CA­BE­ZAL DRA­PER

El sis­te­ma de ali­men­ta­ción por lo­na cre­ce en las co­se­cha­do­ras ar­gen­ti­nas apor­tan­do un flu­jo más uni­for­me del ma­te­rial tri­lla­do que se tra­du­ce en ma­yor efi­cien­cia y ca­li­dad fi­nal.

Clarín - Revista Rural - - Sumario - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La úl­ti­ma pa­la­bra san­ta de la co­se­cha, en la lu­pa de los ex­per­tos.

La ex­pan­sión de la fron­te­ra agrí­co­la y el au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos de­man­da equi­pos de ma­yo­res ca­pa­ci­da­des de tra­ba­jo pa­ra po­der tri­llar los cul­ti­vos en tiem­po y for­ma. Co­se­cha­do­ras que hoy su­pe­ran los 500 HP de­man­dan ser ali­men­ta­das por ca­be­za­les de ma­yor an­cho de la­bor pa­ra tra­ba­jar de for­ma más ade­cua­da.

An­te es­ta reali­dad, los ca­be­za­les de ali­men­ta­ción por lo­na -dra­per­pa­ra so­ja y tri­go re­sur­gen en la es­ce­na por ali­men­tar a la má­qui­na con un flu­jo cons­tan­te y uni­for­me del ma­te­rial a tri­llar. Tras el cor­te, es­te es tras­la­da­do a tra­vés de ban­das de cau­cho al aca­rrea­dor e in­gre­sa or­de­na­da­men­te a la co­se­cha­do­ra -un “col­chón” de cul­ti­vo pa­re­jo-, lo que se tra­du­ce en me­no­res es­fuer­zos pa­ra el ór­gano de tri­lla. Los ca­be­za­les tra­di­cio­na­les con sin­fín aca­rrea­dor tie­nen la des­ven­ta­ja de en­tre­gar el ma­te­rial desuni­for­me y ex­tre­ma­da­men­te en­ros­ca­do, lo que ge­ne­ra in­efi­cien­cias en la ali­men­ta­ción, con pi­cos en la de­man­da de po­ten­cia so­li­ci­ta­da.

Ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das por téc­ni­cos del INTA de­mues­tran que equi­pos con dra­per pue­den ex­ten­der su jor­na­da de tra­ba­jo en has­ta una ho­ra tri­llan­do so­ja, com­pa­ra­das con igua­les má­qui­nas do­ta­das de aca­rrea­dor ti­po sin­fín, que cuan­do la hu­me­dad del am­bien­te au­men­ta se “ato­ran”.

Una ho­ra más de co­se­cha por día re­pre­sen­ta una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de hec­tá­reas al fi­nal de la cam­pa­ña. Ade­más, la ali­men­ta­ción por lo­nas di­lu­ye las de­man­das ex­tre­mas de po­ten­cia y de es­ta for­ma la má­qui­na gas­ta me­nos com­bus­ti­ble, los téc­ni­cos en­con­tra­ron di­fe­ren­cias de has­ta el 15% en con­su­mo de ga­soil.

Una gran ven­ta­ja es que el uso

LOS CA­BE­ZA­LES DE LO­NA RE­DU­CEN EL USO DE COM­BUS­TI­BLE Y EL DA­ÑO MECANICO DE LAS SE­MI­LLAS EN LA CO­SE­CHA

de ca­be­za­les de lo­na dis­mi­nu­ye el da­ño me­cá­ni­co de la se­mi­lla, ya que aca­rrea el cul­ti­vo con los gra­nos pro­te­gi­dos por las vai­nas o es­pi­gas de la plan­ta. Los tra­di­cio­na­les ór­ga­nos con sin­fín rea­li­zan una pre-tri­lla por el vio­len­to gol­pe de sus par­tes, in­cor­po­ran­do gra­nos des­nu­dos al ór­gano de tri­lla y más ex­pues­tos al da­ño. Los gra­nos ro­tos o da­ña­dos ba­jan la ca­li­dad de la si­mien­te.

El dra­per tam­bién mues­tra gran­des ven­ta­jas en cul­ti­vos al­ter­na­ti­vos. La col­za, por ejem­plo, po­see un ele­va­do vo­lu­men ve­ge­ta­ti­vo y de ba­jo pe­so al mo­men­to de co­se­cha, con un al­to des­gra­ne na­tu­ral. Es­ta com­bi­na­ción re­sul­ta des­ven­ta­jo­sa pa­ra los ca­be­za­les con­ven­cio­na­les, que oca­sio­nan al­to des­gra­ne y ele­va­das pér­di­das. Por el con­tra­rio, los ca­be­za­les de lo­na ha­cen un buen tra­ba­jo y son los más ade­cua­dos pa­ra es­te cul­ti­vo.

Tam­bién se re­co­mien­da pa­ra el cul­ti­vo de gar­ban­zo, de­bi­do a que se tra­ta de un cul­ti­vo de vo­lu­men muy va­ria­ble den­tro del lo­te y tam­bién el ba­jo ni­vel de da­ño en se­mi­lla es fun­da­men­tal.

Se­gún re­le­va­mien­tos del INTA, la prin­ci­pal fuen­te de pér­di­das de co­se­cha en so­ja den­tro de nues­tro país es el ca­be­zal, y es­pe­cí­fi­ca­men­te el ór­gano que per­ju­di­ca es la ba­rra de cor­te de 3’’x 3’’, la más uti­li­za­da en la Ar­gen­ti­na. El mo­vi­mien­to al­ter­na­ti­vo de la ba­rra, com­bi­na­do con el avan­ce de la co­se­cha­do­ra y el ba­jo con­te­ni­do de hu­me­dad del cul­ti­vo al mo­men­to de co­se­cha pro­vo­can un ele­va­do des­gra­ne que lle­va al 45% de las pér­di­das en pro­me­dio. El ca­be­zal dra­per po­see exac­ta­men­te el mis­mo sis­te­ma de cor­te, por lo que en­dil­gar­le es­te ti­po de pér­di­das es com­ple­ta­men­te erró­neo.

Otro mi­to tie­ne que ver con el pe­so de los ca­be­za­les de lo­na. El pen­sa­mien­to de que son más li­via­nos por carecer de sin­fín es equi­vo­ca­do, en reali­dad, to­do lo con­tra­rio. Sal­vo mo­de­los de alu­mi­nio, en su ma­yo­ría los dra­per son en­tre un 10 y 15 % más pe­sa­dos que los ca­be­za­les tra­di­cio­na­les. Sin em­bar­go, la ma­yor po­ten­cia que pue­de con­su­mir­se por tras­la­dar un ca­be­zal más pe­sa­do que­da al mar­gen fren­te a las ven­ta­jas agro­nó­mi­cas ya ex­pli­ca­das.

DE CER­CA. EL DRA­PER SU­MA EN LA CO­SE­CHA DE SO­JA, TRI­GO Y COL­ZA, EN­TRE OTROS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.