In­vo­lu­cra­das y con ideas cla­ras

El Fo­ro In­ter­na­cio­nal de Mu­je­res se­sio­nó en CA­BA la se­ma­na pa­sa­da. La cues­tión de gé­ne­ro, el po­der y las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ejer­cer­lo.

Clarin - Mujer - - Opinión - T: Sis­si Ciosescu / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer / f: Ema­nuel Fer­nán­dez

Una mul­ti­tud des­bor­dó el sa­lón del Ho­tel Pa­na­me­ri­cano al pun­to que hu­bo que ha­bi­li­tar otro con­ti­guo pa­ra que na­die se per­die­ra el en­cuen­tro con­vo­ca­do por el Fo­ro In­ter­na­cio

nal de Mu­je­res, al que con­cu­rrie­ron pa­ne­lis­tas con va­lo­res re­pu­bli­ca­nos. To­das ellas, po­lí­ti­cas argentinas, al­gu­nas pre­si­den­cia­bles y otras con car­gos en la fun­ción pú­bli­ca, re­la­ta­ron el mo­do en que se ga­na­ron su es­pa­cio y de­ba­tie­ron otras cues­tio­nes en el mar­co de Mu­jer & Po­lí­ti­ca, tí­tu­lo de es­ta con­fe­ren­cia rea­li­za­da la se­ma­na pa­sa­da en Bue­nos Ai­res.

La jor­na­da fue inau­gu­ra­da por Sil­via Fes­quet, pre­si­den­ta del Fo­ro en Ar­gen­ti­na, quien agra­de­ció la pre­sen­cia de Ga­brie­la Mi­chet­ti, Nor­ma Mo­ran­di­ni, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer, Lau­ra Alon­so, Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de y Ma­riel For­no­ni, di­rec­to­ra de Ma­na­ge­ment & Fit. Fes­quet des­ta­có que los te­mas abor­da­dos en reunio­nes an­te­rio­res -la mu­jer, su de­sa­rro­llo y po­si­bi­li­da­des, po­der y li­de­raz­go- se cru­za­ban en esa opor­tu­ni­dad, en un año elec­to­ral in­ten­so co­mo es es­te 2015. “La fran­ce­sa Fra­nçoi­se Gi­roud, pe­rio­dis­ta, di­rec­to­ra de Elle y co­fun­da­do­ra de L’Ex­press” quien fue Se­cre­ta­ria de Es­ta­do pa­ra la Con­di­ción de la Mu­jer en el Go­bierno de Jac­ques Chi­rac de­cía con mu­cho hu­mor y no po­co ci­nis­mo que la igual­dad en­tre el hom­bre y la mu­jer se al­can­za­ría cuan­do a una mu­jer in­com­pe­ten­te se la pu­sie­ra en un pues­to im­por­tan­te. Bro­mas apar­te -agre­gó Fes­quet- lo cier­to es que es­ta igual­dad es­tá le­jos de al­can­zar­se. Ci­fras de Na­cio­nes Uni­das in­di­can que ac­tual­men­te só­lo un 22% de los par­la­men­ta­rios son mu­je­res y en 1995 ape­nas un 11,3%, lo que re­ve­la un ba­jo cre­ci­mien­to y por en­de de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad. En nues­tro país, la Ley 24.012 o Ley de cu­po fe­me­nino es­ta­ble­ce en un 30% la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en el Con­gre­so; es­te por­cen­ta­je es el que se to­ma co­mo ma­sa crí­ti­ca en cuan­to a la re­pre­sen­ta­ción de las mu­je­res. Se re­gis­tra en 41 paí­ses, 11 de Áfri­ca y 9 de Amé­ri­ca La­ti­na. Si ha­bla­mos de car­gos, a agos­to de es­te año se con­ta­bi­li­za­ban 11 je­fas de es­ta­do y 14 je­fas de go­bierno”. Al fi­na­li­zar su in­tro­duc­ción, Fes­quet for­mu­ló pre­gun­tas dis­pa­ra­do­ras: ¿Cuá­les son los apor­tes, las di­fi­cul­ta­des, los desafíos y aun los pre­jui­cios que las mu­je­res de­ben en­fren­tar al to­mar par­te en po­lí­ti­ca? ¿Cuál es la con­tri­bu­ción de la mi­ra­da fe­me­ni­na? ¿Hay un es­ti­lo mas­cu­lino y otro fe­me­nino de ha­cer po­lí­ti­ca? ¿Hay dis­cri­mi­na­ción? ¿Te­ner a Cris­ti­na Kirch­ner en la pre­si­den­cia acer­ca o ale­ja a las in­tere­sa­das en la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca? Y aña­dió una fra­se de In­di­ra Ghan­di: ‘La fuer­za no pro­vie­ne de la ca­pa­ci­dad fí­si­ca sino de la vo­lun­tad in­do­ma­ble’. Al­go que se ade­cua a las mu­je­res aquí pre­sen­tes, quie­nes da­rán su opi­nión y con quie­nes in­ten­ta­re­mos des­pe­jar al­gu­nos de los in­te­rro­gan­tes” con­clu­yó.

