Clarín - Revista Rural

UN PA­SO IM­POR­TAN­TE PA­RA EL CO­NO­CI­MIEN­TO DEL CLI­MA

Se ins­ta­ló en Cór­do­ba el pri­mer ra­dar me­teo­ro­ló­gi­co de do­ble po­la­ri­za­ción, que pro­ce­sa da­tos tri­di­men­sio­na­les y per­mi­te lo­ca­li­zar y des­cri­bir fe­nó­me­nos con ma­yor pre­ci­sión.

- Weather · Disasters · Tech · Argentina · National Weather Service · Spain · Aristotle · Ciudad Universitaria · INVAP

Se ins­ta­ló en Cór­do­ba el pri­mer ra­dar me­teo­ro­ló­gi­co ope­ra­cio­nal con tec­no­lo­gía dop­pler de do­ble po­la­ri­za­ción, fa­bri­ca­do en Ar­gen­ti­na. El dis­po­si­ti­vo, jun­to con otros diez equi­pos similares que con­for­ma­rán el Sis­te­ma Na­cio­nal de Ra­da­res Me­teo­ro­ló­gi­cos (SI­NA­RA­ME), per­mi­ti­rá la iden­ti­fi­ca­ción y el mo­ni­to­reo de fe­nó­me­nos hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­cos y la me­jo­ra en la pro­duc­ción de las aler­tas, a fin de mi­ni­mi­zar las con­se­cuen­cias de los even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos de al­to im­pac­to so­cial.

Es fun­da­men­tal pa­ra el hom­bre po­der pre­de­cir de al­gu­na ma­ne­ra cuán­do se va a ver afec­ta­do por una gran tor­men­ta. Es­ta no es una ne­ce­si­dad ac­tual, sino que des­de tiem­pos re­mo­tos se bus­có con­tar con es­tos da­tos pa­ra com­pren­der y pre­ve­nir a la po­bla­ción so­bre los azo­tes de la na­tu­ra­le­za.

Los pri­me­ros en in­tere­sar­se por la meteorolog­ía fue­ron los chi­nos, pues ne­ce­si­ta­ban de abun­dan­tes llu­vias pa­ra que sus cul­ti­vos de arroz pros­pe­ra­ran. Le si­guie­ron los fe­ni­cios y grie­gos, ya que co­mo na­ve­ga­ban en el mar Me­di­te­rrá­neo, ne­ce­si­ta­ban pre­ci­sar la fre- cuen­cia y la ve­lo­ci­dad de los vien­tos.

En el año 400 a.C. Aris­tó­te­les es­cri­bió un tra­ta­do lla­ma­do Me­teo­ro­ló­gi­ca de­di­ca­do a los fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos y mu­cho tiem­po des­pués, a par­tir de la I Gue­rra Mun­dial, co­men­za­ron a en­con­trar­se so­lu­cio­nes ma­te­má­ti­cas y dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos que die­ron lu­gar a nue­vas pre­dic­cio­nes en ba­se a la ob­ser­va­ción ge­ne­ral de la at­mós­fe­ra. De he­cho, el avan­ce en el de­sa­rro­llo en los cam­pos de la ter­mo­di­ná­mi­ca y la ae­ro­di­ná­mi­ca le su­mi­nis­tra­ron a la meteorolog­ía una ba­se teó­ri­ca más só­li­da.

Ac­tual­men­te, el Ra­dar Me­teo­ro­ló­gi­co Ar­gen­tino (RMA) se en­cuen­tra ubi­ca­do en la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de Cór­do­ba, y cons­ta de una to­rre de 33 me­tros de al­tu­ra so­bre la cual se mon­tó una suer­te de bo­la gi­gan­te de seis me­tros de diá­me­tro, y fue fa­bri­ca­do por la em­pre­sa IN­VAP S.E. a tra­vés de un con­tra­to del Mi­nis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, In­ver­sión Pú­bli­ca y Ser­vi­cios. Es­te es só­lo el pri­mer pa­so de un plan na­cio­nal que fue lan­za­do en no­viem­bre de 2011 con el ob­je­ti­vo de des­ple­gar una red de ra­da­res me­teo­ro­ló­gi­cos con un sis­te­ma de cen­tra­li­za­ción de la in­for­ma­ción en tiem­po real en el Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal.

Al res­pec­to, Pao­la Sa­lio, in­ves­ti­ga­do­ra ad­jun­ta del Con­se­jo en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre el Mar y la At­mós­fe­ra (CI­MA, CONICET-UBA) y pro­fe­so­ra del De­par­ta­men­to de Cien­cias de la At­mós­fe­ra y los Océa­nos de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas y Na­tu­ra­les de la UBA, ex­pli­ca que se tra­ta de un ti­po de ra­dar que se uti­li­za pa­ra lo­ca­li­zar pre­ci­pi­ta­cio­nes, cal­cu­lar sus tra­yec­to­rias y es­ti­mar el ti­po de hi­dro­me­teo­ros que com­po­ne el sis­te­ma, ya sea de llu­via, nie­ve o gra­ni­zo y agre­ga que “es­ta tec­no­lo­gía se en­cuen­tra acor­de a los me­jo­res es­tán­da­res mun­dia­les”.

Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na es­te apa­ra­to? Pues bien, da­do que pue­de cap­tar da­tos tri­di­men­sio­na­les y no só­lo re­mi­tir­se a la ob­ser­va­ción del fe­nó­meno, per­mi­te co­no­cer las es­truc­tu­ras de las tor­men­tas, su po­ten­cial tra­yec­to­ria y da­ño, y fa­ci- li­ta la me­di­ción de la ve­lo­ci­dad de las par­tí­cu­las de pre­ci­pi­ta­ción, la for­ma o geo­me­tría del fe­nó­meno de­tec­ta­do. Así per­mi­te de­ter­mi­nar si lo que se ob­ser­va se tra­ta de una go­ta de agua, de un cris­tal, de lan­gos­tas o sim­ple­men­te de pol­vo.

“Es­tos son ra­da­res en do­ble po- la­ri­za­ción, lo que sig­ni­fi­ca que per­mi­ten ob­te­ner una se­ñal de los ecos me­teo­ro­ló­gi­cos en las dos es­ca­las elec­tro­mag­né­ti­cas, una ver­ti­cal y otra horizontal, lo cual per­mi­te ha­cer ma­yo­res apre­cia­cio­nes so­bre la ca­rac­te­rís­ti­ca de la nu­be”, de­ta­lla Sa­lio, y agre­ga que da­do que se po­nen en jue­go mu­chos al­go­rit­mos, los cien­tí­fi­cos se en­car­gan de in­ter­pre­tar la in­for­ma­ción una vez que el ra­dar tras­mi­te una se­ñal que es re­ci­bi­da por un re­cep­tor y ge­ne­rar al­go­rit­mos ade­cua­dos pa­ra las ofi­ci­nas de pro­nós­ti­co me­teo­ro­ló­gi­co en fun­ción de las ne­ce­si­da­des.

Una vez ins­ta­la­dos to­dos los ra­da­res y el Cen­tro de Ope­ra­cio­nes con el soft­wa­re es­pe­cial­men­te desa­rro­lla­do pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de da­tos, la in­for­ma­ción ob­te­ni­da por es­tos equi­pos ten­drá múl­ti­ples apli­ca­cio­nes: des­crip­ción del es­ta­do del tiem­po, ge­ne­ra­ción de pro­nós­ti­cos a cor­to pla­zo (now­cas­ting); mo­ni­to­reo de con­tin­gen­cias am­bien­ta­les (gra­ni­zo, llu­vias to­rren­cia­les, tor­men­tas se­ve­ras, tor­na­dos, et­cé­te­ra); se­gu­ri­dad en la navegación y ae­ro­na­ve­ga­ción; es­tu­dios de fí­si­ca de la at­mós­fe­ra, y su­mi­nis­tro de da­tos bá­si­cos pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca.

Di­ver­sos lu­ga­res del país se en­cuen­tran des­pro­vis­tos de es­ta tec­no­lo­gía, con la in­for­ma­ción de es­tas nue­vas he­rra­mien­tas y la apli­ca­ción del mo­de­la­do nu­mé­ri­co se po­drá con­se­guir un pro­nós­ti­co que ofrez­ca el ma­yor mar­gen de tiem­po po­si­ble de ac­ción, so­bre un área mu­cho me­jor de­li­mi­ta­da y con una me­jor ca­rac­te­ri­za­ción del even­to me­teo­ro­ló­gi­co gra­ve. “La idea es, por ejem­plo, po­der ad­ver­tir a la po­bla­ción so­bre la caí­da de llu­vias se­ve­ras pa­ra que los to­ma­do­res de de­ci­sión ayu­den a las per­so­nas en ba­se a ello”, de­ta­lla Sa­lio.

Pa­ra la in­ves­ti­ga­do­ra es­te pro­yec­to no só­lo se tra­ta de una in­ver­sión en tec­no­lo­gía sino que tam­bién de in­cor­po­rar re­cur­sos hu­ma­nos na­cio­na­les lo que le da un va­lor agre­ga­do a la fa­bri­ca­ción, pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción, ela­bo­ra­ción de al­go­rit­mos de aná­li­sis y com­pren­sión de los re­sul­ta­dos. “No es só­lo po­ner una eti­que­ta de in­dus­tria na­cio­nal, es de­jar de com­prar una ca­ja ne­gra sin en­ten­der có­mo fun­cio­na. Es ge­ne­rar un de­sa­rro­llo que nos co­lo­ca a com­pe­tir con los me­jo­res paí­ses del mun­do des­de lo tec­no­ló­gi­co has­ta en es­tán­da­res de in­ves­ti­ga­ción. Es­to es so­be­ra­nía na­cio­nal ”, con­clu­ye.

ES EL PRI­MER PA­SO DE UN PLAN NA­CIO­NAL LAN­ZA­DO EN 2011 CON EL OB­JE­TI­VO DE DES­PLE­GAR UNA RED DE RA­DA­RES

 ??  ?? PRE­VI­SION. SE PO­DRA AD­VER­TIR CON MAS AN­TE­LA­CION LA CAI­DA DE LLU­VIAS SE­VE­RAS.
PRE­VI­SION. SE PO­DRA AD­VER­TIR CON MAS AN­TE­LA­CION LA CAI­DA DE LLU­VIAS SE­VE­RAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina