EL GI­RA­SOL PRO­ME­TE MAS

El cul­ti­vo tie­ne un gran po­ten­cial pa­ra pro­du­cir acei­tes be­ne­fi­cio­sos pa­ra la sa­lud, pe­ro son cla­ves la dis­po­ni­bi­li­dad de agua, las tem­pe­ra­tu­ras y la ca­li­dad de se­mi­lla.

Clarín - Revista Rural - - Sumario - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

El cul­ti­vo pue­de ser muy be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud, pe­ro pide ca­li­dad en las se­mi­llas y un ma­ne­jo ade­cua­do.

El gi­ra­sol al­to olei­co ofre­ce un acei­te ri­co en ome­ga 9, que no con­tie­ne gra­sas trans y tie­ne una ba­ja pro­por­ción de áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos en re­la­ción a otros acei­tes. Es sa­lu­da­ble, de óp­ti­ma ca­li­dad y agra­da­ble sa­bor, sien­do uno de los po­cos que pue­de uti­li­zar­se en la ela­bo­ra­ción de nu­me­ro­sos ali­men­tos.

Se­gún la In­ge­nie­ra Agró­no­ma Na­ta­lia Iz­quier­do, téc­ni­ca de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agrarias-Uni­dad In­te­gra­da Bal­car­ce, los gi­ra­so­les al­to olei­co se han bus­ca­do co­mo al­ter­na­ti­vas al acei­te tra­di­cio­nal, el cual con­tie­ne mu­cho áci­do li­no­lei­co, que si bien es bueno por­que es un áci­do gra­so esen­cial, es ines­ta­ble en su com­po­si­ción na­tu­ral. El áci­do olei­co, por su par­te, apor­ta es­ta­bi­li­dad al acei­te y ade­más pro­du­ce efec­tos be­né­fi­cos so­bre el co­les­te­rol.

La con­cen­tra­ción de áci­do olei­co va­ría en el gi­ra­sol de­pen­dien­do de va­rios fac­to­res a te­ner en cuen­ta. La es­pe­cia­lis­ta re­co­men­dó te­ner en cuen­ta las tem­pe­ra­tu­ras, la dis­po­ni­bi­li­dad de agua y la ca­li­dad de la se­mi­lla a la ho­ra de sem­brar un lo­te de gi­ra­sol.

“Sin em­bar­go la tem­pe­ra­tu­ra du­ran­te el pe­río­do de lle­na­do de los gra­nos es el fac­tor más im­por­tan­te que afec­ta la pro­por­ción de olei­co en el acei­te. La tem­pe­ra­tu­ra du­ran­te la no­che fun­da­men­tal­men­te, des­de el mo­men­to de floración has­ta la co­se­cha (apro­xi­ma­da­men­te en­tre 40 y 50 día), es el mo­men- to crí­ti­co. Si ha­ce más ca­lor, ma­yor con­cen­tra­ción de olei­co ha­brá en el acei­te. Los hí­bri­dos al­to olei­co tam­bién res­pon­den a tem­pe­ra­tu­ra pe­ro va­rían me­nos que los hí­bri­dos tra­di­cio­na­les”, in­di­có.

Iz­quier­do re­sal­tó que si bien el

CUAN­TO MAS AL­TA ES LA TEM­PE­RA­TU­RA, MAS ACI­DO OLEI­CO TIE­NE EL GI­RA­SOL PE­RO ME­NOR ES LA PRO­DUC­CION

con­te­ni­do de áci­do olei­co en las se­mi­llas de gi­ra­sol au­men­ta pro­por­cio­nal­men­te con la tem­pe­ra­tu­ra, pue­de ocu­rrir lo in­ver­so con el ren­di­mien­to, ya que a ma­yor tem­pe­ra­tu­ra dis­mi­nu­ye. “La re­sul­tan­te con al­tas tem­pe­ra­tu­ras se­rá ma­yor ca­li­dad –más ni­vel de olei­co- pe­ro me­nor can­ti­dad. Es­to su­ce­de por­que cuan­to más ca­lor ha­ce, el pro­ce­so de cre­ci­mien­to de la plan­ta se ace­le­ra, du­ra me­nos, por lo que tu­vo me­nos tiem­po pa­ra cap­tar luz, y la can­ti­dad de acei­te que se sin­te­ti­za de­pen­de de la luz re­ci­bi­da por la plan­ta” ad­vir­tió.

La pri­me­ra mo­di­fi­ca­ción que se hi­zo en gi­ra­sol, ex­pli­có Iz­quier­do, fue in­cor­po­rar a los hí­bri­dos co­mer­cia­les una mu­ta­ción que se re­por­tó en el año 76 lla­ma­da mu­ta­ción Per­ve­nets. Es­te cam­bio en los ge­nes ha­ce que se modifique la sín­te­sis de los áci­dos gra­sos.

“La mu­ta­ción pro­du­ce un cam­bio en las en­zi­mas que ha­ce que se acu­mu­le más olei­co y me­nos li­no­lei­co. De es­ta ma­ne­ra es co­mo se ob­tie­nen los hí­bri­dos que te­ne­mos en el mercado, que po­seen más del 80% de áci­do olei­co” sub­ra­yó la es­pe­cia­lis­ta. Es­to es una ven­ta­ja, tan­to pa­ra uso hu­mano, ya que son acei­tes más sa­lu­da­bles y es­ta­bles, co­mo pa­ra uso in­dus­trial, ya que los al­tos olei­co tam­bién son me­jo­res en ca­li­dad de bio­die­sel que los acei­tes tra­di­cio­na­les.

Se­gún la téc­ni­ca, el pro­duc­tor pue­de co­no­cer el con­te­ni­do de olei­co de su gi­ra­sol ha­cien­do aná­li­sis de las se­mi­llas. Pa­ra una de­ter­mi­na­ción exac­ta es muy im­por­tan­te rea­li­zar una ex­trac­ción de mues­tras re­pre­sen­ta­ti­va del lo­te. Es con­ve­nien­te que las mis­mas no es­tén hú­me­das y se en­cuen­tren lim­pias y guar­da­das en bol­sas de pa­pel, di­jo Iz­quier­do, y sub­ra­yó que pue­den con­ser­var­se en frío has­ta su lle­ga­da al la­bo­ra­to­rio.

SE PUE­DE CO­NO­CER EL CON­TE­NI­DO DE ACI­DO OLEI­CO DE LA PRO­DUC­CION ME­DIAN­TE EL ANA­LI­SIS DE SE­MI­LLA

La pro­fe­sio­nal ma­ni­fes­tó que la Uni­dad In­te­gra­da Bal­car­ce tie­ne un la­bo­ra­to­rio pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer es­tos aná­li­sis que rea­li­zan ser­vi­cio a pro­duc­to­res e in­di­có “en el la­bo­ra­to­rio de Ca­li­dad de Gra­nos y Acei­tes se rea­li­zan, me­dian­te cro­ma­to­gra­fía ga­seo­sa, aná­li­sis de com­po­si­ción ací­di­ca del acei­te no so­lo de gi­ra­sol tra­di­cio­nal y al­to olei­co sino tam­bién de otras es­pe­cies co­mo so­ja o col­za”.

Agre­gó que en­tre los ser­vi­cios que brin­da el la­bo­ra­to­rio se en­cuen­tran los aná­li­sis de com­po­si­ción ací­di­ca de la Red de Gi­ra­sol de Calidades Es­pe­cia­les coor­di­na­da por el IN­TA.

“To­dos los años se in­for­ma al pro­duc­tor, ade­más de los ren­di­mien­tos, la ca­li­dad del acei­te pro­du­ci­da por los hí­bri­dos al­to olei­co en dis­tin­tos am­bien­tes de la zo­na gi­ra­so­le­ra ar­gen­ti­na” con­clu­yó Iz­quier­do.

DE FREN­TE. EL GI­RA­SOL AL­TO OLEI­CO PUE­DE DAR ACEI­TE MAS ES­TA­BLE Y SA­LU­DA­BLE.

AMA­RI­LLO. ES­TE AÑO EL RIN­DE PRO­ME­DIO RON­DO LOS 22 QUIN­TA­LES POR HA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.