Pre­jui­cio, po­der y man­da­tos

El jue­go se abrió con la pre­gun­ta ¿Qué di­fi­cul­ta­des sor­tea­ron pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca y lle­gar? Mo­ran­di­ni y Mi­chet­ti tu­vie­ron que ven­cer el pre­jui­cio de creer que me­tién­do­se en po­lí­ti­ca se­rían car­ne de ca­ñón; am­bas die­ron el sí des­pués de la cri­sis de 2001. “No que­ría en­trar pa­ra no ex­po­ner­me a las ofen­sas -di­jo Mo­ran­di­ni. Es­ta­ba en Lis­boa cuan­do me lla­mó Luis Juez y acep­té. Re­gre­sé a Cór­do­ba y en pri­me­ra pá­gi­na del dia­rio La Voz del In­te­rior, de­cía ‘Mo­ran­di­ni co­rrup­ta’, pa­la­bras de Ol­ga Riu­tort, la ex mu­jer de Jo­sé Ma­nuel de la So­ta. Por­que co­mo yo ha­bía es­ta­do 25 años afue­ra -aun­que ha­cía 2 que vi­vía en el país- ¡era co­rrup­ta por ha­ber acep­ta­do vi­vien­do en el ex­te­rior!”. A su vez, Mi­chet­ti ex­pli­có sus co­mien­zos ha­cien­do po­lí­ti­ca des­de lo so­cial y re­li­gio­so -en la Dió­ce­sis de Flo­ren­cio Va­re­la, en vi­llas- por­que ahí se sen­tía más cui­da­da. “Al ter­mi­nar mi ca­rre­ra en Cien­cias Po­lí­ti­cas me me­tí en el Es­ta­do, te­nía mu­cho mie­do a en­ro­lar­me en lo par­ti­da­rio por­que me da­ba pá­ni­co la pér­di­da de pres­ti­gio en lo pro­fe­sio­nal. Por eso siem­pre tra­ba­jé co­mo téc­ni­ca o do­cen­te. Te­mía que me di­je­ran co­rrup­ta o al­go feo. En 2002 tu­ve la opor­tu­ni­dad; sur­gió un nue­vo par- ti­do y en­tré pa­ra cons­truir al­go”. “La po­lí­ti­ca es­tá pen­sa­da pa­ra un mun­do mas­cu­lino”apun­tó Fer­nán­dez Mei­ji­de, y agre­gó: “El po­der siem­pre fue del hom­bre. Las mu­je­res que lo de­ten­ta­ron, co­mo Ca­ta­li­na la Gran­de o Isa­bel de In­gla­te­rra, eran de fa­mi­lia y go­ber­na­ban co­mo hom­bres. Aun­que tam­bién hay mu­je­res que lle­ga­ron sin por­tar ape­lli­do por lu­chas pro­pias. No sé qué fue pri­me­ro, si el hue­vo o la ga­lli­na. No sé si lo que hay que ban­car­se te mas­cu­li­ni­za o hay que te­ner con­duc­tas mas­cu­li­nas pa­ra lo­grar po­der”.

