten mie­do y que com­po­nen un cua­dro ex­cep­cio­nal cuan­do avan­zan con rui­dos pe­sa­dos, pe­ro le­ves cuan­do se pos­tran an­te la Vir­gen del So­ca­vón o de Co­pa­ca­ba­na.

“¿Por qué co­men­cé a ser la ‘guar­da­do­ra’ de es­ta tra­di­ción? Por­que des­de que co­men­cé a bai­lar es­ta dan­za, ha­ce 23 años, apren­dí a amar el fol­klo­re de Bo­li­via, sus tra­di­cio­nes y cos­tum­bres. Por­que me crié con su mú­si­ca y cos­tum­bres y no que­ría que se per­die­ra. Al prin­ci­pio mi ma­ri­do Wi­lliam y yo te­nía­mos po­ca ex­pe­rien­cia, los tra­jes son ca­ros y no es fá­cil via­jar se­gui­do a Bo­li­via. A los tra­jes los fui­mos com­pran­do de a po­co y ca­da vez que po­día­mos íba­mos a apren­der có­mo de­bía­mos man­te­ner­los. Nos jun­ta­mos allá con los ca­re­te­ros y bor­da­do­res y así em­pe­za­mos”.

Par­ti­ci­par del car­na­val de Oru­ro es una ex­pe­rien­cia que no se com­pa­ra con na­da y los bo­li­via­nos sus­pen­den to­do pa­ra no per­der­se ese mo­men­to úni­co en el que la Dia­bla­da ha­ce su en­tra­da ma­gis­tral por las ca­lles de la ciu­dad, se­gui­da por una orquesta mu­si­cal don­de hay si­kus –del al­ti­plano– y trom­pe­tas –ins­tru­men­to eu­ro­peo– por igual. La chi­cha y la cer­ve­za co­rre co­mo el vien­to y to­dos bai­lan en for­ma in­can­sa­ble has­ta que al ama­ne­cer los bai­la­ri­nes y par­ti­ci­pan­tes suben has­ta la Igle­sia de Oru­ro, don­de se ha­cen ofren­das a la ima­gen de la Vir­gen del So­ca­vón pa­ra que les de fuer­zas pa­ra po­der se­guir bai­lan­do al año si­guien­te.

Las ri­que­zas de la mi­na

Pe­ro lo cu­rio­so es que to­da es­ta pro­ce­sión, bai­le, sal­tos, jue­gos y tru­cos lo ha­cen con esos tra­jes in­creí­ble­men­te pe­sa­dos que ja­más, en to­da la no­che, aban­do­na­ron. “Si –di­ce Nelly– es ma­ra­vi­llo­so. Por eso va­mos has­ta La Paz y Oru­ro a vi­si­tar a los que sa­ben de es­to y así evi­tar al­te­rar su ori­gen y man­te­ner su esen­cia. A ve­ces vie­nen bas­tan­te ro­tos y es aquí don­de vol­ve­mos a ha­cer guan­tes, pa­ñue­los, bu­zo in­terno, po­lle­ras y re­me­ras, la ma­yo­ría ter­mi­na­dos a mano. Las bo­tas y los za­pa­tos los man­da­mos a ha­cer con za­pa­te­ros bo­li­via­nos ra­di­ca­dos en Bue­nos Ai­res”.

Cuan­do es­tán ter­mi­na­dos son ver­da­de­ras jo­yas, tan­to por el bri­llo co­mo por el lu­jo, ¿sig­ni­fi­ca­rá al­go? “Si, an­tes es­te bai­le es­ta­ba des­ti­na­do a la cla­se me­dia al­ta; in­ver­tían mu­cho di­ne­ro en ca­da lla­ma­da. En el ca­so de la Dia­bla­da, el lu­jo es por­que el dia­blo vie­ne del in­te­rior de la mi­na don­de es­tá la ri­que­za. Wa­ri – nom­bre del pue­blo pre­co­lom­bino do­mi­nan­te en la re­gión– es due­ño de las ri­que­zas de las mi­nas, por eso se bor­da­ba con hi­los de pla­ta y mu­cha pe­dre­ría. Las más­ca­ras eran de ye­so, muy tra­ba­ja­das, y las man­da­ban a ha­cer al es­ti­lo pro­pio de la per­so­na que la iba a usar. Hoy es mu­cho más po­pu­lar. To­dos bai­lan”.

