LA INTENSIFIC­ACION DO­BLA LA APUES­TA

Un tra­ba­jo de gru­pos CREA del nor­te bo­nae­ren­se de­mos­tró que in­ten­si­fi­car las ro­ta­cio­nes con do­ble cul­ti­vo anual me­jo­ra las pro­pie­da­des del sue­lo y re­dun­da en me­jo­res re­sul­ta­dos.

Clarín - Revista Rural - - Portada - AA­CREA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Gru­pos CREA bonaerense­s pro­ba­ron los be­ne­fi­cios de ha­cer se­cuen­cias de do­ble cul­ti­vo anual.

Tra­ba­jar en la in­ten­si­fi­ca­ción de las se­cuen­cias agrí­co­las re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra lo­grar sis­te­mas sus­ten­ta­bles en lo so­cial, am­bien­tal y eco­nó­mi­co”. Así lo in­di­có Ju­lio Lieu­tier, ase­sor del CREA Se­guí-La Orien­tal (re­gión nor­te de Bue­nos Ai­res), du­ran­te una con­fe­ren­cia ofre­ci­da en el Con­gre­so Tec­no­ló­gi­co CREA que tu­vo lu­gar re­cien­te­men­te en Mar del Pla­ta, Ro­sa­rio y San­tia­go del Es­te­ro de ma­ne­ra si­mul­tá­nea.

Se­gún co­men­tó Lieu­tier, los gru­pos CREA de su zo­na plan­tea­ron en 2007 una lí­nea de tra­ba­jo pa­ra la in­ten­si­fi­ca­ción de la se­cuen­cia agrí­co­la pa­ra com­pa­rar cul­ti­vos úni­cos (maíz y so­ja) con do­bles cul­ti­vos (tri­go/so­ja, col­za/so­ja, ar­ve­ja/ so­ja y ce­ba­da/ so­ja) en tres am­bien­tes dis­tin­tos. Se eva­luó la res­pues­ta in­di­vi­dual en apor­te de Ma­te­ria Se­ca, la cap­tu­ra de re­cur­sos y el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co.

En los en­sa­yos, rea­li­za­dos has­ta 2010, se ob­ser­vó que to­dos los do­bles cul­ti­vos eva­lua­dos su­pe­raron el um­bral sos­te­ni­ble de las 11 to­ne-

LOS LO­TES CON DO­BLE CUL­TI­VO AU­MEN­TA­RON EL APRO­VE­CHA­MIEN­TO DEL AGUA OFRE­CI­DA DEL 50 AL 80%

la­das de Ma­te­ria Se­ca por hec­tá­rea por año. En cam­bio, el maíz y (es­pe­cial­men­te) la so­ja co­mo úni­cos cul­ti­vos es­tu­vie­ron muy le­jos de lle­gar con su apor­te de ras­tro­jo a ese um­bral.

To­dos los do­ble cul­ti­vos apro­ve­cha­ron más los re­cur­sos dis­po­ni­bles. El con­su­mo del agua ofre­ci­do se ele­vó del 50% en los cul­ti­vos sim­ples al 80% pa­ra los do­bles cul­ti­vos. Lo mis­mo pa­só con la ra­dia­ción ofre­ci­da al pa­sar de cap­tu­ras del 30% en cul­ti­vos sim­ples a al­re­de­dor del 40% en do­bles cul­ti­vos. Au­men­tó ade­más la ex­por­ta­ción de fós­fo­ro (en­tre 20% y 40%) y de azu­fre (en­tre 10% y 30%) en grano, pe­ro no la de ni­tró­geno. Y el Mar­gen Bru­to de los do­bles cul­ti­vos ter­mi­nó sien­do su­pe­rior en el cua­trie­nio 2007 a 2010 al de los cul­ti­vos sim­ples.

“El en­fo­que de esos cua­tro años de en­sa­yos fue ex­clu­si­va­men­te so­bre cul­ti­vos in­di­vi­dua­les y no so­bre una se­cuen­cia. Pe­ro lue­go sur­gie­ron nue­vos in­te­rro­gan­tes: ¿es po­si­ble com­pren­der el fun­cio­na­mien- to de se­cuen­cias in­ten­sas, eva­luan­do el efec­to de las ro­ta­cio­nes an­te­rio­res so­bre los cul­ti­vos si­guien­tes, man­te­nien­do las me­di­cio­nes de cap­tu­ra, uso de re­cur­sos y pro­duc­ti­vi­dad? ¿Qué se­cuen­cias de cul­ti­vos son las que ha­cen ma­yor apor­te de ras­tro­jo?”, co­men­tó Lieu­tier.

En­ton­ces, so­bre las se­cuen­cias an­te­rio­res, en los mis­mos lo­tes se sem­bró tri­go/so­ja en 2011 y maíz co­mo “cul­ti­vo sen­sor” en 2012 pa­ra es­ta­ble­cer, du­ran­te tres años, se­cuen­cias con di­fe­ren­tes pro­por­cio­nes de gra­mí­neas y le­gu­mi­no­sas.