Coin­ci­den­te, Stol­bi­zer se­ña­ló que “las mu­je­res te­ne­mos que asu­mir nues­tra cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad” por­que “so­mos las gran­des le­gi­ti­ma­do­ras de có­mo se dispu­ta, nos au­to asig­na­mos un es­pa­cio en los afec­tos y re­sig­na­mos el po­der del di­ne­ro o la je­rar­quía”. So­bre es­te te­ma Mo­ran­di­ni agre­gó: “Me he pre­gun­ta­do si so­mos som­bra o me­tá­fo­ra del po­der mas­cu­lino. ¿So­mos so­li­da­rias en­tre no­so­tras al dispu­tar el po­der? Re­cuer­do lo que es­cri­bió Lau­ra Di Mar­co so­bre Ga­brie­la, co­mo ‘La da­ma que fue Pu­loil’; ¡Yo tam­bién fui can­di­da­ta Pu­loil!, ese pol­vo lim­pia­dor de los ‘50”. So­bre el pun­to, Stol­bi­zer ex­pre­só que “el de­sa­fío es que las mu­je­res en­tien­dan la lle­ga­da al po­der no co­mo un ob­je­ti­vo en sí mis­mo sino co­mo un es­pa­cio de re­pre­sen­ta­ción de las que no lle­gan, pa­ra cam­biar las con­di­cio­nes de de­sigual­dad y dis­cri­mi­na­ción. Ade­más, ¿dón­de es­tá el po­der? No es­tá en las lis­tas que ha­cen los va­ro­nes sino en los lu­ga­res don­de se ha­cen las lis­tas, por eso hay que es­tar ahí. Lo más gro­se­ro es cuan­do po­nen a la es­po­sa, a las her­ma­nas con ese sen­ti­do-Pu­loil de blan­quear y dar bri­llo, mien­tras el po­der si­gue sien­do de ellos”. A su vez, Lau­ra Alon­so con 42 años, con­fe­só que cuan­do cum­plió 40 pro­cla­mó: “Soy per­fec­ta y no voy a se­guir rin­dien­do exa­men. Los hom­bres no siem­pre sa­ben más. Re­vi­se­mos el man­da­to de que las mu­je­res so­mos ca­pa­ces de te­ner­lo to­do. No; una tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes y ele­gir o pos­ter­gar sin cul­pa. No se pue­de ser 10 en to­do ni ha­cer­lo to­do”.

Cris­ti­na, lo fe­me­nino y lo mas­cu­lino

Pa­ra Mi­chet­ti “hay mu­je­res que ejer­cen el po­der de mo­do mas­cu­lino y es el ca­so de Cris­ti­na que lo ha­ce de ma­ne­ra ca­si vio­len­ta. Ac­tuar así no le agre­ga va­lor a la po­lí­ti­ca (...) Lo fe­me­nino es­tá muy bueno pa­ra es­te mo­men­to de la Ar­gen­ti­na, por­que tie­ne que ver con el diá­lo­go, con po­ner­te en el lu­gar del otro con una es­cu­cha aten­ta. Ha­rá fal­ta mu­cho diá­lo­go pa­ra ce­rrar bre­chas y he­ri­das en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res”.

So­bre el pun­to, Mo­ran­di­ni agre­gó: “El de­ba­te po­lí­ti­co es a ve­ces una des­ca­li­fi­ca­ción; no son pa­la­bras, son ar­mas. Si te­ne­mos le­yes y ar­gu­men­tos, ésas son nues­tras fuer­zas. Fal­ta el res­pe­to; se de­nun­cia pe­ro no se anun­cia. Lo que se ha vio­la­do con la dic­ta­du­ra es la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca que hay que re­con­ci­liar y des­te­rrar la vio­len­cia po­lí­ti­ca. Ha­ce 10 años se de­ba­tía con res­pe­to, hoy te ma­tan sim­bó­li­ca­men­te, no exis­tís si no es­tás de acuer­do. Es­to in­hi­be a mu­chas mu­je­res a in­gre­sar a la po­lí­ti­ca”. Stol­bi­zer opi­nó que “lo que lo­gra­mos fue una cons­truc­ción trans­ver­sal de las ad­ver­si­da­des, apor­tan­do diá­lo­go y con­sen­so. Ve­ni­mos de años de con­fron­ta­ción y con­flic­to, hay que ar­mar una cul­tu­ra de coo­pe­ra­ción y ahí es don­de no­so­tras te­ne­mos mu­cho por ha­cer. El gé­ne­ro es una cons­truc­ción sim­bó­li­ca re­la­ti­va a los atri­bu­tos vin­cu­la­dos a los se­xos y acá yo pon­go la pers­pec­ti­va éti­co po­lí­ti­ca del fe­mi­nis­mo, que es de­fi­nir cuá­les son los de­re­chos de una per­so­na con in­de­pen­den­cia del cuer­po que tie­ne. Es uno de nues­tros de­ba­tes pen­dien­tes”.

In­do­ma­ble vo­lun­tad. “El se­cre­to de la fuer­za”, en la ci­ta de Sil­via Fes­quet al inau­gu­rar el en­cuen­tro. Con ella, Ga­brie­la Mi­chet­ti, Nor­ma Mo­ran­di­ni, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer, Lau­ra Alon­so y Gra­cie­la Fer­nán­dez Mei­ji­de y To­rres Car­bo­nell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.