Cuan­do esos tra­jes lle­gan a Nelly, ella los mi­ra con

ojos gran­des, los aca­ri­cia y con una de­vo­ción tre­men­da co­mien­za a co­ser. “Que­re­mos que si­ga te­nien­do su bri­llo pro­pio co­mo cuan­do lle­gó a no­so­tros. Por lo ge­ne­ral las más­ca­ras las vol­ve­mos a sol­dar y pin­ta­mos lo que es­tá gas­ta­do y a los tra­jes les cam­bia­mos el plás­ti­co, las cin­tas y los fle­cos pa­ra man­te­ner­los co­mo nue­vos. Los ma­te­ria­les los com­pra­mos en Li­niers, en ne­go­cios bo­li­via­nos o cuan­do via­ja­mos a Bo­li­via”. Y da una bue­na ra­zón: “Los de allá tie­nen más bri­llo”.

Nelly y su ma­ri­do se co­mu­ni­can con sus com­pa­ñe­ros pa­ra coor­di­nar el día en que se van a jun­tar a co­ser y pla­ni­fi­car to­do. In­va­ria­ble­men­te se ha­cen en su ca­sa por­que allí los tra­jes es­tán per­fec­ta­men­te cui­da­dos. “Ese día arran­ca­mos por la ma­ña­na. Los va­ro­nes van sol­dan­do ca­re­tas y agre­gan­do lu­ces a las más­ca­ras. Mien­tras, van lle­gan­do las chi­cas y traen co­mi­da pa­ra com­par­tir, pa­sa­mos to­do el día ca­da uno en su sec­tor. Wi­lliam y yo siem­pre char­la­mos con los chi­cos, les va­mos con­tan­do nues­tra ex­pe­rien­cia en los car­na­va­les en Bo­li­via y so­bre la dan­za. Es no­ta­ble que sea la ju­ven­tud la que quie­ra sa­ber to­do y tie­ne mu­cha in­quie­tud por­que és­te va a ser su pri­mer año en la Dia­bla­da y es­tán or­gu­llo­sos de que sus pa­dres los vean bai­lar.

“Yo voy di­ri­gien­do qué tie­nen que ha­cer las chi­cas, pe­ro tam­bién vie­nen sus ma­dres pa­ra ayu­dar, pa­ra dar una mano. Per­so­nal­men­te me en­car­go de pre­pa­rar los tra­jes pa­ra ca­da in­te­gran­te y ver que no les fal­te na­da; tam­bién pre­pa­ro las ban­de­ras pa­ra ca­da uno: la bo­li­via­na, pa­ra re­afir­mar que es­ta dan­za es de allá y la Ar­gen­ti­na, por­que es el país don­de na­cí yo y ca­si to­dos los bai­la­ri­nes”.

Una ve­la a la Vir­gen

Nelly y su gen­te tie­nen ce­re­mo­nias que nun­ca de­jan de cum­plir an­tes de po­ner­se a co­ser y en­gar­zar pie­dras, co­mo pren­der­le una ve­la de agra­de­ci­mien­to a la Vir­gen de Co­pa­ca­ba­na, Pa­tro­na de Bo­li­via. Des­pués, du­ran­te los arre­glos de los tra­jes, el gru­po es­cu­cha mú­si­ca de Dia­bla­da y otros rit­mos y chus­mean so­bre las úl­ti­mas no­ve­da­des.

¿Los dis­cri­mi­nan? Nelly pien­sa. Des­pués di­ce: “No sé, de­pen­de de có­mo lo mi­re uno. La ver­dad, yo creo que es mí­ni­mo y, al con­tra­rio, me pa­re­ce que nues­tras tra­di­cio­nes son muy con­ta­gio­sas y a la gen­te le agra­da. En lo par­ti­cu­lar no lo ex­pe­ri­men­té, pe­ro la dis­cri­mi­na­ción acá exis­te, pe­ro no es ha­cia uno, sino a di­fe­ren­tes ma­ne­ras de pen­sar, religión o sec­to­res mar­gi­na­dos”. Y cla­ro, Nelly sa­be de qué ha­bla y lo ha­ce con su­mo pla­cer. Sus ojos ávi­dos mi­ran pa­ra to­dos la­dos y cap­ta in­me­dia­ta­men­te la mi­ra­da del otro. Ser par­te de la Dia­bla­da le ha da­do una sa­bi­du­ría que pro­ba­ble­men­te an­tes no te­nía. Por eso, Nelly sa­be.

Guar­dia­na de la Dia­bla­da. “Me de­di­qué a co­ser los tra­jes por­que me crié con su mú­si­ca y sus cos­tum­bres y no quie­ro que la tra­di­ción se pier­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.