“Se de­ter­mi­nó que exis­te una memoria en el sue­lo: la his­to­ria pre­via in­ci­de so­bre la ofer­ta, cap­tu­ra y efi­cien­cia de uso de re­cur­sos (ra­dia­ción, agua y nu­trien­tes) y so­bre la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos si­guien­tes”, ex­pli­có el ase­sor CREA.

En tri­go/so­ja de 2011 el do­ble cul­ti­vo an­te­ce­sor dis­mi­nu­yó la ofer­ta de agua ini­cial. Y si in­cluían gra­mí­neas de in­vierno, des­cen­dió ade­más la ofer­ta de ni­tró­geno ini­cial, la efi­cien­cia de uso del agua y de ni­tró­geno y la cap­tu­ra de ra­dia­ción del tri­go su­ce­sor. El mis­mo im­pac­to lo su­frió tam­bién la so­ja de se­gun­da.

En el maíz de 2012, se­cuen­cias pre­vias muy in­ten­sas en gra­mí­neas im­pli­ca­ron que ese cul­ti­vo cap­tu­ra­ra me­nos ra­dia­ción, agua y ni­tró-

geno, y que los usa­ra me­nos efi­cien­te­men­te, dis­mi­nu­yen­do así su pro­duc­ti­vi­dad.

En cuan­to al apor­te de car­bono, la se­cuen­cia tra­di­cio­nal en ter­cios (ín­di­ce de in­ten­si­fi­ca­ción de 33%) no lle­gó a cu­brir el um­bral teó­ri­co de sus­ten­ta­bi­li­dad (11 ton MS/ha/ año). Pe­ro sí lo su­pe­raron to­das las se­cuen­cias con ín­di­ce de 66%.

“Se evi­den­ció que in­ter­ca­lar en­tre maíz y so­ja de pri­me­ra cul­ti­vos de in­vierno, ta­les co­mo col­za, ce­ba­da o ar­ve­ja, per­mi­te ele­var el apor­te de ras­tro­jo ha­cien­do sus­ten­ta­ble la se­cuen­cia”, se­ña­ló Lieu­tier.

“Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, pa­ra las con­di­cio­nes de los en­sa­yos, no to­das las se­cuen­cias in­ten­sas su­pe­raron en Mar­gen Bru­to a la se­cuen­cia tra­di­cio­nal en ter­cios. Só­lo lo hi­cie­ron aque­llas con me­nor pro­por­ción de gra­mí­neas so­bre gra­mí­neas que no tu­vie­ron efec­to so­bre la pro­duc­ti­vi­dad de las gra­mí­neas pos­te­rio­res (tri­go y maíz)”, aña­dió.

En­tre 2014 y 2017 se ha­rán nue­vos en­sa­yos pa­ra eva­luar tres se­cuen­cias de cul­ti­vos de di­fe­ren­te in­ten­si­dad y me­dir pa­rá­me­tros quí­mi­cos y fí­si­cos de sue­lo más la cap­tu­ra de re­cur­sos y la pro­duc­ti­vi­dad de ca­da sis­te­ma. “Con el ca­mino re­co­rri­do has­ta el mo­men­to apren­di­mos a or­de­nar me­jor las se­cuen­cias in­ten­sas, apro­ve­chan­do más y me­jor los re­cur­sos dis­po­ni­bles. Apren­di­mos que las le­gu­mi­no­sas son ne­ce­sa­rias en el sis­te­ma: una al­ta in­ten­si­dad de gra­mí­neas en la se­cuen­cia sin pre­sen­cia de le­gu­mi­no­sas pue­de de­pri­mir la pro­duc­ti­vi­dad. La in­clu­sión de so­ja co­mo úni­co cul­ti­vo es ne­ce­sa­ria en nues­tros plan­teos co­mo di­ges­to­ra del apor­te de ras­tro­jo, ayu­dan­do a man­te­ner la pro­duc­ti­vi­dad del sis­te­ma. De acuer­do a eso se­ría di­fí­cil as­pi­rar a un plan­teo con ín­di­ce de in­ten­si­fi­ca­ción del 100%”, aña­dió.

“Tam­bién com­pren­di­mos que una al­ta in­ten­si­fi­ca­ción de la se­cuen­cia de­be in­cluir en cier­ta pro­por­ción de es­pe­cia­li­da­des co­mo la ar­ve­ja y la ce­ba­da, aun­que eso pue­da ge­ne­rar al­gu­na in­co­mo­di­dad co­mer­cial al em­pre­sa­rio”, con­clu­yó Leu­tier.

AR­VE­JA. UNA ES­PE­CIA­LI­DAD QUE IN­CO­MO­DA CO­MER­CIAL­MEN­TE PE­RO BE­NE­FI­CIA AL SIS­TE­MA.

DUO. MAIZ CRE­CIEN­DO SO­BRE RAS­TRO­JO DE TRI­GO. UNA SE­CUEN­CIA IN­TEN­SA DE GRAMINEAS PUE­DE RES­TAR PRODUCCION.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.